APAGAN TROYA

Heil_Aeneas-Escaping-From-The-Siege-Of-Troy

APAGAN TROYA.

Cualquier día malo es susceptible de empeorar. Cuando más ardiente y encendida ardía Troya, van ahora, y me la apagan. Por los cuatro costados, van y me la apagan. ¿Vamos para atrás?

Expulsan del Diario Sur de Málaga a Curro Troya por un artículo sobre la inoportunidad y el evidente chupacamarismo del Presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, que se pegó –sin haber sido invitado– para hacerse una foto con el ex ministro británico el escocés Tony Blair. En fin, habrá que seguir al amigo Troya por otros cauces y barranqueras. Cómo decía una amiga: “¡¡No me lo puedo ni de creé!!”

Pero no se crean, que no es eso –siendo muy malo– lo peor del caso. Lo peor del caso será –aun sin pretenderlo ni quererlo– el efecto “amansador” y censurador que va a provocar repito –sin pretenderlo ni quererlo– en los demás colaboradores del periódico. Involuntaria, impensada, inconscientemente, vale. Pero si no… al tiempo! Que una ventana tira mucho. Sobretodo si es para afuera.

Son malos tiempos para la crítica que decían los Golpes Bajos. O algo así. Son malos tiempos para un colectivo –el de los periódicos– que luchando contra sus propios hermanos de sangre –la versión on line de cada uno de ellos mismos– tratan de salvar los papeles (impresos) sin saber (o sabiendo) que tienen la batalla perdida.

Sé que el diario Sur – Vocento, está despidiendo muchísimo personal de su sede central, (todo el departamento de rotativa e impresión) que ha subcontratado este servicio más barato en una empresa del mismísimo centro de Andalucía. Sé que los gloriosos números de ventas de antaño, son hoy una entelequia, una quimera fantasiosa (se me perdone la exacerbada reiteración) porque esas cifras de ventas no volverán –cómo las golondrinas del poeta– de los balcones de los grandes beneficios a colgar. Pero si a eso le sumas una actitud déspota y represiva hacia sus columnistas, apaga (el recibo) y vámonos. Porque entonces, es cuando se queda (el diario) sin argumentos convincentes, y pierde lo ganado en tantos años de liderazgo en la provincia.

Lástima es; Cualquier día amonestan al Maestro Alcántara y al Profesor León Gross (dos de mis más leídos y admirados articulistas) por llamar ladrón a cualquier cleptómano (seamos prudentes) político de turno (o familiar de este) que, por poner un ejemplo, se pasa las normativas de los chiringuitos de playa por el arco del merendero.

Ha caído Troya, pero tú con ella, Pancho; eso te pasa por dejarte, confiadamente, el talón y el culo al aire.

En fin, remedando a Bogart, “Siempre nos quedará París” y la erudición barata de Jorge Javier y la ordinariez de la Esteban, que esos siempre son noticias. Y de las interesantes, me cachis en el Obispo Catalá y en tó mis muelas.

Aquí la noticia:

 


**

*

 

A %d blogueros les gusta esto: