LA HOMOFOBIA Y EL IMBÉCIL.

fobias-raras

LA HOMOFOBIA Y EL IMBÉCIL

Resulta ahora, que si me encuentro con un amigo y después de abrazarnos, darnos un par de besos en las mejillas y llamarnos el uno al otro maricón y cabrón, resulta ahora, digo, que no solo somos Homófobos, sino también Caprófobos. Játe!
Viene esto a la reflexión que me hice el otro día acerca de la libre interpretación de las palabras en estos lugares sin alma que son los foros, los chats, los blogs y sitios similares. Porque -sigo reflexionando- cuando desnudas la palabra de los exigibles sentidos que la debe de acompañar (el tono, el volumen, los gestos…) estas, las palabras, y su juntera que son las oraciones, se prestan a tantas interpretaciones como lectores tiene el mensaje.
Pongo ejemplo aclaratorio: el otro día puse un Tweet que decía así:
¿Sueñan los gays con amores platánicos?

Y alguien, con la ciencia infusa adquirida, supuso una cierta aversión por mi parte a la comunidad gay. Verán Uds. el que me conoce, sabe sobradamente de mi talante libre. No digo abierto, ni tolerante, ni progresista, ni tan siquiera liberal; porque emplear cualquier sinónimo de esos implicaría la aceptación de que algo natural, normal y habitual pudiera entenderse con una cierta connotación de turbiedad y singularidad que no estoy dispuesto a consentir.

1243271553_0
Así que el que piense que soy Homófobo por usar la palabra maricón, no sólo está muy equivocado, sino que es un perfecto imbécil. Y posiblemente, maricón de los reprimidos.
No obstante, para dejar tranquilo al que me critica absurda, disparatada e irrazonablemente, quiero confesarle mis fobias que las tengo y muchas. Más que nada, para que cuando hable de mí, lo haga con fundamento.
Soy…

fobias-autismo
Soy Acarófobo porque me da por culo (no me venga otra vez el sujeto con la misma milonga) me da por culo digo, el que me piquen los bichos. Soy Aeronausífobo porque no me mola vomitar en los aviones. Soy Agliófobo porque tampoco me mola padecer dolor o sufrimiento. Una tontería ya lo sé.

Continúo confesándome públicamente… Soy Agráfobo porque tengo aversión a los abusos sexuales; sobre todo si son realizados por personal de falda larga negra y/o toca. Soy sobremanera Alectorófobo, porque no soporto comer pollo en ninguna de sus infames versiones. Aves de corral todas incluidas. También he de reconocerme una enorme dosis de Angrofobia; pues no soporto, y rechazo absolutamente, al antipático, al borde, al sieso manío y al desagradable majarón. Pelín soy Araquibutirófobo, porque no me gusta que la mantequilla de cacahuetes se me pegue al paladar. Fijensennn!!!
Pero más muchas más fobias tengo, y las indico para que el criticón de mierda, repito, tenga sobrados motivos para acuchillarme públicamente:

Phobia
Soy Atazagorafóbo, porque no me mola que se me olviden las cosas; que ya llegará el momento. Soy tela de Bromidrosifóbico, porque me repugna olerle el sobaco pestoso a alguien. Y el aliento a mierda masticada, ya ni te digo. También admito mi Consecotaleofobia, pues prefiero comer con tenedor y cuchillo a hacerlo con palillos chinos y, no se me asusten, mi Coprastasofobia viene dada porque me gusta cagar libre y duramente. Con consistencia mojonera que le llaman.
Podría seguir hasta el infinito y más allá, pero es que el listado de fobias es demasiado extenso (son treinta y cuatro páginas y yo solo voy por la C.) así que voy a indicar dos últimas fobias para que quede claro mi mensaje y a quien va dirigido: Padezco enorme dosis de Defecaloesiofobia porque tengo aversión al dolor de tripas que me producen comentarios tan estúpidos como injustos. Y también Fasmofobia porque me horripilan los fantasmas irreflexivos.

dllbrpnid
Acabo por fin; ahora de verdad; tengo que confesar y confieso, que soy enormemente Deuterófobo, porque odio profunda y plenamente los lunes. Sobre todo si tengo que leer tonterías de un imbécil que ni tan siquiera me conoce.

Táluego Lucas! (veis, no soy Chiquitófobo tampoco)

miedo

Anuncios

NO SOPORTO…

sebastiano-del-piombo-martirio-de-santa-c3a1gara-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

NO SOPORTO…

 

 
No soporto a los que te miran, desde el pedestal de su propia insolencia; desde la atalaya inestable, que se mueve, alrededor de su insufrible intransigencia. No soporto, al que guarda el dinero escondido en los mil recovecos de su cartera.  Esa que nunca sale a pasear, y que nunca se encuentra  -perdida como está- en el laberinto del ademán de su añeja faltriquera. No soporto al chiquilicuatre envanecido, ni tampoco al que se siente (sin motivo aparente) humillado permanente, y por siempre ofendido. No soporto a los cofrades sibilinos que se golpean el pecho, suplicando al que llevan, la disculpa y el cohecho, del perdón divino. No soporto a los defensores a ultranza, ni a los abogados del diablo de medio pelo. Ni tampoco a los Sancho Panzas ni a las que van a la misa con el velo. No soporto a los que van disfrazados por la vida, de poeta o de espantajo. Ni a tristes ni a mohínos; cabizmundos y meditabajos. No soporto al que habla afectado, cursi y ñoño, y que le sienta la cátedra hasta al mismísimo moño.
No soporto a las sumisas ni tampoco a monosabios, ni tampoco a aquellas que son remisas a ser besadas -es la moda- en los labios.
No soporto al imbécil refanfinfla ni al majara impenitente.
No soporto al palurdo complaciente, ni al que bebe vino, huele el tapón y asiente. No soporto a los pedantes ni a los falsos ilustrados de la Wiki. No soporto a rollistas melindrosos ni a gatitos edulcorados. No soporto a piojos resucitados ni a listillos ignorantes. No soporto al iletrado que se adorna de laureles inmerecidos. No soporto el olor a pies sudados ni las uñas enlutadas sin motivo. No soporto al taciturno compungido, ni al lloroso atribulado. No soporto las voces engoladas ni las eses arrastradas. No soporto a la gente fina, mala espina y con mala leche implementada. No soporto al ingenuo que siempre esconde la cabeza. No soporto al idiota  inoportuno ni al que se queja  ya de vicio. No soporto al que te ve de lejos -y saludas- y se hace el sorprendido. No soporto al idiota que no conserva sus amigos.
 
Por no soportar, hoy, de tanto NO soportar, ni yo mismo te soporto, Alvarito.
 
A %d blogueros les gusta esto: