ENRIQUE ALOT. ENDECASILABOS

ENRIQUE ALOT. ENDECASILABOS

En-ri-que-ä-lot-en-de-ca-si-la-bos… son once silabas. Como no podría  ser de otra manera viniendo lo que viene.

Alguna que otra vez, en las Reuniones en la Nubes que mantengo con mi muy querido amigo el Poeta Juan Miguel González del Pino, en los aledaños de la Plaza del Obispo, sale a relucir el nombre de Enrique Alot. Vezencuando, ya digo.

Uno, que siempre está “oreja avizor”, se preguntaba quien sería esta persona de la que hablaban elogiosamente tanto el Poeta JMGdP  como los demás cofrades de las nubosas reuniones: Los ilustrados Navidad, Salinas y Quesada.

“Nostálgico de versos con albahaca” dice de Alot la maravillosa Mariví Verdú.

A modo de disculpa, siempre alego en mi descargo, que nunca he sido un lector impenitente de poesía -debo de reconocerlo avergonzado- en parte porque mi primera poesía me llegaba en inglés de mano de las canciones de Cohen y Dylan. Y esa magia de la rima, se perdía en la traducción; Así que yo, me conformaba sin más remedio, con lo fonético y lo musical. Fueraparte -que diría el inefable Pocarropa- lo endemoniadamente raros que son estos ripios norteamericanos para el españolito de a pie.

Sigo haciendo acto de contrición y arrepentimiento:

Leyendo los seis tomos del Alatriste Revertiano, me propuse leer la obra (ímproba tarea) de Don Francisco de Quevedo: Borrachín impenitente y pendenciero, buen amigo de los suyos y peor enemigo de -entre otros- el atribulado y narilargudo Góngora, al que no bajaba al pobretico, de entre otras cosas de ludópata, sucio, indecente y marimoña. ¿Sería porque era cura?

¡Desdichados los enemigos de los ingeniosos! Porque tienen la batalla perdida.

Pero… Oh! mísero de mí ,oh infelice! que decía el afligido Segismundo, tampoco lograba yo entender lo suficiente los textos de Don Francisco como para que me engancharan. Vuelvo a avergonzarme. Aunque agradezco esta catarsis expiatoria y aclaratoria que evita malentendidos.

Debo de reconocer, que fue mi Maestro el Maestro de Maestros (y no es redundancia aunque lo parezca) Juan Miguel González, el culpable de que uno viese el camino claro y expedito hacia la mediana y pasable comprensión poética; quizás por esa cercanía que detentan sus trabajos. Y por simpatía (que no es palabra casual, sino puesta adrede) de Manolo Salinas, la Verdú y ahora, la del poeta Alot.

La prosa irreverente y de interminable ingenio de Paco López Navidad -afortunadamente y gracias al Altísimo- la entendía y entiendo perfectamente. Y sus buenos ratos me procura.

Sigo con Alot:

Después, a través de estos nuevos medios, descubrí algún otro soneto que me impresionó por su descomunal belleza. Así que sin pensar en la negativa- esa que se me regala muy pocas veces- me dirigí a Alicia, la hija de Enrique Alot para que -si a ella le parecía bien- me proporcionara una muestra del trabajo de su padre.

Pronto tuve en mis manos un precioso botín de letras. Letras ordenadas debidamente que conformaban, cada  lote de versos agrupados en cuatro-cuatro-tres-tres-, una magnifica y espléndida colección de sonetos de los cuales, he tenido a bien el recopilar estos diez que ahora tengo el inmenso placer de insertar y presentaros en este post. Ya veréis que buenos son!

Al final, pongo un entrañable documento donde podemos apreciar a Juan Gómez, cantando un poema musicado por él de Enrique Alot y éste -aprovechando el momento- se arranca y anima, vestido de pijama (aunque sin orinal) a la Don Camilo manera, a interpretar junto al cantautor.

Si queréis leer más sobre la persona de Enrique Alot, os remito a este enlace donde en su Web, Mariví Verdú, hace una preciosa semblanza:

http://www.flamencoenmalaga.es/malaga-articulo.php?pag=&id_articulo=35

Y estos son los sonetos de Enrique Alot Montes, lamentando muy mucho no pode hacer la separación debida entre estrofas, pues este maldito y fascista cibernético que es el programa, me lo impide.

Que los disfrutéis.

# 01

Por culpa de la artrosis que galopa

estoy plantado aquí como una mata.

Debido a otro defecto que no mata

me encuentro condenado a caldo y sopa.

Por la confusa niebla que me arropa

sólo queda ceniza en mi fogata.

Por algo que no añade ni arrebata

se mantiene una brisa casi a popa.

La musa no me apaga ni me aviva

tan sólo me conserva en este medio.

La mente que por suerte no me esquiva

despierta y acuciada por el tedio,

se mece igual que un corcho a la deriva

buscando entre lo absurdo algún remedio.

# 02

El incordio que suelta mi verso

y se aleja prendido a la brisa,

sólo lleva mi amago de risa

y el fracaso marcado al reverso.

A desgana conmigo converso

animando a la mente imprecisa,

y la mente me engaña, me sisa

y me deja plantado en lo adverso.

Frente al mar y en su orilla me huelo

que me falto a conciencia el respeto

cuando amaso a lo incierto y al ripio.

Que mi llanto no tiene consuelo

pues termino con este soneto

y me encuentro peor que al principio.

# 03

Su maltrecha apariencia me señala,

que el hacha no le aviva en absoluto,

que a veces, por costumbre, da algún fruto,

que sólo a falta está de olvido y tala.

Seguro de que antaño tuvo a gala,

haber sido el más fuerte y el más bruto,

y puede que sirviera al disoluto

borracho de refugio, alcoba o sala…

Mas por lo que endurece y que deshoja,

falta la sombra en que penara un chivo

 y al mochuelo su copa ya no aloja.

Con furia y arrastrando a lo erosivo,

insiste el huracán que me despoja

como el paso del tiempo hizo al olivo.

# 04

Aceite de ricino en la tetera.

Veneno de una cobra en la marmita.

La medusa, el rosal, la dinamita.

La ortiga, el aguijón, la esparraguera.

La sed, la indigestión, la vomitera.

El hombre sudoroso, el que tirita.

La pena inaceptable, la infinita.

La electoral campaña dominguera.

La horca, el pelotón, la guillotina.

La canción de un borracho en la mañana.

El aullido de un lobo solitario.

La lepra, el sarampión, la tos ferina.

O el virus que atraviesa una ventana.

No tienen parangón con mi calvario.

# 05

Se tropezó mi orgullo con tu orgullo

de sopetón, y un canto de sirena

me arrojó, convertido en alma en pena,

al banquillo primero y luego al trullo.

Un verso y un arrullo y otro arrullo,

forjaron poco a poco una cadena

y me encontré cumpliendo la condena,

ligando tu silencio a mi barullo.

Una década, un lustro, un mes y un día,

dibujando tu rostro sobre el muro

y pateando el reducto igual que un oso.

Con una cama dura, exigua y fría,

con agua no potable y con pan duro,

disfruté el pestilente calabozo.

# 06

Viva esta capital, la pandereta,

la castañuela, la guitarra, el cante.

Su feria y su jolgorio trepidante.

La bailaora, el vino y la peineta.

El trono, el estandarte, la saeta,

nuestra Semana Santa y su talante.

La guapa en su revuelo, en su desplante,

y El Palo, El Perchel, y La Caleta.

Y viva su castillo fortaleza.

Su gente a la que admiro y la respeto.

La biznaga, el sombrajo, la cerveza.

Y la extranjera rubia y el espeto.

Mas su mucho abandono y su pobreza

ponen broche de luto a mi soneto.

# 07

Porque es amante fiel  que lame terca

tu herida, bajo el cielo mientras nieva.

El genio amable que un manjar te lleva

cuando el potaje sabe a barro y tuerca.

La mensajera que su paz te acerca

y al yermo lo florece y lo renueva.

El soplo que te empuja y que te eleva

cuando el mundo te atrapa en una cerca.

Es un pájaro que anida en cierta nave

que avanza sobre un mar de fuego y quejas

con rumbo siempre fijo  hacia tu enclave.

Y aunque entre el barco y tú coloquen rejas,

verás que por un hueco pasa el ave

para ocupar un puesto entre tus cejas.

# 08

Y al perder tu ilusión, puede que el hielo

no cumpla su objetivo y te acalore.

Que acaso ante tu vista se evapore

el agua mansa que hizo de espejuelo.

Puede que sobre ti descanse el cielo

que la vida te aplaste o te devore

que tu venero exista y nunca aflore,

mas si eres como yo, de fiesta y duelo,

disfrutarás del tiempo que amanece,

con una suave brisa que te lava

la brecha que te mata o que te escuece.

Y acusarás el viento que a la brava,

destroza la esperanza y sólo ofrece,

la punta de una esquirla y te la clava.

# 09

Carne para aguantar, alma abatida.

Osamenta de alambre, pelo escaso.

Arrastro mi infortunio en el ocaso

por un barullo al que otros llaman vida.

El uno que hace trampa en la partida

El dos que me gobierna con retraso

El tres que me involucra en su mal paso

Y el cuatro que envenena mi comida

El rayo, el huracán, la lluvia helada

la humillación, el juicio, la condena

el cánido guardián, la zarpa, el cuerno

Sumiso y obediente a tu llamada

como un fantasma unido a la cadena

voy con mi cruz, camino de otro infierno.

# 10

No me vale el que enmienden bien la plana

ni cambien torbellino en suaves giros,

si ponen en mi alcoba unos vampiros

o nitroglicerina en mi campana.

No me sirve el que orquesten la pavana

ni embellezcan con gaitas los suspiros,

si después de pegarme cuatro tiros

me avivan con cianuro en la tisana.

No olvides que es mi mundo un vertedero

donde yace la risa con la pena.

“Prémiale por su esfuerzo al jornalero,

aleja del cadalso a la sirena

y ponle al pobre humano en el mortero,

un poco más de cal, menos de arena”.

 …///…

Y ahora, el vídeo prometido

…///…

Anuncios

EL BAILE MAS ANTIGUO DEL MUNDO

Hoy es uno de los días mas tórridos del año. Tórridos, en su dos facetas más comunes : La climatológica, que es esa que nos atrapa irremisiblemente en la desidia y en la lasitud; esa que nos condena al arresto domiciliario al amparo de la frescura ficticia, pero necesaria, que nos proporciona la máquina. Y la otra: La de la carne, esa que no se desaloja si no es combatida a duelos de espaldas sudorosas, de  miradas complices  y de músculos cansados. De abrazos consentidos y risas compartidas.  Que no se quita, de ninguna de las maneras, si no es bailando el baile mas antiguo del mundo.

La biodanza, como dice la musa.

Aprovechando las temperaturas horripilantes, y que, además, caen en mi poder unas letras  ciertamente sensuales -otras ya estaban en la faltriquera- aprovecho, digo, para retomar y reavivar un poco el “Rincón de la Lujuria” de este blog. Un rincón que dormía el sueño de los justos. También el del olvido. Del abandono.

Pero retomo este espacio de una forma muy especial. Porque como estas letras –a excepción de  la primera de esta serie de tres que viene ahora, y que ignoro su procedencia- están debidamente elaboradas y autorizadas por sus creadores (íntimos que son), se me ocurrió que también las imágenes, deberían de ser reales y pertenecer a otra íntima que por supuesto, elabora, protagoniza y  me envía. Ella, su legítima y enigmática propietaria.

Guardo en todos los casos, el debido anonimato, pues así lo considero pertinente y oportuno. Sólo hago pública la identidad de un autor que en su día, me concedió “La Potestad del Escriba”.

Tardes de días tórridos que dice el poeta Cumpián. Insufribles tardes de días tórridos.

Días Tórridos de Julio. También implacables. Días tórridos que mueren esperando que el execrable Agosto llegue, también con fecha de caducidad, pero con las mismas pretensiones térmicas. Eso ya, lo digo yo.

EL BAILE MÁS ANTIGUO

DEL MUNDO

# 01

 

El beso, el abrazo, la caricia, el tacto de una lengua húmeda y dulce, la mirada, las manos que no saben dónde posarse, los susurros, la miel y el agua, la boca que apresa otra boca, los mapas, las yemas de los dedos, el mordisco, el ardor, la calma, los vaivenes, las palabras, la bañera y el colchón, las risas, el ruido, un gemido imperceptible, el estallido de los músculos, el reconocimiento, el cansancio, la entrega.

Me lo dijeron una vez.

Es el baile más antiguo del mundo.

 

(Anónimo. O eso, al menos, creo yo)

 

 

 

# 02

 

Ahora mi amor

Que estoy desnudo

Porque no tengo

Ni tus hermosos muslos

Ni tu boca

Ni puedo acariciar tu pelo

Ni me coges de la mano

Y me la pones en tu pecho

Ni me miras ni gimes

¿Sabes lo que voy a hacer?

Dejar un sitio en mi cama

Para dormir contigo

No se que mas puedo hacer

Mi amor

Ahora que estoy desnudo

Que no puedo abrazarte,

Que el sitio que te dejé en la cama

Está vacío y no puedo cogerte,

Te me escapas de entre medio de los dedos

Tu hermosura es inmensa

Siempre la has tenido

No dejes que se vaya

Te estoy mirando.

De Miguel Ángel Cumpián

( El cajón de las bragas. 2ª parte)

 

 

#03

 

Poco me excita más que las palabras. Quizá los gemidos, quedos. O esa manera imperceptible, acariciadora, que tienes de hormiguear por mis muslos, casi sin tocarme. Pero, cuando me susurras al oído, cuando me escribes y me describes lo que querrías hacerme, sin que yo participara -este tiempo es para ti: no te muevas-, cuando me preguntas si me gusta -claro que me gusta-, cuando me cuentas que estaré bocabajo y me recorrerás el cuerpo y todos los surcos con la lengua y que entrarás en mí y me abrirás las nalgas y querrás olerme…

Cuando me mandas esos correos y me dices que me piensas y te masturbas, yo te correspondo. Y no puedo parar de tocarme. Durante horas.

 (De Sarmale. Anónimo porque ella quiere)

 Nota Bene: Me comunica mi querida Sarmale, que también es ella la autora del primer texto, asi que queda aclarada dicha autoría.

HOJA EXCEL JJOO OLIMPIADAS LONDRES 2012

HOJA EXCEL JJOO

OLIMPIADAS LONDRES 2012

 

Otra notabilílisima entrega de IvanCha desde su página: http://trabajosenexcel.blogspot.com.es/

 

Ahora nos proporciona  una fantástica Hoja Excel para que hagáis el seguimiento de los Juegos Olímpicos de Londres de 2012. Dice así Iván a modo de presentación de este excelente trabajo:

Dice así:

Como prometimos aquí está la plantilla de los JJOO.
Es el primer trabajo no automático de la página, y el por qué se basa en la cantidad de deportes enorme que tiene la competición. Además tampoco está protegida, así el usuario podrá cambiar lo que desee, y podrá introducir todas las competiciones que sean de su agrado. La plantilla trae implementada sólo la base de lo que puede ser este trabajo, que son los deportes de equipos, tanto masculinos como femeninos, con sus calendarios y formatos de competición.
Este trabajo lo podréis hacer grande vosotros si seguís introduciendo resultados de los distintos deportes por vuestra cuenta.
Espero que os sea útil.

 

Descarga directa de JJOO Londres 2012

 

Espero que os sea de utilidad

ACERCA DE EINSTEIN Y DE SU SANTA ESPOSA

ACERCA DE EINSTEIN

Y

DE SU SANTA ESPOSA

“Detrás de  un hombre grande siempre hay una gran mujer”. Esta tópica aseveración, como se comprenderá, carece de rigor.

De una manera ciertamente peyorativa, se entiende (obsoletamente)  que el ” Gran Hombre” ha dispuesto en su vida de tiempo suficiente para dedicarse a la consecución de su obra; mientras que su mujer, se ha dedicado a la crianza de los hijos y las tareas domésticas. Sus labores que se llaman.

No es así en muchos casos, y en bastantes –caso de la Señora de Curie, Doña María, por ejemplo- absolutamente falso.

Me proporcionan, y a eso voy, mis queridos Rocío y Alfonso, una curiosa documentación referente a la vida en común de Albert Einstein (quien gozaba –digo bien en pretérito- de mis más amplias simpatías) y de su primera mujer Mileva Maric.

No adelanto información, pero… Me da que  pensar el trato inflingido del creador de la Teoría de la Relatividad a su Santa esposa. Y sobre todo, fijaros en las “Reglas de Conducta” que le impuso a esta. Una barbaridad que cambia esa imagen de bondad, simpatía y docilidad que me producía el insigne físico.

Será todo cierto? Esa es la pregunta!

Y este es el documento en cuestión:

La roca detrás del genio, la mujer de piedra

“Hace poco hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famoso a mi marido”.

Mileva Maric y Albert Einstein se conocieron en la Universidad Politécnica de Zürich a finales del siglo XIX. Maric era la única mujer que estudiaba matemáticas y física en aquella universidad. En 1896 iniciaron una relación sentimental y Einstein estaba fascinado por la intensa colaboración intelectual que recibía de parte de su compañera serbia. A la única persona que disgustaba aquella relación era a la madre del genio, una alemana misógina y xenófoba, que nunca vio con buenos ojos a la serbia: “Ella es un libro igual que tú, pero lo que tú necesitas es una mujer. Cuando tengas 30 años, ella será una vieja bruja”.

Mileva Maric y Alberto Einstein a finales del siglo XIX

Como sea, la pareja estaba flechada porque ambos hablaban el mismo lenguaje: ella le dio clases de matemáticas (que nunca fueron el fuerte de Einstein), preparaban juntos sus exámenes y compartían el mismo interés por la ciencia y por la música. Einstein le escribió en 1900: “Estoy solo con todo el mundo, salvo contigo. Qué feliz soy por haberte encontrado a ti, alguien igual a mí en todos los aspectos, tan fuerte y autónoma como yo”.
En 1902, Einstein se trasladó a la ciudad de Berna, Suiza, donde consiguió empleo en una oficina de patentes. Tras cinco años de convivencia Albert y Mileva terminaron casándose a comienzos de 1903 y tuvieron su primer hijo al año siguiente. En sus ratos libres, Einstein desarrolló, entre otras cosas, la Teoría de la relatividad especial que habría de revolucionar la física moderna. Los frutos de su trabajo fueron publicados en 1905, en la -en aquel entonces- prestigiosa revista Annalen der Physik.

Un ejemplar de “Anales de la Física”

Hace poco que hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famoso a mi marido”.

Cuando se le preguntaba a Mileva por qué no firmaba los artículos que elaboraba junto a su esposo, su respuesta era: “Wir sind ein Stein!” (Somos Einstein), que en alemán significa “somos una piedra”.

Esta es más o menos la historia oficial, la que todos sabemos; pero se puede ahondar un poco más en la vida privada del genio, en sus inicios y sobre todo, en la relación con su primera esposa.

Aunque Mileva fue una sobresaliente matemática, nunca terminó formalmente sus estudios, en cambio Albert pudo defender su tesis doctoral en 1905. Para 1908, Einstein consiguió finalmente un puesto de profesor en la Universidad de Berna. En cuanto a Mileva, el matrimonio la obligó a abandonar definitivamente la universidad y la física.

Existen varias cartas del noviazgo en las que Einstein debate con ella sus ideas de la relatividad e inclusive se refiere a “nuestra teoría” y le da un trato de colega. A partir de estas evidencias hay estudiosos que concluyen que las ideas fundamentales de la teoría de la relatividad fueron de Mileva Maric, quien no pudo continuar con su carrera puesto que se hizo cargo del cuidado de los hijos, uno con retraso mental, lo que desde luego le exigió más cuidados maternales. Incluso ahora se sabe que engendraron una niña en 1902, antes de casarse, de la cual se sabe muy poco, sólo que la entregaron en adopción.

Mientras ella cuidaba de sus hijos y renunciaba a la ciencia, Einstein desde su puesto académico tuvo el tiempo suficiente para concluir sus estudios y desde luego para desarrollar la teoría, de la que se sabe ahora, no todo el crédito era suyo. En esa pareja de físicos alguien tenía que cuidar a los niños, alguien tenía que lavar y preparar la comida; y ése fue el papel que Einstein y la sociedad patriarcal asignaron a Mileva, quien subordinó todas sus aspiraciones a los objetivos de su esposo y puso todos sus conocimientos a su servicio.

Mileva Maric y sus hijos, Albert y Eduardo

“Mi gran Albert ha llegado a ser célebre, físico respetado por los expertos que se entusiasman por él. Trabaja incansablemente en sus problemas. Puedo decir que sólo para eso vive. Tengo que admitir, no sin vergüenza, que para él somos secundarios y poco importantes”, escribía Mileva a unos amigos. Einstein a su vez admitía: “Nuestra vida en común se ha vuelto imposible, hasta deprimente, aunque no sé decir por qué”.
Con el paso del tiempo la relación se tornó disfuncional. Ella ya no le resultaba divertida y tampoco le aportaba nuevas ideas ni conocimientos. Las “Reglas de conducta” que Albert Einstein le impuso por escrito en 1914 son una cruda muestra de su autoritarismo y, a su vez, del machismo y violencia sicológica que ejerció en contra de Mileva:
“A- Te encargarás de que:

1.   Mi ropa esté en orden,

2.   Que se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación,

3.   Que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.

B- Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales.

1-En especial no solicitarás que me siente junto a ti en casa,

2-Que salga o viaje contigo.

C- Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo:

1.   No deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello,

2.   Deberás responder de inmediato cuando te hable,

3.   Deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuanto te lo diga.

D- Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho.”

Con este tipo de imposiciones obviamente que las cosas no funcionarían nunca, por lo que los Einstein terminaron separándose en 1914. Einstein volvió a casarse en 1915 con una de sus primas, Elsa Einstein, quien también era divorciada y tenía dos hijas. Esta nueva relación marital fue como un necesario soplo de vida para el aún desconocido físico, ya que apenas un año después y con una inusual lucidez y energía dio a conocer su famosa Teoría General de la Relatividad.

Elsa Einstein, prima y segunda esposa del genio

Elsa fue la mujer sumisa que Einstein buscaba. En silencio y total sumisión supo mantenerse a prudente distancia, dedicada al hogar y facilitándole el trabajo de investigación. Su doméstica obediencia dio un paso más cuando aceptó organizarle la agenda y restringirle el número de visitantes que aspiraban hablar con él, a medida que crecía su fama.

De los hechos se desprende que Einstein nunca necesitó una esposa sino una secretaria, y que no quiso formar una pareja científica ni conceder crédito alguno en su teoría a su ex esposa Mileva. Quizá por eso, de alguna manera le pagó por su aporte, al otorgarle el dinero que ganó por el Premio Nobel de Física.

Un detalle bastante revelador aportado por la feminista alemana Senta Trömel -Plözt es que, cuando Albert y Mileva se separaron oficialmente en 1919, el documento del divorcio incluyó una cláusula de que, en caso de recibir Einstein algún premio por los artículos publicados en 1905 en los Annalen der Physik, debía entregárselo íntegramente a Mileva. ¿Tenía la esperanza Mileva que ese trabajo revolucionaría al mundo? ¿Cómo pudo saberlo si no fue parte del mismo? Fue en los años de su vida conjunta, hasta 1914, cuando nacieron las obras más importantes de Einstein, por lo que algunos creen que el papel de su mujer era significativo, sobre todo en matemáticas, materia en la que alguna vez brilló en su Facultad.

Mileva Maric

Y fue así que en 1921 Albert Einstein ganó el Nobel de Física por sus publicaciones de 1905, y un año después le entregó la totalidad del dinero del premio a su ex-esposa. Y también hay que decirlo: Einstein era un misógino empedernido. Estaba convencido de que “muy pocas mujeres son creativas. No enviaría a mi hija a estudiar física. Estoy contento de que mi segunda mujer no sepa nada de ciencia”. Decía también que “la ciencia agría a las mujeres”, de ahí la opinión que tenía de Marie Curie: “nunca ha escuchado cantar a los pájaros”. Aun así, dentro de ese machismo recalcitrante, fue quien acuñó la célebre frase: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

Mileva vivió hasta el último de sus días en Zúrich, en un apartamento con vista a la facultad en la que estudiaron juntos. El piso fue comprado justamente con el dinero del Premio Nobel.

Sirva este pequeño retrato de Mileva Maric como homenaje a esas miles, millones de abnegadas esposas y madres, que han sacrificado sus sueños, carreras e ideales, porque el instinto maternal y el amor han sido más fuertes que el estatus.

“La gente más feliz, no necesariamente tiene lo mejor de todo; simplemente disfrutan al máximo de todo lo que está en su camino”

BOB DYLAN DESENCHUFADO


BOB DYLAN DESENCHUFADO

Decir a estas alturas que Robert  Allen Zimmerman, que es el alias de un músico y poeta llamado Bob Dylan, representa para mí la mayor referencia musical de mi dilatada vida de aficionado, resulta innecesario. A estas alturas de la película ya te digo, nadie, ningún músico, supera ese sentimiento de admiración y entusiasmo. Sé además que peco de ser poco original, pues millones de personas sienten esa especial devoción -rayana en la veneración- hacia el músico y poeta de Duluth / Minnesota al igual que yo.

Tengo la teoría de que la grandeza de un músico se mide por las versiones que otros de la profesión hacen de su obra. Mientras más grande sea el artista que toma prestadas canciones de otros, mas se engrandece al autor de estas.

Si algún artista se ha versionado hasta la exageración, ese, ha sido Bob Dylan. Y Leonard Cohen no lo olvidemos; pero también, cada uno de ellos el uno al otro. La grandeza de los genios.

Debo de decir, a modo de inciso, que Joe Cocker – el mejor intérprete de temas ajenos- ha recreado trabajos de estos dos hasta superar –si eso se pudiera- los expropiados a sus autores.

Los temas de Dylan, han sido grabados por todos los grandes: el citado Cocker, el citado Cohen… Judy Collins, Steve Howe, Bono, Bruce Springsteen, Paul Simon, Eric Clapton, Mark Knopfler, Sting, Hendrix, Marley, Cooder, Bowie, algún que otro Beatles, y como es fácil suponer, el tema Like a Rolling Stone, entre otros, por los propios componentes de la banda de Morritos Jagger. Sigo? No creo que haga falta.

Dylan sigue haciendo historia con algunos de sus últimos trabajos.  Magníficos trabajos comoson: Time Out of Mind, Love and Theft y Modern Times. Una trilogía verdaderamente hermosa y que yo guardo con verdadera satisfacción. Bueno, a decir verdad tengo casi toda su discografía.

En su día, cuando la moda de los “Unplugged” – los conciertos desenchufados,  acústicos- adquirí el de Bob Dylan inmediatamente. Una serie -este DVD- de históricos temas con unas magníficas versiones. Fantástica es  la mejor versión nunca oída por mi que hace -y que me perdonen los Guns N’ Roses y el Clapton-  de Knockin’ on Heaven’s Door. Aunque por citar otra maravilla de este concierto en vivo, cito The Times They Are a-Changing’

Un inolvidable concierto. Una joya imprescindible en toda videoteca que se precie.

Así pues, ahora tengo el placer de proporcionaros este vídeo donde podréis corroborar todo lo que he afirmado antes. Además con las letras traducidas al español.

Aparecen junto al maestro: el bajista Tony Garnier, el guitarrista John Jackson, el batería Winston Watson y el organista Brendan O’Brien. Lo dicho: Una maravilla!

Aquí:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/television/concierto-bob-dylan-1994/480141/

Que lo disfrutéis.

JOSE MANUEL PASTOR. MALAGA EN COLORES

JOSE MANUEL PASTOR.

 -MÁLAGA EN COLORES-

Una de las circunstancias que más me fascina de este mundo virtual que es Internet, es el de la generosidad compartida. Lo he repetido en muchas ocasiones. En muchas, muchas ocasiones.

Lo digo, porque la gente comparte en este medio, espléndida y altruistamente, multitud de trabajos muy elaborados que hacen honor a su apelativo: Trabajo. Con una dadivosidad extraordinaria e impensada…

Estoy completamente seguro de que si esos regalos y/o préstamos, tuviesen que ser entregados en mano, “face to face” nos costaría muchísimo más el  proporcionarlos. Cosas ininteligibles del ciberespacio que son.

Pongo como ejemplo a los pintores, a los escritores, a los fotógrafos, a todos los artistas que suben sus trabajos a la red con la única pretensión de compartirlos y de que su obra sea contemplada. Yo, lo he comprobado personalmente hace unas semanas con la celebración del Millón de Miradas de este blog; por los desinteresados regalos que los artistas amigos- que viven en este corralón incorpóreo en una especie de clan pseudo familiar- me hicieron para la elaboración del post de la conmemoración del millón de visitas.

De todos mis amigo me espero lo mejor; y eso, como es natural me complace sobremanera. pero, al fin y al cabo, lo espero.

Pero si hay una sensación más agradable que supere esa otorgación de los amigos, es la de la contribución espontánea y desinteresada de los que no conozco. Bueno… de los que conozco desde pocas horas antes de la elaboración de los post que incluyen sus obras, y que cuelgo por aquí cuando ellos me lo autorizan. Y eso les da un enorme valor añadido.

Jose Manuel Pastor es el ultimo eslabón de están fantástica “cadena de favores” que se me concede continua, feliz y reiteradamente.

A través de una página de Facebook, me llega alguna que otra foto realizada por él; por Jose Manuel Pastor. Tanto me gustan que no dudo ni un instante en -de forma epistolar- solicitarle amistad, y posteriormente permiso, para usar sus preciosas fotos (solo las de Málaga que son las que conforman esta entrada) para elaborar una presentación monotemática en este blog. La ciudad. Sólo la ciudad.

Me acepta, me da su permiso y aquiescencia, y mirusté lo que son las cosas, que me entero que es compañero y amigo de otros más que íntimos míos. Las cosas de la Red! Del ciberespacio que mencionaba antes.

Así que me hago con las fotos de Jose Manuel Pastor para elaborar este precioso homenaje a Málaga.

Un vistazo inusual a una Málaga mágica y lisérgica. Colorida hasta la embriaguez. Reconociendo -no sin dificultad en casos- lugares que adquieren una nueva visión, una nueva dimensión por el ángulo, por el encuadre, por los efectos de óleos que el autor le procura y que les confiere ese aspecto peculiar e ilusorio. Como influenciado por la ingesta masiva de Absenta Comás. Esa que sólo se vendía en los Ultramarinos Cosmópolis de Calle Larios.

Contemplamos a través de no se qué filtro irreal, el matrimonio de conveniencia de la Alcazaba musulmana y el Teatro romano. Los rincones luminosos y distorsionados que separan -solo por una esquina, en casos también- la Málaga más antigua de la más moderna y actual. Distintas perspectivas de nuestra Catedral tullida: Ese templo que, por no tener, no tiene ni cabestrillo que le haga más llevadero el equilibrio. Calles teñidas de colores inverosímiles que parecen traídos directamente de las tenerías de Fez tamizados por el Mercado de Atarazanas.

Una Málaga onírica e imposible que ahora pongo a vuestra disposición con esta selección de fotos. Una Málaga virtual, aparente e imaginada que se asoma en estas imágenes, y  que estoy absolutamente seguro, os encantará.

Si queréis bajaros la presentación con La Málaga en Colores de Jose Manuel Pastor, podéis hacerlo desde aquí:

https://skydrive.live.com/redir?resid=9B5AD4B7DBD9E872!2435

Que la disfrutéis.

LISTADO DE MERCADILLOS CALLEJEROS EN NUEVA YORK. AGOSTO 2012

LISTADO DE MERCADILLOS CALLEJEROS

EN NUEVA YORK

AGOSTO 2012

Aquí teneis la relación de mercadillos callejeros instalados en la ciudad de Nueva York durante el mes de Agosto de 2012

Una gran variedad de articulos para comprar diferente enla City.

Estos son:

Aug 4 – JAMS Jamaica Avenue Festival
on Jamaica Ave from Parsons Blvd. to 169th St., Queens

Aug 5 – 60th Street Festival
on 60th Street from 5th to Madison Avenue, Manhattan

Aug 5 – Junction Blvd. Festival
on Junction Blvd. from Roosevelt to 35th Ave, Queens

Aug 11 – University Place Festival
on University Place from Waverly Place to 14th Street, Manhattan

Aug 12 – Steinway Street Festival
on Steinway Street from 34th Ave to 28th Ave, Queens

Aug 12 – Dominican Parade
6th Ave from West 37 St to West 52 St, Manhattan

Aug 18 – Westchester Avenue Festival
on Westchester Avenue from Bergen to 3rd Avenue

Aug 19 – Daytop Madison Avenue Festival
on Madison Avenue from 42nd to 55th Street, Manhattan

Aug 25 – West 4th Street Festival
on West 4th Street from 6th Ave to University, Manhattan

Aug 26 – Amsterdam Avenue Festival
on Amsterdam Avenue from 79th to 86th Street, Manhattan

A %d blogueros les gusta esto: