SOPLANDO EN EL VIENTO. Blowin’ in the Civil

SOPLANDO EN EL VIENTO. Blowin’ in The Civil.

 Que quieres que te diga …me joden los profetas. Sobretodo cuando los oíoporculos aciertan en sus vaticinios. Mas aun ,si cabe, cuando la profecía es regalada por partida doble. Maledettos Rufianes.

 Empecemos por el principio:

 La jornada prometía lo que prometía. Se trataba de acompañar en el ultimo acto de despedida a una querida familia por la perdida irreparable de un familiar. Allí estaba lo mas granado de la canallesca malacitana. El Roo yacente de Hispalis y el Aguilucho PP rasta. Por nombrar a algunos.

 Así que se siguió el protocolo adecuado de saludos, condolencias, y reencuentro con gente que hacía muchísimo tiempo que no nos veíamos y que coincidíamos en la especial e inevitable circunstancia de que no solo pesan los años, sino también los kilos. Y las canas.

 Menos yo, que sigo guardando la misma figura de antaño. Redonda. Pero sin canas.

 Grá y adiós la mayoría de mis amigos se han puesto en la senda del michelín. Envidia, resulta al parecer, que me tenían.

 Continuemos.

 Como en todo duelo que se precie, el remate consistiría en la ingestión de alguna cerveza y sus correspondientes baguettes en bar próximo a la parroquia. Circunstancia que resultaría ,al fin y al cabo, el principio del final.

 Una cosa trae la otra. Así que decidimos desplazarnos al mesmo centro de la capital para seguir la velada en casa de los Rufianes..Ya sabéis… Chati y el Pelúo, los hermanos artistas-libadores.

 Así lo hacemos , no sin antes hacer una porra para la adquisición de espirituosos que aderezaran la tertulia.

 Llegamos a Casa del Pelúo ( que al final me regaló la segunda parte -complementaria- de sus escritos y una serie de dibujos que aun tengo que examinar, transcribir, y , me temo, traducir.)

 Pasado un cierto tiempo entre chupitos y guitarras, y llegando la hora de irse, el Pelúo me advierte ,con ese verbo entrecortado que Dios le ha regalado:

 –         Deha el cosheee aquiiii!!  Llama un taxiiii , que yo te lo pagoooo y te vas pa tucaaaaasa…y Yo! Manianaaa! te lo llevo tu caaaasa…. Que te pué pillá un control! Maharón!!!

 Lo mandé a tomar por el culo de una manera irreprochablemente educada. Seguíamos ,entre vapores, matando al Stop Making Sense de los Talking Heads. Psicho Killer.

 Michurri , como buen hermano , que es, del Pelúo y observando los ojos vidriosos del que suscribe. Me dice, sin tener idea de lo que anteriormente me había dicho el otro Rufián:

 –         Deha el cosheee aquiiii!!  Llama un taxi , que yo te lo pagoooo y te vas pa tucaaaaasa…y Yo! Manianaaa! te lo llevo tu caaaasa…. Que te pué pillá un control! Maharón!!!

 Dios, un Dejá  vu!!! Pienso. No pué zé.

  Vuelvo a mandarlo a tomar por el culo de la manera mas educada posible.

 Así que nos vamos casi todos a la vez. Retirada en tropel.

  Nos dirigimos al coche y Santa me propone el llevarlo ella.

– Lo llevo yo, Gordiiii?

– Prrsip! Le contesto en perfecto gorgonzoliano.

 Así pues, nos ponemos en camino

 Bendita y Pepis nos preceden en la caravana, pues llevamos la misma dirección.

 Santa! Le digo, ve detrás de ellas; que así si hay un control las paran antes….

 Y una mierda pamí!!

 Al llegar a la rotonda de bajada a nuestra casa , Un papagayo fosforescente con un enorme falo igualmente brillante nos hace señales para que paremos. Te cojí, perejil !!

 Nos zán follao Máma! Le digo a Santa en perfecto calé. Joputa er tío!

 El hombre de verde, se dirige a mi ventanilla y agachándose nos indica que retrocedamos que va a efectuar el control de alcohol. Blowin’ in Civil.

 Me pide papeles que yo no llego a encontrar y le enchufa el pitorro en la boca a Santa (Perdóneseme la expresión malsonante ) piiiiiii piiiiiiii piiiiii los seis segundos mas largos de mi vida. Cachocornúo!

 Pí-pí-pí: 32 miligramos. Bueno, no es mucho pienso. Trato de quitarle miga al asunto confraternizando con la cacatúa fosforescente. El codazo de  Santa es tan elocuente como efectivo. Me callo como un puta.

 Sale Santa para hacer una soplada complementaria en el furgón de los horrores. Que mal suena esto, cohoness!!!

 Debe de descansar unos minutos para hacer la segunda prueba.

 A todo esto ,Father ya había encontrado los papeles del coche y se había bajado de este  y unido al grupo (éramos al menos cuatro  vehículos los cazados)

 Así que, cuatro  coches por dos ocupantes…ocho personas al menos. Estas ocho personas estaban distribuidas en dos grupos perfectamente diferenciados.

 1-     Los conductores que  detentaban una palidez y un temblor de patas difícil de disimular. Y….

2-     Los copilotos que teníamos un cachondeo encima que no se podía aguantar.Insolidarios que se dice.

 Debo de señalar que en la desgracia, se confraterniza.

 Así que compartíamos… agua….cigarrillos…buenos consejos… e información acerca de la posibilidad de  pasar la noche en el talego. Pero, sobre todo, se hacia una comparativa de resultados:

 -Tu cuantos has dado?

– Yo 32 , contestaba Santa!

 El otro , un argentino que aun vestía el mono de trabajo y que juraba haberse tomado  tan solo dos vinos, palideció.

 –         Shó..resién alcancé los 61! Que boluuudo! Apenas bebí ,lo juro!

 Los copilotos nos meábamos sin el menor atisbo de generosidad.

 Otro conductor estaba cabreadísimo porque , argumentaba, la maquina se equivocaba. No pué sé! Decía al benemérito absolutamente irritado.

 Al final Santa,  después del descanso, largo descanso,  – gracias a la generosidad del fosforescente agente, todo hay que decirlo- da la maravillosa cifra de 25!!! Con lo que eso conlleva de eximirnos de 600 Levros de multa, quitada de carnet y merma de puntos.

 Veinticinco!!! Dice el Civil. Por el culo te la jinco!!  me viene a la cabeza. Pero desisto del comentario jocoso. Mas me vale.

 Nos despedimos del fosforito, dándole las gracias -manda cohoness- por su amabilidad.

 Y nos fuimos riendo para casita.

Colofón:

 Tengo que indicar que entre el grupo de damnificados (los conductores) había un buen amigo y muy famoso personaje malagueño del cual ,lógicamente ,no daré el nombre.

 Cuando nos vimos , nos besamos los tres: Santa ,el y yo.

 Le preguntábamos…

– Pero tu no teníaas chofer?

 – Ya no, me decía entre risas Y tengo una encimaaa….

– Y yo!  Le contesté.

– Cuanto has dado? Le pregunté

– 81!!!!!!!! Me contestó.

 -No veas lo que nos va a caer!  Seguía diciendo sin parar de reír.

-A mi no, ío! Es Santa la que está soplando.

 Nunca olvidaré la mirada de perrillo shico abandonado que me dirigió. Alli lo dejamos paseando con el equilibrio perdido y absolutamente desamparado y desolado. Maaare del amor hermoso…la que me va a caer, se decía el mismo.

Una respuesta

  1. Peluo – ¡ Que te den !

    Rufian 2 – ¡ Te lo dije maharon !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: