DE LOS APAÑAOS, LA CUCHARILLA DE CAFÉ Y LOS LEJÍAS.

bridgman_la_siesta

DE LOS APAÑAOS,

LA CUCHARILLA DE CAFÉ

Y LOS LEJÍAS

Para algunos más norteños que nosotros, este país que nos acoge, es un país de chapuceros.

De frangollones ineptos que improvisamos sobre la marcha y que ignoramos cómo seguir y aplicar los  debidos protocolos establecidos -para cualquier cosa- por una serie de profesionales. Profesionales, que enormemente preparados -y sobrepasadamente bien pagados- debieran de ser los guías espirituales de esta caterva de vividores, indolentes y haraganes que somos los españoles en general.

Los andaluces en especial y en particular. Tór mundo é güeno. Jóle!!!

 No puedo estar más en desacuerdo con esos imbéciles –en su mayoría teutones, anglosajones y soplagaitas de allende los Pirineos – que nos envidian no solo por nuestro inmejorable clima y nuestras costas, sino también por un carácter hedonista forjado desde los principios de nuestros primeros tiempos. Cómo si ellos ni comieran, ni durmieran ni bebieran hasta la saciedad, los pobreticos míos.

 Alema3791235229alema379g

Aunque pensándolo bien, la mayoría de estos pichaflojas y caralápidas, comen lo que comen que es ná y duermen como duermen que es menos que ná. Beber, lo que se dice beber, seamos justos, si que beben. Como desagües.

 Sin embargo, y a pesar de ese inexplicable sentimiento de tirria y resquemor hacia nuestro “modus vivendi y operandi”, la caterva de esos ciudadanos viene en tropel y revoltijo a pasar y a gozar en nuestro país los pocos días que sus múltiples obligaciones le dejan libres. Y van, y se vienen, -como quien no quiere la cosa-  a hacerle un favor a este país inoperante de negligentes perezosos. Los pobrecitos maharas!!

 Verán Uds.; y se lo digo a esos que nos tachan de manazas y desmañados… Nosotros, los españoles, sabemos aprovechar la vida, disfrutarla, gozarla de pleno, porque las horas de luz -y esa energía que nos reporta el sol- nos alargan la vida  (a la buena y gratificante me refiero) bastante más que a la mayoría de Uds.

Más, contra más se sube en dirección al Polo Norte.

 hortensia2

Ignoran que aquí, por estos pagos que conozco, con un huevo, un chorro de aceite y una patata, somos capaces de hacer un gazpachuelo tan reconstituyente como delicioso. Y que clavando unas sardinas en unas cañas, las ponemos al fuego en la playa y almorzamos manjar de dioses; no digamos si a eso le añadimos la simpleza roja de un tomate abierto nevado de sal.

 Saber vivir se le llama a eso. Savoir faire donde los gabachos.  Así que muy educada y cortésmente, le pido a esos autores de fríos protocolos de actuaciones que se vayan  -muy finamente, ya te digo- a tomar por el mismísimo culo.

 8749209834799257

Todo esto, ha surgido, porque mi querido amigo el Cónsul Rafael Pérez Peña -y a través de otro también muy querido amigo, el televisivo Juan Antonio O’Donnell- tiene a bien el remitirme un escrito esclarecedor acerca de los que he indicado más arriba. Lo apañaos que somos los españoles –en las mas adversas circunstancias- con  muy pocos medios y un mucho de ingenio. Con dos cohones!

 Con muy pocos medios, insisto mucho en eso. Miren Uds. otra vez, y como ejemplo personal: Yo durante algunos años, tuve como primer coche un SEAT 600. El Seita, muy a menudo, se le atoraba el chiclé de paso de gasolina y se quedaba petao. Bien… Creen que yo llevaba el coche al taller? Es más, creen que yo usaba para limpiarlo herramienta ad hoc y chorro de aire proveniente de compresor homologado? Pues no! Una cucharilla de café me proporcionaba todo lo necesario para efectuar esa reparación. Y muchas más amigos míos. Muuuchas más. Ríanse Uds. de los destornilladores de chromo vanadio.

 seat600D-motor

Podía faltarme en mi coche lo que fuese, pero nunca la cucharilla práctica y eficiente. La del café con leche mañanero. Adquirida, casi siempre, en la Cafetería Samoa de esta capital  mediante el subrepticio método del afane artero y disimulado. Como Dios manda.

 Disfruten lo que viene. Les va a gustar.

 ESTO NO ES FICCIÓN DE PÉREZ REVERTE!

Retrata muy bien el espíritu español que nos distingue del resto del mundo. La improvisación y la imaginación!

Juan Antonio O’Donnell

Noticia absolutamente verídica y exponente de una virtud española muy práctica: La improvisación.

EL “HUMVEE”, LA RUEDA

Y LOS COJONES

sangin-015


El día había empezado mal para la Sección cuando en la papeleta del servicio diario les tocó salir se escolta de protección de un “pez gordo”, algún político de visita, algún altísimo mando militar o algún mandamás de la organización cuya boina azul (o casco en este caso) portaban los soldados que desde muy temprano revisaban los motores de los “Bemeerres”, los fusiles, las municiones, los chalecos y demás equipo. Andaban todos jodidos y enfurruñados pues resultaba que el “pájaro” de turno había solicitado que a la escolta española, asignada por ser aquella nuestra zona de responsabilidad, se sumasen un par de vehículos norteamericanos.

images
Debió ser que el personaje en cuestión vería nuestros flamantes Nissan Patrol entoldados y diría que allí se montase Rita, que él quería uno de aquellos modernísimos y bestiales todo terrenos yanquis, los Hummer.

Así que el convoy sale desde Jablanica dirección norte , en dirección a un pueblo que se llama Gorni Vakuf y dónde se daban de hostias unos y otros sin descanso ni miramientos, y los españoles allí en medio, toma valle del Neretva y la madre que lo parió.

La cosa marcha como siempre, que si disparan a los vehículos, que si por allí caen bombazos de mortero, que si ojo no asome vuecelencia la gaita, hasta algún camarada es herido y curado sobre la marcha y “tira pálante, que esto no es ná cohones”
Avanzan los vehículos por la difícil carretera y los que van dentro de los Nissan miran con mucha envidia las puertas de sólida chapa de los “Humvees” y luego acarician la lona del vehículo español, “Toldos Cuenca” pone en un cartelito, y con la vieja resignación hispana y el no más viejo humor se descojonan de la risa:

nissan2
– Pos no tienen que llevá caló ni ná ésos ahí metidos
– Yo prefiero el Nissan
– ¡Donde va a comparar compadre!

Y los hombres que van en la caja, clavándose el afuste de la radio, los hierros de la lona y sujetándose con las rodillas como pueden sonríen y reparten tabaco entre ellos, justo cuando un pepinazo cae cerca y hace que la lona del vehículo se estremezca y los hierros suenen que ni una bailaora en un tablao de Sevilla:

¡Taclataclaclactlaclaclacclac!- con las suspensiones rebotando y el teniente que va delante acordándose de los japoneses, del ministerio y de la madre que parió a encargado de compras y material.

Entonces de repente el convoy se detiene, se activan las alertas, se despliegan los hombres, ¿qué pasa?, ¿qué pasa?…

Resulta que a uno de los vehículos norteamericanos se le ha pinchado unos de sus neumáticos, gordos, sólidos y teóricamente semiblindados.

5c081d1e0e48fd762f9b2633f803_grande

Allí está el caucho desparramado sobre el asfalto y el conductor mirándolo con cara de no saber siquiera que el cacharro aquel tenía ruedas. Dentro un oficial yanqui agarra la radio y empieza a transmitir coordenadas y novedades, se le ve muy serio y compungido:

– ¡Houston, tenemos un problema…!

El oficial español que parla inglés que le escucha y comunica al convoy la noticia de que hay que esperar pues los norteamericanos han solicitado, “por avería grave” el cambio de vehículo y están preparando en su base el helicóptero, un “Chinuk” nada más y nada menos, para los legos en materias militares el helicóptero en cuestión es ése negro y enorme de dos rotores y del que suelen colgar cosas como camiones o cañones:

ch-47f-chinook
– ¿Y cuanto hay que esperar mi teniente?– pregunta un legionario con barba de varios días, descamisado y con el chaleco antifragmentos abierto, se le ve al hombre cansado, con ojeras y como se dice en España, hasta los mismos cojones.
– Pues un par de horas lo menos… Mientras preparan y arrancan y pitos y flautas…
– ¡vaya putada mi teniente!, hoy había celebración de cumpleaños del cabo Rogelio…
– ¡Es verdad!, pero hay que joderse, ya sabéis, España nos mira y eso…
– ¿Y por qué no cambian la rueda mi teniente?

La pregunta es tan obvia que resulta casi estúpida, pero todos se miran asombrados y se ponen en pie, sonrientes. ¡Seremos gilipollas!, se dicen y el teniente que parla hereje les dice a los norteamericanos que oye, que eso que cuelga del bastidor es otra rueda y que se pone sustituyendo a la otra y listo.
Pero los yanquis se miran unos a otros con cara de haba:

– ¿What?
– ¡Que la rueda desnortaos!

c617x266_humvee
Pero los soldados yanquis no mueven un músculo. Y las horas empiezan a pasar lentas, muy lentas, y los lejías venga mirar el reloj y en la base el cabo Rogelio destapando la primera botella de “Yonigualquer”, y entonces se levanta uno, flaco, desgarbado, con un cigarro entre los labios y se queda mirando la rueda pinchada:

– ¡Mi teniente permiso pa cambiar la rueda!
– Estos no traen la llave de ruedas de pulgadas.
– Eso lo arreglo yo si me da usted permiso…

El teniente se acerca al oficial aliado y le comenta el plan, que esto lo arreglamos nosotros y así nos quitamos de esa posición tan expuesta y tal y tal. El otro accede no sin antes advertir al oficial español la diferencia de medida entre ellos y los atrasados europeos que usan el sistema métrico decimal y que por tanto las herramientas que traen en dotación los españoles no sirven:

843561
– ¡Nema Problema amigo!, en dotación los españoles traemos también el ingenio- dice sonriente el español, a su espalda se oye un grito anónimo.

– ¡Y los cojones mi teniente!

El legionario flaco y con cara de pícaro agarra una llave fija de medida superior al tornillo del “Humvee”, luego con un destornillador plano ocupa el espacio que quedaba y empieza a apretar con fuerza. Los norteamericanos se quedan patidifusos cuando se escucha el seco ¡Clac! del primer tornillo cediendo:

– ¿WHAAAATTTTT?

Y más de piedra se quedan cuando los compañeros del legionario se turnan para aflojar los tornillos del vehículo, meter el gato de un Nissan, que apenas puede levantar al mastodonte americano, quitar el neumático pinchado y poner el otro.

Los norteamericanos no ha dejado de tomar notas en ningún momento, todos con sus lapicitos y cuadernitos con el sello del US ARMY.

 PENCIL-A-12

 Y mientras el “pez gordo” que ha visto toda la operación sin abrir la boca decide que el viaje de regreso lo hará en uno de aquellos destartalados Nissan españoles que serán más inseguros e incómodos, pero que seguramente le llevarán a donde quiera ir sin tener que esperar un helicóptero, no porque resulten mejores vehículos, todo lo contrario, sino porque resulta que los tíos aquellos mal afeitados, mal encarados, que rumiaban en español palabras que al “pez gordo” le sonaban fatal, resulta que son los más avispados soldados de toda la unprofor, los únicos capaces de sacarle de un atolladero con un destornillador y una llave grande.

tire
Y así el convoy regresa sin más novedad a la base y sin más bajas que una rueda semiblindada de “Humvee” tirada en una curva de la M-16 cerca del pueblo de Gorni Vakuf, en el valle del Neretva. Seguro que si la rueda es española, allí no se queda.

Y el cabo Rogelio pudo celebrar su cumpleaños junto a sus camaradas que se pegaron toda la noche partiéndose el pecho de risa mientras se imaginaban el “Chinuk” a medio camino recibiendo la noticia:

– Charlie uno, Charlie uno, aquí base…
– Aquí Charlie uno, cambio…
– Regrese de inmediato, misión cancelada, cambio…
– ¿Motivo?
– Un soldado aliado que según mensaje recibido del mando español “estaba hasta los cojones de esperar”
– Ok, Roger, regresando a base, Charlie uno cierro…

A. Villegas González. Abril 2012
Relato basado en hechos reales ocurridos durante el servicio de la Agrupación Táctica CANARIAS en Bosnia y Herzegovina entre abril y octubre de 1993.

 espanoles--647x231

MARK KNOPFLER. PRIVATEERING EN EL ALBERO

2013_07_28__01_07_18__2129

MARK KNOPFLER.

Privateering en el Albero

Va a ser que voy que tener que dividir esta entrada en dos partes bien diferenciadas. Dos partes con un nexo común: El concierto que ofreció Mark Knopfler en la  Plaza de Toros de La Malagueta el pasado sábado 27 de Julio de 2013.

 Un previo primero, y después, para terminar, la crónica del concierto. Un concierto que he tenido la suerte y el privilegio -impensado y casual, pero anhelado – de haber asistido.

EL PREVIO.

Hacía ya un año -demasiado tiempo para un desasosegado e inquieto rabo de lagartija que soy-  que tenia yo conocimiento de la celebración del concierto de Mark Knopfler en Málaga. Lo adelantado de la fecha primero y después el alto precio de las entradas y de los adminículos -taxis, tapeo y cervezas; las entradas, copas e imprevistos- me desanimaban cosa mala. La cosa, ya se sabe, está como está.

 Pero no puedo, a mi pesar, evitar ser un animal  inquieto y desasosegado. Nervioso hasta la exageración y la angustia. De modo y manera que cuando la “reconcomilla” y el remordimiento, el sentimiento de pérdida de la ocasión única, desplazaron de mi mente la precaución y el recelo hacia la desmesura económica, las entradas, ya se habían agotado. Totalmente. No había la más mínima posibilidad. Agotadas; ya te digo.

 1374965027263

Me maldije cruelmente por mi indecisión e indeterminación en un caso tan excepcionalmente ilusionante para mí. Una oportunidad, que yo -dejándome de milongas- debería de haber previsto con antelación suficiente. Perderme la actuación en Málaga “del zurdo que toca con la derecha” y yo permanecer tranquilo, impávido e impasible en mi casa? Era una circunstancia dolorosamente impensable. Los nervios me devoraban. La inquietud -estoy seguro- y el abatimiento, se habrían instalado en mi ánimo -con una fuerza insoportable- hasta por los menos, un par de años desde la celebración del concierto.

 A dos meses vista, acudí a mi ángel de la guardia de ultimo recurso (AGUR); alguien a quien aprecio sinceramente: Mi queridísimo amigo Luis “Toro” Bravo. Sabiendo que es el dilecto padre de la Diputada de Cultura de la Excma. Diputación de Málaga, y creyendo –ilusa e ingenuamente- que las cosas eran como antes de los antes, llamé a mi amigo para ver si pudiera hacerse con dos entradas para el concierto. Ese concierto que ya -por la circunstancia de que estaban agotadas las entradas- me producía los estertores de la  no presencia. De forma irremediable. “Money for Nothing”.

 mark-knopfler-malaga_17

Dos meses que se me hicieron eternos. Las noticias del AGUR llegaban con desalentadora escasez y parsimonia; y las que llegaban, iban pintadas de negrura y tenebrosidad en cuanto a previsiones de éxito. Espantosa e insoportable era la situación. Tensa la espera. Mecagontó!

 Aconteció, por primera vez, que la guapísima diputada Marina Bravo -¿aún no habéis vistos sus ojos?- disponía -como es natural- de dos entradas invitación para ella y su costillo. Aconteció, por segunda vez, Oh gracias hados del destino! que esta pareja estaba invitada a celebrar un bautizo en el que ella actuaba de Madrina! Gracias también a Cástor y Pólux, dioses romanos preferidos  míos que son!; Así pues, de esa manera, se abría la posibilidad de que yo pudiese ir al concierto acompañando al padre de la criatura. Perdón; de la Diputada.

 1374965160468

Aconteció, por tercera y maldita vez (que ya está bien de acontecimientos!!) que mi amigo fue también invitado con su Santa al mismo bautizo antes citado. Así que las invitaciones, Oh perverso, pérfido y vil destino, quedaron desleídas de forma indefectible e invariable en el caldo de la decepción y de la angustia. Perdidas como lagrimas en la lluvia una vez vuelto del más allá de la constelación de Orión que últimamente está muy visitada.

 El día del concierto, yo reposaba, desencantado; conformado y desilusionado -a eso de las cuatro de la tarde- con la resignación por montera. Sabía que se me había escurrido de entre los dedos, la última oportunidad de ver al de Glasgow en directo. Con la presentación de su primer disco doble que había estado oyendo atentamente durante mese por si acaso de daban las coordenadas especiales necesarias. Además, uno de sus mentores J.J. Cale, había fallecido por la mañana. Intuía yo homenaje por parte de Knopfler hacia otro de mis imprescindibles.

 De pronto, recibí un mensaje de texto: “los milagros existen; tengo dos entradas para ti”

 El corazón me dio un vuelco.

 IMG-20130727-WA0004

Repítemelo!, le dije… y dos?  Dos!! Luisss? La foto la recibí un minuto después. Vente a por ellas!!! me dijo. Otro vuelco del desbocado.

 Me levanté de la cama como un resorte oxidado que soy, le dije a Santa lo que pasaba.  Nos duchamos, nos vestimos, cogimos aprovisionamiento de ron, y casi sin resuello, allá que nos fuimos a casi 25 Km. de distancia  a recoger el preciado salvoconducto hacia el paraíso de sonido y luz.

 Nada más salir a la autovía me para la Guardia Civil. La cagems tots dije para mí en prefecto catalán. Cuando bajo la ventanilla me dice el agente que continúe el camino que solo era una comprobación sobre nosequé de un accidente. Otra prueba de los dioses a mi poca paciencia.

 Vaya susto que me han dado Uds.!! , le comenté… y me fui cantando muy  bajito por si acaso. Sigo mi camino y  -por fin- llego a casa de mi amigo.

 Nos hacemos foto de rigor demostrativa del logro…

 IMG-20130727-WA0005

 Me aprovisiona de agua fresca para la vuelta. Me hace jurar crónica escrita del concierto y nos desea que lo pasemos bien y que lo disfrutemos. Asegurándonos con la boca más chica que yo haya visto en mi vida, que si! Que si le apetecía mucho ir al bautizo en vez de al concierto. Así, que para pagar la deuda contraída, eso es lo que estoy haciendo ahora. La crónica precedida por este previo.

 A las seis y media de la tarde llegamos a Málaga. Nos encaminamos para hacer tiempo al templo Cumpián donde ordeño debidamente  a una Chivas de 12 años. Y nerviosos, a eso de la ocho y treinta de la tarde, nos encaminamos hacia el coso de la Malagueta. A ver la inmensa e ilusionante faena que se avecinaba.

 mark-knopfler-malaga_12

Quiero dar las mas efusivas gracias a mi querido amigo Luis; a su hija Marina, porque sin saberlo ellos, me han proporcionado una de las más inolvidables veladas musicales de estos últimos años. Un concierto que figurará en los anales de  mi recuerdo junto a los entrañables de David Byrne (Talking Heads), The Police, Génesis, Rolling Stones, Bob Dylan y Paul Simon entre muchísimos más. Entre muchísimos muchísimos más.

 Mi más encarecido agradecimiento!!

EL CONCIERTO.

“Me gusta tocar las viejas canciones.

 Yo las escribí y a la gente le gusta escucharlas. Tan sencillo como eso”.

(Mark Knopfler)

 IMG-20130728-WA0011

Abandonamos Casa Cumpián con un puntito muy adecuado para acudir a un concierto de estas características.

 Lo primero que observamos otra vez ( yo lo habíamos hecho a eso de las seis de la tarde) era los cuatro enormes trailers de equipo que traía el Knopfler (dispuesto estaba ya en un enorme y suntuoso escenario); las largas colas de antes, ya habían desaparecido; recuérdese que aún faltaba mas de una hora y media para que empezase el concierto y que, además -cosa que agradezco- no había telonero petardo.

 Quiero indicar que la organización fue perfecta. Los acontecimientos acaecidos en Madrid, parece ser, han puesto un poco en orden las cosas en tanto y en cuanto a los aforos y sus correspondientes y proporcionales entradas a la venta.

 1374965598730

Los espacios de pista (ruedo) y gradas, estaban perfectamente delimitados; de modo y manera que los de gradas no podían acceder  a pie de escenario y viceversa. Así que, aunque lleno absoluto, en el coso nos disponíamos con anchura y comodidad. Pudiendo abandonar nuestro sitio -casi en primera fila- cuando queríamos para ir a repostar cervezas, y, después, poder volver cómodamente a tu sitio anterior.

La fraternidad se presentó con el encuentro imprevisto de dos amigos jienenses – Alfonso y Tronco- que, aun acabándolos de conocer en ese momento, fuimos fieles acompañantes, los unos para los otros, durante todo el concierto; Alfonso con un conocimiento exhaustivo, total y absoluto de la vida y obra de Mark Knopfler, me iba indicando tema a tema, cada uno de los títulos que empezaban  a sonar y  al álbum al que pertenecía dicho tema. Gracias a él, documento de forma más veraz este artículo. Todo eso, habiendo oído solo un par de acordes. Un maestro.

 mark-knopfler-malaga_11

Por otra parte, Tronco, fue la representación gráfica y física de lo que una persona puede disfrutar, deleitarse y divertirse en un concierto de música. Desde aquí mi mas afectuoso saludo para los dos. Buenísima gente. Alfonso y Tronco. De Jaén. Quesos Romero.

 Ah! Recuerdos de Nini!!!

 Sigo…

 Grandes y organizadas barras, vendedores de pizzas por el ruedo, Cabinas higiénicas para necesidades perentorias, riquísimos perritos calientes. La temperatura fantástica con rachas de aire que refrescaban el ambiente; y, allí situado, un enorme, gigantesco escenario donde se ubicaba el esplendido equipo de sonido y luz; y después, el grupo al completo; estos fueron:

 Richard Bennet (guitarra), Jim Cox (piano), Guy Fletcher (teclado), John McCusker (violín) y Mike McGoldrick (flauta), Glenn Worf (bajo) y Ian Thomas (batería).

 Salen, con el jefe, junto a nosotros que le esperábamos pegados a la barrera de separación del escenario. Ocho musicazos contando al maestro.

 1374965027661

La primera canción “What It Is” de su álbum “Sailing to Philadelphia” nos anuncia por donde iba a ir los derroteros. Una mezcla de viejos temas con los nuevos de su ultimo trabajo “Privateering” que da nombre a la gira.

 Después del “What It Is” le tocó el turno al rock n’ roll “Corned Beef City”, para después relajar los brios y deleitarnos con la preciosa balada acústica “Privateering” en la onda mas dylaniana del concierto. Siguieron entre otras “Father and Son”,  que hiló con la acostumbrada “Hill’s Farmer Blues”…. Después vinieron muchas más entre las que se incluyeron temas clásicos de su época con Dire Straits (faltaron “Lady Writer” “Once Upon a Time in the West” y, sobretodo “Sultans of Swing”; pero juro por mi honor que no importó. No importó nada de nada)

1374965161531

Siguió con el mítico tema “Romeo & Juliet” que dio pie a la anécdota de la noche:

Tras dicha interpretación, el publico empezó  a entonar los primeros “oéoes”. La banda, animada por el propio Knopfler, no dudaron en seguir con un improvisado acompañamiento el coro del público. Este precioso detalle, hizo vibrar la plaza de La Malagueta. El artista fue correspondido con una agradecida, emocionante y atronadora ovación al grito de Torero! Torero! Torero! .

 

Mark Knopfler se estaba divirtiendo en Málaga; y eso se notaba en el escenario y en el ambiente. Aun, puedo asegurarlo, que si cierro los ojos,  todavía consigo ver brillar el dobro resonator guitar de Knopfler refulgiendo en el azul oscuro de la noche.

 1374965100438

Después la preciosa “Postcards from Paraguay”, y  tras algunas otras maravillas que ya se me escapan, (Alfonso, sabría cuales)  y para intentar cerrar el concierto, un esplendido y soberbio “Telegraph Road.”

 

 Saludando, salieron.

El publico vociferaba sin descanso reclamando otra vez la presencia del músico en el escenario. Cuando subió para los bises, la Malagueta parecía que iba a derrumbarse. “So Far Away” hizo que todo el mundo, embelesado, empezase a bailar de nuevo para, por fin, terminar con el éxtasis producido por el himno único que supone el “Going Home” de su mítico “Local Hero”.

Una maravilla musical, un espectáculo sublime y excepcional broche final para una noche inolvidable. No puedo saber si Dios escribe derecho con renglones torcidos.  Lo que si sé a ciencia cierta, es que Mark Knopfler tocando -siendo zurdo- con la mano derecha, nos eleva hasta el cielo de la satisfacción.

1374965537359

Quiero volver -porque me sale del alma-  a dar las gracias a mi querido amigo Luis Bravo, por haberme procurado dos placeres anhelados en un cortísimo espacio de tiempo: El poder asistir a los conciertos de dos de los mas grandes músicos y guitarristas vivos de la historia de la música: Robert Cray y Mark Knopfler. Si no hay dos sin tres, me pregunto que será lo que está por venir…el Sábado, se lo preguntaré en su casa. El Sábado, sin dudarlo, se lo preguntaré.

Te quiero Toro!!! Ya lo sabías de antes. Ahora ya lo sabes más todavía. Si cabe, amigo mío; si cabe.

mark-knopfler-malaga_5

Si os apetece ver el concierto completo de la gira Privateering (esta vez en Amberes)  podéis hacerlo desde aquí. Yo desde luego os lo recomiendo.

..///…

J.J. CALE IN MEMORIAM

J.J. CALE

j.j. cale in memoriam

Durante años fui un fiel seguidor de un fantasma. Un fantasma al que solo lo reconocía por su voz. Por su cadenciosa guitarra.

 J.J. Cale me acompañó toda mi vida con su música. Al igual que a  -pongamos de ejemplo a los Gentle Giant- adoré sin tener ni la más remota a idea de cómo era su aspecto físico. Sus Álbumes, carecían de foto alguna y empezaron a titularse con números; espectacular el  5 (Five).

 Su guitarra no era difícil de seguir y su voz era tan inconfundible como especial. Su música… Su inolvidable y enternecedora música siempre me perteneció…

 Nunca tuvo afán de protagonismos. Ahora –parece ser- se ha ido de la misma manera.

 Sirva esta entrada en éste blog no como homenaje ya , sino como entrañable abrazo de amigo y compañero, a uno de los músicos que más me han influido en cada una de mis etapas vitales.

 Descansa en paz amigo. Querido amigo.  Adiós Jotajota.

Aquí lo tenéis en directo.

…///…

…///…

EN CASA ZAMBRANO

DSCN0829

EN CASA ZAMBRANO.

 Entrar en el universo particular de Tato Zambrano siempre resulta un placer sorpresivo y atrayente. Un verdadero y absoluto deleite. No por los regalos, que también, sino por el delicioso trato recibido por el convidante.

 Pasar una velada en casa del artista plástico Jose Luis “Tato” Zambrano, es siempre también una atractiva  e imprevisible aventura. Una inmensa satisfacción que te proporciona la constante y magnifica atención que te dispensa como anfitrión.

 Surgió la visita a su casa de una manera tan inesperada como espontánea. Tanto fue así, que apenas un par de horas después de haber sido solicitada y requerida nuestra presencia,  Father, mi andaráz amigo Kuky de Todos los Santos, y nuestras correspondientes y amadas secuaces, Santa di Gorgonzola y la juris-prudente (sic) Morazo, nos hallábamos -amparados por la arboleda- sentados ante una preciosa mesa (entre bonsáis, velas y sándalos) dispuesta y engalanada con una vajilla fabricada por el propio artista. En Casa Zambrano.

 DSCN0815

Entrar en el santuario de mi antiguo amigo Tato -cuarenta años de amistad nos contemplan desde estas alturas- es tan ameno y agradable cómo singular y diferente. Tato es una mezcla extraña y nada proporcionada de fobias. Me explico, no se me malentienda. Debe de tener un tanto por ciento importante y notable de Kenofobia: miedo al vacío. A esa propensión y querencia, le añadiremos el resto del porcentaje dividido a partes iguales entre la Misofobia y la Ataxofobia; que son la aversión a la suciedad y al desorden respectivamente. No son manías que resulten extravagantes, pues no llegan al punto de la obsesión y la obcecación; es más, son muy de agradecer para el visitante.

DSCN0834

 Afortunadamente y gracias a estos miedos, para el resto de los mortales, el pasear por su casa, resulta ser una fantástica y placentera -ya lo he dicho antes- aventura.

 Me encanta descubrir rincones nuevos; y créanme Uds. que siempre los hallo. Puesto que la casa de Tato y de Victoria, su hogar, es una continua, viva y dinámica exposición de obras de arte -propias y ajenas- que siempre sorprenden, ilusionan y encandilan.  Cualquier lugar en el que descansa la vista, está ocupado, en un feliz y aparente caos organizado -y se me perdone el oxímoron- por algo bello. Y se me perdone ahora la mariconada.

 DSCN0821

Subir las escaleras de acceso a su casa, es contemplar  -cómo refrigerio y tentempié visual- una exposición primera que no es sino un adelanto de lo que va a llegar. En cada escalón, una de sus figuras te mira a modo de bienvenida; como avisándote de que estás entrando en Wonderland. Ya sabéis, allí donde flipaba Alicia.

 La terraza delantera, está plagada de plantas; y en sus maceteros, se dan cobijo los personajes (semiescondidos entre el verde) realizados en barro cocido por el artista; lo que le confiere al lugar, ya te digo, un atractivo aspecto de bosque mágico y lisérgico. Misterioso y fascinante. En Casa Zambrano, ya te digo, otra vez.

 DSCN0833

 Las paredes de la casa de mi amigo Tato, cuentan -a través de sus objetos- mil y una experiencias. Mil y una historias y anécdotas ; y cuando ellas -las paredes- atribuladas por la presencia intrusa de las visitas, callan, toma el relevo el artista que nos sigue comentando, incansablemente, las experiencias y los sucesos acaecidos en sus viajes. En su periplo vital.

 Mi amigo, tiene una apasionada historia de amor con Marruecos (y con Egipto…y con Tailandia…y con Bali… y con…) de todos esos sitios, siempre viene con las alforjas llenas de objetos de indudable belleza estética y -casi siempre, también- de  botines gastronómicos (especias, aceitunas, frutas y verduras, aceites…) productos de calidades inusuales por estos pagos, que después, sus amigos, disfrutamos suculentamente en sus guisos.

 DSCN0828

Pero, también os digo, que no siempre el botín es tangible. Porque también se trae la mirada y la cabeza llena de imágenes y de ideas. De luces y de colores. De proyectos e inspiración. Y, que lo sepa todo el mundo, que con esos réditos que se procura, también -no les quepa a Uds. la menor duda-  también su amigos, nos deleitamos y regocijamos.

 DSCN0836

En Casa Zambrano; como es natural y evidente. Como es natural y evidente.

…///…

DSCN0830

LA TABERNA DEL CULPABLE

cuadro6_20-170335_619x600

LA TABERNA DEL CULPABLE

“La amistad es un comercio desinteresado entre semejantes”

(Oliver Goldsmith)

Siempre he sido más Botero que Sílfide. De satélite más que de estrella. Más humano que sujeto. Más copulativo que predicativo. Mas izquierdo que derecho (nunca viceversa)  y si la Tierra Media habitase, mejor ser Montaraz del Norte que Elfo de Rivendel. Antes lobo que Caperuza. Gigante malvado antes que guisante hervido.

 Siempre, siempre he sido, en fin, mucho más hombre tabernario que petimetre de restaurante.

 Mucho más de mesa basta de madera desmantelada que de otras cubiertas de lienzos y de paños; porque éstas últimas, las vestidas, suelen ir con guarnición incluida de servilismo decantado y falsedad marinada. Con eneldo, claro está. He adorado -y sigo adorando- esos locales decadentes donde todavía se sirven medias botellas de Cerveza Victoria vestidas de escarcha; con raciones de boquerones – también victorianos- agrupados en manojitos de a cinco. De a cinco, como las buenas bandas de Rock’roll.

 Adriaen-van-Ostade-Feasting-Peasants-In-A-Tavern

Hombre de las tabernas sigo siendo. Tabernas… Locales singulares esos donde se te dispensa del miremeusté y de la falsa apariencia. De  lo afectado y la obligada complacencia. Las tabernas, esas que te llevan de la mano hacia la conversación fraternal y a la francachela; del… Ponme otra, Manolo!  Al…  Corre por mi cuenta!

 Bodegas y tabernas; antros destartalados donde aun se pueden comer costillas fritas metidas en orzas de manteca y chorizos al infierno requemados por el sol que más calienta. Callos con garbanzos y estofadillo de carne de Babieca. Ensalada malagueña abacalá y caldito picante de pintarroja. Sopa de tomate y pan migao, con  aroma de hierbabuena. Siempre he sido, ya lo he dicho, menos de restaurantes; y más amigo de bares y tabernas.

 Mi querido amigo el poeta Miguel Ángel Cumpián, me remite un trabajo llamado La Taberna del Culpable. De ahí esta sarta inconexa de confesiones subjetivas.

 Cristobal_Rojas_36a

Mí querido amigo El Pelúo… Me doy cuenta, y quiero pensar bien, para ayudarme, solicita puntualmente servicios de escribiente que reduzca el ímprobo trabajo que acostumbradamente realizo en cuanto a traducción, limpieza y la siempre enojosa tarea, de dar más brillo a sus -últimamente escasos- trabajos literarios.

 Pues bien; como quiera que ahora me ha hecho llegar uno nuevo -llamado La Taberna del Culpable- con una inusitada limpieza en el texto;  buena y bonita letra, y con una parquedad exquisita de tachones- sólo los justos que le reportan la viveza y naturalidad propia de la impronta peludiana- he decidido colgar este trabajo tal cual. A pelo.

 david_teniers._fumadores_en_una_taberna

Con imágenes escaneadas para que se aprecie meridianamente, el apego y el cariño de su dedicatoria hacia éste que os escribe -esta sí manuscrita- y la belleza singular de las palabras que me dedica.

 Esto es.

 Disfrutadlo. Es obra de un querido amigo, a pesar de él.

  MIGUEL CUMPIAN

LA TABERNA EL CULPABLE 2

LA TABERNA EL CULPABLE 3

LA TABERNA EL CULPABLE 3_0001

LA TABERNA EL CULPABLE 4

LA INTOLERABLE SENSACIÓN DE PARECER ESTÚPIDO

serial_killer_serial_thriller_serial_number

 LA INTOLERABLE SENSACIÓN

DE PARECER ESTÚPIDO.

 

“Se puede orinar sobre el pueblo,

siempre y cuando éste crea que se trata de lluvia.”

(Del libro El Círculo; de Bernard Minier)


Bernard Minier es un escritor francés de novela negra  -o de novela policíaca, como quieran Uds. llamar al género- que acaba de aterrizar en esto de la escritura de libros.

 Su primer trabajo fue -en el 2011- “Bajo el Hielo” y ahora, le sigue éste, publicado el mes de Mayo último, como la continuación de la saga: El Círculo”.

minier

 Tienen -los dos libros- todo lo necesario para venderse apabullantemente; como así  esta sucediendo: Una historia que engancha desde el principio; unos escenarios apropiados y bien descritos, un asesino en serie muy capacitado para lo suyo, una trama interesante y complementaria a la principal, y también, como es natural, un policía protagonista -Martín Servaz- que va camino de hacerse un hueco entre la nómina de policías y detectives famosos del oficio: Marlowe de Chandler; el Wallander de Mankell ( ya sabéis, el que tiene la cara de mi amigo Juan Antonio O’Donnell); Montalbano y Brunetti de Camilleri y Donna Leon respectivamente; o los hispanos Carvalho de Montalbán, mis queridos guardias civiles Chamorro y Bevilacqua de Lorenzo Silva, y para terminar esta muestra, la Policía Foral Amaia Salazar de la fantástica primera entrega de la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo. Ardo en deseos de leer la segunda antes de que la primera llegue al cine.

 premio-negro

Un Policía sagaz y atormentado, este Servaz. Muy humano; torpón con el arma, hija  díscola y rebelde, y con muchas debilidades (Mahler entre otras) que provocan la empatía y la simpatía en el lector.  

 Verán: desde que hace algo más de un año que tengo mi Kindle (mi lector de eBooks), estoy súper encantado con él; pues tengo la oportunidad de realizar subrayados y, también, el guardar notas o hacer marcadores. Ayer, pasada la media noche, leí unos párrafos en la última de Minier. Unos párrafos que me proporcionaron, con desagrado, la intolerable sensación de parecer estúpido.

 397091432_8817ea72041

Porque leyéndolos, me iba dando cuenta de que la miserabilidad de los políticos es igual en todos los países. Que ellos -aun de distinto signo- están despreciablemente unidos en un destino común; y que saben y comparten, perfectamente, el negocio abyecto que se traen entre manos. El engaño a que nos someten. Y el acomodo y la componenda que tienen establecido Per Semper, constante e invariablemente, en orden a su alternancia en el poder.

 La escena que ahora copio literalmente del libro, tiene lugar en un restaurante de lujo en Toulouse; Francia.

 Dos políticos, uno zorro viejo apodado el Ballena, reconviene a otro más joven, Paul, aclarándole cómo es el corralón de vecinos donde se ha metido. Casa de putas diría otro menos prudente.

 fumando

Los Pirineos, que es donde transcurre la acción, no son lo suficientemente altos para separar  y diferenciar actitudes prepotentes y chulescas de representantes políticos de ambos países. Y estas, extrapolables a todos los del planeta. Los políticos -la mayoría, tampoco todos- nos regalan dosis continuas de desprecio y superioridad; de altanería y displicencia. Sabiéndose casta “elegida”  se creen que el puesto, conlleva  la potestad de poder mangonear y también, la impunidad de -creyéndose por encima del pueblo soberano e incluso, por encima de la legalidad-  ningunearnos y  despreciarnos con esa  idea, de que excepto ellos, a los demás,  nos gusta ser capitaneados  y controlados por la clase dirigente. Que no tenemos otro destino que no es sino el estar en sus manos.

 sumision

No tiene desperdicio; es una conversación que podría darse hoy mismo en cualquier sede de cualquier partido de esta nuestra España cañí de sobres, píqueme Ud. de aquí  y, porque no, de  pandereta.

 

Esta es:

 jpg

 

“—La gente vota —dijo de improviso la Ballena—. Ellos creen que deciden…

 En realidad no tienen ninguna capacidad de decisión, ninguna;  porque lo único que hacen es volver a colocar en el poder a la misma casta, elección tras elección, legislatura tras legislatura. Siempre se trata del mismo reducido grupo de personas que lo deciden todo por ellos.

 Nosotros… y cuando digo «nosotros» incluyo a nuestros adversarios políticos. Dos partidos que se reparten el poder desde hace cincuenta años, que fingen no estar de acuerdo en nada cuando lo están en casi todo. Hace cincuenta años que somos los dueños de este país y que vendemos al pueblo esta farsa llamada «alternancia».

 Las cohabitaciones deberían haberles puesto la mosca tras la oreja, porque ¿cómo pueden cohabitar dos poderes con unas opciones radicalmente opuestas? Pues no. El pueblo ha seguido tragándose la estafa como si nada, y nosotros, aprovechándonos de su generosidad. —Se metió una seta en la boca—. Pero estos últimos tiempos algunos han querido repartirse demasiado deprisa el pastel.

 Han olvidado que se debe representar la comedia, que hay que presentarse con un mínimo de discreción y de convicción. Se puede orinar sobre el pueblo, siempre y cuando este crea que se trata de lluvia. —Se volvió a limpiar la boca—. Hoy en día no se puede llegar a la cabeza de un partido si se está implicado en asuntos turbios, Paul”.

 

 Ahí queda eso!!! Aunque ésta última frase,  ésta última afirmación… no sé yo.

La verdad, es que visto lo visto, no sé yo.

…///…

images 2

BAILANDO CON TOROS

IMG-20130720-WA0005

BAILANDO CON TOROS.

“Tengo la enfermedad del Arte.

La transmito, pero no la padezco.”

(Andrés Mérida, padre.)

 

La cosa surgió súbitamente; con una inesperada y gloriosa llamada a filas de mi amigo el Almirante Mérida. Con el requerimiento -siempre ilusionante para mí-  de que me presentase, en las dependencias de su estudio, con la alentadora promesa de la prebenda solicitada.

 -Vente para acá que tengo ganas de estar contigo; me dijo. Que hoy estoy pletórico de inspiración  y te vas a llevar un regalo.

 Yo, que soy tan rápido como el alado dios Hermes -también protector de las mujeres menstruantes (No sé si me habrán cogido Uds. el chiste)- respondí con un lacónico…

 -Voy pallá!

 Iba yo, por consiguiente,  raudo y veloz, contento y feliz, hacia el estudio de mi querido y admirado Andrés Mérida. Prestigioso pintor que es.

 SAMSUNG

Un inciso:

 Esto tenía su propia génesis. Un primigenio comienzo: Durante mis caminatas por la Ruta del Dianbén, suelo cruzarme con el amigo Mérida. Como quiera que los profesionales del paso ligero, aborrecemos pararnos -por lo que conlleva de pérdida de ritmo- cuando llega el momento (justo en el tiempo y exacto en el lugar) compartimos saludo militar al grito de ¡Almirante! Y nos damos, ambos dos, por cumplimentados. Cómo mandan las ordenanzas.

 El Lunes pasado, rompí la regla de los caminantes; pa que vean; lo paré y -comunicándole mi intención de realizar nueva entrega en mi blog de su trabajo- le pedí algún cosita suya, firmada y dedicada,  para que encabezase (y ya de camino, figurase en la página de inicio de este blog) la entrada que ahora mismo estáis leyendo.

 SAMSUNG

Se acabó el inciso. Sigo con lo anterior…

Así de ilusionado pues, iba yo en el coche; encantado de la vida; dado que mi familia de “Méridas” iba a ser incrementada con un nuevo tesoro. Pero al destino -que a veces es cruel y veleidoso, pero esta vez estaría cansado- le dio por ser indulgente conmigo; y lo que iba a ser un regalo, se transformaron por arte de la generosidad, en tres fantásticas  y preciosas piezas. Y cada una de ellas, tienen su historia. Las que ahora os cuento.

Para no alargar mucho el relato -ya se sabe como es de rígido esto de Internet- voy a resumir mucho los dos primeros regalos; de hecho, ya he relatado el primero. El segundo, una lámina firmada  y numerada 29/100, que por poco, hace que mi Santa se desmaye de la emoción producida. Y, por fin, vamos por el tercero y que da título a esta entrada:

 IMG-20130720-WA0004

BAILANDO CON TOROS.

Entrar en el Templo, siempre acarrea un abanico de emociones. Reacciones físicopsicológicas dicen que son, que me producen el escalofrío del Síndrome de Stendhal al verme rodeado de tanta belleza. El amigo Mérida, tiene a bien el cambiar periódicamente el muestrario que cuelga en sus paredes; de modo y manera que el visitante queda en cada visita sorprendido y fascinado. Como si cada vez,  fuese la primera.

 SAMSUNG

Nada más llegar, tras el abrazo cordial que siempre nos dispensamos, amablemente y como acostumbra, me ofrece cervezas que yo rechazo pero canjeo inmediatamente por dos chupitos de whisky que me proporcionan el golpe de calor imprevisto y fastidioso.

 En mitad del estudio -como es acostumbrado y  habitual- está instalado el enorme caballete donde se fraguan las ideas, los impulsos artísticos del Maestro. Este, el caballete, extrañamente despejado de color estaba solamente ocupado por una enorme cartulina porosa de tono verde pálido. Con una ausencia de trazo y de color que llamaba la atención. Cómo esperando ser utilizada.

 SAMSUNG

La velada trascurría entre comentarios de pintura, los toros…siempre los toros. De la plaza Monumental de México D.F. y la corrida que allí presenció con el Juli de espada entre otros. Hablamos acerca del traje que le habían regalado del cantante mexicano Alejandro Fernández; orgullosamente me lo mostró y se lo probó para que quedase inmortalizado en las fotos que ahora estáis viendo. Seguíamos hablando de los pasodobles, de la pintura de Saura y, también, sobre la evolución en su pintura y la huida del encasillamiento artístico que tanto le horripila. Ante mi preocupado comentario sobre si pensaba abandonar su vertiente taurina, me tranquilizó con la negativa. El toro y el torero, forman parte indeleble de su universo particular.

 SAMSUNG

También me descubrió al músico italiano Mario Biondi una suerte de moderno Barry White y, por fin, me confesó, que por las mañanas da gracias a las alturas por haberlo dotado de un don que le permite ganarse la vida con lo que ama.

 Así pasaba la velada cuando de pronto, ocurrió el milagro. El maravilloso e inesperado milagro: se puso delante del lienzo -algo así como una enormidad de un metro de alto y setenta centímetros de ancho- y me dijo:

 -Este, lo voy a pintar en directo y, además, te lo voy a regalar!!!

 El corazón me dio un vuelco. Casi me mareo. No me lo podía creer.

 -Además, porque eres mi amigo. Ya somos amigos, elige tu mismo el tema!

 Otro vuelco. Le sugerí -como era de esperar- un torero. No hubo duda alguna en la elección.

 Se quedó pensando. Un minuto escaso pensando.

 -Ya lo tengo!! En la cabeza ya lo tengo!! Pero para esto hay que cambiar de música.

 Se acercó a su ordenador, buscó tema adecuado, y empezó a sonar la música.

 -Éste!!  Me dijo, es el pasodoble que inicia siempre las corridas en la Malagueta.

 Y así, de esa manera mágica, con Pan y Toros, empezó el festejo. Se bajó al redondel, y así acompañado, empezó la lidia. Bailando con Toros.

 SAMSUNG

La primera mancha desconcierta. Andrés pinta con figura de torería. Presencia y apariencia. Los lances pictóricos quedan reflejados a pinceladas imposibles en la cartulina, abocados a lo imperecedero; tras la primera mancha, dos líneas definen no se sabe por ahora el qué; hasta que otra línea curva rapidísima y genial, configura y descubre el cuerpo del torero aportándole la postura, y el gesto. Situándolo en la arena frente al toro. Genio y figura.

 SAMSUNG

Joder! Exclamo rompiendo el silencio que me he autoimpuesto. El Maestro ríe.

 De vez en cuando -y sin perder de vista al lienzo- se dirige a barrera para cargar el pincel. Cambio de trastos.

SAMSUNG

Mezcla magistralmente rojo y el blanco y le proporciona los rosas a la chaquetilla. Y sigue toreando; bailando con el toro. Al ritmo cadente y pausado del pasodoble. No creáis que son licencias que me permito; Andrés Mérida utiliza poses taurinas mientras pinta; y en cada lance gráfico, perpetúa manchas que poco a poco van ganando la batalla al papel.

 SAMSUNG

Las ceras ahora, delimitan los espacios dotándolos de  cuerpo: El oro se instala en  las mangas y en el pantalón del torero. Más rosas para las manos, separados los dedos a golpes de blanco; rojo para el capote. Un capote dotado de hechura propia; de vida y de movimiento. Torería. La maestría del baile en la plaza del lienzo.

 SAMSUNG

El resultado, fue este que podéis ver. Una maravilla que dispone de la inesperada e imprevisible particularidad de que fue creada  para mí. Sólo para mí y en mi presencia. Un regalo imborrable e inolvidable.  Cuadro y momento. Un obsequio lleno de apego, amistad y deferencia.

 SAMSUNG

Gracias amigo y Maestro. Te estoy, por siempre, emocionadamente agradecido.

 Ahora, aquí, podéis ver una presentación con los últimos trabajos del Maestro. Ya sabéis… Opciones de Carpeta> Descargar Carpeta.

Andrés Mérida. Bailando con Toros

 Disfrutadlos.

 SAMSUNG

A %d blogueros les gusta esto: