MIGUEL ANGEL RUFIAN. AB IMO PECTORE

Ayer fue un Lunes Santo espléndido. Digno de recordar si pudiese.

 Acudí a casa de los Rufián con la aviesa y falsa intención de ver el encierro de la Cofradía de los Gitanos. Esta intención, no era sino la tapadera del firme propósito de emborracharme con los queridos  Rufianes.

 Vive Dios que lo conseguí. En un cortísimo espacio de tiempo ya estaba navegando en  un mar brumoso de vapores etílicos empañados de Dylan, Cohen y arpegios de guitarra. Con muy buena compañía, todo hay que decirlo. Amigo Dieguichi!

 En mitad de la travesía, Miguel Ángel Rufián tuvo un detalle .Un precioso detalle que, por lo irreflexivo del acto, agradezco enormemente. Una demostración desmesurada e inconsciente de amistad.

 Me regaló un montón de papeles arrugados donde había escrito reflexiones personales que se paseaban entre la demencia y la genialidad. Dificil mantener el equilibrio a veces.

 Hoy he estado ordenando esos papeles. Leyéndolos.

 Buena terapia para la reseca resaca. Gigantesco e inmisericorde tributo que se ha de pagar por los buenos ratos.

 Mas que ordenando, he estado desarrugando el legajo intimo que ahora guardo debidamente en los dos sitios  donde mejor pudieran estar : En mi biblioteca y en lo mas profundo de mi corazón. Ab imo pectore.

 Uno de estos escritos dice así: (Solo por esto, tengo que querer al íolagranputa)

 (Del libro de los Países Extraños. 2010)

 Aquí en este país, siempre es fiesta.

Un día se bailan sevillanas

y a veces malagueñas.

Y una vez quitados los trajes de la feria,

se ponen los trajes de un Rey Mago.

 Y tiran caramelos;

y cuando ya no quedan,

se bajan de las carrozas y  se ponen un disfraz cualquiera,

de chino o de otra cosa (Carnevale)

Sin darse cuenta, se ponen el capirote de Semana Santa

y llorando con inmenso sentimiento

le dicen a la Virgen…Guapa!  Guapa!.

Y a veces , y solo en años como este,

sin saber como, Febrero te roba un día.

 Te asomas al balcón y algunos bailan.

Otros tiran caramelos, incluso hay varios disfrazados.

Los cofrades con el capirote y  con la grapa hincada en la frente

Gritan… Guapa! Guapa!

Porque amigos, este país no da tregua.

Este país que donde empieza , acaba.

Este país extraño, es una fiesta.

A  mi amigo Álvaro

Para que sepa que

lo que el aprendió de mi.

yo, lo aprendí de el.

 Y a Nini, para que no me tire los chicles en la chaqueta nueva.

 Con todo mi cariño.

Miguel Ángel Rufián.

          2010

 Mil gracias Pelúo. Ab imo pectore!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: