LAS MUJERES QUE NO AMABAN A LOS HOMBRES. UN CUENTO MACHISTA.

los-hombres-que-no-amaban-4

LAS MUJERES QUE NO AMABAN

A LOS HOMBRES.

UN CUENTO MACHISTA.

 

En el  viento de verano hay una cierta melodía
que me lleva de vuelta a un lugar que conozco. A la playa

(Chris Rea. On the Beach.)

Por pura salud mental, he reducido drásticamente la ingesta de noticias desde hace algunos años. Como un par de dos van ya, vamos. Los mismos que coinciden con el glorioso alzamiento nacional del Sr. Rajoy Brey y adláteres. Así que, de esa manera, sólo leo El Economista y el diario de mi ciudad -a través de Internet- para evitar el conjunto total de artillería anímica que contienen los de la letra impresa. Cuando llego a casa, el horario, afortunadamente, me impide los telediarios. Y así, de ese modo, con la ignorancia opcional y voluntaria, voy salvando mi ánimo de tanta perversidad noticiera y noticiosa que está acabando con la esperanza y el optimismo en este país. En este trapo inacabable de país.

 1198946397125logo-tvedn

Esta circunstancia -la de esconder la cabeza resignadamente- me procura momentos de tranquilidad que antes no tenía. Pongo somero ejemplo: En los recorridos (20 minutos cada trayecto) que realizo para ir y volver a mi trabajo (ya sabéis ese lujo inusual, que si es remunerado, ya es la hostia) sigo… en ese tiempo de coche, ya no oigo ni la radio. Paqué! Ahora me distraigo dándole al magín; de ahí esa abundancia y profusión de entradas que escribo en este blog que me procuran esos momentos de soledad.  Las pergeño y esbozo mentalmente en el coche. Las escribo por la tarde. Las guardo en el borrador por la noche. Y las publico -casi siempre- por la mañana tempranico. Por eso de que por las mañanas hay funcionarios trabajando y  -por consiguiente- más lectores de mi blog.

 A lo que vamos; esta mañana estando parado en un semáforo, y al volver la cabeza hacia mi derecha, he contemplado a una monísima señorita (era guapa de verdad) atizándose unos brochazos de colorete (no se como se llama ahora) por la frente y los carrillos (cómo Don Agustín) a toda velocidad. La brocha – se me perdone la forma de señalar- era tal que así: Una cuarta!!! Y el florón de pelos (de la brocha) era tan grande como el que usan los pintores y blanqueadores para perfilar las esquinas de las paredes.

 Una barbaridad de mamotreto. Pintábase los labios a continuación.

 7579273-joven-mujer-rubia-haciendo-maquillaje-con-lapiz-labial-en-coche

Es distraído contar cuantas lo hacen (y observar las caras que ponen frente al espejo retrovisor; todas estiran el labio de arriba poniendo cara de culopollo) es distraído contar decía, cuantas mujeres aprovechan las paradas semafóricas para maquillarse. Dirán ellas  -y con razón- que los machos aprovechamos ese momento para andar “Tras el Perdigón Verde” y no hablo de la peli del Douglas, DeVito y la Turner, sino de prospecciones nasales más allá de lo razonablemente permitido y saludable.

 13MOCOS

Bueno… Observará el paciente lector, que aún no he hecho referencia alguna al titulo de este post: “Las Mujeres que no Amaban a los Hombres” (y el posterior cuento machista) y a ello voy. No veas la que me van a dar, Maremía!!!

1254785911212_f

Decía Noel Clarasó: “El hombre que a los 20 años no cree en la mujer no tiene corazón, y el que sigue creyendo en ella a los 40 ha perdido la razón.” Nusénusénusé… Verás tú que va a ser verdad.

 Este que suscribe, por razonamiento y por convicción, ha sido siempre partidario de considerar a la mujer igual al hombre. Lo contrario, hubiese sido no sólo una injusticia y una imbecilidad, sino una barbaridad imprudente. Esa forma de pensar, me ha propiciado una relación estupenda con todas mis amigas y en especial, con mi mujer.

 Pero mira tú por donde, ahora, en estos extraños tiempos de buen rollito y píqueme Ud. de aquí, se ha extendido la injusta costumbre entre las féminas de, en una especie de discriminación femenina y procaz contubernio -machismo feminista le llaman algunos- organizar reuniones “Sólo para chicas” aunque esas chicas peinen canas bajo el tinte Nº  5 de “L’Ogueal, Paguís” y merodeen por los 50 para arriba.

 ZZ015_014

Así que, de vez en cuando, las mujeres se reúnen en aquelarres monogenéricos y -dejándonos a los hombres más colgaos que una percha y dándonos con las puerta en las narices- se van de jopeo con las congéneras para disfrutar de conciábulo cervecero y bacanal gastronómica. Además, tienen la desverguenza de ponerles nombre a las logias: “Anacondas” se llama la de mi prójima. Y eso, señores es una injusticia de las gordas y una falta de respeto a Jacks, el Hombre. Quisimos los machos de la manada formar una propia para llamarla “Pitones” pero no fructificó.  En finss… Siempre nos quedarán los chupitos y er jurgo!

 Para procurarme venganza cruel hacia todas ellas -a las que tanto quiero y tanto admiro; les pido perdón de antemano- les voy a contar aquí y ahora, a todos Uds. queridos hombres del mundo mundial, mi teoría de la Isla Desierta; Para demostrar la supremacía (muy discutible, para que negarlo) del hombre sobre la mujer cuando la carencia de adminículos se presenta inesperadamente:

isla

The Desert Island Theory.

                                         
Chiribiribí Porompompon, Chiribiribí Porompompon,
Chiribiribí Porompompon, Chiribiribí Porompompon”
 
(María Isabel. Los Payos)

 Situémosnos:

 Crucero por el Caribe en la nave Pobresimón, de la Compañía Naviera MSC Cruisers & Co. Tres matrimonios de amigos heteros y uno de lesbianas.

Por eso de que la trama lo exige, esta historia, deberá de contener -para que sea exitosa- ración de catástrofe: Una enorme ola de origen vasco -producida por un terremoto- llamada “Tsunzunegui” choca contra el costado del crucero “Pobresimón” provocando su vuelque inmediato; quedando esta semisumergida boca abajo. La Aventura del Pobresimón.

 f-136588-1

Milagrosamente -porque si no, no habría película- los cuatro matrimonios se salvan “in extremis” agarrados desesperadamente a la puerta del lavabo de señoras de tripulación y -extenuados y al borde de la hipotermia- llegan a la playa de una isla desierta, que momentáneamente, les salva la vida. Empieza la historia.

 2736199-cocotero

El principio -después del bajón producido por la catástrofe del Pobresimón– se dedica al adecuamiento, la organización y al acondicionamiento de la vivienda y el “modus comendi” en la dichosa isla. Todo transcurre de manera más o menos ideal, pues todos han leído en su juventud Robinson Crusoe y, además, disponen de agua fresca. Ya sabéis, hay un precioso lago azul para bañarse en bolas. También disfrutan de cocos, carne de albatros, miles de lapas, y algún pescado despistado que logran capturar. Llegan incluso  a tener pleno dominio de la sopa de tortuga. Así que -debido a esa obligada forma de vida- todos se van poniendo cachas y morenos; mas delgados a consecuencia de la dieta y a la ausencia de grasas, mas turgentes los cuerpos debido al ejercicio… y más relajados por el continuo disfrute de días interminables de sol y playa y las excursiones al Lago Azul. Pobresimón Beach Club.

 Pacifc-Green-Turtle-young-one-_MG_9931---Punta-Espinoza--Fernandina--Galapagos

Peeero hete aquí, que con el transcurrir de los meses,  empieza a torcerse la cosa y se van estableciendo una serie de marcadas diferencias que distinguen a hombre, mujeres y viceversa.

 Los hombres, ya te digo, debido al ejercicio, la obligada dieta y el paso de los días, lucen cuerpos ebúrneos y apolíneos. Largas melenas les caen por los hombros y una amplia y blanca sonrisa (eso en el caso de que tengan pelo y dientes, claro está) les precede. Se les pone la voz bronca y solo cubren sus partes pudibundas con medio coco seco atado con lianilla.

naufrago2

De las uñas de los pies no hablo, porque tanto hombres y mujeres sufren el inclemente paso del tiempo. El llamado efecto “Faca” ya que ambos grupos usan la uña del dedo gordo del pie para mejor abrir los almejones.

  Pero… Y las mujeres? ein? Y las mujeres? Otra vez eín? Digo más: y las dos lesbianas? Eiiin?

 El paso de los días les causa -pobreticas mías- estragos irreparables. Ante la ausencia de su preciado neceser, las preciosas melenas que ya antes lucían, se han transformado en unas pelambreras deshilachadas y  estropajosas de color blanco roto indefinido debido al pronto abandono del tinte Nº  5 de “ L’Ogueal, Paguís”.

 lighthouse113

Debajo de los brazos, en los sobacos (ya pasó el tiempo de las axilas que exhibían repeladitas en el crucero) les salen dos rizados, negros e indomables peluconesque invitan a las aves del paraíso a anidar;  y aquella pelusilla tan graciosa que tenían debajo de la naricilla: Mostachos de Guardias Civiles, juguetes del viento son. Y para, por fin, ya terminar y no ser demasiado cruel, esas piernas de tacto delicado otrora suaves como el algodón, pinchan tal si fuesen alfombras de uñas de gato sin domesticar. Cállome lo que les asoma por las ingles.

 Penelope_Cruz-Mario_Bros_MDSIMA20120815_0028_4

 Así que un consejo a las féminas: Si vais a disfrutar de un crucero por el Caribe, llevad neceser de repuesto y  haceros la depilación láser definitiva. Que el algodón casi nunca engaña. Y la ola gigante, la “Tsunzunegui” ,  tampoco.

 OLA--300x180

Otro dia hablaremos de la depilacion láser definitiva. Que esa es otra.

…///…

Anuncios

DERMOESTÉTICA MASBELLA

 

“DERMOESTÉTICA  MASBELLA”

-CENTRO DE BELLEZA CORPORAL Y  ESTÉTICA-

Se anuncian, incansablemente, las campañas publicitarias de los institutos de belleza en cada una de las ciudades -costeras o no- seis meses antes del verano. Justo después de las comilonas navideñas (hay que ir preparando el tipín) para atrapar a las incautas y , sobretodo, para ayudar a que la operación “Bikini” sea un éxito sin precedentes.

Es decir, se trata de superar el éxito sin precedentes del año pasado. Y ese pasado éxito sin precedentes del año pasado, al del antepasado éxito sin precedentes del antepasado año. Así que, suponemos, que después de seis años de tratamientos, la paciente es -al día de hoy- absolutamente irreconocible. Y no queremos con esta aseveración sentar precedente, pues no nos parece procedente. No se si me explico bien o me estoy liando.

Hagamos, para enterarnos, una sucinta descripción de la parafernalia esteticista y sus funestas consecuencias en el cuerpo humano para que sirva de ejemplo:

Usaremos a modo de prototipo a la angelical Maríloli. Vecina que es del Camino de las  Pirámides, cerca de la Avenida los Guindos. 52 años. Deseparada hace ya algún tiempo de su marido.

Se levanta Mariloli una mañana, pasadas las últimas navidades, ciertamente mosqueada.

Pues observa ante el espejo con estupor, que una verruguita mínima que tenía desde siempre encima del labio superior, está  coronada con un insolente, inhiesto y largo pelo negro. Se aterra de inmediato! y tras consultar a tres o cuatro amigas, ya debidamente recauchutadas y pasadas por láser, se decide ir a la Clínica Dermoestética “Masbella!!”  para que le quiten criológicamente el verruguín y ya, de paso, el puto pelo que tan feo le queda. Que eso de la verruguita es mú malo por lo del sol; y el aditamento piloso, no queda muy apropiado para la edad que tiene. Para que negarlo.

Se dirige pues a la reconocida y renombrada clínica  estética “Masbella!!” recomendada por sus recauchutadas amigas.

Escena Primera: Le abre una preciosa recepcionista que viste cortísima e impoluta batita blanca  -con una tarjetita prendida en el pecho donde se puede leer: “Rocío del Carmen Gutiérrez  Pérez-Medina. Auxiliar de Clínica”.Una chica, todo hay que decirlo, atribuladoramente atractiva y despampanante.

Dispone Rocío del Carmen de unas tetas absolutamente caídas hacia arriba con una turgencia que se adivina desde lejos. Los labios, dos rodajas de tomates frescos y maduros son; y, complementan al guayabo, un culito la mar de respingón y textura similar a los melocotones: es decir: por dentro carne rosada y por fuera pelusica.

Acompañan al conjunto, una piernas esbeltas y unos muslámenes tersos y morenos con pelusica rubia también. Calza manoletinas blancas. Uñas a la francesa moderadamente largas.

Edad de la auxiliar: 19 añitos de nada. Por supuesto er chichi se le supone (como el valor en la mili) rasuradito a la brasileña; es decir, como si fuese un bigote fascista pero en vertical.

Podríamos decir que para el trabajo que desempeña, es el reclamo perfecto. Rocío del Carmen Gutiérrez  Pérez-Medina; una monada de niña.

La gordita de la verruguita, queda abrumada ante la visión de la belleza descomunal de la chiquilla de dientes blancos y perfectos que -con una cautivadora sonrisa- le está diciendo, subliminalmente, que si no está como ella es porque no quiere. Porque ella, Rocío del Carmen, era hasta hace poco de trabajar aquí, casi igual de rechoncha y desproporcionada. En el pelo de la verruga ni se fija.

– Buenas   tardes, dice Mariloli: Que venía yo –continúa-  por un tema de una verruga…

– Si! Un momento, Flap! Le interrumpe el bombón de cortita y ajustada bata, que enseguida la plapso. Pase a la sala de espera por favplap!

Quince minutos después  -tiempo suficiente para que Mariloli nerviosa, se lea la infinidad de títulos de especialidades estéticas que cuelgan en las paredes de la sala de espera y expedidos en la República Dominicana- la hace entrar en una sala monísima de la muerte donde la psicóloga del gabinete, la hace sentarse frente a ella.

Escena segunda: La psicóloga, muy jaquetona ella y de profusa conversación, dispone de tetas tipo mostrador bajo una bata con botón a punto de ser disparado, ojos abiertos hasta el asombro a causa del abuso de bótox y labios Flap-Flap. Es decir esos labios carnosos y desproporcionados que emiten ese ruido al hablar. Maquillada a lo Monet.

–         Flap! Buenas Tardesss! Le dice. Que Flap! estamos? Siéntese, por flapvor!

–         Mirusté –dice Mariloli- que yo venia a por lo del retoquito… (pensando en la verruguita y el pelo incipiente)

–         Claro! La interrumpe. Viene por lo de los pechos caídos, verdad? Flap!

La otra se queda estupefacta. Pssseeeinn?  Estoooo…yoooo…Responde atónita Mariloli.

– Y por lo del codiguito de barras de encima del labio, verdad? Jijiji, Flap!

-Buenoooo…responde la atribulada y futura pacienta, yo en realidad a lo que venía era, precisamente, por lo de la playa y el pel…

Comprendo…. Las cartucheras! La interrumpe de nuevo la infalible Psicóloga. Flap!

No!  No! responde la otra. Por lo de…

El vello púbico. Claro que si! Desde luego no hay nada mas feo que esos pelucones que sobresalen por las ingles en la playa. No se preocupe que le vamos a dejar el potorrito como el de una puberte. Como un San Luís, vamos. Flap, flap.

A esas alturas, Mariloli, está absolutamente apesadumbrada y con un complejo -tal y como dicen los teólogos- del copón.

Pero, Flap! no se preocupe que tenemos un paquete veraniego que le cubre todas esas necesidades de cara al verano.

– Rocío del Carmeeen!! Dice mientras pulsa un botoncito en la pared.

Entra la enfermera maciza y le dice: Tráeme los formularios para mi nueva amiga Rosamari.

– Mariloli, dice la otra,;

– Eso…Para Rosamari, es que tengo una cabeza! Flap!

Escena tercera: Media hora más tarde –y tras hacerle firmar a Mariloli un cúmulo de impresos-  hace pasar a la atribulada señora al despacho del Doctor para la consulta magistral.

Se levanta el Doctor. Impecable; con sonrisa Profidén y un moreno rayos UVA.

– Pase, pase, Rosamari.

– Mariloli, dice la otra.

– Eso. Pase, pase Marirosi, es que son tantas las pacientas…

– Póngase detrás de ese biombo y desnudese completamente, por favor, le dice con una sonrisa tan taimada como blanca nuclear.

– Oiga! Que yo solo venía a…

– Calle, calle, Rosaloli!

Rocío del Carmeeen! La Polaroid!! Y la tira tres fotos a Mariloli posando en bolas para que sepa con quien se juega los cuartos. Que si no paga, las fotos pal Facebook.

Hala! Le dice el médico, pase Ud. por caja que mañana mismo empezamos el tratamiento. Un momento!!! Rocío del Carmeeen! (Y pone las manos en plan cirujano dispuesto a operar) Las pinzas!!….MMMMmmm espereee…ya!!!! le he quitado un pelito que le estaba saliendo en el lunar; ese tan monísimo que tiene encima del labio. Sabe que le queda muy Marilyn?

Hala! Hala! Hasta mañana!

Escena cuarta y última: Pasan seis meses. Mes de agosto. Playa del Lavashoshos en la Malagueta. Junto al Restaurante La Moraga de Dani Martín. Mariloli esta tumbada en la toalla junto a tres amigas.

Toma el sol, aunque protegiéndose debajo de una sombrilla. Las tetas son dos medios balones de Rugby de tiesos y duros. Neumáticos. Los labios se asemejan a dos plátanos maduros que le ocultan cuasi la boca. Dos enormes media lunas rojas custodian los muslos por la parte interior haciéndole feísimo; muy cerca de las ingles; y coronando uno de los plátanos que configuran la boca, la verruguita -desplazada hacia la oreja- con un pelo enorme que  sobresale orgulloso de haber sobrevivido al calvario.

Que! como se está a la sombrita? Le pregunta un conocido a Mariloli…

Fenomenflap! Contesta ella. Fenomenflap!

Y mira hacia el horizonte, con un deje de tristeza en la mirada.

A %d blogueros les gusta esto: