INCONSOLABLE DESCONSUELO

lagrimas

INCONSOLABLE DESCONSUELO

Esta noche, querida mía,

te he visto llorar desconsoladamente.

Y muero en vida, afligido, porque no soporto eso,

que desconsoladamente, llores por amor.

No soporto mi amor, que llores angustiosamente,

porque me duele, niña. Porque tu motivo es el mío.

Inconsolable desconsuelo el tuyo.

(Sé que es redundancia)

pero he querido apaciguarlo,

con la doble repetida

y no lo he conseguido.

Inconsolable desconsuelo…

Sabes vida mía?

Muero en vida por tu pena. Muero en vida porque es nuestra.

Y como me era imposible razonar el razonamiento,

(Sé que es redundancia)

con lo listo que me creo y no he podido.

Y sabes? lo he intentado.

Lo siento, que se le va a hacer;

el dolor, involuntariamente, también a veces se dobla.

Cosas de la redundancia, ya sabes.

Pueden más tus lágrimas (que son las mías)

porque son  más perfectas que la mejor de mis palabras.

Yo, quería consolarte, pero no pude.

Imbécil e incapaz me siento,

me hacia mucho daño que no entendieras

la verdad de mi intención.

Quise llevarte por la senda de mi cordura,

y tú, porque no podías, (ni tenías porque hacerlo)

me dejabas en el umbral de la incertidumbre.

Al final, diste tu brazo a torcer.

y, dulcemente, sellaste tu boca con la mía,

aunque yo, sin creérmelo del todo, me hice el tonto.

Te entiendo, mi amor. Mi gran e inevitable amor.

Y sabes lo que te digo, y me dejo de poesía?

Que me cago en Dios,

y muero, en pecado, por tu vida que es la mía.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: