FATÊMA.

Fatêma.

Ha llovido ya mucho desde los tiempos en que hacíamos tertulias en casa de nuestro amigo Salvi, al que ya me he referido anteriormente en otro post.

Míralo aquí:

https://gorgonzola1.wordpress.com/2010/02/06/m-c-escher/

Pues bien, sigo. Estas tertulias eran absolutamente amenas, pues conformaban un universo de amigos de toda índole que enriquecían cualquier conversación que se planteara. Salvi estaba casado con una chica estupendisima: Vicky, que además era amiga. Buena amiga.Tambien tenian un hijo: Noé. Y para que nada falte, y para completar el elenco, también tenían una mascota. Una peculiar mascota.

A ella nos vamos a referir en este escrito.  Fatêma no era una mascota al uso. Ni gato; ni perro, ni loro, ni ná.  Fatéma era una Macaca  Silvanus. Una mona de Gibraltar. Un primate, vamos. Como la hija de mi tío Juan: Teresita. La prima Te, le llamábamos, porque no era lo que se dice guapa, pero si muy mona. De ahí el apelativo: La primaTe.

0Barbary Ape Macaca sylvanus 20122006 Gibraltar aVolvamos a Fatêma.

Fatêma llega a casa de Salvi y Vicky siendo una monería, valga la redundancia, pequeñita en tamaño y edad. Era la atracción de la casa y de todos los niños del barrio que alucinaban con el animal de marras. Vicky, tenía pasión con la mona y cuando esta hacía alguna tropelía, no había nadie que increpara al animal para no molestar a la dueña. Intocable que se llama.

Pasó el tiempo y el primate creció, no demasiado todavía. Después cuando paso mas tiempo, ya creció desmesuradamente. Le crecieron unos colmillos del quince y le salio en el culo una especie de callo que parecía mas  bien un par de Tortas del Casar. Una respetable malabestia.

barbary-macaqueWM (4)

Volvamos a la adolescencia de la mona.

Apuntaba maneras ya Fatêma desde pequeña. Tenia una agilidad, podríamos recurrir al tópico de felina, una agilidad felina. Pero no ; tenía una agilidad de mona que no solo es bastante sino que es un despropósito para una casa.

Fatêma tenia una personalidad propia, y por eso, tambien tenia sus preferencia entre las visitas de las tertulias. Permitía a unos que la acariciaran y a otros los tenía fichados. Para siempre. A Julián, por ejemplo.

Todos estábamos de acuerdo en que nos veía el aura o las vibraciones. Si ella veía que no se le temía, pues no le daba la coña al sujeto en cuestión. Pero si veía que el individuo tomaba precauciones al entrar en sus dominios,es decir, en el salón, lo fichaba de inmediato.

Lo miraba de arriba abajo y establecía su objetivo consistente la mayoría de la veces en los objetos que portaba el infeliz y que este descuidada e involuntariamente dejaba su alcance. Con el objetivo fijado en sus retinas, la mona daba un rapidísimo salto en el aire, a veces con triple pirueta, sin red, como debe de ser, y aterrizaba limpiamente, pero con un terrible castañazo, en el hombro de la victima. Si no había botín, con la rapidez del rayo, le pegaba tres violentos tirones del pelo que no se lo arrancaba de milagro; y de otro agilísimo salto, piruetas incluidas, volvía a su cuartel general que estaba situado en la barra de la altísima cortina que adornaba el salón. En la galería que se llama.

????????????????????????????????????

Esta atalaya, no solo servia de refugio a la primate, sino que además, era el observatorio perfecto de sus posibles victimas. Inermes e indefensas victimas.

Sigamos ahora con un ejemplo ilustrativo:

Girilín era, y es, un intimo amigo que no tenia ninguna pasión hacia la referida Fatêma. Ninguna en absoluto. Rien de rien, que dicen los gabachos.

Iba siempre Girilín pertrechado -como si fuese un medico americano- de multitud de papelitos con anotaciones y sobre todo con  dos o tres bolígrafos dentro del bolsillo superior de su camisa. Alineados unos junto a otros. De la marca Parker casi siempre

Cada vez que Girilín llegaba a casa de Salvi, ya en el recibidor , y antes de entrar al salón  donde estábamos los amigos reunidos, empezaba el ritual. Su ritual.

Se despojaba de los guantes que usaba en la moto, sacaba todos los documentos del bolsillo superior de la camisa. También los bolígrafos, uno a uno. Cartera…tabaco….mechero…..y todo lo que estuviese al alcance de la puta mona que Alá confunda.

Depositaba todo eso en el interior del casco de motorista y ponía a buen recaudo este. Bocabajo siempre, no fuese a encontrarlo la alimaña y encontrase en él su El Dorado particular.

Entró pués el precavido Girilín en el salón y aposentó sus reales en el sofá. Bajo la alta galería de la cortina. Justo debajo de la atalaya  simiesca. Mala estrategia, pardiez, si lo pensamos adecuadamente.

69152802-9wz4eelq-monodegibraltarvi

Charlábamos  a gusto y relajados. Entre risas, como siempre, cuando de repente….PLASSSS!!!!!! se oye sordamente y Girilín se sacude violentamente debido al zurriagazo que le había endiñado la mona al aterrizar de repente sobre su hombro derecho. Alea Jacta Est. La suerte estaba echada.

Impávido se queda Girilín. Masss o menosss tranquilo pues la mona se iba a comer, literalmente,  una mierda, pues todo lo susceptible de mangoneo, estaba a buen recaudo en la entrada y además dentro de un casco.. Un Shoei XR para mas datos.

Continuemos.

El cuadro era precisamente eso: un cuadro. Todos estábamos expectantes a ver como se resolvía el tema teniendo en cuenta donde estaban situados tanto la mona como nuestro amigo Girilín.

No se si he comentado que Girilín usaba gafas, y que de estas -naturalmente y por circunstancias obvias- no se despojaba nunca de ellas. Pues bien, lo comento: Girilin usaba gafas.

La cagaste, Burlancaster, debió de pensar la mona, nosotros y el mesmo Girilin.

Antes de que el desdichado tuviese tiempo a reaccionar, La mona de un rapidísimo manotazo arranca a Girilín las gafas de la cara.

Pega un larguísimo salto PLINNNN!!!!…que la lleva a lo alto del armario……PLINNNNN!!!! da otro brinco y se va al borde superior de un enorme espejo, PLINNNNNN!!!! ejecuta un último salto, triple pirueta incluida,q ue la lleva directamente y sin margen de error a su torre-observatorio con la gafas en la mano. Lo que le da un aire intelectual e interesantísimo a la mona, todo hay que decirlo.

????????????????????????????????????

Todos los presentes, nos quedamos mirando embobados ,menos Girilín que además de estar embobado, estaba además acojonado temiéndose lo peor. Tooodooo el mundo atento para ver que ocurrencia tenia a bien hacer la puta mona del demonio que Satán tenga en sus aposentos. Pensaba Girilín.

Coge las gafas primorosamente Fatêma, y de un certero golpe ZASSS!!! Le pega un fortísimo gafazo en la barra de la cortina haciendo añicos el cristal izquierdo. Saltan las dioptrías por doquier.

Seguimos mirando a Fatêma, que con absoluta displicencia nos observa a nosotros y , sin dejar de mirarnos a los ojos fijamente a todos -a todos a la vez, pues se sabía protagonista del evento- va y ZASSS!!. le pega otro zurriagazo a las gafas partiendo esta vez la montura. No arreglo. No Repair, que dicen los ingleses.

Jugada perfecta. Dos golpes y el enemigo cautivo y desarmado.

Tal como si supiese que la batalla había concluido, tiró los restos, desde arriba,  a la mesa del salón, que era bajita y con el sobre de mosaicos, dejando las gafas para el arrastre. Con lo cual dió la faena por rematada y concluida. Va por ustedes Maestros!

La risotada perversa y cruel de los presentes fue formidable.

Salvi se deshacía en disculpas hacia Girilín y este con la boca shica respondía : No passa nada, tranqui Salvi. No passa nada. 0.0

Mientras, miraba hacia arriba -con las gafas retorcidas puestas- a la puta mona. Con el cristal derecho, claro, y pensaba como coño podría arreglárselas para poder sacarle los ojos a la maldita hominida. Lentamente, si fuese posible, despues de haberla sumergido en en una olla llena de aceite de oliva extra hirviendo.  De aceituna Arbequina de primera prensada para que nada le faltara a la íadelagranputa..

mono-de-gibraltar-espac3b1ol-c3b3-inglc3a9s

***

elemento-decorativo-floral_23-2147486718

Anuncios

3 comentarios

  1. juajuajuajuajuajuaaaaaaaaaa….
    (qué recuerdos!)
    Muy bien descritos, gordito.

    Me gusta

  2. Genial Alvaro,
    la inolvidable Fatema, a mi que me dan miedo hasta los gatos. Ir a casa de Salvi y enfrentarme a ese satanico bisho superaba todas mis fobias,
    hasta que no salia por la puerta no le quitaba ojo de encima, eso si siempre de reojo, no notara satan que yo le tenia miedo, mas de una vez tuve que soportarlo
    en mi regazo.
    Solo estuve tranquila en su presencia aquel dia que
    no la llevamos al campo y se sintio libre.
    me encantan tus relatos,
    y tus recuerdos, ya que mucho de ellos compartimos.
    Muchos besos

    Me gusta

  3. Magnifico relato father
    Sin haber vivido ese momento, he ido haciendo la pelicula a medida que leia el relato,es un guion perfecto, y mas conociendo a Girilin.
    He tenido que parar de leer porque me quedaba “encanao” y llorando de risa,reitero lo dicho magnifico.Un abrazo Alvarito

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: