MARATHON MAN

MARATHON MAN

Esta  es una semblanza, sobre mi querido amigo Carlos María Gil Passolas, que sale hoy en la prensa. Se fue -a la chita callando- antes de ayer. Muchos de sus amigos, estuvimos en el tanatorio, despidiéndolo emocionadamente. Yo, le comenté a otro querido amigo común, que estuve a punto de ponerme  -para la despedida- ese pañuelo de corredor de San Fermín que unos meses atrás me/nos había traído de Pamplona y regalado. Con ese enorme y generoso cariño que nos dispensaba.

Estoy seguro que le hubiese encantado que todos nos hubiésemos presentado de esa guisa. Estoy seguro de que sí. Carlos Gil fue un buen amigo. Leal hasta la muerte. Hasta la injusta muerte.

Me tenía prometida una pajarita de esas que tanto usaba y que a mi tanto me gustaban. Ya no la tendré. No le ha dado tiempo.

Este es el artículo que sale hoy en La Opinión de Málaga firmado por Lucas Martín.

Descansa corriendo, buen amigo. Como los valientes.

 

Lucas Martín

(La Opinión de Málaga)

Se le veía a toda pastilla por el paseo marítimo de Fuengirola, corriendo como un bólido, con la misma energía y la predisposición con la que en 1978, en Chile, convenció a todos los popes del turismo latinoamericano para dejarse de Miami, Montecarlo y zarandajas y enfilar hacia la Costa del Sol. Dicen que cada vez que abría la boca decenas de americanos se subían a un avión convencidos de que el paraíso estaba en Málaga. Carlos Gil fue uno de los precursores del sector en Andalucía; sin él no se sabe si se hubiera inventado el turismo, pero está claro, que, al menos, en estas tierras sería otra cosa.

Ex-gerente del Patronato de la Costa del  Sol, entidad que prácticamente puso en marcha, tenaz y desenfadado, como todo buen mañico de Málaga, Gil falleció la noche del pasado miércoles, a los 65 años. Se fue sin que muchos de los que le admiraban acertaran a saber que padecía una enfermedad, persuadidos, quizá en exceso, por su condición de hombre brioso, siempre en camino, con la pajarita cambiada puntualmente por el peto y el pañuelo para correr cada año en los Sanfermines y en la maratón de Nueva York.

José Carlos Escribano, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), le recuerda trotando; Gonzalo Fuentes, de CCOO, quejándose de la falta de fuentes públicas, también al lado de la playa. Cada representante del sector tiene una visión distinta de Carlos Gil, pero todos se descubren hacia sus títulos; el empresario deja tras una estela de pionero, de hombre intuitivo, de inventor, eternamente en la faena.

La industria le reconoce como maestro; quizá por eso la Costa del Sol estaba ayer desolada. Gil llegó en los tiempos en los que el marketing era una especie de hechicería de la que hablaban los americanos; se había graduado en la primera promoción de la Escuela de Turismo, en León. Su amigo Agustín Lomeña contestaba el teléfono a mediodía desde el tanatorio. «Carlos fue mucho para esta provincia, uno de los creadores de la marca de la Costa del Sol». señala.

A Carlos se le debe, entre otras cosas, el primer plan de promoción del destino y, en cierta medida, también la institución del Patronato, a la que ayudó a constituir y de la que fue su primer gerente. Después fundó una empresa, Carlos Gil y Gil y Asociados, con la que catapultó a la provincia; su intervención fue decisiva para las décadas de esplendor del mercado estadounidense, al que atrajo con sagacidad y esfuerzo. Cuenta el sector que su agenda era de oro, entre sus amistades se encuentran empresarios estadounidenses y personalidades como Ignacio Vasallo, exsecretario de Estado de Turismo y antiguo responsable de la oficina del sector en Nueva York. «El mérito, además, es que lo hizo todo sin un duro y sin que hubiera experiencia como ahora.La Costa le debe mucho, muchísimo», declara Miguel Sánchez, responsable del consejo de Turismo de la CEA.

La siguiente generación de profesionales le percibe como a un referente. Es prescisamente ése el término que emplea Joaquín Fernández Gamboa, vicepresidente de la Asociación Empresarialde Agencias de Viaje (Aedav), que también alude a su valía personal. Carlos Gil no era orgulloso ni reclamaba condecoraciones; siempre estaba dispuesto a colaborar con los demás. Así le recuerda Sánchez, al igual que Escribano: «Era uno de los grandes, una institución. Supo además trasvasar su conocimiento y experiencia a las nuevas generaciones».

En la mañana de ayer mientras los más cercanos se compungían por su muerte, el resto le imaginaba haciendo las maletas, pendiente de una nueva carrera en Nueva York o en los Sanfermines, para desesperación de su mujer. Carlos Gil seguirá corriendo, con la antorcha de la Costa del  Sol.

Anuncios

3 comentarios

  1. …..SUPO ADEMÁS TRASVASAR SU CONOCIMIENTO Y EXPERIENCIA A LAS NUEVAS GENERACIONES….. .Esto es bondad infinita…. y por tanto y entre otras muchas cosas, algún día, te hará llegar” tu pajarita”. Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  2. Pues a mí en vez de una pajarita me regaló una corbata que se asfixió del Gobierno de Navarra con el escudo navarrico y todo. La lucí en su no-funeral

    Me gusta

  3. aunque llego muy tarde, quería reflejar aquí mi pesar, por este trágico suceso, no soy cercano a el ni a su entorno ni familia, simplemente lo conocí el verano pasado de 2011 por un breve periodo de tiempo, mientras yo trabajaba en la empresa de un familiar suyo, es sin duda una de las personas mas carismáticas, humanas, cordiales,buenas, y millones de excepcionales adjetivos, que sin duda, mas que se merecía. Nunca olvidaré como, con helados como presente, nos alegraba y nos hacia mucho mas llevaderos esos días de tedioso trabajo. MI MÁS SENTIDO PÉSAME

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: