LA FUTUROFOBIA Y EL CARPE DIEM

Yvoire_cadran_solaire

LA FUTUROFOBIA Y

EL CARPE DIEM

Nada me inquieta más que el NO tener los acontecimientos y los sucesos venideros de mi vida más o menos controlados. Medianamente previstos, o por lo menos, someramente contemplados en la mente para poder pronosticar o adivinar sus efectos –y obrar en consecuencia– cuando estos lleguen.

Ya, ya sé yo que eso es imposible porque no hay máquina del tiempo homologada y tampoco tengo una bola de cristal debidamente certificada; pero, qué queréis? Tenerla, eso es lo que a mí me gustaría. Y por qué? se preguntará el respetable. Pues porque me horrorizan las incertidumbres, los imprevistos; me horripila lo fortuito y lo accidental. Las sorpresas inesperadas (incluso la buenas) no las digiero bien.

escher-crystal-ball

De entre todas esas incertidumbres, la que peor llevo, sin dudarlo ya os lo he dicho, es la del desconocer lo qué nos deparará (tal y cómo están las cosas) el futuro inmediato. A mí y a mi familia. El ignorar lo que nos concederá ese incierto mañana –aún sin alma– que tiene que venir. Incluso pudiéndolo intuir, sabiéndolo condicionado cómo está, por los actos realizados en este efímero presente.

Sabemos que lo venidero (y lo que trae de equipaje consigo) es muy difícil de predecir. El tiempo meteorológico, la Bolsa. los resultados deportivos, y lo que va a robar impunemente determinado político, son claros ejemplos. En fin, que todo eso, lo del atinar con un porcentaje alto de acierto, es muy complicado. Yo, en mi caso, poseo cantidades ingentes de vacilación y de recelo acerca de lo que ha de venir Y no ya por mí, que peino páramos según la zona, (y me ahorraré esa ordinariez del cagarse dentro y lo del convento, aunque sea bastante significativo) sino por los vástagos que dejaré en este mundo cada vez más intolerante y mercantilizado. Más miserable y farisaico, donde el “Tanto tienes, tanto vales” es la premisa y el salvoconducto.

ssgweyrthdrEsa enorme cantidad, de desconfianza, de desazón y de perplejidad, me viene dada, seguramente, por mi “culillo de mal asiento”; por mi incapacidad de disfrutar la vida más reposadamente; con una cierta tranquilidad. Pero, quede claro, que no me gusta ese estado continuo de actividad mental y nerviosismo, esa fijación inevitable por la inmediatez –cuasi perenne– que me atosiga, que no me deja relajarme ni demasiado ni debidamente.

Pero que se le va a hacer, asi soy yo. No lo puedo remediar.

Sin embargo, tengo un amigo –al que envidio soberanamente– que tiene como lema vital el ripio… “Tiene arreglo? No te preocupes. No tiene arreglo? No te preocupes”.
Este, con esa manera de pensar, ni se me agobia ni se me amarga; por casi nada. Y del mismo modo –con esa filosofía de paz y placidez– pasa la vida flemática y pachorramente. Con la despreocupación y la parsimonia por bandera.

camino

A mí, como a casi el todo el mundo, me preocupa mucho ese futuro incierto que se nos viene encima a cada minuto que pasa. Pero también hay mucha gente, como es el caso de mi amigo, –y los envidio, otra vez, enormemente por ello– que hacen uso del “Carpe Diem”. Que viven el momento. Que ese es su mantra espiritual.

Ojalá tuviera yo esa disposición. Sería mucho más feliz. No lo duden Uds. de que yo, si no fuese tan desasosegado, sería muchísimo más feliz.

Será porque NO soy funcionario.

***

Interrogante

INCOHERENTISSIMUS. PROSA INFAME

reefer-madness

 INCOHERENTISSIMUS.

PROSA INFAME

 

“Todo el mundo escribe bien.
No hace falta que se enteren
pon palabras en papel,
alguno abrá que las pondere.”
(F.G.)

El hierático, inexpresivo y concupiscente antropomorfo Ambrós, zascandileaba  trastabillando vehementemente, por un injusto acceso de irrefrenable y estereotipado frenesí. Provocado este, parece ser, por una severa indigestión de números primos y judíos ortodoxos de Williamsburg en Brooklyn. New York. Pensaba que esas horribles túrdigas que le atormentaban –todos los viernes primeros de mes– empezaban a remitir (debido a la enorme falta de confianza que nadie había depositado en él)  coincidiendo con el comienzo del alborecer de las principales fiestas de guardar ropa y compostura.

Sin embargo, y para poder medrar consetudinariamente, Ambrosio Piñar de los Petulantes, había salido de odalisqueo; pues a causa de su repentina concomitancia, penaba un insoportable e irresistible dolor de muelas –que por animadversión extrema– le había colgado del cuello un licántropo maricón oriundo de una población de la provincia de Cádiz que lindaba mismamente con Sevilla. Tomó un trozo de aligustre para que le sirviera de refrigerio, y para que además, le refocilara el ánimo candente que le había proporcionado el consumo inveterado del aquel agrio  manjar, de verdísimo tono y superficie convexa, que había sido recogido del suelo. ya pútrido e infecto, aquella mañana temprana de las Calendas.

Se encontraba asaz exasperado, ya que casualmente, se notaba apenas muerto. En pleno acto de  apostasía, refrendó el badulaque de horario esquivo pensando en como justificarse ante Yoko Ono Matt O’peya, soberana del alarido penetrante y emperatriz del chillído más irrefrenable. También, dicen, dejó de consumir  –muy a su pesar– los circunspectos langostinos vírgenes procedentes de Addis Ameba, por parte de madre, pasados por agua, cómo es natural y preceptivo.

LOCO

Ambrosio Piñar de los Petulantes, sufría de Isquimiosis Varicosa Simultánea y Concurrente; contraída esta, parece ser, en unos de sus múltiples periplos por las partes nobles del Asia Menor. Dicha enfermedad le impedía la consolidación de los refrendos necesarios para yuxtaponer sus efluvios de forma consecuente, a su edad biológica. Así que ni Corto Maltés ni Pérez del Oso, sino todo lo contrario, tomó la inoportuna decisión de consultar al oráculo jefe la Sección de Hachetas de la Cofradía de las Defuncionadas de San Martín del Tesorillo; cuyo Hermano Mayor, Píndaro Cinoscéfalo Martínez, era proxeneta, aficionado al coito interruptus  y a la eyaculatio précox;  también, o eso decían al menos, coleccionaba soldaditos de plomo confeccionados con pan de higos de Alejandría previamente ingerido y expulsado por vía anal.

El estrafalario comulgante, prevé enjundiosas asintonías capitidisminuyentes conculcadas al alcaide de Dalmacia que se encuentra hospitalizado por unas fiebres tifoideas de enorme grandilocuencia y de un aspecto innegablemente deplorable. Fiebres estas, que son irremediablemente atractivas para las moscas del intestino grueso y ácaros del Tibidabo procedentes del Alt Ampurdá.

(Se terminó de escribir este relato en el Hospital de San José (Sala XXI) de Málaga en el mes del Funicular del año 2014.
Justamente antes de los Tiempos del Clítoris del Fermento Potrásico.)

***

81

INFORMATIVOS DE TELETIENDA

05_schofield

INFORMATIVOS DE TELETIENDA

“Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo!”
Manuel Luque (Director General de Camp)

Si este Father Gorgonzola que suscribe, nunca –o casi nunca, para su mejor salud mental– se ha creído en su totalidad las noticias de actualidad difundidas por la televisión, (digo televisión, que no estoy hablando de la radio) hoy, observando el cariz que han tomado las nuevos métodos de comunicación informativa, no es que no se crea nada; es que todo lo que se dice lo pone en la más absoluta y estricta cuarentena hasta que contrasta y verifica; y cuando no, lo deja dormir en los desangelados brazos del descreimiento y de la incredulidad.

No sólo por la siempre falaz y tergiversada información –que de eso no voy a hablar porque me conozco– sino por el cómo hoy la transmiten y el cómo la adornan innecesariamente. El cómo la corrompen y adulteran por el simple hecho de entremeter interesadísima publicidad. Ya sea encubierta o solapada (subliminal que le llaman), ya sea directa directísima de la muerte. Y esto último –para vergüenza y escarnio nuestro– es lo que normalmente suele suceder.

images

Cualquier cadena televisiva de las actuales, es la principal promocionadora de su propietaria. El caso más preclaro es Mediaset (propietaria de Telecinco, Cuatro, Factoría de Ficción…y algunas más) que promoviendo, como está haciendo con su última película “El Niño”, presenta dicha promoción como notición de incuestionable interés público en sus informativos. No ya en un programa adecuado de variedades y espectáculos, no! En sus propios Telediarios. Niño hasta en la sopa.

Ítem más: Todas las grandes cadenas, absolutamente todas, cuando se termina el final de mes, se autoproclaman sin lugar a dudas, líderes de audiencia. Por Isabel en La Primera. Por Morréame de Luxe en Telecinco y en Antena 3, la verdad sea dicha, es que no me acuerdo. De Canal Sur no hablo no se me vaya a enfadar Juan y Medio. Todas, absolutamente todas, lideran los gustos y apetencias de los espectadores y son recompensadas mensualmente con los liderazgos de audiencia, que yo, erróneamente pensaba, que era solamente uno. Ya me lo explicarán.

Pero vamos a lo que vamos, que tampoco voy a hablar de eso.

tv shopping

Porque de lo que les voy a hablar es de la indignidad y de la bajeza imperante en los informativos televisivos. De la falta del más mínimo respeto hacia el espectador y el que se le debe de suponer también a los comunicadores de noticias. El motivo? las continuas notificaciones de consejos publicitarios dentro del programa. Así llamaba el recordado Jose Luis Coll a los anuncios de toda la vida.

Hoy por hoy, los presentadores –y presentadoras– de los informativos, que es a lo que voy, desempeñan un papel muy alejado de los aquellos que “antiguamente” se sentaban delante de un escritorio y que –rodeados de un halo de veracidad y de seriedad, de solemnidad y prosopopeya– nos comunicaban, con gesto adusto y serio al resto de los mortales, (ellos estaban por encima del mal y del bien) lo que acaecía en el mundo mundial. Incluso los meteorólogos lucían bigotes naturales de quita y pon según acertasen o no en sus predicciones.

mariano medina

Obligados estaban, cómo no, a obedecer directrices de sus jefes de galeras; también se encontraban maniatados por la censura imperante (que siempre ha existido y existirá); tergiversada la información si se quiere, o si me apuran, falseada por los poderes fácticos de cada momento. Pero de todo se informaba a los televidentes y ya está. Información pura y dura. No había ni intermedios, ni chistes ni ocurrencias fuera de guión; ni guiños cómplices a las compañeras; ni, por supuesto, estaban obligados a realizar tele ventas de los más variados productos y servicios. Melones Bollo y Colchones LoMónaco incluidos. Ese colectivo –y de ahí su prestigio– se dedicaba solo a eso: A informar y sanseacabó!

Pero hoy ñoras y ñores, desoladoramente, no solamente se abunda e incide en aquellas malas costumbres adquiridas y obligadas (que todo el mundo con un poco de cabeza asume, digiere y filtra) sino que las informaciones, además, se adornan de cansinos consejos publicitarios que a mi, me producen indignación; y lo que es peor, me sacan del momento de atención que le presto a esos nuevos telepredicadores –y provocadores de consumo– que son los actuales presentadores de los informativos y sus noticias.

TV_shopping

Pongamos ejemplos preclaros:

Antena 3 o cómo se llame ahora:

Sale Matías Prats con esa estupenda facha que le proporciona un magnífico traje a medida; un afeitado impoluto, un peinado impecable y unas manos decorosamente manicureadas y situadas en el escritorio, equidistantes ambas, del filo de su montoncito de DIN A4 que le sirve de rentoy; pues todos leen, disimuladamente, en el teleprompter que tienen situado frente a sus propias narices y se dejan guiar por el pinganillo orejil.

Y empieza serio y circunspecto la retahíla: “El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, podrá dar explicaciones este martes ante el Congreso a partir de las 10:00 horas del caso Pujol tal, y como le reclamaban algunos partidos de la oposición.” Un ejemplo ha sido esto.

De pronto, se establece un microsilencio incomodo; alza la ceja; medio labio doblado enseñando piñonate y con una cara de estar comunicándonos la Buena Nueva a los Creyentes, nos comunica que: “Porque sabemos que la vida está llena de momentos inesperados, ING DIRECT presenta este nuevo producto comercial bajo el lema “La Vida es de Repente” ING I’m Trust. Maromeno.

Y a uno, que quieren Uds. que les diga, se le caen los palos del sombrajo. Porque no sólo se le ha venido abajo un mito de la televisión, sino que además, se le queda la cara de nabo porque uno está asegurado en Mapfre y eso, no debe de molar si no lo dice el hijo de Matías Prats Cañete. Aunque este nuevo, es Luque por parte de madre.

SchlitzAd

Telecinco: Con la Iglesia hemos topado. Bueno…precisamente con la Iglesia, no!

En Telecinco, sale mi Sara Carbonero y con esa preciosa y azul mirada felina, con esos labios que son gajos refulgentes de melocotones en almíbar, y ese pelazo Pantene –porque ella lo vale– nos anuncia que “La selección española de baloncesto se ha visto las caras con Brasil, su primer rival ‘serio’ en la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA. El equipo de Orenga parece haber afinado la muñeca con sus dos anteriores partidos.” Otro ejemplo ha sido esto, pero de Deportes.

Para, a continuación, haciendo gracioso mohín de naricilla, anunciar a bombo (cuando estaba embarazada) y a platillo, algo que a ti nunca se te hubiese ocurrido y que no es otra cosa que (dice la moza): “ ¿Quizás te encuentras, entre los millones de personas que tienen incontinencia urinaria? O a lo mejor…¿Cuidas de alguien cercano que se rila por las patas abajo? ¿Quizás trabajas en un centro en el que se presta asistencia profesional a la meada incontrolable y donde los orines campan por sus respetos en las residencias más últimas y postreras? Tena Lady pone fin a ese problema social.” Tena Lady La solución definitiva! Maromeno también.

Y se queda tan tranqui; ignorando que su veracidad –la poca que ha tenido la cancerbera consorte– se le acaba de disipar como lágrimas de lluvia mas allá de la mismísima Puerta de Tannhäuser por decirnos que es la hora del apósito de Tena Lady en todo mustio chibirindindi que se desprecie.

Yo, ñoras y ñores, he visto presentadoras de informativos serias y desenvueltas que vosotros no creeríais. Presentadores elegantes con credibilidad, garbo y con donaire más allá de Orión. Pero… todos esos momentos de seriedad y apostura, todos ellos, se han perdido para siempre en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de comprar”

Roy Batty (Un producto Legrain, París!).

***

81

A %d blogueros les gusta esto: