SOBRE LAS CARNES Y LA OMS.

0F5BD8716

Mi querido amigo, el Doctor Andrés Torres Peña, –y su Alter Ego: Lasa Lasaeta– ha publicado en su blog (http://lasalasaeta.blogspot.com.es/) –y en referencia a la polémica suscitada por la noticia de la relación entre el consumo de carnes rojas y procesadas, con la enfermedad del cáncer– una estupenda y certera reflexión.
Como quiera que yo estoy de acuerdo, absolutamente, con sus apreciaciones y consideraciones, inserto en este blog –con el permiso y la aquiescencia debida– su docta opinión. Opinión que viene avalada, no solo por la dilatada experiencia adquirida en su profesión, sino también, por su incontestable erudición y sapiencia.

Un artículo de lectura más que recomendable y que ahora, a continuación, váis a poder leer.
Este es:

SOBRE LAS CARNES Y LA OMS.

liberty

Miles de “memes” y comentarios jocosos en redes sociales ha generado la publicación de un estudio de la OMS sobre la carne procesada y roja.
El trabajo ha analizado más de 800 estudios científicos sobre la asociación entre el consumo de estos alimentos y 12 tipos de cáncer en varios países, y lo firma un equipo de científicos de 10 países de la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer.
El tema no es baladí, afecta a la salud de la población mundial. Y sin embargo ha generado dos cosas : Hilaridad y temor.

2EB17D92A
Días antes, éste otro titular pasaba sin pena ni gloria, pero no ha generado absolutamente ningún “meme”: Científicos de la Universidad de Granada patentan un nuevo fármaco eficaz frente al cáncer de mama, colon y melanoma. Un mes después de que saltara la alarma por falta de financiación, el trabajo de más de dos décadas de investigación de un equipo de científicos de la Universidad de Granada para combatir el cáncer da un paso importante tras lograr la patente del fármaco en el que trabajaban.
Se pueden extraer muchas conclusiones de esto que planteo. Seguramente gente más preparada que yo, tú mismo amigo lector, cualquiera con inquietudes científicas y sociales seréis capaces de reflexionar sobre el asunto en otros términos.

Beretta_Rx4_Storm
A mí, que he hecho varios chistes al respecto, seria y sinceramente, me descorazona el divorcio entre una institución del calado de la OMS y la ciudadanía.
Parece ser que ellos están en su nube, alejados de lo que realmente preocupa al pueblo, como algunos políticos (en realidad ellos son políticos), probablemente más preocupados de engordar sus curriculums con sus publicaciones que por solucionar problemas reales.
Universidades hipertrofiadas de investigaciones baladíes porque sus directivos tienen “mano” en el ministerio y otras que no pueden financiar proyectos de verdadero calado.
Organismos nacionales e internacionales de escasa utilidad salvo para que sus miembros puedan llevarse un extra que palie el escaso sueldo de profesor universitario.

Consejos sociales muertos o dominados por la parte interesada en lugar de por la parte controladora.

E86D8588A
Y si nos vamos a la investigación privada, la no universitaria, la que maneja la industria farmacéutica, entonces… sólo recordar la crisis de los fármacos antihepatitis C. tan cercana en el tiempo que no hace falta incidir más.
Si a todo esto unimos que cuando más periodistas hay en el mundo y más formados están, peor parece la forma de dar las noticias, el resultado es el que es.
Nos advierten de un peligro cierto, y lejos de ponernos manos a la obra de la prevención, nos lo tomamos a “cachondeo”.
Y lo hacemos así, porque estamos hartos de falsas alarmas mal explicadas y mal informadas: La crisis de los pepinos, las vacas locas, la gripe del pollo…lobos que iban a venir y no vinieron.

head1
Nos acordamos de cuando el aceite de oliva y el pescado azul eran malísimos para la salud.
Estamos hartos de que se nos asuste con screenings que nos meten en el lote de potencialmente afectos de graves enfermedades pero sin darnos una solución cierta si enfermamos o de cómo prevenirlas
Estamos hartos de que se nos estigmatice a los gordos, a los fumadores, a los sedentarios, a los comedores de chacinas… y no se nos den las herramientas certeras, asequibles y baratas para adelgazar, dejar de fumar o vivir en ciudades menos polucionadas.

head5
Estamos hartos de que no solucionéis nuestros problemas reales y en su lugar os paséis la vida acojonándonos.
No tenemos fe en instituciones que son incapaces de erradicar del mundo el hambre, las enfermedades transmisibles del tercer mundo, la desnutrición infantil, la pobreza.
No nos creemos nada de organismos internacionales que no son capaces de evitar las guerras, que es para lo que fueron creados.
El que esto escribe y la mayoría de los que lo leen, no pasamos el hambre de la posguerra, pero se la hemos oído a nuestros padres y abuelos. La carne era un lujo para ricos. Y no hace tanto tiempo, se comía pollo sólo los domingos y era una fiesta…HK_MP-5A2
Señores de la OMS y la ONU, dejen de acojonarnos y dennos soluciones. Así les tomaremos en serio. Mientras tanto métanse los pepinos con E. Coli por donde amargan, que yo seguiré con mi jamón de los Pedroches, mi retinta de Cádiz y naturalmente mi pescaíto de Málaga, mi marisco de Huelva y mis pimientos, pepinos y tomates de Almería, mis espárragos de Huétor, y mi aceite de Jaén.

Mossberg_500
¡Pero hombres de Dios! ¡Si aquí en Andalucía no necesitamos que venga nadie a decirnos como tenemos que comer!
¡Lo que necesitamos es que quiten el hambre en el mundo!

***

(Nota: Todas las ilustraciones son obras del artista Dimitri Tsykalov)

***

elemento-grafico-retro-de-diseno-de-lineas-finas-simples_23-2147486743

ALMA

anita©Foto: Juan Mir / Posado: Anita Iglesias Cumpián

***

Alma, porque ella, vive en la casa del mañana.
(Kahlil Gibran)

Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues, ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellas, viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a tí porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual tus hijos como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación en tu mano de arquero sea para la felicidad.

(Kahlil Gibran)

***

1479001_10202433063972788_1355540233_nPosado: Anita Iglesias Cumpián /Francisco Valero

***

12111990_10153542422081005_8142234954027133353_n

LOS DIBUJOS DE CONSTANZA

10171809_10153005275634050_7184903884140066918_n
LOS DIBUJOS DE CONSTANZA.

Mi nueva sobrina Constanza, tengo que decirlo, es una chica absolutamente adorable. Absolutely, que dicen los impresentables de la Pérfida. Constanza, la recién llegada a la familia, aseguro y no me equivoco, es una delicia andante que gana muy mucho cuando, se baja desde la atalaya de sus tacones, y se calza unas botas Converse rosa para hacer más llevadero el baile, el día de su boda, con mi querido sobrino Abo. A golpe y porrazo de riffs de Metallica y de ACDC, lo que yo te diga; a golpe y zarpazo de inclementes rasgueos de los Led Zeppelín y de Iron Maiden, lo que yo te siga diciendo.

12079679_10153836255779050_1856181756494596187_n
La encantadora Constanza, es una delicia andante ¿lo he dicho ya? Una mujer que, con su amabilidad y dulzura, me ganó desde el primer momento, y que ahora, ya y para siempre, ocupa un lugar merecido en el lado de las buenas cosas de mi corazón.
Pero, esto no acaba aquí –pues para sorprenderme y rizar el rizo de lo apañado y de lo habilidoso– voy y me entero de que la niña también pinta. Si! Encima, la niña, pinta.

Las mesas de la celebración, de su inolvidable y divertidísima boda, iban reseñadas con unos preciosos dibujos –inocentes y frescos– que le daban una original nota de color a las mesas de los invitados. Ignoraba yo su autoría y como quiera que a mí me fascinó el dibujo que me tocó: Un cangrejo escapado de “El Cangrejo de las Pinzas de Oro ” de mi adorado Tintín, empecé a fijarme en otros situados en las mesas colindantes. Pude encontrar un pulpo que me recordaba ligeramente al “Octopus de Gentle Giant” y un calamar gigante que estaba a punto de zamparse el “Nautilus” del Capitán Nemo.

 octupus(Portada para Gentle Giant de Mike Bostock)

Así que, intrigado, pregunté por la autoría. Cuando me dijeron que había sido ella, le demandé de inmediato que me proporcionara una selección de sus dibujos para ofrecerlos al público –y que los disfrutaran– desde este blog.

Ella, me contestó –con esa inentendible modestia que sólo poseen los que disfrutan de un don– que no pintaba asiduamente. Que sólo había que hacer eso y lo hizo. Sin más. Se puso y lo hizo.
Miren Uds. este que os escribe –que de artes plástica entiende lo estrictamente necesario– no se explica cómo los artistas estos, tan espontáneos como hábiles, provistos de cualidades estéticas negadas a la inmensa mayoría de los mortales, no manejan un mínimo de producción almacenada para, por lo menos, alegrarle las pajarillas, con su contemplación, a sus admiradores. Y así, contentarlos.

crabe (El Cangrejo de las Pinzas de Oro. George Rémis “Hergé”

Esta es la nómina de animales marinos que nadaron libres entre las mesas de aquel dichoso día. Dichoso para ellos. Dichoso para todos aquellos que tuvimos la fortuna de compartir ese día tan entrañable cómo divertido. Y cuando digo divertido, digo divertido. Indiscutiblemente divertido.

Estos son. Disfrutadlos!

Mesa 1
***

Mesa 2

***

Mesa 3

***

Mesa 4

***

Mesa 5

***

Mesa 6

***

Mesa 7

***

Mesa 8

***

Mesa 9

***

Mesa 10

***

Mesa 11

***

Mesa 12

***

Mesa 13

***

Mesa 14

***

Mesa 15

***

Mesa 16

***

Mesa 17

***

Mesa 18

***

Mesa 19

***

Mesa 20

***

Mesa 21

***

Mesa 22

***

retro-floral-ornamental-graphic-element_23-2147486721

Y DICE JUAN GELMAN…

12170244_10205331974955862_1697399719_n© Fotografía y posado: María Celeste Barba

“Oración”

Habítame, penétrame.
Sea tu sangre una con mi sangre.
Tu boca entre mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar…
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñeme tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.
Con esta sed quemándome.
La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

 Juan Gelman (Buenos Aires,  1930 – 2014)

***

12092698_10207491936355092_349359334_n © Fotografía y posado: María Celeste Barba

***

retro-floral-ornamental-graphic-element_23-2147486721

GALERÍA DE LOS HORRORES (I) MARIHÓZE.

GALERÍA DE LOS HORRORES (I)
MARIHÓZE. LA INFAME TRAIDORA.

angry-woman1
Ni puede, ni soporta la infame traidora, el mirarse en el espejo; pues éste, con una intolerable saña e inquina, le devuelve –con toda la crudeza que detenta su cualidad del reflejo– una imagen indeseada por ella; ésta es: Una fachada innoble, una ética abyecta y miserable. Un desdichado retrato de su propia infelicidad y del descontento, (y la inevitable sensación de desgracia) que su indigna actitud en la vida le procura.
Marihóze, es una despreciable y perversa persona. Una pérfida mujer que –con su intolerable e intolerante manera de ser– obtiene de su merecida frustración como madre, como esposa, como compañera y como amiga, el ir recogiendo la resultante del desprecio de todo aquel que ha tenido el inmenso infortunio de acercarse a su detestable entorno.
En este irrazonable mundo –en el que, injustamente, se juzga con la arbitraria vara de medir de las medidas corporales– la intratable e inestable Marihóze, se siente enormemente rechazada; y paga ese descontento y esa frustración por su figura, proyectando su auto odio hacia afuera; hacia los demás; cosechando, como es natural, ya te digo, la enorme desaprobación y el último y definitivo rechazo de todo aquel que la habitúa.

barbie gorda (5)_thumb[1]
Tiene la desdichada Marihóze una soberbia, un orgullo y una altanería, absolutamente injustificables. Pues alguien, tan sumamente innoble e infame, debería manifestar un ápice de modestia y de empatía demostrable hacia los demás. Más que nada, porque le convendría no ser objetivo de tantísimo descrédito y animadversión de sus interinas amistades. Ninguna de ellas, como es fácil suponer, le dura más de lo razonablemente soportable.
Chivata hasta lo más injustificable, traiciona con predilección a aquellos que le han procurado el beneficio de la alabanza y el ensalzamiento a terceros. Alterna en pocos minutos –debido a esa dualidad que le proporciona su bipolaridad– el chillar soezmente, con un volumen insoportable, y el reír compulsivamente acompañada de una demencial mirada a la “Jacknicholson” manera. Siempre cabecea mientras habla –como dándose la razón y autoafirmándose continuamente– y cuando proclama y sostiene lo que sea (siempre lo hace) lo que sea, insisto, entorna los ojos y alza la cabeza mientras dicta una supuesta clase magistral desde su cátedra particular de auto desprecio y desestabilidad.

3386438273_798ce78705
Si os encontráis de frente con este espécimen, cruzad rápido a la otra acera. Porque si os para –con una sonrisa falsa en sus labios– os regalará una de sus insoportables y larguísimas verborreas. Esa misma que aplica a los ingenuos que, inocentemente, le han brindado su amistad, la han ayudado con su futuro, la han soportado estoicamente, y finalmente, y por pura y neta salud mental, han huido de ella sin atreverse ni siquiera a volver la vista atrás. Ahí te pudras.
Sé que estás leyendo esto, mujer. Sé que lo estás leyendo; así que te pido un primer y último favor: Muérete querida. Sin hacer gestos ni frases, pero muérete. Por favor. El mundo será un lugar mejor sin ti y nos harás un colosal favor a muchos. A muchos y a muchas.
Que NO te follen, imbécil!!!!

***

retro-floral-ornamental-graphic-element_23-2147486721

EL GENOCIDIO DE LOS PROGRESISTAS DE SALÓN

genocidio

EL GENOCIDIO DE LOS PROGRESISTAS DE SALÓN

“Harto ya de estar harto, ya me cansé”
Joan Manuel Serrat

Vamos a ver… Desde la premisa de que mirar la historia pasada con los ojos actuales es un error muy recurrente por un sector muy amplio de la población española, me pasma y asombra la cantidad de insultos vomitados estos días pasados, (con motivo de la Fiesta Nacional de España) por numerosos progresistas de salón, que se echan las manos a la cabeza por los desmanes y salvajadas –que sin ninguna duda– sucedieron en el continente americano en la época del Descubrimiento y en los tiempos posteriores de la colonización. Sin embargo, observo curioso, que nada hacen ni nada dicen, respecto al por donde estarán –pongamos por caso– la población nativa norteamericana o la otra cuasi desaparecida aborigen australiana. Así que, algunos muchos -muy airados, furiosos e iracundos- abominan del exterminio y genocidio (sic) cometido por los españoles en el continente americano circa 1492. Sólo de los españoles. Los españoles rajando –cómo es costumbre– sólo de los españoles.
Y la cosa es, desde luego, para quejarse; porque apenas quedan 330 millones de personas en Latino América. Aborígenes australianos 200.000. y Nativos americanos, ya saben los Arapahoes, Apaches y Sioux de las películas, suman 5.100.000 entre Norteamérica y Alaska. No cito a los Mohicanos, pues ya saben que el último murió en la novela de James Fenimore Cooper. Observarán que he hecho los deberes.

Colon
Continuemos… Miren Uds. yo no mato por mi bandera, desde luego que no. Ni proclamo mi españolidad a los cuatro vientos, porque tampoco es tanta como para presumir de ella. Tampoco reniego de una realeza porque –entre otras cosas– ha colaborado para consolidar muchas libertades en este país. (Conste que yo no soy monárquico) Ni tampoco, y sigo, a pesar de mi agnosticismo, me cago en la Virgen (por lo menos públicamente) porque las reglas de educación que debo de observar hacia los demás, así me lo indican. Pero… “Harto ya de estar harto, ya me cansé”. Me he cansado de oír estupideces que poco tienen que ver con la realidad.
No me marquen ejemplos a seguir, por favor. Ni me llamen facha por no comulgar con la parte más extremista y radical de sus personales ideales. No me acusen – si no abjuro del Descubrimiento– de llevar banderita en el reloj o en el coche. Porque por no llevar, no llevo ni reloj; y mi coche, está huérfano de rojos y de gualda. No me quieran manipular; porque si no, me voy a tener que cagar en la leche que les han dado, y no me gustaría en absoluto. ¡Mentecatos! No me gustaría nada de nada en absoluto. Y ya lo sé, es redundancia.

***

diseno-floral-retro_23-2147486730

Y DICE VALLEJO…

Celeste 2© Fotografía y posado: María Celeste Barba

Y DICE VALLEJO…

Pienso en tu sexo.
Simplificado el corazón, pienso en tu sexo,
ante el íjar maduro del día.
Palpo el botón de dicha, está en sazón.
Y muere un sentimiento antiguo
degenerado en seso.

Pienso en tu sexo, surco más prolífico
y armonioso que el vientre de la Sombra,
aunque la Muerte concibe y pare
de Dios mismo.

Oh, Conciencia,
pienso, sí, en el bruto libre
que goza donde quiere, donde puede.

Oh, escándalo de miel de los crepúsculos.
Oh, estruendo mudo.

¡Odumodneurtse!

CÉSAR VALLEJO / De Trilce.

12092654_10207491938115136_90758084_n© Fotografía y posado: María Celeste Barba

Un buen día para morir

scan0001 - copia

UN BUEN DÍA PARA MORIR

Lazarus wartetEDGARENDE

El pasado día 1 de Octubre de este que acaba, tuve el privilegio de ser invitado, personalmente por mi querido amigo el escritor Pedro Rojano, a la presentación de su tercer libro –escrito en colaboración con otros escritores que junto a él, conforman el grupo literario “Punto y Seguido”– en el Ateneo de Málaga.

(http://puntoyseguidoescritores.blogspot.com.es/)

El acto, al que asistimos –cómo no podía ser de otra manera– la élite de la guardia pretoriana del Negro Anaranjado, fue un rotundo éxito de asistencia y de apreciación posterior. No sólo por las acertadas palabras de todos los autores, sino por el buen gusto mostrado en las diferentes partes que constituyeron el conjunto de esta presentación literaria: Música, locución e imágenes.

El libro –que contiene un total de quince relatos– se llama “Maneras de Desandar el Tiempo” y junto al citado amigo Pedro Rojano, escriben Andrea Vinci, Inmaculada Reina, Loli Pérez, Miguel Núñez, Isabel Merino y Mauricio Ciruelos.

Un libro absolutamente recomendable y del que ahora, a continuación, inserto uno de los relatos de mi amigo Pedro llamado “Un buen día para morir”.

Este es… Disfrutadlo. Un relato que no deja indiferente. Una historia de amor y desolación inacabable.

tumblr_lx33uuYE841qarjnpo1_500

Un buen día para morir

Pedro Rojano

“El tiempo lo único que hace es

pintar de cal las paredes de la memoria”

Si hubiese podido elegir, habría muerto el día de mi setenta cumpleaños. Estábamos todos en el restaurante: mis sobrinas, mis amigos…, faltaba Amalia, eso sí, pero seguro que ella hubiese estado de acuerdo.
Desde que me quedé viudo consumo las mañanas jugando al dominó. No me tengan lástima, al menos no todavía, eso del dominó despeja bastante la cabeza y no te deja pensar en otras cosas. Cuando se cumplen setenta años no es bueno pensar demasiado. Todo se vuelve un poco absurdo, lo que creíamos importante deja de serlo, y lo que pensábamos que no lo era, pues eso, que tampoco. Pocas cosas importan cuando a uno ya no le quedan ni tiempo ni ganas para afrontarlas y todo lo que ocurre a nuestro alrededor es como si hubiese ocurrido ya. Son acontecimientos viciados, repletos de lugares comunes. Esas dos palabrejas son de Sebastián, mi pareja de dominó. Sebastián es un tío culto, de esos que leen todos los días. Y escriben. Mi amigo Sebastián escribe. Un día me dijo, todo lo que sucede a nuestro alrededor, los fraudes de los políticos, las catástrofes, las crisis económicas, el argumento de las películas, el famoseo, los matrimonios, los divorcios… todo eso es como si ya lo hubiésemos vivido decenas de veces, por eso sabemos que no tienen importancia, porque el tiempo lo oculta para destaparlo después. Son lugares comunes, me dijo, y a mí aquello se me quedó bien grabado porque no lo había escuchado en mi vida, y eso sí que era importante. Sebastián es un tipo culto. Se plantea cosas, a pesar de que cuando jugamos al dominó no hacemos nada más que contar las fichas sobre la mesa y las que faltan por salir… seis pito, pito tres, cierro.

4122150379_f5bc7f9947_z
El dominó, una de las cosas más importantes que tuve a los setenta. Recuerdo bien aquella partida del día de mi cumpleaños. Sebastián había pasado y yo intuía que tenía el seis doble en la cartera. Estábamos perdidos, pero hice una jugada maestra. Yo sabía que con el cinco cerraba, pero me arriesgaba a perder a los puntos, así que opté por el cinco pito, a pesar de que le ofrecía a mi contrincante la posibilidad de colocar la última ficha. Pero pasó y ganamos. ¡Qué satisfacción me produjo! Sebastián y yo nos abrazamos y apuntamos la cerveza a los otros. Ahí podía haber sido. Morirme, digo. Allí mismo, con la victoria en la mano, agarrando el triunfo justo en el último momento. Pero no.

Regresé a casa por el camino de siempre, no es el más corto, pero es al que estoy acostumbrado. ¿Para qué regresar por otro sitio? Pepa y Olivia dieron muestras de conocerme y me esperaban apostadas en mitad del camino. Me alegró verlas. No suelen visitarme, pero aquel día habían venido a verme. ¿Mi cumpleaños? Yo ni me acordaba. A esa edad ya se ha soplado toda la cera que arde. Estaban tan ilusionadas que sospeché que me pedirían algo, pero se agarraron de mi brazo, una a cada lado, y seguimos caminando hacia mi casa. Qué orgullo llevar a esas dos prendas colgadas de mi brazo, como en mis tiempos mozos en que paseaba con dos morenas camino de la Feria de Abril. ¿Y allí en la feria? También podría haber sido en la feria, ¿por qué no? Algunos vecinos bromeaban al verme con aquellas bellezas. ¡No vas a poder con las dos!, me gritó Carmelo desde el kiosko y me recordó con un gesto que ya no estoy para esas historias. Quise gritarle que eran mis sobrinas, pero ¿para qué? A veces damos más explicaciones de las necesarias. Eso es otra cosa que se aprende cuando se llega a viejo. Explicaciones y excusas las mínimas, que ya no hay tiempo para tanto engaño.

1221343890_der_gefesselte_sturm
Al llegar a casa me cambié de zapatos y salimos hacia un restaurante cercano. Allí me esperaban los compañeros del dominó, quienes tuvieron que darse prisa para llegar antes que yo. También estaban Héctor y Enrique, los dos únicos amigos que conservo del colegio. Ambos me conocen tan bien como yo a ellos, por eso me gustan. Después de tantos años, no necesitamos hablar para pasar el rato. Ellos crecieron conmigo, comparten todos los acontecimientos buenos y malos que nos tocó lidiar en todos estos años. Estaban allí para ser testigos de un nuevo cumpleaños, una nueva década que se me antojaba más corta que las demás, y a pesar de ello comenzaba a considerarla más jugosa, porque cuando se es viejo cualquier tiempo presente tiene más cuerpo que los recuerdos del pasado, y por supuesto mucho más color que el futuro. El presente es como un buen vino descorchado, listo para servirlo y bebérselo a sorbos. Ya no queda tiempo para bodegas. Eso también es de Sebastián, el bribón se las sabe todas.

Der_dunkle_und_der_helle_Engel_1946_leo_sobre_lienzo_69_x_94
También había venido Teresa, menuda belleza era cuando la nombraron Miss del barrio en 1962. Algo tuve con ella, poca cosa, por aquella época no se pasaba de un beso y tres o cuatro manos despistadas, pero después se quedó en nada y los dos seguimos por nuestro camino. Ella encontró empleo en una tienda de novedades que acababan de abrir en la Plaza Nueva y se echó un novio que la llevaba y la recogía en una novedosa Vespa. Yo me marché a la mili, y me olvidé de Teresa y de su Vespa. Pero la casualidad quiso que muchos años después nos encontrásemos. Ella, con sesenta y cinco años tan guapa como siempre, y yo recién viudo. Después de aquello nos vimos muchas veces; muchos cafés, y mucho hablar. Ella más que yo, porque a mí me gustaba oírla. Por algún motivo recuperaba vida estando a su lado. A ella le hacía bien hablarme y a mí escuchar sus anécdotas, tan ingeniosas y divertidas que nos hacían reír, y eso es una virtud. Una virtud que podría sustituir a cualquier concurso de belleza que se precie, por muy joven que uno sea. Teresa y yo nos encontramos al principio y final del camino, y eso da para mucha conversación, que se lo digan a ella; aún quedan retales de su vida que desconozco.

100900107
Y qué voy a decir de mis queridas sobrinas. Olivia es la más pequeña: extrovertida, independiente y descarada. La cara siempre encendida de ánimo, y su sonrisa deslumbrando la calle. Nerviosa como una libélula en plena noche de perseidas. Caprichosa, protestona, presumida como un cimbreante tallo, pero sobre todo muy cariñosa. Ha tenido más de mil novios, pero ninguno le convence, y yo le decía, aprovecha mujer que los años no esperan, pero ella erre que erre, que no. Para Olivia la primavera siempre va después del invierno. Yo siempre he pensado que salió a mí, aunque ella es mucho más valiente.
Pepa es la mayor, servicial y trabajadora. Con los ojos más oscuros que el reverso de una ficha de dominó, y con una injustificada responsabilidad de la que no se ha descargado. Discreta y humilde, puede que un poco reprimida por culpa de los asuntos religiosos. Quiso ser monja, pero entre todos le quitamos las ganas y ahora no es más que una monja sin hábito. Venía acompañada de Arcadio, su marido. Hombretón bueno y un poco tontorrón, aunque eso no se lo digo. Siempre sonriendo con la expresión de que todo está bien. Yo creo que si se derrumbara el suelo a sus pies seguiría sonriendo con esa mirada boba de quien jamás ha sufrido. Pero es bueno con Pepa y ella le quiere, y yo también ¡diantre! Sobre todo porque es a la única visita que soporto. Solo Arcadio continúa mirándome con la misma sonrisa de antaño, con idéntica expresión de infinita credulidad y aceptación. Nadie, excepto él, ha vuelto a ser el mismo.

Begegnung33
En el restaurante solo faltaba ella, mi Amalia. La muchachita que me robó las ganas de explorar el mundo, porque desde el instante en que la conocí, ya no hubo mundo que explorar más allá que el suyo. Ella fue mi continente, mi mar, todas las ciudades. Me abandoné a su cariño desde el primer momento y ella no lo soltó hasta el último suspiro, aquel día en que la mala suerte decidió que a partir de entonces me quedaba solo jugando la partida. Podría haber sido allí mismo, junto a ella, acostado sobre la colcha para no estropear el embozo. Algo me advirtió de que se iba. Me miró con la compasión de la madre que nunca fue y me besó en los labios con un beso seco y débil. Su rostro parecía marchito y sin color. Yo la besé en la mejilla, dos veces. Y entonces se marchó. Así de fácil. Estábamos en la cama de nuestra casa. Solos, como siempre nos había gustado estar, disfrutando de nuestra compañía, que a esas alturas de la vida era como estar uno con uno mismo sin estar solo, porque los viejos que han estado mucho tiempo juntos forman tanta parte el uno del otro que es como si no hubiera dos. Cuando uno se resfría, lo hace el otro, cuando le duele el lumbago, al otro le duele la ciática, cuando uno tiene ganas de reír, el otro no puede parar de hacerlo y cuando se trata de llorar no hay otra forma de hacerlo que juntos. Pero cuando uno se muere no ocurre lo mismo, al menos no fue así conmigo, y así tenía que haber sido. Ya lo creo. De todas las cosas que tuve en mi lista como imperdonables, la única que sobrevive es esa. Haberla dejado sola en la muerte. Aunque, en el fondo, no es algo de lo que me arrepienta del todo, pues me quedé como fiel guardián de su recuerdo que es la mejor manera de homenajear a los muertos.

OhxIgFLU0e115iaoymZKVSNxo1_500

Las misas, penas y llantos solo sirven para enterrar aún más al que se ha ido. En su sepelio no dejé que se hablara de otra cosa que no fuera de ella, de sus recuerdos, de sus manías, de su manera exquisita de preparar las lentejas, o de su enconada lucha para que los sobrinos se lavaran las manos antes de sentarse a la mesa. Que se hablara de su afición por las novelas baratas de amor. Del cariño que siempre tuvo a sus buganvillas y al jazmín que brotó, sin que nadie supiese por qué, de uno de los macetones de la terraza y que regaba siempre con lo que me sobraba de la cerveza porque decía que era buena para que oliesen bien. Quise que se recordase también su terrible sentido de la orientación que nos hacía pelearnos en medio de una algarabía de tráfico y ruido. De su ilusión por los niños que nunca pude darle, y de su miedo a morirse antes que yo. Pues así fue. La gente dice que el tiempo lo cura todo, pero no es exactamente así.

El tiempo lo único que hace es pintar de cal las paredes de la memoria, pero la lluvia de noviembre agrieta la cal y desconcha las paredes, y algunos recuerdos salen a la luz. Luego regresa la primavera y se vuelve a blanquear, y parece que todo es nuevo, y los jazmines vuelven a florecer y los jilgueros se dejan oír, escondidos entre las ramas de los olmos de la Plaza Nueva, pero las grietas siguen ahí, como un mal recuerdo. El tiempo lo cura todo, eso dicen, pero no es verdad. Yo aún llevo a Amalia grabada en mi piel con la fijeza de cientos de tatuajes, uno por cada día que pasé con ella, y tres por cada día desde que se fue. Pero eso no lo sabe nadie, porque ya procuro yo que no lo noten, es fácil cuando se tiene un buen compañero de dominó que además es poeta. Amalia y yo nos debimos haber marchado de la mano un 5 de noviembre de hace cinco años, cuando aún teníamos fuerza en el corazón para mandarlo todo a freír espárragos. ¿Antes dije que habría elegido morirme el día en que cumplí setenta años? Pues me equivoqué.

Bild 720
Pensándolo bien, tampoco importa mucho. Cualquier día puede ser bueno, siempre y cuando uno pueda despedirse. Porque es necesario despedirse. Nadie se marcha a un viaje sin besar a aquellos a quien quiere, sin abrazarse justo antes de embarcar. Las despedidas tienen que ser cortas, pero han de celebrarse con emoción y con alegría, ¡diantre! Porque a los viajes se lleva la ilusión en el rostro y no esta ictericia de mierda con la que amanezco todos los días. Yo no tendré despedida. Me marcharé cualquier día sin número y sin mes, y será un alivio para todos. Más aún para mí.
A las seis de la mañana entra la luz por la ventana de la habitación. Una enfermera se acerca al cabecero de mi cama y posa su manota sobre mi frente. Me toma la tensión sin preocuparse si aún estoy dormido, y después saca un termómetro y me lo introduce debajo del sobaco elevando con brusquedad mi brazo. Se va.
Pepa llega a las ocho de la mañana, suele ser muy puntual, descorre los visillos de la ventana y suspira. Suspira tres o cuatro veces antes de comenzar a limpiar la mierda que se ha acumulado durante la noche. Lo primero que hace es destaparme y dejar que mi cuerpo viejo, fofo y repleto de pústulas, se muestre a los ojos de quien vi nacer. Pepa se arremanga, separa mis piernas con dificultad, porque aunque ella no puede darse cuenta, aún conservo migajas de energía para mantener cierta dignidad.
Los médicos dijeron que un ictus había paralizado una parte de mi cerebro. Dijeron que me había salvado gracias a un milagro. ¡Un milagro! Dijeron que a partir de ese momento no podría hablar, ni moverme, y que probablemente no me enteraba de nada. Un milagro, dijeron. Tampoco puedo gritar, ni llorar, ni decirle a todo el que entra sin permiso en mi habitación que no quiero verle, porque hace tiempo que no debería estar aquí, hace tiempo que debería haberme ido. Un milagro es lo que necesito ahora.
Los trapos manchados de excremento van brotando como flores muertas de las manos de Pepa, quien con un rostro resignado pero aún afable, realiza su trabajo entre suspiros. Pepa ha encontrado al fin su vocación, y yo diría que se ha valido de mí para reafirmase en ella. Pepa, al igual que mi Amalia, no tiene hijos, y por muy absurdo que parezca ha entendido como responsabilidad suya todo lo que está haciendo por mí. ¿Por mí? Por mi viejo y podrido cuerpo. Todo eso lo pienso mientras la veo repasar con un paño húmedo de agua tibia cada palmo de mi piel, como si mantenerme limpio pudiese refugiarme de la humillación. A veces le acompaña Arcadio, comprensivo, servicial, estúpidamente risueño, quien me observa desde la distancia como antes lo hacía, con aquella sonrisa bobalicona que parecía soportar cualquier esperpento que ocurriera delante de sus ojos, la humillación más grotesca. Se sienta en una silla en la esquina de la habitación y observa a Pepa lavarme los brazos, el pecho, las piernas, el culo, y mis partes. Arcadio sonríe puerilmente, y las horas se le van derramando bajo el sombrero. Quizás por eso le aprecio: compartimos el mismo estado vegetal. Supongo que ahora debería entenderlo. Puede que si alguien me mostrase un espejo vería la misma sonrisa estúpida debajo de mi nariz.

Sturm30
A lo largo de los meses que llevo aquí tumbado, he visto desfilar ante mí a todos aquellos que aprecié y de los que nunca pude despedirme. Ahora ya solo preguntan por lo que como, si he dormido, cuántas veces he cagado y el color que tienen mis heces. Mis amigos se han hecho acreedores del tono de mis heces, y es importante que sepan al detalle el volumen y la consistencia. También Teresa, también. Ella viene dos veces en semana, habla mucho con Pepa, ahora es a ella a quien le cuenta aquella parte de su vida que me perdí. Lo hacen susurrando, como si fuese un insulto para los muertos oír cómo fluye la vida. Antes de marcharse, mira hacia la cama con una mirada lastimosa que pretende ser compasiva, pero no dice nada. Besa a Pepa y se marcha recordándole lo bien que se está portando con su tío y todos aquellos bienes a los que se está haciendo acreedora cuando llegue al cielo.
De igual forma, me hieren las miradas piadosas de mis compañeros de dominó, que vuelven a ser cuatro, e incluso el poema estúpido que leyó Sebastián mientras una enfermera me cambiaba la sonda en su presencia. Soy testigo del olvido a cuentagotas de mis vivencias, sustituidas por la cruel letanía de síntomas, diagnósticos, medicaciones y cuidados paliativos a los que me veo sometido. La enfermedad ha devorado mi cuerpo, y ahora se ceba con los recuerdos.

aHyNHMV3lkatco7e9YVVXiK4o1_500
Olivia nunca ha venido a verme.
Todos hablan mal de ella. Susurran que tan solo vendrá cuando haya que repartir el poco dinero que me quede. No es verdad. Olivia siempre supo que yo me despedí de ella aquel día de mi setenta cumpleaños. Recuerdo muy bien su rostro, su mirada viva, luminosa. Su entusiasmo al hablar, sus manos inquietas. Recuerdo muy bien a Olivia, y no quiero volver a verla. Supongo que algo así le ocurre a ella. Una vez me dijo que si tuviera que elegir un día para morirse escogería el día en que se enamorase de alguien con la misma pasión que yo sentía por Amalia. Ese día, me dijo, ya no querría vivir más. Se despediría de todos sus amigos con una gran fiesta y estaría haciendo el amor durante toda la noche. No dije nada, y ella creyó que no la había oído. Sí la oí, pero yo estaba pensando en Amalia, en la noche en que supe que estaba enamorado de ella. Si hubiera muerto ese día, me habría perdido muchas cosas.
Puede que ya no esté tan seguro de elegir el día en que hubiese querido morir. Juzguen ustedes y elijan por mí, pero hagan el favor de darse prisa.

5216889287_d29a733b50_z

(*) Todas las imágenes que ilustran esta entrada son obra de Edgar Ende

diseno-floral-retro_23-2147486730

Y DICE NERUDA…

30364_10151646757481057_363632301_n

Esta entrada, referida a la poesía erótica de Pablo Neruda, iba a ir sin más. A pelo. Sin prolegómeno alguno que distrajera la atención sobre la palabra del poeta chileno. Pero como las circunstancias, las penosas circunstancias, mandan, y resulta que Neruda era un buen amigo de mi tío, el también poeta y escritor José María Souvirón Huelin, y como, desafortunadamente, ayer falleció su hijo –y primo hermano mío– Álvaro Souvirón Price (él tiene la culpa de mi nombre) quiero dedicarle esta entrada a él y a su recuerdo. A la familia.
Descansa en Paz. Ya estáis juntos.

***

Y DICE NERUDA…
Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

***
Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!
Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

***
Veinte poemas de amor y una canción desesperada,1924, poema I

***

10371678_10203869686239518_2356547964740815032_n

retro-floral-ornamental-graphic-element_23-2147486721

A %d blogueros les gusta esto: