LA NOCHE DE BODAS DE OLIVIA

raza-perros-fox-terrier

Este es un relato antiguo (Uno de mis favoritos) que me ha apetecido volver a colgar con otro formato.

Prólogo:

Olivia fue mi queridísima perra. Una Fox-Terrier atípica.

Atípica por dos razones esencialmente:

La primera, porque fue una perra que, aun siendo tal y como os digo, de la fuerte de carácter raza de los Fox Terrier, jamás dio un bocado a nadie, fue cariñosa con todo el mundo y fue también un poco perra de todos los vecinos por su bondad; a pesar de la lógica reticencia de algunos de ellos conocedores de la fama de irascibles que tiene la susodicha raza.

La segunda razón es que gran parte de su vida, desde cachorro, se crió con el otro componente de la familia: nuestro gato persa Gutiérrez. Está amistad atípica, forjó un carácter afable en los dos. De tal manera que cuando nuestros amigos llegaban de visita a casa, no solo Olivia corría a recibirlos a saltos, sino que Gutiérrez también, este sin saltos.

Es por eso que, dada la amabilidad de nuestra perra, no creo tuviera inconveniente alguno en que se haga público lo acaecido en:

LA NOCHE DE BODAS DE OLIVIA
(Y CHAPI)

Aquí la podéis leer:

La Noche de Bodas de Olivia[1]

retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

SEBASTIAN CARLOS

SEBASTIAN CARLOS

sebastian
Conocía a (Sebastián) Carlos López Linares desde la temprana edad de 9 o 10 años. Éramos compañeros en el Colegio de los Hermanos Maristas. Muchos años después, y en el trasiego de aquella juventud luchadora e inconformista de los 70, compartimos no pocos buenos ratos.
Carlos Linares, era un erudito en muchas cosas. Aparte de su faceta cómo arquitecto, desarrolló un trabajo importantísimo en la edición en video y en la promoción de los grupos musicales malagueños. Si tuviese que elegir un solo adjetivo para definirlo, sería, sin ninguna duda, “generoso”.

Hoy, su queridísima amiga Mar, me ha dado la fatídica noticia de que Carlos ha fallecido. Descansa en paz, amigo. Siempre te querremos tus compinches de “La Cueva”

Descansa en Paz, querido amigo. La Parca, ya se sabe, es una hija de la gran puta.

elemento-decorativo-floral_23-2147486718

BICHOS

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

“BICHOS”
TATO ZAMBRANO, EXPOSICIÓN

04 de Junio de 2015
Mahatma Showroom
C/ Andrés Pérez 12 local 1
Málaga

“BICHOS” es la nueva exposición de figuras –en la galería de arte Mahatma Showroom de Málaga– realizadas por mi muy querido amigo el artista plástico Tato Zambrano.

Ahora Tato –más cáustico y mordiente que nunca– nos muestra un inventario de personajes que –remedando a los “BICHOS”– se cubren cada uno de ellos las espaldas con un duro caparazón esclerotizado para protegerse y esconder sus verdaderas intenciones o sus miedos más íntimos e indeseados.

Tato Zambrano nos presenta, en estos trabajos, a niños tiránicos aupados al poder en sus respectivas casas; maleducados contumazmente por un trato tan complaciente y benévolo cómo nocivo para el futuro imperfecto que les espera.

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

“BICHOS”, sabandijas, gusarapos; seres malvivientes que son todos aquellos que -manejados por los hilos de un poder cada vez mas adulterado y enviciado- se acomodan y resignan a los deseos de aquellos que les observan desde su infame púlpito como insectos doblegados, derrotados y sin derecho a la justa réplica. Sin opción a la desesperada y desmoralizante súplica.

Zambrano no sabía –ahora lo hace– darle forma a esos sueños eróticos que todos tenemos y que, al fin y al cabo, no son sino una representación onírica de los anhelos más hedonistas y voluptuosos que podamos permitirnos en el rincón más enigmático e impenetrable de nuestra mente.

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

“BICHOS” que representan la asfixia, la falta de aire, la contaminación que nos rodea y que nos hace protegernos con mascarillas inútiles, para no contaminarnos con tanta inmundicia, deshonestidad y desvergüenza. Somos “BICHOS”, resignémonos; o por lo menos, aceptemos que esa es la forma en nos ven los “seres superiores”, como ovejas obsequiosas y condescendientes a las que llevan a pastar (o al matadero) cuando a ellos les parece conveniente.

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

TATO ZAMBRANO

BIOGRAFIA

Nace el artista Tato Zambrano 58 años después de nacido el Siglo XX en San Sebastián. El mismo año que se funda la Comunidad Europea. Criado en Portugalete (Bilbao) detenta, desde siempre, una incontrolable curiosidad por trabajar con todo los materiales que llegan a sus manos.

En sus años más jóvenes, un profesor de clases manuales –observando las aptitudes artísticas de Zambrano– le procura arcilla (su primer material) y le inculca la predisposición y el apego por una de las disciplinas que más tarde conformará, más representativamente, el estilo Zambrano.

Cumplidos los veinte, llega a Málaga para comenzar la carrera de Ciencias Económicas y Empresariales; una entelequia de rigurosidad y exactitud que no llega a satisfacerle especialmente; no obstante, su paso por la Tuna de la facultad le proporciona un botín impagable en forma de amigos que aún conforman una parte muy importante de su vida y que también, le facilita una serie de viajes por todo el mundo que le aportan nuevas perspectivas artísticas y conceptuales. Un nuevo punto de vista liberal, abierto y tolerante que más tarde se verá reflejado espléndidamente en una parte de su obra: el modelado.

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

Abandona una carrera que sabe que no le atrae lo suficiente y realiza estudios de Artes Plásticas y Turismo mucho más acordes con sus prioridades personales y estéticas. A partir de 1990 retoma la escultura y la pintura por la necesidad imperiosa de crear. Después, profundiza en la pintura a través de la abstracción, y en estos momentos realiza obra gráfica con PhotoShop logrando fantásticos resultados. Su producción africana es de una belleza sorprendente por la belleza y la sencillez en el trazo que despliega.

Tato Zambrano está en un momento de enorme creatividad –podéis comprobarlo ahora– centrado en la escultura figurativa. Le gusta provocar –desvistiendo a sus personajes– para transmitir una sonrisa o una reflexión al espectador; riéndose de todo lo que le rodea y despojándolos de complejos y mostrando, con un cierto descaro, la intimidad de la gente; revelándole lo que nunca harían en público, evidenciando lo que nunca admitirían que hacen en privado. Exponiendo lo que, de ninguna manera, se atreverían a manifestar.

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

Ya se sabe que son tiempos malos para la sociedad; a Tato Zambrano, lo que verdaderamente le interesa es compensar este actual estado de pesimismo, malhumor y desafección por los poderes públicos con un punto de vista divertido, no exento de un toque esperpéntico y grotesco. Crítico y reprobador. Impertinente, atrevido y extravagante.

Textos: Álvaro Souvirón.
Mayo 2015

Todas la fotografías han sido realizadas por Ignacio del Río.

A continuación una somera selección de figuras que formarán parte de esta exposición.

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

ESCULTURA EN TERRACOTA POLICROMADA

***

Recordad:

04 de Junio de 2015
Mahatma Showroom
C/ Andrés Pérez 12 local 1
Málaga

***

81

***

LOS POEMAS DE LOS LUNES

11230671_901212179936491_8922762625687350206_n
LOS POEMAS DE LOS LUNES

“Amor, siempre he estado sucio de soledad.
Me hice pronto a hablarle tan solo a los espejos”

Tengo que reconocerme el ser un pelín muy mucho deuterófobo. Muy mucho, asaz y bastante. Se me perdone la reiteración. ¿Y que es eso de la deuterofobia? Pues si les digo que “deústera” en griego significa lunes y que lo de fobia no hay ni que explicarlo, supondrán Uds. –y me entenderán perfectamente– que la mañana siguiente a la noche del domingo, sufra este que sus escribe, de decaimiento pertinaz, postración persistente y aniquilamiento duradero y malandrín del ánimo. Al menos 24 horas.

Así que, para evitar tan indeseadas sensaciones, tengo que inventarme los más peregrinos pretextos y motivaciones para levantarme sin tener que renegar de Ergía diosa de la incuria y de la pereza. Pero buscar pretexto para casi tres mil lunes que acarreo sobre mis provectas espaldas han sido, y son, muchos pretextos que argumentar; créanme Uds.

dylan

Escribir sobre un escritor es una tarea ardua y muy comprometida. Difícil y peligrosa. Pero, arriesgándome al fiasco, debo de contar esto que ahora viene sobre Juan Gaitán, periodista y poeta también, porque me lleva proporcionando desde hace algún tiempo, cada Lunes, un inesperado pellizco de ilusión mañanera y quiero agradecérselo. Sus poemas del lunes –siempre, o casi siempre, sin nombre– me procuran un bocado de reconciliación con el maldito y execrable día. Pero no se crean Uds. (otra vez) que es fácil. Porque a veces, las muchas, Juan no se anda por las ramas, y cómo le presupongo la misma fobia que yo, sus “Poemas de los Lunes” suelen salirle tristes, melancólicos y atribulados.

906304_728780870512957_8901625334939149059_o

Pensarán Uds. que entonces… ¿Cómo me ayudan a encarar mi aflicción? Pues miren, yo se lo voy a decir: Por la condición de belleza contenida en cada uno de ellos. Por la ineluctable belleza que detentan cada una de esas compungidas composiciones. Juan Gaitán es un verdadero poeta que – transmitiendo pesar, dolor y tristeza– te proporciona un deleitoso sabor amargo con un regusto final (ahí están los ingredientes adictivos) de preciosidad y delicadeza.

Leer a Juan Gaitán cada lunes – será por esa empatía indeseada que me interviene– me hace comenzar la semana de una forma más resignada, más paciente y sosegada. Más fácil si se me permite la exageración.

1082113871

Esta es una selección de sus “Poemas de los Lunes” disfrutadlos; son de una hermosura manifiesta e inapelable. Adictivos; lo que yo os diga.

***

1082113766

***
El poema del lunes. A veces me salen tristes.

***
El cansancio es un animalillo
oscuro que me muerde las manos,
magulla mis mañanas,
carga mis tardes,
abrevia mis noches,
y se alimenta
de la minuciosa
lentitud de mi rutina.
A veces calculo
cuánto queda
para el final,
los días que restan
de fatiga.
Vivo así,
pendiente de la meta.
He olvidado mi fe
y no sé dónde regresar.

***

1082113823

***

Las ciudades deben
creer en el horizonte,
disolverse en las orillas,
terminar en alguna parte.
Pero tierra adentro
las ciudades no se acaban.
Abruptamente llegan
a sus arrabales y entonces
el amor se desentiende
y luego ya no hay árboles,
sólo grava despeinada
y papeles ya leídos,
y después distancia
y otra ciudad
que es la misma,
seguramente.

***

1082113917

***
el mar violeta


Muy al sur, allí donde la línea
del horizonte no puede huir más,
el mar adquiere un delicado
color violeta. Los pocos marinos
que lo han visto cuentan que quien
contempla demasiado tiempo
sus tranquilas aguas enferma de una
incurable melancolía.
En las orillas de este mar anidan
las blancas golondrinas del olvido.

1082113941

***

Qué suerte que el tiempo se haga tu amigo,
te regale algún que otro duermevela
Y la calma templada de una tarde.
Que te deje derrochar la mañana
en esas cosas poco productivas
que le daban sentido a la niñez,
cuando vivir era la única urgencia
y los tesoros de este mundo cabían
en un caja de lápices Alpino.
Qué suerte que el tiempo te dé la mano
y camine contigo un rato largo,
sin premuras, sin prisas, sin agobios,
como quien, ya acabada la faena,
de regreso a su casa se entretiene
viendo llegar la noche y su descanso.

***

1082113958


A veces me pregunto si el dolor
de estar vivo viene de no saber
con certeza si vivir nos conviene.
Tenemos algunos datos precisos:
La alegría no dura, la pena sí.
El miedo es una piel fría tras la piel
y las nubes dan demasiada sombra.
No parece que sea un buen negocio.
Entonces, amor, como si cantara,
digo tu nombre y de repente es junio.

1082114007


Nunca he sabido qué queréis de mí.
Tampoco sé qué puedo daros.
Tengo un cuaderno
en el que trazo planes de fuga,
una larga lista de cancelaciones
y los tres primeros versos
de un poema que no acaba.
Tengo una memoria insomne,
una vida obligatoria
que no aprecio demasiado
y todas las luces estrenadas.
Tengo un tiempo indefinido,
dos o tres palabras condenadas
y la dimensión exacta de mis miedos.
También la tengo a ella,
pero eso no está en juego.

1082114021


A hurtadillas te miro. Lees, absorta, un poema
que he dejado olvidado. Sonríes levemente.
Siempre fue tu sonrisa ligeramente triste,
como quien tiene miedo a su propia alegría.
Amor, siempre he estado sucio de soledad.
Me hice pronto a hablarle tan solo a los espejos
y a convertir mis versos en humo de pavesas.
Así es para mí el mundo, desatento y frío,
como es frecuentemente la luz tibia de enero.
No sabes que te miro. Tienes sol en el pelo
y el color de la tarde licuándose en tus manos.
el perro duerme cerca y tu sonrisa triste
calma mi soledad como quien mece a un niño.

1082114033


Si me dejaran vivir cien años más
quizás volar no se me resistiera tanto
y resolvería el secreto de cómo hacer
que canten siempre las mañanas.
Si me dejaran vivir cien años más
pediría una prórroga de ti,
que los periódicos de papel
nunca desaparecieran
y que me dejaran escribir
en ellos a diario.
Si me dejaran vivir cien años más
tendría la esperanza de aprender
algo de lo imprescindible.
Sin embargo desde aquí,
desde esta mitad mal despachada,
obesa de silencios,
decepciones y ferocidades,
mi única evidencia es
que hay una razón exacta
para que la vida sea solo
una vez, y no muy larga.

1082113803


Si te vas a marchar, si es que vas a abandonarme,
déjame provisiones.
Alguna de tus sombras, no importa si está usada.
Cualquiera me servirá para que vague por la casa,
mire sobre mi hombro cuando escriba,
se deje notar sutil en nuestro cuarto
y me haga llamarte creyéndote de vuelta.
Si te vas a marchar, si es que vas a abandonarme,
no me dejes en la puerta de alguien piadoso.
Compréndelo, no podría resistirlo.
Me he amoldado a la talla de tu amor,
estoy hecho a tus medidas
y no podría ajustarme a una tibieza diferente,
al color de otra mirada, a un modo distinto
de comprender mis silencios.
Si te vas a marchar, si es que vas a abandonarme,
déjame lo suficiente para aguantar un tiempo.
Una luz prendida, un espejo con tu risa,
una carta con tu letra, un pañuelo en un cajón,
tu perfume -ese misterio-,
y el desorden descifrable de tus pasos
cuando caminas descalza.

1082113998


Hoy tengo un día de esos, tan frecuentes,
que amanecen del revés, averiados,
y floto con la balsa a sotavento
como quien padece a un dios airado.
Hoy no encuentro el camino de regreso,
malogro sin querer los adjetivos
y, vano como el hueco de mis manos,
se me va la mañana tras los versos.
Hoy hubiese querido bailar contigo,
compartir un baño de sol y calma
y disfrazarnos de algo divertido.
Contar los cristales que lima el mar,
(es más humano que contar la arena)
y adoptar aquella luz desamparada.
Pero, ya ves, amor, no hubo manera.
Me puse del revés la madrugada
Y confundí gorriones con sirenas.

1082113987

***
Jugaba bien a la pelota,
tenía una Motoretta roja
le derrapaban las erres en la boca
y el tiempo le cogió manía.
Juntos irrumpíamos en los portales
para romper a carcajadas
su seriedad de mausoleo,
y luego conquistábamos
las calles a esas horas en que
sólo los críos y los chuchos
mandan en los barrios.
Hoy me he acordado
de aquel niño que fue mi amigo
de su bici y de sus erres frenadas.
Habrán pasado cuarenta años
desde aquella tarde en que
la muerte lo buscó temprano,
la tarde triste en que jugué solo.

(Todas las imágenes que ilustran esta entrada son obra de Justina Kopania. Excepto -como es natural- las tres en las que aparece el autor de los poemas.)

***

retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

LICA VINTAGE. EL SONIDO

11017526_10205391521085151_8542581483119537292_n

LICA VINTAGE. EL SONIDO

Mezclen Uds. en un vaso enorme unas generosas partes de creatividad, inventiva e imaginación. Añádanle bastante de inspiración y de talento. Súmenle muchísimas horas de experiencia, maestría y destreza; y obtendrán, como feliz resultado, un producto que sin ser nuevo es innovador. Algo que sin dejar de ser eficiente se fortalece con lo enérgico, con lo perdurable y con lo vigoroso. Algo aislado de lo comercial y de lo habitual. Estoy hablando de los amplificadores de válvula y productos que fabrica mi amigo Juan Antonio López, propietario y máximo artífice de Lica Vintage.

Juan Antonio fabrica en su estudio–taller de Algarrobo Costa en Málaga unos aparatos únicos y especiales que son el complemento perfecto para el guitarrista de blues. Para el aficionado a la música en general. 10723072_10152506597582648_775375797_n No es, miren Uds. el recurrente “renovarse o morir” no es eso. Es darle la vuelta a algo ya inventado para engrandecerlo; para embellecerlo hasta transformarlo en una posesión enormemente apreciada. Algo que quedará sin duda, como un clásico renovado y mejorado (envidiados los afortunados poseedores) por mor de la técnica de este afanoso artista. Mi amigo Juan Antonio López es una especie de luthier dedicado a la fabricación de unos inimitables y fantásticos amplificadores a válvulas que conjugan no sólo el sonido típico de las pasadas décadas sino que los dota de una estética moderna, rejuvenecida y fresca que los hace inconfundibles al dejar las tripas al “aire” mediante su caja transparente de metacrilato. Además, si así se quiere, los personaliza debidamente; yo he podido ver el del maestro Raimundo Amador y el del más que maestro Lito Fernández; y puedo asegurarles que no dejan indiferente; ni en cuanto a aspecto; ni en cuanto a sonido. Algo singular, exclusivo e inimitable.

10994333_10206615554653970_5475939188692070236_n(Lito Fernández usando el amplificador)

Juan Antonio empezó en los años setenta, con las válvulas; siguió en los ochenta con la electrónica de consumo, y desde entonces hasta ahora, sin parar, con las válvulas. Tiene diseñado siete modelos de High End y cuatro para instrumentos. Y lo que sabemos que tiene que venir. Son amplificadores de Boutique, hechos a mano punto a punto, técnica de montaje de los años cincuenta y sesenta. Unas maravillas que son –y ahora me repito– únicas e irrepetibles. 11082621_848276035209600_4288334153444362674_n Sonido crudo, así lo definen todos los que lo han probado. Es decir, ese tono que buscan la gran mayoría de los músicos. Pero no se crean Uds. que es cosa baladí el trabajarlos, me cuenta; porque el bicho chivatea todo fallo que se comete. Aún así los que los han probado, los prefieren a otros amplificadores fabricados en serie. Le prometí a Juan Antonio hacer una referencia a sus artículos. En este blog –que huye de la publicidad y no permito referencia alguna a productos que se puedan comercializar– hago una excepción y muestro sus creaciones. Porque así se lo prometí –ya te digo– y porque así yo lo quiero. 10646692_10203952926486919_3204979986127172031_n(Raimundo Amador con su amplificador personalizado)

Lica Vintage Diseño y fabricación de Tube Amplifiers http://www.Lica.es / licavintage@gmail.com

*** CAM02616

Raimundo Amador y Richard Ray Farrell)

***

elemento-grafico-retro-de-diseno-de-lineas-finas-simples_23-2147486743

EL MORITO JUAN

36_7_marruecos

EL MORITO JUAN.

“Amigo Álvaro, te envío este trabajo sobre Juan Goytisolo con motivo de su premio y en recuerdo a El Piyayo. Espero que sea de tu gusto y lo coloques en tu estimado blog.”

Me solicita epistolarmente mi querido amigo y congregante en el Centro de Estudios del Talento (CET) Francisco Javier López Navidad el que –si así lo estimaba yo oportuno– incluyese en este blog un artículo de opinión escrito por él en el que hace referencia a la concesión del último Premio Cervantes a Juan Goytisolo.

Como quiera que este blog tiene a disposición del insigne profesor, poeta y escritor, barra libre literaria, en este momento –y sin pensármelo ni tan siquiera un segundo– inserto dicho texto, que me fue entregado en formato .pdf y que yo he pasado a .jpg para su más fácil lectura directa en este sitio.

La docta opinión del amigo se complementa adecuadamente con unos tangos de El Piyayo y unos remates que fueron hechos en homenaje a Manolillo “El Herraor” (sic) íntimo amigo que fue del citado Piyayo aún llevándose ambos más de cuarenta años.

Este es; disfrutadlo!

Que lo difrutéis!

***

image-0001

***image-0002

***

image-0003

***

image-0004

***

pacoEl autor: Fco. Javier L. Navidad.

***

81


EL HIDEPUTA

image-0001

DE RAFAEL FLORES NIETO “EL PIYAYO”

EL PIYAYO EN LA ALCAZABA

DE RAFAEL FLORES NIETO
“EL PIYAYO”

«..Nací de un vaso de vino de amor,
de una madre hija de una madre de quince años,
al menos ezo creo».

Vaya por delante –y en un ejercicio tanto de franqueza cómo de vagancia– que poco voy a aportar yo a este artículo que ahora estáis leyendo; voy a aportar, lo que se dice un cero patatero en cuanto a cosecha propia. Prerrogativa que es –por otro lado– del que detenta cultos, generosos y dispuestos amigos más dotados que uno para esto del escribir.
Digo esto –curándome en salud– ante la categoría de lo escrito.
Porque lo que ahora primero viene, es obra de mis parientes cercanos (por poderes y querencia) los eruditos escritores Javier López Navidad (la conseguiduría) y de Juan Miguel González del Pino (el precioso texto poético). Y lo segundo, proviene de mi pariente lejano “in law” el experto flamencólogo Miguel Ángel del Pozo Tomé; un texto-entrevista que se publicó en el año 2004 en la revista virtual “Calle del Agua” propiciada y creada por mi querida amiga la poetisa y escritora Mariví Verdú.

11156265_808284712591243_4342393276227696097_n
Verán ustedes; para ir contándoles de que va esto:

Hace unos días, cayó en mis manos un fantástico documento sacado de la página cultural “Historia de Málaga” que incluía una entrevista realizada a ese inolvidable personaje malagueño llamado: El Piyayo. “La entrevista” (1936) se llamaba. Por eso de la investigación, y por lo que me voy encontrando en mis pesquisas e interrogatorios, dejé de lado esta entrevista porque me parece mucho más interesante el texto de Miguel Ángel del Pozo; pues incluye fragmentos de dicha entrevista y los mezcla magistralmente con retazos verdaderos de la vida del afamado artista perchelero.

Comentándolo con amigos y familiares, salió a relucir también un texto que el Poeta (siempre lo pongo en mayúsculas cuando me refiero a él) Juan Miguel González del Pino incluyó en el libro El Compás y el Lápiz; un libro aquel publicado por la Diputación Provincial de Málaga, con motivo de la I Bienal de Flamenco- cuyos autores fueron: Ángel Idígoras, el mencionado Juan Miguel González y Javier López Navidad. A la sazón, los tres, queridos y admirados amigos de este probo Father Gorgonzola.

10665816_808284802591234_5393665727357574969_n
Tomando todo eso que me llega, en su verdadera dimensión informativa, y sobre todo por lo entrañable que resulta para todo malagueño la personalidad cautivadora del Piyayo, por respeto, no tengo más remedio que hacerme a un lado y dejar que otras personas, más capacitadas que yo, conformen esta entrada que ahora comienza, con sus letras.
Esto son unos excelentes textos que abarcando la glosa biográfica, la prosa poética y la entrevista más certera, nos acercan al personaje de Rafael Flores Nieto, más conocido por el apodo de “El Piyayo” .

Empiezo con la reseña de Miguel Ángel del Pozo… Atentos a la corría!

11203060_808284815924566_3014924181541376292_n

“Hace 151 años nacía en la calle Arrebolado -Barrio de la Trinidad- un tal Rafael Flores Nieto, más conocido por “El Piyayo”. Al parecer era un pobre diablo que sin saber leer ideaba letras flamencas medidas en espinelas. Era un bohemio que tocaba la guitarra como “los propios ángeles” en frase de la madre de nuestro Pepito Vargas. Era un nadie que sin saber música creó un cante singular que hoy no hay artista del flamenco que no lo lleve más o menos fiel, en su repertorio y era un hombre de luces y sombras pero un HOMBRE y MALAGUEÑO.”

“El Piyayo y la Piyaya
Cuando tienen un piyayito
Lo visten de colorao
Parece un salmonetito.”
(Cante preferido de mi cuñao Jose Luis López Harras)

11175013_808286809257700_2050658695231497348_n

DE CHARLA CON RAFAEL FLORES NIETO EL PIYAYO,
por Miguel Ángel del Pozo Tomé

  • ¿Qué quién soy?, yo soy “El Piyayo”, Rafael Flores Nieto y algunas veces Rafael Nieto a secas, y yo me sé el porqué. Soy malagueño, perchelero, gitano, flamenco, republicano y hombre de una sola palabra. ¿Quién da más?..
  • “…soy republicano y de los fetén, no de esos de ahora, más frescos que los boqueroncitos victorianos”.

  • Mi mare me parió en el Perchel, dicen, y lo creo, que en la calle Cañaveral o muy cerquita. Mire osté: yo aunque estaba allí no m´acuerdo pero lo tengo mú escuchao, tampoco er día ni el año y ni farta que me hace, así es mejó.

11115599_808285862591128_8007316979319715720_n

“…nací de un vaso de vino de amor, de una madre hija de una madre de quince años, al menos ezo creo.

  • Mis primeros recuerdos son las gazuzas, la busca de tó pa llená la tripa vacía, el compartir las hambres y la comía, la alegría gitana de las noches de verano en la calle Zurradores donde me malcrié. Las correrías por mis percheles, calles Cañaveral, la Puente, Pulidero, Polvorista, Guimbarda… ¡yo qué sé!. Las escapadas con mi hermano José al otro lao del Guadalmedina, a onde los ricos.
  • ¿Trabajar?… de tó y de ná: esquilaor de borricos, cerrajero, vendedor de peines y otras baratijas, afanaor de cuanto pillaba, aunque mire osté: “yo, la verdá, nasí con pocos alientos pa eso del trabajo. Alguna vez andé en negocios. Ná, prepararle a algún compadre la venta de un borriquillo viejo. Cosa de tres o cuatro duros. Y me ganaba, cuando más, un corretaje de tres o cuatro gordas. Claro, así perdí yo la afisión al trabajo.¿Pá no comé? Con la guitarra, al menos, se bebe”.

  • El caudal de los gitanos:
    unas tijeras cortantes
    y un guitarrillo mu malo.

    ¿Y de amores?

    • ¿Amores?, a tó: a Málaga, a mi Perchel, del que no salí más que pá estropearme la vía. A los ondulares, a mi guitarro, a las jembras y al vino, al vino que espanta las duquelas de los gitanillos. “mi vazuco de vino blanco con zoda que emborracha menos”.

    El Piyayo y la Piyaya
    cuando salen al camino,
    lo primero que preparan
    es la botella de vino.

    • ¿Mi guitarra?, ¡ay! mi guitarra. Tan vieja y tan desarmá como su dueño, mi mejor y fiel amiga, siempre pegá a mi lao, como una novia.

    Qué gracia tenía el Piyayo,
    a la guitarra del Piyayo
    siempre le faltaban cuerdas.
    ¡Qué gracia tenía El Piyayo!

    11196265_808287412590973_4061893708741027991_n

    • ¿A los ondulares?, a los ondulares los respetaba y me respetaban. To los civiles de Málaga saben quién es El Piyayo. “Mire osté, un día iba yo camino de la plazuela de Santa María de visita a unos parientes que allí malviven y me para un civil y me dice: oye Rafaé, me han dicho que no sé qué te pasa con las gallinas que en cuanto ves una por la calle sales corriendo detrás de ella… y yo le digo: ”Parese mentira que, siendo osté señó de la Beremérita, le dé osté esa broma al gitano más honrao de la calle los Negros.” El se echó a reí y me dio pa un vasillo. Los civiles saben que yo soy respetuoso con ellos”.

    El Piyayo y la Piyaya,
    cuando van de romería,
    endiquelan a los ondulares
    y les dan los buenos días.

    • ¿Las mujeres?… mujeres muchas, tóas, más de las que podía y de tó hubo, malas y buenas…La Chunga, que escapó o se la llevaron lejos después de tres días de amor, estrenando nuestro primer jergón regalo de los “primos” y amigos del barrio, dicen que a La Línea o a Estepona, y de la que nunca supe y que me dejó marcáo por la tristeza.

    Naciste de mala ralea,
    no lo puedes remediar;
    la mujer y los caballos
    por casta se han de buscar.

    La mujer que a su marío
    le coge aborrecimiento,
    o está loca del sentío
    o es que busca otro instrumento
    que tenga mejor sonío.

    • La Hampona, que me acompañó media vía, aguantando tó, hasta la miseria, y con la que compartí al que yo tenía por hijo, mi hijastro: torpesillo él, pero no malo, aunque aficionao a las pocas monedas que con tanto trajín y esfuerzo ganaba. También María la Canastera, La Pena ¡qué se yo!.. pero mire osté: toas fuero güenas pá mí.

    El Piyayo y la Piyaya
    cuando estrenan un vestío,
    no se lo quitan del cuerpo
    hasta que no se ha rompío.

    10930847_808284702591244_861512148879760534_n

    ¿Y amigos?

    • Pocos y escogíos. Mi amigo Don Fernando Carreras que me socorría, el Chirle y mis herederos artísticos: Manolillo el Herraor, el Trinitario, el señor Antonio “El Mosco” y pare osté de contar.

    Yo tengo el número uno,
    Trinitario tiene el dos
    y el número tres lo tiene
    Manolillo el Herraor.

    Se dice que viajó.

    • Sí, corrí mundo, pero menos del que refieren y casi tó pá mi mal; muerte, cárcel, guerra… ná güeno. Cuentan que estuve en Cuba, en África, en Sevilla… no sé, tal vez.

    Cuando mis ojitos abrí,
    entre la noche y la aurora,
    una bandera española
    fue lo primero que vi.
    También vi cerca de mí
    la linda flor de la yedra
    cuyo nombre me recuerda,
    si es verdad que no me engaña,
    que era Cuba sin España
    una sortija sin piedra.

    ¿Y la cárcel?

    • Si también pizé la cárcel, por mucho y por ná. Por está donde no tenía que está, por alguna ratería, por defendé lo mío y… por salí de mi Málaga, de mi Perchel y mi Triniá a buscá la vía y cruzarse una mala mujé en mi camino.

    El preso cuenta los días,
    el presidiario los años
    y el que está metío en capilla,
    horas, minutos y cuartos.

    • Allí entré por última vez cuando nos liamos a tiros unos con otros y de ella me echaron pá que muriera en la calle como un perro baldao. Esta vez yo, que era inocente, quería quedarme dentro, se comía mal o bien pero caliente, y la celda… un palacio pá mí, acostumbrao a un oscuro y sucio cuartucho.

    Adiós patio de la cárcel,
    rincón de la barbería,
    que al que no tiene dinero
    lo afeitan con agua fría.

    Por la mañana dan pan
    al mediodía el cocío
    y, según tengo entendío,
    por la tarde no dan ná.
    Se forma un algarabán
    de pucheros y cazuelas,
    y el cabo rancho que vuela
    por ver si se encuentra un hueso
    y aquel que no ha estado preso
    no sabe lo que es canela.

    2wpi88h

    Piyayo: ¿has muerto?

    • ¡No!. Estoy aquí, con vosotros. Más alto, más espigao que un arenque, más renegrío que nunca. Vivo en mis cantes y en el corazón de aquellos que los recuerdan y aman, aunque mis huesos de pobre, allí en San Rafaé, en el fosal común del Batatá, estén regüertos con otros tan míseros como los míos y sin una humilde lápida que recuerde cuánto os di y cuánto os doy todavía.

    “Calla su vieja guitarra. Sarmentosas, flácidas ,cansadas de rasguear tristemente, las manos del viejo gitano han quedado inmóviles”.

    Artículo de Miguel Ángel del Pozo Tomé, publicado en la revista nº 3 de “Calle del Agua”, Edición de Primavera Año 2004

    elemento-decorativo-floral_23-2147486718

     

    Sigo con el texto del insigne Juan Miguel González del Pino; un texto recordando al célebre gitano y narrando su cautiverio durante la guerra de Cuba en aquel país. Este es:

    9484_808417215911326_1971021345037472730_n(El Piyayo; dibujo realizado por Ángel Idígoras)

    “En Cuba, derrumbado en el jergón de la celda de un fortín español, donde purgaba su oprobio, Rafael Flores Nieto, fue visitado por el ángel de Rilke. En tales condiciones sería como concibió la genial idea de crear los «Cantes del Piyayo», fundiendo la culta décima con los tonos patibularios y de germanía de las colonias de ultramar.

    Tienen un cierto sabor lila-dulzón de flores de jacaranda pisadas estas aguajiradas carceleras: ron de caña y vino moscatel en porrón de taberna portuaria.

    Quizás fuera aquel perdido barco del arroz quien lo trajo de vuelta a Málaga, donde se ganaba la vida cantando en tabernas y colmaos, siendo su repertorio tan variado como proverbial su memoria para la entonación de coplillas y romances, que acompañaba con su vetusta guitarra.

    Dormía de este lado del Guadalmedina, donde bebía, no sin cierta generosidad, el blanco y el pintao, dejando el revuelto de aguardiente y los tintos para el otro margen del río, que era el lugar para sus actuaciones y pitanzas, así como de sus encuentros furtivos con una misteriosa trigueña insular, inspiradora de algunas hermosas y más que notables creaciones, que él nunca reconoció como propias, atribuyéndolas antes al infortunio que al amor, tal vez empujado por un hondo sentimiento pesimista, mezcla de fatalismo y pudor, tan propio de los espíritus taciturnos y solitarios”.

    Juan Miguel González

    ***

    retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

    A %d blogueros les gusta esto: