EL PELÚO

 

 

EL PELÚO

       Dedicado a Ascensión/Asunción.

 Por ser la inspiradora de este relato;  con la esperanza albergada  de poder llegar en esta vida a saber como se llama realmente la oíaporculo.

 

   Miguel Ángel Rufián es un grandísimo amigo mío. Alguien al que aprecio mucho. Alguien al que quiero.

 Sirva pues esta declaración, de disculpa;  por si algo le molestase de esta nomina de recuerdos que ahora relaciono de forma absolutamente cariñosa.

 Te quiero Pelúo !

 Pelúo ?  He dicho Pelúo ?  Y  quien es el Pelúo ?

 El Pelúo es mi amigo : Miguel Ángel Rufián.

 Miguel Ángel es uno de los componentes de una familia amiga en la cual se da una circunstancia especial. Todos tienen el gen de lo artístico.

 Familia de artistas. Todos lo son.

 El que no baila, canta y liba someramente. El que no canta y liba someramente, toca la guitarra y liba someramente también. El que toca flamenco, no canta ni baila pero también liba someramente. Y hay otro que además , canta, toca la guitarra, la batería,  el piano, compone… y liba someramente como es habitual en los hermanos . Multidisciplinar que se llama.

El gran poeta de los hermanos , además de libar someramente, hace preciosas composiciones.

Y hay uno que ni baila, ni toca instrumento alguno , tampoco canta , ni compone. Es carpintero. Y lija soberanamente.

 Después está el Pelúo que ese no liba…ese transvasa. Y  es, además. el protagonista de este relato. Y mi amigo. Un poco en las catacumbas del desuso ahora, todo hay que decirlo.

Con la edad se está volviendo mas intransigente y “saborío” . Un poco caraperro.

 Miguel Ángel Rufián , el Pelúo, canta. Como solo lo hacen los maestros : Pa pocos, cuando está a gusto y sobre todo, cuando le sale de los cojones. Flamenco roto y ortodoxo. Soleares a pulmón libre.

  Escribe, tengo entendido, de una manera envidiable. Pero como los genios , y por un razón que nadie entiende, rompe cada escrito una vez finalizado. Una putada para sus potenciales lectores. E injusto.

 Miguel Ángel Rufián, el Pelúo es también hombre de una vehemencia sin limite. Se deja llevar por los sentimientos y por el momento que le acontece.

 Pongo ejemplo: Hace años tuve el placer de regalarle un ejemplar de Don Quijote fechado a mediados del  Siglo XVII. Este, el Pelúo, estaba unido en esa época a una jovencita y encantadora chica que llamaremos para despistar Decoña.  Venían a casa a menudo y , como digo, tuve el placer de hacerle el regalo antes citado .

 Se lo leyó, Miguel Ángel, (es un empedernido lector) en un plisss plass. Debo de aclarar que el texto estaba escrito en castellano antiguo. Fue tal la vehemencia empleada en la lectura que al Pelúo le dio un cuarto de vuelta el coco  y siguió hablando castellano antiguo al menos durante un mes. Queréis yacer conmigo, mi dama? Preguntaba a Decoña con la aviesa intención de llevarla al catre.

 También he de aclarar que el susodicho, era un poco entrecortado en el habla. Tartajoso, vaya!. Mas adelante se comprobará

 Teníamos un amigo común llamado Leo que vivía de forma definitiva en Londres cerca de Camden Town. Leo era hermano de otro  íntimo amigo nuestro llamado Elv. Elv Íbora.

 Cuando podíamos ,volábamos a la ciudad del Támesis para pasar unos días con Leo y de paso hacer turismo.

 Decidieron un buen día Miguel Ángel y Decoña hacer una escapada y pasar unos días con Leo en Londres.

 Así que ni cortos ni perezosos, tomaron el avión y pallá se fueron. Tiembla Londón!

 No se estaba desarrollando el vuelo todo lo bien que esperaba el Pelúo. Unos inoportunos retortijones le estaban incomodando el viaje. Mardita sea!

 Se toma un aperitivo en el avión y siguen los retortijones dando por culito..Nunca mejor dicho

 Un viaje corto tiene de bueno, o de malo, eso, que se acaba pronto y cuando el Pelúo ya no puede aguantar mas, el avión está aterrizando en Heathrow y ya nadie puede levantarse. Menos para  ir al evacuatorio. No shit, maifren.

 Tarda el avión , ya en tierra, un buen rato en desalojar a los viajeros. Por fin … se dirigen a la  terminal !

 Salen Miguel y Decoña por la puerta buscando ansiosamente un taxi que les llevase a casa de Leo. Miguel Ángel anda amaneradamente con el culillo apretao . Ya haré lo que tenga que hacer cuando llegue a la casa,dice. Ofú!

 Se hace el viaje ,en taxi, también interminable. El conductor hindú mira con cara de animadversión  al viajero que con la cara compungida y un cierto color cerúleo no para de moverse y murmurar. Prrrr…prrrr…pep.

 Llegan por fin a casa de Leo.

 Decoña paga ,al conductor del taxi y el Pelúo sale disparado hacia el portal de Leo.

 Llama y dice.

– .A-a-a-abree-Le-e-eo!!!!! Queeee me-e-e Caago!!

–  What? Who issss it ?

–  A-a-a-abree-Le-e-eo ,Co-ho-ho-nesss….. Queeee me-e-e Caago!!

 Leo tenía una casa que era un dechado de limpieza y orden. Un reflejo de su propietario. Disponía de dos dormitorios, un amplio salón,  una cocina y un cuarto de baño para ducha y aseo.

 Para las necesidades mas intimas, aguas mayores y evacuatorio que se dice, disponía de otro cuartito donde estaba situado un W.C.  Este cuarto era muy estrechito. Para lo que había de hacerse allí ,no hacia falta mas. Tras la taza una ventana con un poyete de obra donde había un cenicero y una caja de cerillas que se usaban -las cerillas-  una vez evacuado, para encenderlas y disimular el mal olor.

  Entra el Pelúo en el water. Sin saludar al amigo del alma. Queeee me-e-e Caagooo Otttiaaa!!! Dice en un perfecto castellano.

 Empieza a bajarse los pantalones sin atinar con la correa. Vísteme despacio que voy con prisas, dice el refrán.

 Nopú..nopú…nopú….no puedo aguantarrr…..logra a duras penas echarse los pantalones hacia abajo.

 Siguen los calzoncillo y…..antes de sentarse, se relaja el esfínter y  en  apenas un segundo…

 Preeep tep tep tep. Prrrreepp tep tep tep.   Prreeeep tep. Prrrrrrr Prrrrrr Prrrrrrr. Teptep.

 Un Kalashnikov de mierda  empieza a disparar ráfagas de excremento por todas las paredes del estrecho servicio.

 Preeep tep tep tep. Prrrreepp tep tep tep.   Prreeeep tep. Prrrrrrr Prrrrrr Prrrrrrr. Teptep. Repite el fétido fusil de asalto.

 Caireles de diarrea chorrean por los antes impolutos mosaicos del cuarto de baño de Leo.

 Miguel Ángel, no da crédito a sus ojos. Tres rollos de papel higiénico que esperaban su inmisericorde destino, yacen acribillados de mierda. Heridos de muerte.

 Una pestilente letrina de reclutas parecía aquello. Peor todavía.

 Decoña y Leo, charlaban amenamente, ajenos a la tragedia, en el salón . Leo achacaba la repentina indisposición a los nervios del viaje. La cagada del viajero, traducía del inglés directamente.

 De pronto a lo lejos en el pasillo oyen un ……. Máspa…máspa….máspa…….

-Que disse er Migué? Pregunta Decoña.

– Máspa…máspa….máspa…….

– Ke diiiisse Miguéee? Ío?

– Máspa …máspa….máspa…….Máas papel, connnioo!!!!

– Pelúo!!! -le dice Leo  mirando con cara de resignación a Decoña-  frente a ti, hay tres rollos mas.

–  Máaspa…….Maaaas papel, connnioo!!!! Repite el Pelúo.

 Y Leo entrega a Miguel Ángel un rollo de papel de cocina triple absorción. Dos rollos mas de estos cayeron.

 Cuando al cabo de una hora Miguel sale del cuarto de baño, sudando como un pollo, dejó tras de si una pared con una pátina amarillenta y un olor fétido mezcla de mierda y cerillas quemadas.

 Hubiese hecho falta una  lluvia de napalm.

 En Londres. Circa 1.990

A %d blogueros les gusta esto: