VIAJE A LAS ALPUJARRAS 2

Viaje a las Alpujarras. 2

19 de Agosto del año del Señor 2011.

La noche había sido despiadadamente calurosa, pero algo había tenido de bueno esa circunstancia, que no era sino que esa especie de sauna involuntaria nos había liberado el organismo de restos contaminantes y, masssomenoss, estábamos hechos unos pimpollos. Pimpolla en el caso de Santa-PacaVaca.

Me levanto el primero. Me lavo la cara. Bajo al restaurante del hotel y allí, tengo mi primera experiencia con el pérfido pan del día anterior; tostado este, hasta el martirio, con la intención de revestirlo de una pátina de dignidad y blandura. Ni por esas. A cada bocado, mil millones de durísimas esquirlas de harina petrificada salpicaban el inexistente mantel de la mesa de desayuno. Mesón Poqueira. El Palacio de la Simpatía.

Pido la cuenta: Un mármol de Carrara con aceite y tomate y un café, ha sido, Peco!

Peco (Nombre que dábamos a cualquiera de los hermanos gemelos, Pepe y Paco, pues nunca sabíamos quien era en realidad quien nos atendía) emite su primer (y casi único) sonido gutural del día: Doscincuenta!

Pago y me las najo. Escupo pan rallado por donde quiera que voy.

Subo a la habitación, me lavo los dientes y los libero del serrín. VacaPaca sigue nadando brillante en un espeso y brumoso mar de calor. Salgo a la terraza y me pongo a escribir mi cuaderno de bitácora. Chivato, al fin y al cabo que es, de este relato. Las vistas me reconcilian, de momento, con el lugar de martirio.

Contactamos con el resto de la superpandi una vez abajo -pero fuera- donde están realizando su desayuno. Allí es donde me doy cuenta de que el pan blando lo destinan a los bocadillos. Si lleva Jamón…Pan blando. El de Carrara para el tostado acompañando al aceite y al tomate licuado. Zuputamadre!

Damos un paseíto, compramos algunas cosas en un recóndito Covirán que hay en el pueblo y, por fin, nos decidimos por el rito acostumbrado. A la piscina!!! Toda para nosotros.

Son las 12:00… Chapuzón… Otro Chapuzón. Decidimos realizar nuestra obra de caridad diaria y emprendemos la titánica tarea de enseñar a nadar a Donna. Girilín se erige en entrenador personal. La tarea se torna cara. Donna Cara.

12:25. Ya hemos perdido una toma de cerveza. Así que nos encaminamos Shati y Father hacia el bar del Jardín. Encargamos 8 cervezas y una mariconada en forma de refresco de cola. Nos regalan unos desagradables saladitos como acompañamiento. Todavía no está encendida la barbacoa.

Sigue Girilín con su labor natatorio-pedagógica.

Establece Donna un nuevo estilo de natación que no es sino un compendio de Crolls, Mariposa, Espalda y Perrito. Todo lo cual configura una suerte de estilo TetraplejiCroll. Chapoteo, que -aunque parezca mentira- permite el avance de la bisoña nadadora por todo el ancho de la piscina de agua mineral. Parco, pero avance al fin y al cabo.

Açí se Haçe! Gritaba Merca desde el borde de la piscina emocionada. Eçoé. Eçoé! Açí se haçe!!! Volvía a animar a la atribulada Donna -que luchaba lo indecible por la flotabilidad- en un perfecto Mendoçiano

Tres rondas más de cervezas acompañadas estas de medios bollitos de pan con chorizos y pancetas a la plancha. Patatas fritas y aceitunas.

Henchidos estamos de orgullo, grasas polisaturadas y cervezas. Nos encontramos en los jardines del hotel con la hermana shica del Pozí y le hacemos foto.

Ámonos a comer a una pizzería!! sugiere Oíaporculo (la otrora Incineración).  Y así lo hacemos con algún que otro altercado en cuanto a la ubicación en la pizzería. Le callamos la boca a base de Macarrones a la Boloñesa.

Merca devuelve una botella de vino: Está paçao! Argumenta.

Allí, en la pizzería, nos encontramos al Shico Martini y tambien – sin que él lo sepa, le tiramos una foto.

Comemos, descansamos en las habitaciones. Interruptus hace honor a su nombre. Nos vamos a su habitación resignados y degustamos unos chupitos de espirituosos y vuelta a la piscina los diez. Es decir, los nueve y la petaca.

Está el agua deliçioça! Que gustaço! Comenta muy acertadamente Merca. Donna empieza a realizar estiramientos y se coloca la pertinente gorra de Bazooka Joe que -parece ser- aumenta notablemente su índice de flotabilidad, ante la atenta mirada de Girilín, entrenador personal que es;  y reanuda sus clases de natación pegándose unos tremendos buches de agua; aunque difiere de lo anteriormente expuesto por Merca. No encuentra el agua tan deliçioça!

Subimos a la habitación (Fresquita como pocas a la sombra de un enorme nogal al que solo le faltaba la pertinente mona) de la intrépida nadadora. Allí contemplamos la corrida de toros desde La Malagueta. Una notable matanza ante un terrible Javier Conde que sale del coso a gorrazos. Literalmente. Su toro lo debe de  matar la Guardia Civil a tiros.

Irrumpe Interruptus en la habitación con una botella de Ron Bacardí 8 años hirviendo como solo puede hervir una botella de ron abandonada a su suerte durante 8 horas (tantas como años tiene) al sol dentro de un coche. Desestimamos tomarla, pues el primer sorbo nos cauteriza la garganta. Así que decidimos salir de tapeo por Capileira, y la dejamos enfriando.

Como de costumbre, discutimos hasta el infinito adonde ir, hasta que por fin, nos decidimos por la primera opción. Bar la Tapa de nuestro buen amigo Eduardo. Donde nos tomamos unas cervezas (Father se zampa un plato de morcilla en caldera y dos cocacolas) y por fin – al fresquito- unas copas que nos sirven para decidir el irnos a la piltra. Father se zampa dos chupitos para echar abajo la CocaCola.

Desde la cama –y en ese infierno de habitación- VacaPaca y yo oímos por la radio a Bienadicto desde los XVI impartir la bendición a la muchachada en Madrid.

La puta mosca de todas las noches, empieza su recital porculero. Sólo una, pero hay que ver lo que molesta. Me refiero a la mosca, no al Papa.

Como esta noche sea igual que la anterior, mañana nos vamos pá Málaga, nos decimos. Nos volvemos a cagar en Interruptus e intentamos dormir.

To be continued…

Anuncios

VIAJE A LAS ALPUJARRAS. 1

(Vista de Bubión desde nuesta habitación)

VIAJE A LAS ALPUJARRAS.

AGOSTO 2011

(1)


* Dedicado a Miguel Beas. Unico Granaino que conozco que no solo no es malafollá sino que además es mi proveedor de Cerveza Mammoth.*

Surgió el apuntarnos a este periplo de improviso. Como casi todas las cosas que salen bien.

Un grupo de amigos se iban a pasar cuatro días a las Alpujarras, concretamente al pueblo de Capileira.

–         Veniros! Nos decían. Se está muy fresquito y, además, hay una piscina casi para nosotros solos.

Muy fresquitos…

Los Gorgonzola, Santa y Father, tenían compromiso adquirido para acudir a una barbacoa en casa de unos comunes y no querían hacerles el feo con su ausencia. Pero esta familia, ante la perspectiva de que el  grupo alpujarreño no acudiese a la citada barbacoa, tuvo a bien el aplazar para la próxima semana el evento carnívoro.

Así pues, carta libre. Nos vamos para Capileira. Record mundial en rapidez para preparar el equipaje. Nos llevamos la guitarra? NO! Nos llevamos el maletín de las armónicas? NO! Nos llevamos las dos botellas de ron? Nos miramos de arriba a bajo y no dijimos una palabra más. Trinco la petaca.

Quedamos citados Father y Santa (En este viaje VacaPaca) con los demás componentes de la expedición; a la sazón: Merca y Donna; Meripiss, Shati e Interruptus; Girilín e Incineración, para vernos sobre las 18:30 en el Hotel Poqueira (El Palacio de la Simpatía) pues nosotros nos vamos por la mañana para aprovechar el día. Ámonos pallá!!

Salimos pues VacaPaca y Father con destino a las Alpujarras Granadinas… Patria chica de Gloria Malafollá que Alá confunda y preserve del Paraiso. Día 18 de Agosto del año del Señor 2011

10:30 de la mañana. Salimos más contentos que unos jilguerillos. Previamente hemos dejado a Cigalowsky en casa nadando en un mar de ronquidos y con la nevera pertrechada hasta lo imposible para que el chavalito pase una buena feria. Estipendio aparte que no todo va a ser comer. Llenamos la petaca. Pobretica mía.

La carretera primera, magnífica. Prevemos una duración de dos horas (y una mierda pamí) de recorrido.

La primera vez que nos perdemos es en Motril. Nos pasamos el desvío hacia las Alpujarras (Carretera de Granada) y después, preguntando, un oriundo amabilísimo nos indica el camino correcto: Por allí!

Santa ante tanta elocuencia, se bebe una cerveza y liba un chupito en honor de San Cecilio, patrón de los granaínos. Father mira de soslayo color verde lila.

Llegamos por fin al desvío correcto…Vélez de Benaudallaaa…. Alpujaaarraaasss… Hombre! el Puente!!. Bar el Puente. Un sitio precioso y fresquísimo llenos de plantas hasta la exuberancia y un amabilísimo propietario que nos atiende y nos proporciona las tapitas gratuitas pertinentes de todo buen bar granaíno que se precie. Ces’t magnifique!

Coca Cola Father y shervesita VacaPaca. Dos tapitas de ensaladilla rusa. Dos shervesitas –muy pequeñitas- más! Maestro!! (Father se ha permitido la licencia) Nos las ponen y dos rebanaditas de pan con medio chorizo abierto y asado a la plancha. Mola esta costumbre.

El cielo del colesterol. Me despido, pago, subo en el coche alabando lo fantástico de las tapitas gratis. Lo agradable del sitio, lo amable del propietario, y le auguro a Santa -VacaPaca- lo baratitas que nos van a salir estas mini vacaciones. 6 Levros y ya vamos hinchaítos! Ninia!

Doy la vuelta con el coche…Y una sirena de la Guardia Civil (2 coches a falta de uno) y una agente desde dentro, me indica con el dedo que me pare. Zuputamadre I.

Desisto de la huida. Santa me proporciona un puñado de Juanolas para intentar mermar el efecto de la mierda de cerveza que me acabo de tomar. Me para junto al arcén. Me indica lo incorrecto de la maniobra. Santa pone ojos de gato de Shrek. Father contiene un eructo de cerveza, chorizo y Juanolas y se piensa ofrecerle un chupito de Ron a Picco (Compañero de Letto).

Me mira Picco con cara de VaaaaaayaVayaVayaVaya!

– Me dé Ud. la documentación, por favor.

– Ud. perdone Benemérito agente, pero es que no me di cuenta de que estaba dando un giro en zona no recomendada.

-Prohibida, dirá Ud.

-Prohibida quise decir y que Viva el Duque de Ahumada!

Se lleva mi carnet y en viendo que soy gente de orden, que yo tambien tengo ojos de gatito de Shrek y de que Santa lleva una minifalda que tira patrás Picco y Letto se apiadan de la ingenua pareja y les pone una multa de solo 80 levros que se quedan en 40 por tonto pago.

-Podría solo apercibirles- me dice- y solo darles un tirón de orejas (y me hace el conejito con los deditos indicando comilllas) pero mi obligación es denunciarle.

-Cumpla Ud. con su obligación, le digo sonriendo, mientras con los ojos me cago en tó la leche que la han dado al fundador del Benemérito Cuerpo.

Me dan recibo en el que figuran la firma de Picco, Letto y Father. Me abstengo de poner “Todo por la Patria” pues sé –como las lesbianas viejas-  que no está el horno para bollos.

Nos indican que podemos seguir nuestro mermado camino.

Nos ponemos el cinturón de seguridad, ponemos el intermitente, hacemos señal acústica para avisar de nuestra incorporación a la carretera, sacamos el brazo para indicar la maniobra y salimos ya completamente relajados por el deber cumplido.

Emprendemos de nuevo el camino, dándoles mil gracias con la sonrisa tonta y cagándonos en tó lo que se menee vestido de verde en 100 kms. a la redonda.

Nos ponemos en camino, VacaPaca abre una cerveza para quitarse el mal rato y se toma un chupito ante la sugerencia de Father. En ese momento, nos pasamos el mierda de cruce hacia Órgiva -que está escondido nada más pasar un túnel- y nos encaminamos tó contentos hacia la perdición más irremediable. Zuputamadre II. Solos en las Alpujarras.

Camino de Tablones y no me refiero a Santa sino al puto pueblo. Llevamos ya más de 15 kms. de cuesta en un mar de montañas desoladoramente vacías de seres humanos; nos damos cuenta de que algo huele mal a sur de Dinamarca. Bastante mal.

Vemos, por fin, un restaurante donde dos ínclitos granaínos están sentados a la sombra del infierno. Me apeo del coche, es decir, me bajo, y el calor me abofetea el careto de tal manera que por poco si me da una lipotimia; diligentemente, me acerco a los dos  señores y les espeto:

-Por favor, caballeros, pueden decirme Uds. si vamos bien para Capileira?

-Pabajo!…Tiene que ir Ud. tó tieso pabajo y después atravesar Órjiva

– Muchas gracias dilectos campesinos. Zupatamadre III.

Oootra vez para abajo.15 kms. más. Desesperada Santa abre una cerveza y se toma otro chupito de la petaca que ya va pidiendo compasión ante el irremediable vacío.

Después de otra hora de camino, llegamos a Capileira Father se tomados chupitos en cuanto aparca para aminorar tensiones sufridas… Y pal Hotel.

Vamos a la mini recepción y allí contactamos con el Paradigma de la Desatención: Gloria. La más ilustrativa representación de la malafollá granaina.

-Uds. sooon… Er matrimonio, noverdad? Grrrr.

-No Señora- pensamos- somos Ortega y Gasset.  SI! le contestamos

Grrrr…

Nos pide que la sigamos por un pasillo, unas escaleras (16 escalones contaos), un recoveco y otro largo pasillo hasta llegar a la habitación.

-Vissentaaaa!!!!! Vissentaaaa!!!! Nostá. Vissenta Nostá! Vénganse Uds. Conmigo! Pabajo! Grrrr…

Nos vamos detrás  de la –ya percibimos- íalagranputa, y la volvemos a seguir por un pasillo, unas escaleras (Otros 16 escalones), un recoveco y otro largo pasillo hasta llegar a la mini recepción.

Todo eso, cargados con el equipaje.

-Nostá Vissenta. Aquístán la llaves.

Subimos otra vez con la Señorita Rottenmayer que nos ha vuelto a pedir que la sigamos por el pasillo, las escaleras (He dicho que eran 16 escalones?), el puto recoveco y otra vez el largo pasillo hasta llegar a la habitación de marras.

Nos abre la puerta y de adentro sale una tufará de calor que ríete de las salas de calderas del Titanic. Será esporádico y circunstancial, nos decimos los afectados clientes. Y nos introducimos “motu proprio” en la antesala del Averno.

Nos ponemos los bañadores y nos bajamos a la piscina donde un agua fresquita nos libera de todo mal rollo sufrido en el viaje de ida.

Alguien puede suponer el placer que se experimenta al sumergirse en una piscina llena de agua de Lanjarón y sola para nosotros?

Santa me dedica un número de baile acuático que le agradezco profusamente con aplausos.

Nos comemos a la sombra de un enorme pino un entrecotte y una ración de panceta con unas cervezas fresquitas (Father ya puede y se toma otros dos chupitos del tirón para quitarse, otra vez, la tensión acumulada) y esperamos al grupo a que llegue.

Siesta en los infiernos. Polvitos de la Traspuesta. (No mal penséis -o sí- que ya explicaré eso que es).

Llega el Alpujarrenian Group: Merca y Donna; Meripiss, Shati, Interruptus, Girilín, Incineración… besos y arrumacos. Llenada de petacas…y todos gozosos y saltarines nos vamos para la piscina para, nosotros otra vez, sumergirnos en agua mineral.

A las 21.30 abandonamos la piscina y por fin descansa el hotel. Desde la lejanía se oye, el perpetuo Grrrrr! de la Doña que estará peleando con su sombra. Zuputamadre IV.

Paseo precioso por Capileira; vamos a saludar a Jóse y a Eduardo a La Tapa. Me tomo un agua mineral. Aurori ( Interruptus) es encantadora. Y nos vamos a cenar.

 

Un precioso restaurante: La Catifa con unas vistas magníficas. Un precioso y embelesador ambiente. Dirigido por un impertérrito Luismi. Es lento, desesperadamente lento. Pero aquí, como en Marruecos, La prisa mata. Y se asume la tardanza con paciencia. Con muuucha paciencia. Buena comida y gran ambiente, ya os digo, el sitio es memorable.

Restaurante- alojamiento Catifalarga (La Alpujarra) Capileira, Granada 18413

Una actuación de un peculiar grupo de flamenco con un cantaor, un guitarrista, una bailaora y un ¡Violinista alemán! Que les aporta un aire distinto y fascinante: Kurtulus Flamenco se llaman.

Fascinantes, ya te digo. Nos tomamos dos o tres copas. Bajamos a Capileira dejando Al Catifa por encima de una niebla roja que invade el pueblo. Precioso ya lo veréis.

Volvemos a Capileira…

La gente se va a saludar a Nina Salvatoros y nosotros, agotados, abrimos la ventana de la terraza de nuestra habitación para que salga el olor a azufre y a magma y… a dormir al tostadero.

To be continued…

A %d blogueros les gusta esto: