D’ARTA (GNAN)

Alfieri37

D’ARTA (GNAN)

Comparto a menudo con mi amigo D´Arta (gnan) mesa, mantel y cuchillo. Lo de mesa y mantel, pase; eso lo puedo soportar estoicamente porque es un meridiano placer eso del comer en buena compaña y tal; y porque ahí –sobre todo a la hora del café, de la copa y del puro– le puedo y le gano.

En esas ocasiones gastronómicas, D´Arta (gnan) siempre se pone a mi lado –cual pajarillo aterido de frío– buscando el calor de la molla y de la chicha; y siempre nos procuramos -el uno al otro- el otro calor intangible pero igualmente agradecido de la conversación amena y agradable. De los chascarrillos y de las anécdotas, que haberlas haylas y muchas.

Pero en lo de compartir cuchillo, y sigo, en lo de compartir cuchillo miren Uds. eso ya es otra cosa; D´Arta (gnan) –por eso le llamamos así– disfruta en su casa de la vista y la posesión de unas vitrinas repletas de primeros premios ganados en diferentes torneos de esgrima. Tanto nacionales como internacionales. Así que Uds. comprenderán que jugar con armas blancas o de cualquier otro tono (aunque sea un cuchillo de pescado) con este amigo, cómo que está de más para mí. Eso sí! Me encantaría pasear en la noche oscura por cualquier barrio de mala fama para (1) -ante el ataque del navajero de turno en la zona- ver a este hombre ponerse ágilmente delante de mí para (2) dando un rápido culebreo, largarse corriendo y dejarme sólo e indefenso para (3), mientras el caco me desvalija, él ponerse a salvo con la impagable ilusión de poder contarle a la mañana siguiente a todos nuestros colegas comunes, la putada que me hizo y las risas que me pegué. Cómo lo oyes, charlesboyes.

esgrima

Bueno, es una broma. Él nunca lo haría, (¿?) pero sirva el ejemplo para indicar que es un hombre con un inagotable y especialísimo sentido del humor. Un hombre perspicaz y agudo (como no podía ser de otra forma); sagaz e ingenioso. Aparte de eso, que no es poco, D´Arta (gnan), también es generoso; muy generoso. Porque cuando nos reunimos de vez en cuando la Logia del Negro Anaranjado, tiene el detalle (él no quiere que yo le diga costumbre por lo que conlleva la palabreja de obligación) tiene el detalle digo, de traerse una botella Ron de edad medianamente provecta y –con la excusa de que es para mi Santa– regalármela.

Yo me siento, absolutamente ufano y feliz de poder asestar semejante sablazo a tan egregio y fino esgrimista. Aunque esa chalauríta de que no es para mí, no me gusta absolutamente nada; porque mi Santa hace suyo el comentario y me esconde la botella para que yo no me la beba del tirón con mis secuaces habituales y me la guarda para las ocasiones especiales que son cuando a ella le da la gana.

D´Arta (gnan) es una persona culta y letrada; de hecho le tengo nombrado mi esporádico corrector in absentia, porque me hace puntuales correcciones desde Madrid. En su día, le proporcioné mis relatos de humor (que aún guardo en la faltriquera de la futura publicación) para que me los corrigiera gramaticalmente –que no ortográficamente como insiste el muy ladino para cabrearme– y así, diligente y rápidamente lo hizo. D´Arta (gnan) es buen amigo; su alter ego Juan Fernando Damas Flores, también. Pero él, el espadachín Darta, lo es muchísimo más!

***

damas 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: