LA AUSENCIA BAILA

 

Un muy querido amigo, con motivo de la boda de su hijo, me pide ayuda para elaborar un texto que él deberá de leer en la ceremonia delante todos. Dicho texto debería hacer referencia a su mujer ya fallecida. Difícil tarea para el afectado que tiene que delegar este cometido en otra mente más fría para hacerle frente a lo mas penoso: Transmitirlo con la templanza y serenidad adecuadas.

Este es el texto que le remití y que, con su consentimiento, publico en este sitio.

LA AUSENCIA BAILA.

En los momentos más dichosos de la vida como es este, la ausencia  (que es hermana del alejamiento y de la partida)  y una de las sensaciones más enojosamente tristes que puedan existir, va y se rebela contra todo y contra todos y baila, animadamente, abrazada al recuerdo imperecedero brindando por la nueva vida compartida.

Y durante esa danza, la sensación de abandono involuntario de la que se fue, desaparece. Y entonces, esa huella de privación y carencia se vuelve presencia y permanencia. Se transforma el recuerdo en añoranza;  y el amor (que entre una madre y un hijo jamás desaparece)  se hace más fuerte que nunca.

Ella está aquí. En la memoria de todos los que la conocimos. De todos los que la quisimos. La ausencia baila y nos anima a todos a hacerlo con ella.

***

Anuncios

LISTADO DE MERCADILLOS CALLEJEROS EN NUEVA YORK. NOVIEMBRE – DICIEMBRE 2019

Con la llegada de los fríos, cada vez van quedando menos mercadillos callejeros en las calles de Nueva York.

Aquí tenéis los correspondientes a Noviembre y Diciembre.

A mi particularmente me fascina la Fête du Noel que tiene lugar en Bryant Park.

Un precioso lugar junto la Public Library y que tiene como principal aliciente, no solo su entorno y situación, sino además  su pista de patinaje sobre hielo y sus precioso puestos de ventas de objetos navideños.

No se debe de olvidar pasar tambien por el Holiday Market de Union Square

Por cierto, aquí tenéis una ruta de los escaparates por la ciudad.

Si hay algo que yo adore es la ciudad de Nueva York en la época navideña. No solo por la música y el ambiente en las calles. Los Santa Claus en los comercios o los asombrosos escaparates que montan todas las tiendas.

Bueno… Estos son:

Principios de noviembre – Principios de enero –

– Las tiendas de Navidad en Bryant Park

42nd St en Avenue of the Americas

Horario: lunes a viernes de 11 a.m. a 8 p.m., sábados de 10 a.m. a 8 p.m., domingos de 10 a.m. a 6 p.m.

Un mercado de Navidadde estilo europeo con regalos y artesanías hechas a mano.

Bryant Park, entre 40th y 42nd Sts y 5th y 6h Aves, Manhattan

Mediados de noviembre a fines de diciembre

 Mercado de Navidad en Union Square

14th St y Union Square, Nueva York

Horario: 11 a.m.-8 p.m. (Acción de Gracias cerrada)

– Una gran fuente de regalos de Navidad y Hannukah con más de 100 vendedores.

Union Square Park, ingrese en 17th Street y Broadway, Manhattan

Mediados de noviembre a fines de diciembre:

Feria de regalos de Grand Central Holiday

Vanderbilt Hall, Grand Central Terminal, NYC (Acción de gracias cerrada)

Horario: lunes a sábado de 11 a.m. a 8 p.m., dom 11 a.m. a 7 p.m.

– Ubicado dentro de Vanderbilt Hall, la feria presenta regalos distintivos de más de 70 vendedores. Grand Central, 42nd Street y Park Avenue, Manhattan

Mediados de noviembre a fines de diciembre Nov

 The Seaport Holiday Shops

Calles Fulton y South, Nueva York

Horario: 10 a.m. a 9 p.m.

– Con 25 vendedores de artesanías y adornos. También habrá espectáculos de luces y Santa está disponible para fotos dentro del South Street Seaport Mall.

Finales de noviembre a fines de diciembre Nov

Mercado de Navidaden Columbus Circle

W 59th St y Broadway

Horario: lunes a sábado de 10 a.m. a 8 p.m., dom 10 a.m. a 7 p.m.

– Ubicado a las afueras de Central Park, este mercado de Navidad seguramente complacerá a buscadores de regalos con todo, desde joyería fina hasta artículos de cuero y obras de arte.

KOOZA

Tengo una cierta experiencia con el Circo del Sol. Desde el primer espectáculo que vi en el año 2004. Desde entonces, han sido repetidas las veces que he visto diversas representaciones suyas en lugares tan dispares cómo  Sevilla, Málaga, Barcelona y Nueva York. Saltimbanco, Corteo, Dralion, Quidam, Alegría!  A Fairy Tale in New York y ahora, Kooza. Siete han sido hasta hoy. Todos me han gustado; unos, como es natural,  más que otros. Pero todos admirables y con montajes escénicos espléndidos.

Esta veteranía, me ha llevado a poder comparar y confrontar dichos espectáculos y establecer mis claros favoritos: Saltimbanco en Sevilla por ser el primero y germen de mi entusiasmo por lo que sucede bajo el Grand Chapiteu. Alegría! en Barcelona por la belleza intrínseca y su música inolvidable y A Fairy Tale in New York porque quién se puede resistir al Cirque du Soleil en el Madison Square Garden en la navidad Neoyorquina?

Con Kooza (un afortunado regalo de mis hijos) tenia yo una cierta reticencia. Había un poquito de reserva porque había notado un cierto (y lógico) agotamiento de los de Guy Laliberté o, seguramente, porque mi capacidad de asombro había llegado ya a un límite muy alto tras Alegría! y Saltimbanco. Hasta que – seamos precavido en las apreciaciones de favoritismo- llegó a Málaga Kooza. Una sorpresa inesperada.

Conforme iba avanzando Kooza, la sospecha del “más de lo mismo” iba desapareciendo para sorpresa mía. Contemplé números que me provocaron el sobresalto y la angustia. Esos acróbatas desafiando inverosímilmente las leyes de la gravedad; la contorsionista imposible; los volatineros con saltos increíbles, los trapecistas o el gimnasta que decide sentar la cabeza en la cumbre de nueve sillas puestas una encima de otra sobre una alta peana de madera.

Los payasos (qué risas) te alegran toda la velada con sus gags  y proporcionan descansos visuales, para  una retirada de bártulos del escenario entre actuaciones, sin que apenas se note el disimulado barullo. Todo está medido al milímetro y eso se nota en el resultado de cada número. Los trajes y toda la tramoya, fascinantes. La música en directo fantástica y la primera visión y el golpe de sonido al levantarse el telón alto que cubría a la banda fue fastuosa. Menudo batería!

En fin, un espectáculo digno de ver que no me defraudó y que recomiendo encarecidamente. No se lo pierdan.

PARA DIEGO CUMPIÁN EN SU 60 CUMPLEAÑOS

 

 PARA DIEGO CUMPIÁN EN SU 60 CUMPLEAÑOS

“Nada mejor que tener:  Vieja madera para arder, whisky viejo para beber,

viejos amigos en quien confiar y viejos libros que leer.”

 

Tengo la enorme fortuna de disponer a mi alrededor de numerosos amigos en diferentes grupos, que me hacen la vida más fácil y más dichosa. Amigos, que por eso del transcurrir del tiempo, se acercan más al grado de familia que al de compañeros. Amigos irrenunciables a los que yo, personalmente, aprecio muchísimo.  Con sus más y con sus menos, sus dimes y sus diretes, con réplicas y contrarréplicas. A todos los quiero sinceramente. A todos los distingo con mi más entregada amistad al margen de discusiones, comentarios y  diatribas que son condiciones innatas al roce, a la relación continuada y a la propia convivencia.

Pero siempre hay (en todos los grupos) almas nobles –excepciones se llaman–  que huyen y reniegan –con una innata bonhomía–de la confrontación y la rivalidad. Espíritus libres e íntegros que van a su aire, y vuelan por encima de cada uno de estos grupos haciendo que la convivencia sea más sana y más higiénica. Más merecedora de vivirla en paz y en armonía.

Diego, y a él me refiero, es una persona cabal, generosa y bienintencionada. Honesta y honrada con sus amigos.Alguien que vive su vida sin tamizarla por la de los demás. Aunque también, todo hay que decirlo, cuando va de gira por las Tierras Altas de Escocia, se mueve expertamente en el uso y manejo de la lengua eslava de la parte más oriental de la Chequia y se trastabilla con una cierta facilidad durante la disertación tranquila y serena en las horas postreras de los saraos culturales. Estas dos últimas apreciaciones –también esto hay que decirlo– lo hacen único, irrepetible y proclive a la anécdota brumosa y amnésica.

 

Ya estamos más viejos querido hermano. Bueno, a lo mejor no más viejos  pero sí más experimentados; más curtidos y fogueados en este periplo vital que los versados suelen llamar existencia.

Baqueteados estamos en mil situaciones que, en otras vidas más pacatas, con una sola de ellas, se justificarían su paso por la suya propia y les resultaría suficiente y aceptable. Tú, nosotros, mis otros amigos, ya te digo, las contamos por miles.

No te puedes quejar querido Diego, amigo mío, de la intensidad vivida.  Tampoco, de lo mucho que te queremos. Siempre juntos. Siempre amigos.

 

***

SUGERENCIAS DE UN VIAJERO IMPENITENTE A NUEVA YORK

 

 

Resultado de imagen de new york city 2019

Un muy querido amigo me hace una serie de sugerencias basadas en sus propias experiencias.

 SUGERENCIAS DE UN VIAJERO IMPENITENTE A NUEVA YORK

 Harlem

Resultado de imagen de HARLEM

Nos gusta visitar Harlem e ir a oír góspel y almorzar en domingo en restaurantes típicos de la zona, asistiendo a unas de sus misas, siempre sin tour ni organizados, vamos por libre y nos colamos o pagamos una pequeña cantidad en alguna de las muchas iglesias que por allí hay. Son sorprendentes y magníficos sus canticos. NO son espectáculos organizados y allí veras a muchos norteamericanos, evidentemente la mayoría negros, que van en familia a misa. Veras como se entregan estos feligreses a sus creencias.

También aprovechamos y vamos de compras a algunos almacenes que ya conocemos de esta zona y que tiene muy buenos precios, sobre todo en la calle 125. También hemos visitado el famoso Apollo Theater que es uno de los supervivientes del Harlem de los años 20 y 30, donde las tabernas, salones de baile y clubes de jazz atestaban las calles. En él han tocado y cantado gente como Duke Ellington, Aretha Franklin, Ray Charles, Jimi Hendrix, Billie Holiday o Diana Ross llenando la sala del mejor soul, blues y jazz. Puedes entrar gratis al vestíbulo, con una pequeña tienda de recuerdos. Si prefieres visitarlo por dentro, echa un vistazo al calendario de conciertos y a las famosas amateur nights semanales, donde se destapan nuevos talentos.

Para comer no te pierdas  el brunch en Sylvia’s, Amy Ruth’s o Red Rooster, con comida típica tradicional sureña con raíces africanas.

Otro de los encantos de Harlem son sus callecitas de brownstones, ya sabes esas casitas de color marrón con una escalerita en la puerta y que tanto salen en las películas americanas cuando se trata de NYC. Las más bonitas se concentran entre Malcom X Boulevard y el Marcus Garvey Park. Ve bajando por Malcom X Boulevard y adentrándote en calles como 123rd St hasta llegar al parque.

Hay muchas cosas que ver y no quiero tampoco ser pesado pero una cosas que no debes perderte en comer las llamadas galletas de Levain, una especie de cookies , así que dirígete por la calle 116 a la panadería de Levain.

 

Prospect Park y su entorno.

Resultado de imagen de prospect park

Parque urbano en Brooklyn.  Vamos a primera hora de la mañana al sur de Brooklyn en metro, hasta Coney Island y su magnífico paseo marítimo de madera de 6 millas hasta Little Odesa donde se encuentra Brighton Beach. Luego de pasear y ver la cantidad de tiendas, bares, restaurantes y panaderías rusas tomamos de nuevo el tren y nos dirigimos a la estación de Prospect Park.

Puedes encontrar muchas referencias de este parque en internet.

Después hay que dirigirse, nosotros hemos ido andando, a la puerta de la Grand Army Plaza, por allí encontrarás de nuevo típicas casas estilo brownstones de más lujo y preciosas junto a típicas tiendas de barrio súper simpáticas, conocida la zona como Park Slope y Prospect Heights.

Resultado de imagen de grand army plaza

Dirígete luego andando hasta la zona conocida como Dumbo, veras muchas tiendas y zonas simpáticas. Encontraras un Mall con tiendas súper buenas, sobre todo Marshall, en la Flatbusch ave con Atlantic ave.

Una vez allí veras de frente el puente de Brooklyn y buscar la pizzería Grimaldi, simplemente magnifica y buen precio. Se dice que es la mejor de NYC.

Tomate un helado en el mejor sitio para ello debajo del puente de Brooklyn, se llama el Brooklyn Ice Cream Factory.

Por supuesto te sugiero una tarde o una noche comer en el River Café pero es muy caro, debajo del puente y con vista a Manhattan espectaculares.

Resultado de imagen de THE RIVER CAFE

Sin dejar la zona te recomiendo un paseo por Brooklyn Height por su paseo junto al rio y su parque. Es una zona de casitas de alto nivel y preciosas, donde viven y han vivido escritores famosos americanos. Magníficas vistas de Manhattan desde su paseo.

También en Brooklyn encontraras la zona Williansburg de jóvenes con muchas tiendas vintage donde celebran un día de la semana con puestos de comida de todo tipo, el Smorgarburg, comida los sábados y el domingo puestos de venta de miles de artículos (parada metro Marcy Avenue, líneas J y M), también hay paradas de autobús. Magnifico restaurante muy visitado el Roberta y del que puedes encontrar referencias en internet, en la 261 Moore St dentro de un polígono industrial reconvertido por los jóvenes de cierto nivel adquisitivo (metro parada Morgan línea L)

Otras zonas que visitamos.

Si entramos a Manhattan desde el puente de Brooklyn encontraremos   a la izquierda los Piers, zonas de atraque de grandes barcos y también zona comercial y de restauración. El Seaport District. La calle Fulton St. mantiene los adoquines originales.

Resultado de imagen de seaport district new york

Seguimos hacia Battery Park, Wall Street y la zona donde estaban las torres gemelas. De estos espacios ya nos has dado mucha información.  Es muy bonita la plaza del Ayuntamiento y encontrarás por allí una tienda de discos y Cds magnífica, en la calle Chambers St.

Subiendo hacia Central park,  te encuentras a la izquierda con Tribeca, ya sabes que este barrio lo ha comprado casi entero Robert de Niro y es una zona cultural interesante.  A la derecha encontraras subiendo Chinatown con su arteria principal Canal Street, busca la calle Mott famosa por haber salido en muchas películas. Más adelante nos encontramos la cada vez más reducida Little Italy absorbida por el barrio chino. Los restaurantes chinos u orientales son auténticos, en algunos no sabes ni lo que comes ni lo que cuesta, pero son baratos.

Seguimos subiendo y encontramos Lower Manhattan antiguo barrio de trabajadores, más arriba te encuentra el barrio de Nolita, significa No Litle Italy,  y el Soho, barrio donde viven algunas estrellas del cine y la música, famoso por sus artísticas escaleras de incendios.

En la zona East Village encontrarás un restaurante llamado Katz’s Delicatessen, que salía en la película “Cuando Harry encontró a Saly”.

Subiendo encontraremos Washington Square que sirve de punto de partida para llegar al West Village donde encontraras el famoso club de jazz Blue Note.

Resultado de imagen de blue note new york

También nos gusta pasear por Chelsea, en esta ocasión estaremos en un Hotel de la zona, visitar el Flatiron district y Greenwich Village , entre ellos Union Square donde ya me has comentado lo del mercado de agricultores al que hemos dio todas las veces que hemos viajado allí. También es precioso pasear por Gramercy Park, buen barrio por la tercera avenida, con multitud de tiendas. Por Chelsea, algo más abajo encontraras el antiguo mercado de las carnes, Meatpacking district donde está un restaurante al que vamos que se llama Pastis en la calle Gansevoort St.

Subimos y nos encontramos con Midtown o centro de Manhattan.

Visitamos siempre la Estación Central donde tantas películas la han inmortalizado y aprovechamos para visitar la zona con las famosas ostras del Oyster Bar.

No te cuento más pues seguro tiene miles de información de esto pero te digo por donde solemos ir. Ya encontrará, en notas de más abajo, sitios donde solemos ir y otros que también vamos pero no te pongo para no tanto rollo.

Sorolla en Sociedad Hispánica de América

Los 14 enormes lienzos que configuran la colección las Regiones de España, que Sorolla prefería denominar Visión de España, los puedes ver en este museo de Nueva York,  institución fundada en 1904 por Archer Milton Huntington, un estadounidense enamorado de la cultura española. Este museo está en la zona más al norte del barrio de Broadway, en la isla de Manhattan, en concreto, cerca de la estación de metro de 157th Street de la línea 1. Seguramente no encuentres turistas en el museo, apenas te encontraras visitantes, toda una satisfacción.

Sitios interesantes para comer, tomar un café y un cup cake, una cerveza y  que solemos ir, algunos han salido en películas americanas:

MAGNOLIA BAKERY,  sexo  en New York, en el 401 de Bleecker Street, 200 Columbus Avenue en 69th Street , 1000 Third Avenue , Grand Central Terminal, Lower Dining Concourse, 1240 Avenue of the Americas en 49th Street, 1 Penn Plaza,  Lower Concourse

KATZ’S DELICATESSEN, en “Cuando Harry encontró a Sally”. En la 205 East con Houston Street esquina Ludlow St. El metro más cercano es 2nd Avenue de las líneas F y M.

THE LOEB BOATHOUSE, en… Sexo en Nueva York, en Central Park

BUBBA GUMP, en… Forrest Gump, en el 1501 de Broadway

BURGUER JOINT, la dirección es la de la puerta principal del lujoso hotel Le Parker Meridien. En la 119 West 56th Street, entre la 6 th y la 7 th Ave. Curiosisimo.

Ellen’s Stardust Dinner, camareros que cantan. 1650 Broadway, New York. Entre la W 50th St y la W 51th St.

Pizzerias: Muchas, solo pongo algunas: Lombardi´s Pizza, 32 Spring St,   Juliana´s ,  19 Old Fulton St, Brooklyn, Grimaldi´s. zona de Dumbo del barrio de Brooklyn, exactamente en 1 Front St, Brooklyn, está justo casi debajo del Puente de Brooklyn, Lenny’s Pizza, salio en la pelicula “Saturday Night Fever”, en 86th Street, New York, NY.

Heladerias: Muchas,  solo te pongo Brooklyn Ice Cream Factory, Puente de Brooklin, 1 Water St,

Shake Shack, se encuentra al lado del Puente de Brooklyn en el barrio de Dumbo. Pero vayas por donde vayas andando en Nueva York vas a encontrar algún local.

Gray´s Papaya, sus famosos perritos calientes o Hot Dog. 2090 Broadway, esquina con W 72nd St.

Chelsea Market.

En él vas a encontrar una gran variedad de comida: desde un puesto de marisco especialistas en Bogavantes, hasta puestos de pasta de la marca Rana, de Sushi, Tacos, chocolaterías y Heladerías. Así que solamente tienes que disfrutar paseando por el interior mientras piensas donde vas a comer. Hay puestos de todo tipo de comida, china, japonesa, las típicas salchichas de Currywurst de Berlín, comida italiana, mexicana, y una buena heladería como la L´Arte del Gelato. 75 9th Ave, New York, entre W 15th St y la W 16th St.

Resultado de imagen de chelsea market new york

Grand Central Oyster Bar & Restaurant. Es un restaurante de mariscos ubicado en el nivel inferior de Grand Central Terminal en 42nd Street y Vanderbilt Avenue

The Junction o The Duke`s.  Magníficos bares deportivo donde se reúne la juventud mientras sigue los eventos deportivos del día. Magnifica cervezas y raciones. En 329 Lexington Av.,  entre la 38 y 39 St. El primero y el segundo muy cerca de este en 560 3rd av. Entre la 37 y 38, este nos gustó más.

2.- Solemos ir a espectáculos, sobre todo musicales en Broadway y a escuchar Jazz y música en directo.

Sobre todo vamos al Blue Note, al Small Jazz y Fat cat, pero te pongo algunos de interés

Small Jazz Club

Un pequeño club del Greenwich Village. Te propone cada noche un máximo de 5 conciertos por noche. Localización: 183 West 10th Street, NY 10016

Fat Cat

Típico local norteamericano con música en directo y billares con gente jugando. Localización: 75 Christopher St, New York,

The Blue Note

Este fue el primer local de jazz que conocí en NYC. Es uno de los lugares de jazz más famosos no solo de Estados Unidos sino también del mundo. Hay más Blue Notes en el mundo (Tokyo, Pekín, Milán…) pero ninguno con la fama ni con los huellas de artistas en su escenario como Oscar Peterson o Tito Puente. No solo puedes disfrutar del espectáculo sino que también puedes cenar mientras ves el espectáculo. Situado en pleno Greenwich Village, Localización: 131 W 3rd St, New York, NY 10012, EE. UU.

Blue Smoke y Jazz Standard

Buena cenas a base de carne con una buena sesión nocturna de jazz. Blue Smoke es un restaurante con buenos vinos y excelentes carnes hechas al estilo sureño de Estados Unidos y justo en el sótano del citado restaurante se encuentra Jazz Standard, un extraordinario club de jazz. Localización: 116 E 27th St., New York, NY 10016,

Birdland

El apodo del gran Charlie Parker era Bird. De ahí que este local pasara a llamarse Birdland. Y es que fue el mismo Parker quien definió a este local como “La esquina Jazz del mundo”. Si vas a Birdland, vas a estar en un lugar de auténtico culto del jazz. No solo han pasado las más grandes celebridades por sus butacas sino que el escenario ha sido pisado por artistas de la talla de: Count Basie, John Coltrane, Sammy Davis Jr., Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Diana Krall, Liza Minnelli o el mismo Charlie Parker. Localización: 5402, 315 W 44th St, New York.

Ver a Woody Allen tocando jazz en Nueva York

Woody Allen toca desde hace muchos años en el Carlyle Cafe, que se encuentra en uno de los hoteles más lujosos de la ciudad en Upper East Side. Eso sumado al caché del artista hace que el precio sea mucho más elevado que otras propuestas. Carlyle Cafe en Roosewood Hotel – 35 E 76th St, New York, NY 10075, EE. UU.

Arthur’s Tavern

Resultado de imagen de arthur’s tavern

Este local es uno de los más antiguos de la ciudad. En él no solo podrás escuchar jazz, sino también blues y R&B. Localización: 57 Grove St, New York, NY 10014 Acceso gratuito

Otros como el BAMCafé en 30 Lafayette Ave, Brooklyn, una tarde de jazz en casa de Marjorie Eliot, cita original donde la pianista Marjorie Eliot abre cada domingo a partir de las 15:30 su casa de Harlem, es una casa particular y totalmente gratis. Localización: 555 Edgecombe Ave #3f, New York,  el Smoke Jazz & Supper Club en 2751 Broadway (entre las calles 104 y 105), Manhattan, el  Village Vanguard en 178 7th Avenue South, Manhattan, el  Dizzy’s Club Coca-Cola, en Frederic P. Rose Hall, Lincoln Center, 10 Columbus Circle, Manhattan, el Iridium en 1650 Broadway, Manhattan, el The 55 Bar en la 55 Christopher Street, Manhattan, el The Jazz Gallery en la 1160 Broadway, Manhattan, el Korzo en la 667 5th Avenue (Brooklyn)

 

 

EDUARDO GUILLE. TRES PELDAÑOS PERO UN SOLO ESCALÓN

 

¿Quien no ha tenido en su pandilla de la niñez y adolescencia un lugar de reunión, fijo y especial, situado en algún tramo de escalera? No puedo imaginar, para los chiquillos, mejor sitio que sirva de atalaya, de  grada y atarazana que una porción escalonada que procure altura, confort y sombra en la calle. Unos escalones estratégicamente situados a tiro de vistazo de alguna casa que les provea de suministro e instrumentos musicales en los momentos más necesarios de la jornada.

Mi hijo, por poner algún ejemplo, tenía su “Escalerilla”. Mi mujer pasaba las tardes  de verano en una “Escalera” y yo, tenía una pandilla, cuyo ágora era el llamado “Escalón”. Tan importante era que la panda, no se llamaba por el nombre de la calle sino como “El Escalón”. Aunque este constase de tres peldaños.

Un grupo de amigos que constituíamos una cuadrilla experta en disfrutar una edad -la adolescencia- llena de descubrimientos y de experiencias vitales que conformarían una parte importantísima de nuestro carácter y comportamiento vital futuro. Mi pandilla de Conde Ureña: “El Escalón”.

Se preguntará el lector de este escrito… ¿Y a qué viene el rollo que nos ha lanzado el Father Gorgonzola acerca de escalinatas, peldaños y escalones?

Eduardo Guille lleva teniendo, desde hace un cierto tiempo, una prolija actividad en cuanto a su faceta de Urban Sketcher ( ya saben esa técnica del dibujo “boceteado” realizado a pie de calle) y cada día, su técnica en esta disciplina (es opinión generalizada entre los grandes de este método) va progresando y desarrollándose positivamente de una manera manifiesta e incontestable.

Eduardo Guille, mi gran amigo desde los tiempos del Reino de Conde Ureña, ha tenido a bien el regalarme un precioso dibujo donde, con la técnica Urban Sketcher, me devuelve a la memoria las preciosas  e inolvidables situaciones que viví, hace más de cuarenta años, en aquellos tres imperecederos peldaños. Aunque nosotros, injustamente, bajáramos de rango al tramo y le llamáramos simple y llanamente “EL ESCALÓN”

Una injusticia como otra cualquiera.

Esta es una selección de los últimos trabajos de Eduardo. Me encanta ser su heraldo en esto de las redes sociales. Me encanta y me enorgullece notablemente.

 

 

LA LITO EN LA PARÍS

LALITO EN LA PARÍS

El pasado sábado tuve el privilegio de asistir, en la Sala París 15, a una nueva actuación del mejor grupo de blues del panorama nacional: The Lito Blues Band. Lalito para los amigos e incondicionales.

Iban abriendo boca al grupo valenciano “The Woodstock Experience” que presentaban un concierto homenaje al concierto que se celebró hace ya cincuenta años en el Sullivan County del estado de Nueva York.

Esa noche, Lalito estrenaba bajista. El magnífico Jorge Blanco fue sustituido por el también magnífico Jesús Ramos y puedo asegurar, que la intervención de este, de Jesús, (pasa a ser fijo en Lalito) fue formidable.

Salió Lalito. Y el Señor Fernández (Don JoséLito) comunicó al respetable que aunque ellos no iban a interpretar temas del mítico concierto, sí que tenían que reconocer que la música que ellos hacen en la actualidad viene alimentada por los estilos musicales -por los grupos e interpretes- que actuaron aquellos días del mes de agosto de 1969.

Fue un poco pérfido el líder del grupo anunciando el primer tema que iban a interpretar: “Crosstown Traffic” de Jimmi Hendrix. Y fue un poco pérfido -matizo- porque el guitarreo que se pegó el querido amigo fue tan tremendo, que el siguiente guitarrista (que a la postre interpretó también algún tema del Hendrix) debería de estar pensativo y preocupado por superar ese torrente musical que salió de las mismas entrañas de la “Enrique  García” celeste del músico malagueño.

Son incontables las veces que he visto en acción a Lalito. Muchas. Muchísimas. Y puedo asegurarles que esa  noche, la explosión sónica fue de órdago. Sorpresiva y  portentosa. La nueva formación es perfecta (como lo era antes, mucho cuidado) y las actuaciones de cada uno de los músicos fueron impecables. Una actuación que sólo podría ser superada con la intervención de una Suzette Moncrief , siempre brillante, que hace que cada actuación roce lo sobresaliente y lo mágico.

Manuel Moles, Nico Huguenin, Gus Herrera, Jesús Ramos y Lito Fernandez (todos ellos amigos míos) me procuraron un concierto cuya principal particularidad fue la excelencia, la veteranía y la destreza. Un concierto que me regaló, esa noche, un tsunami de blues magistralmente  interpretados. Para repetir una y mil veces.

Pinchad en la imagen de aquí abajo y podréis oír la versión de Lalito del tema  I Don´t Need no Doctor del recordado Ray Charles (1966). Aquí el maestro, se arma con una Gibson Custom 330 y la lía.

Disfrutadlo!

A %d blogueros les gusta esto: