MI AMIGA MAS AMADA Y EL GIN TONIC PERFECTO

IMG_8614

Mi AMIGA más amada

y el gin tonic perfecto

 

 Mi AMIGA más amada

 

Duéleme la boca de decirlo en este blog; pero si hay una amiga entre todas las que tengo, que son muchas, a la que salvaría de la hoguera del olvido y la desatención, esa, sin dudarlo ni un ápice, seria mi queridísima amiga Titi. Sin dudarlo ni un ápice, tal y como te lo digo, Rodrigo.

Una persona a la que realmente quiero, y no digo amo, por precaución hacia su marido y a mi mujer. Ante los demás, claro está; porque ellos, ya lo saben de sobra.  Absolutamente de sobra.

 Titi detenta todas esas virtudes que se pueden disfrutar en una amiga con la denominación de origen de intima, inseparable e incondicional: Es intemporal en la relación común; es fiel, sincera hasta el extremo, y espléndidamente generosa.  Y para rizar el rizo, es -sobretodo-  amiga inherente, a su vez, de mi propia;  y yo, para el biencompensar recíproco, también le profeso, sin el más mínimo esfuerzo, es cierto, un enorme cariño y una amistad imperecedera a Mario su admirable marido. Muy eficiente jugador de póker en desuso que es entre otras cosas..

 Cuando Titi entra por la puerta de mi casa, la alegría se instala en mi corazón; y palpita éste, mucho más bastante de lo que dicta la prudencia coronaria. Cuando ella llega, no me hace falta más gente -muchas veces viene sola- porque  duramos bailando, Santa, ella y yo, hasta las madrugadas más embriagadoras que son, también, las madrugadas mas divertidas que existen. Ahora, justo es reconocerlo, se me ha aburguesado, y si se me permite, también se me ha amariconado. Si! Hasta la mujeres más sexys, seductoras y atractivas  (ella es todo eso) se pueden amariconar.

 ALvaro y Titi

Porque esta otrora bebedora de los mejores caldos de Escocia o de la Republica Dominicana, ha caído en las insustanciales redes del afectado mundo de los gin tonics de marca, de la tónica Fever Tree y de los aditamentos botánicos perfumados.

 No obstante, esa infidelidad hacia los destilados, me reporta una clara ganancia. Cada vez que viene a casa, llega con el adorno -como si hiciese falta- de copiosas tónicas, de una botella de primerísima marca y, cómo no, de algún aderezo de esos que tan de moda están. Anoche, sin ir mas lejos, de cortezas de vainilla de Marruecos y un botecito de cardamomo para lo que habría de venir..

 Teniendo yo en casa como tenía, y disponiendo yo como  disponía, de unos restos de Hendrick’s y otro de Seagram’s -también aportados por ella en anterior ocasión- me aprovisioné de pepino holandés y bayas de enebro para la Hendrick’s y pétalos de rosa y cardamomo para la Seagram’s; aderezos que al final, regalé a mi amiga.

 Aunque ésta, fiel a la tradición y a la costumbre, me sorprendió con cargamento de Fever Trees y una apreciadísima botella de Ginebra Martin Miller’s, que aun estoy dudando si me servirá para beberla o para perfumarme en las ocasiones importantes.

IMG_8523

 Así, que para cuando venga otra vez a mi casa- espero que no tarde más de un segundo y medio- aquí tendrá todos los ingredientes necesarios para que yo pueda prepararle el gin tonic perfecto.

 Pero… Porque no decirlo: Con ella, todos los gin tonics que preparemos, todas las copas que pudiéramos beber, todas las conversaciones que pudiésemos mantener, todos los momentos que pudiésemos vivir, con ella, con Titi, mi mas amada amiga, todos ellos,  son perfectos. Inolvidables, indestructibles y únicos.

Esta es la receta que se le he fusilado a  http://www.theginblog.es

Disfrutadlo!

el gin tonic perfecto

1

Preparación. Gin Tonic perfecto

con Martin Miller’s

Hemos visto en una entrada anterior las virtudes viajeras de la ginebra de origen inglés  Martin Miller’s. Veamos a continuación cómo elaborar un Gin Tonic con la misma paso a paso.

La elaboración será sencilla, pero no por ello menos satisfactoria. Es la principal ventaja del Gin Tonic; ser uno de los cócteles más fáciles y gratificantes que existen en la actualidad. Realzaremos el aroma a enebro de esta estupenda ginebra y aromatizaremos con lima para darle la frescura necesaria.

El procedimiento que seguiremos para esta preparación es una especie de guía base. Queremos decir con esto que valdría para cualquier otra marca de ginebra. Aunque todas tienen sus virtudes y a todas se les puede realzar alguno de sus botánicos, a falta de ingredientes adicionales, los que utilizaremos en esta preparación podrían ser considerados como los condimentos todoterreno. Su mezcla nos permite disfrutar en unos pocos pasos de un refrescante Gin Tonic.

Veamos tras el salto cómo elaborar de manera detallada este Gin Tonic.

Ingredientes

2

Ginebra Martin Miller’s

Tónica Ferver Tree

Enebro

Lima

Hielo

Utilizaremos también una cucharilla mezcladora para el vertido de la tónica (veremos su utilidad más adelante). Todo ello mezclado en una copa tipo balón de cristal fino y boca ancha pero que cierre. Olvidémonos del vaso de tubo para siempre.

Paso 1. Servimos el hielo y enfriamos la copa

En primer lugar llenamos la copa de abundante hielo, es importante que sea un hielo consistente, no vamos a entrar en exquisiteces de hielos hechos a base de tónica o agua pura (aunque algún día haremos una preparación con este tipo de hielo). Nos vale cualquier hielo siempre que sea potente. El hielo de gasolinera o el que vemos en muchos supers es válido si nuestro congelador no crea piezas que no se deshagan rápidamente.

3

Una vez llena la copa con el hielo, removemos con el fin de enfriar el cristal de la misma. Podemos hacerlo con una cucharilla o directamente girando la copa, conseguiremos adicionalmente asentar los hielos en la misma para evitar posteriores derrumbamientos.

Tras este proceso, decantamos la copa en caso de que el hielo haya soltado algo de agua.

Paso 2. Condimentamos

Cortamos piel de la lima (lo más fina posible) y la exprimimos (la piel, nunca la lima) por encima del hielo o bien con unas pinzas o directamente con las manos. La pasamos suavemente por el borde de la copa (incluso si queremos podemos hacerlo por la barriga interior de la misma) y la dejamos en su interior. Es importante no abusar de la piel de lima para no convertir la copa en algo comestible, un simple twist es más que suficiente para dar aroma y decorar.

5

Cogemos tres bolitas de enebro y las apretamos ligeramente para que suelten el aroma, hecho esto las vertemos en la copa. No debemos apretarlas demasiado ni abrirlas ya que ensuciarían el combinado.

Recordad que no debemos utilizar la lima como condimento añadido, ya sea cortando una media luna e introduciéndola en el vaso, ni sirviendo directamente el zumo de la misma. El cítrico reacciona con el carbónico de la tónica y hace que esta pierda rápidamente el gas. Utilizad únicamente la piel de la misma, para zumos y demás extravagancias existen otros combinados pero no el Gin Tonic.

Paso 3. Servimos la ginebra.

A continuación, servimos la Martin Miller’s contando 1001, 1002 y 1003. Recordad que se trata de preparar un Gin Tonic que refresque y permita repetir, no un pelotazo que nos doble en el primer trago (esto es como el Cola Cao, no por echar más sabe mejor).

6

Paso 4. Servimos la tónica

Llegamos al último paso y uno de los más delicados, tenemos que servir la tónica en la copa evitando que con el impacto pierda todo el gas. Olvidémonos de verter la tónica directamente en la copa, parecerá muy espectacular en el momento del servicio pero a los pocos minutos tendremos el Gin Tonic sin burbujas.

Tenemos dos opciones para deslizar la tónica a la copa, ayudados de una cucharilla (mejor si es en forma de trenza) a modo de tobogán. Dejamos caer la tónica por la misma para que repose en la copa sin impactar. Otra opción, dado que en muchos lugares no encontraremos una cucharilla (o podemos quedar de raritos según el lugar y la compañía) es inclinar la copa ligeramente y sobre la barriga de la misma dejamos que la tónica se deslice a su interior sin romper.

7

Una vez la hemos vertido retiramos la cucharilla con cuidado y la pasamos, suavemente, por el borde de la copa con el fin de mantener la lima que habíamos frotado en el paso 2.

Paso 5. Disfrutar

8

Ya tenemos el Gin Tonic preparado, antes de disfrutarlo es importante dejarlo reposar unos treinta segundos para que se mezcle correctamente. No debemos removerlo con este fin o perderíamos el carbónico de la tónica, dejémoslo descansar y se mezclará suavemente.

9

Nota:

Nota:

La fotos en las que aparecemos Titi y yo, fueron realizadas por el comun amigo Eduardo Guille.

Anuncios

4 comentarios

  1. No sé si me gusta más lo que nos cuentas de Titi (a la que también adoro), o el relato de la preparación del gintonic.
    Bueno… mas el de Titi por supuesto.

    Me gusta

  2. Qué bueno!!! un buen gintonic (yo también me estoy amariconando) entre buena gente.

    Me gusta

  3. Mi gran amigo: tu eres el único que me haces reir. Este estado de amariconada en el que me encuentro, es debido a la responsabilidad del currelo y al deterioro que debe de tener mi higadillo.

    Me gusta

  4. Un amariconado como yo, que llevo cuarenta años de Larios con tónica suepes, disfruta leyendo la preparación ese cocktail. después de varios miles de millares de gin tonics en el buche, leo que existe hielo fabricado con tónica (o que se podría hacer fácilmente) esto evitaría el aguaillo final. No es mala idea, no señor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: