EL CUARENTUNO SEGÚN “EL TORO”

TORO

EL CUARENTUNO SEGÚN “EL TORO”

Nadie hay más tedioso, aburrido y cargante que el que está hecho tan sólo de una pasta. Alguien que es integral, completa y exclusivamente “algo”.

Yo -como Hernández y Fernández- aún diría más. Diría que la persona para ser eso, completa y perfectamente acabada, debe de tener en su índole los atributos positivos y negativos que, complementándose, configuren y conformen la personalidad y el carácter. Lo homogéneo y plano, cómo que no.

La persona siempre buena (o siempre mala) es un verdadero coñazo y además absolutamente previsible. Hay que ser polivalente, como el polvo de los extintores; Dale un punto de maldad al bondadoso y adquirirá temperamento y gracia. Una pizca de grosería en su momento le quita ñoñería al perennemente amable. Adereza con un pellizco de inflexibilidad al bienqueda y ganará en crédito.

Un poco de nostalgia del pasado enriquece y complementa el presente. La pereza puntual hace resaltar la laboriosidad y el frío te hace apreciar el calor. Un punto de timidez hace irresistible al más apuesto galán. Y la vida, la vida no tendría sentido sin el desaliento de la muerte.

Si la felicidad no estuviese perennemente amenazada por la desdicha, no sería tan deseada. Y si no tuviésemos conciencias del antes, no podríamos comprender -cuando llega- el después. Unas gotas de negro, rompen el blanco y unas gotas de altivez, mejoran la modestia.
Así es que, lo yo que quiero decir, es que la unión de facetas contrarias engrandecen y complementan. Ennoblecen y desarrollan.

Mi queridísimo amigo Luis “Toro” Bravo detenta esta capacidad de lo “Antónimo”. De lo opuesto y lo contrario. Pues es capaz de ser tan bruto como el hijo del César y al momento -sin estremecerse lo más mínimo- cantarse una “Sabinada” que rompe más de un corazón y quebranta alguna que otra suspicacia femenina. Lo mismo se pelea ferozmente en un foro con métodos expeditivos ( “manu militari” que diría un madrileño que yo me conozco) que compone una preciosa y conmovedora tanda de catorce versos endecasílabos que es lo que los poetas suelen llamar, con toda la razón del mundo, soneto.

Pues bien, Luis Bravo “El Toro” – y es a lo que voy- sigue y persigue su vocación tunera; Cuarentuno es con todo el orgullo que le cabe en el pecho; y ahora que peina lo que se le  resiste, me remite una composición poética en la que define a ese Tuno tardío que ha vuelto a la calle (estos dicen que nunca se han ido); a ese músico veterano y más que maduro, que haciéndole un corte de manga a las formas y procedimientos que se les supone a los que cargan más que la L en el cristal trasero, va, y repito, le hace un corte de mangas a la discreción y a lo establecido, y se calza un traje negro; y armado de guitarra, requinto o lo que haga falta, sigue dando coba a la noche y buenos días a las mañanas. Saludos a los amigos y requiebros a las damas.

Esto es un Cuarentuno – para el que quiera saberlo y entenderlo- en palabras de mi querido amigo. Disfrutadlo! No tiene desperdicio.

retrato del cuarentuno-page-002separador

Anuncios

3 comentarios

  1. Te seguía. te sigo y te seguiré y aunque no comente,no se me ha pasado ninguno de tus….llama los xxxxx

    Un beso fuerte a la family y un barriga o a ti

    Me gusta

  2. Honor, loor y gloria (y un par de cervecitas) al insigne e incombustible Bull

    Me gusta

  3. ¡Seguro que te ha salido mirándote al espejo!!!.
    Grande Luis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: