CUANDO DESPUÉS DE AMARNOS

CUANDO DESPUÉS DE AMARNOS

13734687_10207174353260596_1981923793_n

© de la fotografía y posado Chesha

Solemos hablar, mi querida amiga y yo, por estos laberintos controlados del ciberespacio.

Siempre, como es natural, dentro de la corrección y de la compostura debida. Tantos años de cariño, y de respeto hacia ella, me permitieron la osadía de la difícil pregunta: ¿Desearías amada prima, formar parte de la nómina de amigas que han posado para el Club de la Poesía Erótica de este blog?

13649645_10207130973176121_696606423_n

© de la fotografía y posado Chesha

Yo, ya sabía que su contestación iba a ser afirmativa, como así fue; porque son muchos los años queriéndonos y demostrándonos ese cariño que nos acompaña desde los tiempos más impetuosos y más adolescentes. Desde siempre, Chesha  me ha amparado con su simpatía fresca y natural; fascinado con una forma de ser que enamora. Pero si a eso le añadimos un cuerpo escultural y una voluptuosidad que lleva de serie, mi querida Chesha  tiene merecido, indiscutiblemente, su inclusión en el apartado lascivo de este blog.

Aunque, expresándolo mejor, éste blog tiene el inmenso honor y privilegio de que Chesha nos preste su imagen para adornar esta entrada que ahora viene.

13649467_10207131129220022_1234402466_n

© de la fotografía y posado Chesha

Este es el poema, que por cierto, es de Juan Ramón Jiménez:

CUANDO DESPUÉS DE AMARNOS

Cuando, después de amarnos, te coges el cabello
desordenado, ¡cómo son de hermosos tus brazos!
cual en un libro abierto, surge la letra negra
de tus axilas, fina, dulce sobre lo blanco.

Y en el gesto violento, se te abren los pechos,
y los pezones, tantas veces acariciados,
parecen, desde lejos, más oscuros, más grandes…
el sexo se te esconde, más pequeño y más blando…

¡Oh, qué desdoblamiento de cosas!
Luego, el traje
lo torna todo al paisaje cotidiano,
como una madriguera en donde se ocultaran,
lo mismo que culebras, pechos, muslos y brazos.

Autor del poema: Juan Ramón Jiménez

13644066_10207130973216122_1203187955_n

© de la fotografía y posado Chesha

***

 

 

Anuncios

CUANDO TE LEVANTABA LAS FALDAS PERFUMADAS

12025273_10209082044189708_2010413121_n

© de la fotografía y modelo: Marta M.

CUANDO TE LEVANTABA LAS FALDAS PERFUMADAS

(Marta y Juan Ramón)

…..esa mezcla entre lo sensual y siempre con la casa a cuestas…“.

Marta, me señaló sin proponérselo, el camino sinuoso y torcido que transcurre desde la imposible redondez de su ombligo, hasta la caída –también imposible– de su vientre liso y ardiente. Ese que lleva al éxtasis inimaginable en la mente calenturienta del que escribe.
Marta, sin proponérselo supongo, me regaló lo intangible del tacto de la piel propia y la tierna e inalcanzable caricia que aplaca la carne de gallina incontrolada. Marta, en su más inabarcable crueldad, me puso en el sendero de lo imposible y yo, atribulado, desesperé hasta la muerte. Y por ello, aborrezco de la oportunidad perdida. Aborrezco también, de la enorme prepotencia (la de ella) que le proporciona su entrañable capacidad de atracción y poderío. Esa capacidad insoportable, que me corroe e incapacita. Esa capacidad que va de serie en su cuerpo y que, a mí, en su ausencia, me contempla.

12825321_10209082086150757_683488595_n

© de la fotografía y modelo: Marta M.

CUANDO TE LEVANTABA LAS FALDAS PERFUMADAS
Cuando te levantaba las faldas perfumadas
roja, como una rosa, tu cara era una risa;
tus ojos negros eran más negros y más blandos,
todo el aroma de tu cuerpo se encendía.

Y sobre la locura del instante del estío
te cegaba los ojos tu cabellera tibia.
Un mohín de fastidio replegaba tu labio
y mostrabas tus dientes de luminosa china…

Nunca el reproche tuvo tibieza ni amargura,
te dabas toda porque sí, porque querías,
y las rosas quemadas de tu jardín con sol
ornaban con fragancia de oro tu fatiga.

Autor del poema: Juan Ramón Jiménez

536922_3606728088300_772145478_n

© de la fotografía y modelo: Marta M.

81

A %d blogueros les gusta esto: