TONI MOLERO EN BLANCO Y NEGRO

TONI MOLERO

EN BLANCO Y NEGRO

 

Una nueva entrega de momentos robados a la realidad de mi buen amigo Toni Molero. Esta vez en Blanco y Negro. Para que el color no nos distraiga de lo que se contempla.

 Me hace llegar, tan generosamente como siempre y a requerimiento mío, una amplia y magnifica selección para que yo elija; Una tremenda putada después de todo.

 Porque me lo pone muy difícil. Me lo pone muy difícil porque tengo que desechar un determinado número de ellas y eso es un inasumible compromiso. ¡Pero que remedio!

 Algunas no son complicadas de elegir; al primer vistazo ya las has escogido. Son esas que entran por los ojos sin tan siquiera pedir permiso. Y la seleccionas. Porque son fotos que le atañen -yo lo intuyo-  sobremanera al autor, íntimamente, y por ende, a este seleccionador forzado de instantáneas.

 No tengo duda -por poner someros ejemplos- en incluir  algunos rostros femeninos. El y yo sabemos porqué. No tengo duda con una foto tomada de un edificio de la Plaza de  Basconia, porque me hace ilusión de que allí viviera la Señorita del Casco Cartaginés. Esa sensual vecina del Soler en el Camino de los Ingleses.

 

No tengo duda al escoger la foto donde aparece el amigo vestido de indiano. Inmaculadamente blanco y con la cara iluminada por el fogonazo que se produce al encender un cigarrillo. Porque no solo es una gran foto, sino porque el modelo que posa sin quererlo ni esperárselo, yo, sin ningún margen de error, sé quien es.

Tampoco tengo dudas de incluir fotos de algunas esculturas en las calles y plazas, ni de instantes de Alfombra Roja en el Cervantes. Ni tengo dudas con los cielos nubosos e inmensamente tristes porque aceptan obligadamente la ausencia del color que se les supone…

… Pero después de estas certezas, si que me surge la incertidumbre. Y ahí es donde viene lo del inasumible compromiso.

Porque queda una buena porción de la entrega primigenia. Y recae sobre mí, la enorme responsabilidad de discernir cuales son las que debiera de incluir en el trabajo y cuales no. Y eso, amigo Antonio, repito, es una putada. Una verdadera putada.

 

Porque el corazón me indica que las ponga todas. Pero la razón y la técnica, por otro lado, me obligan a descartar algunas bastantes. A descartar trozos de Málaga en blanco y negro que descansarán mas tristes aún si cabe, en una carpeta de mi ordenador, sabiendo que nunca  -por este medio- podrán ver la luz.

He puesto sin orden ni concierto todas estas fantásticas fotos de Antonio Ruiz- Molero. De Toni Molero. Todas menos una que va en su lugar correspondiente: el último; precisamente la única que el no tomó. Esa que el y yo sabemos; esa que fue tomada una noche de reencuentro, de música en directo y de brumas etílicas de cuarenta grados a la sombra de los focos. Y no de calor precisamente.

 Bueno… pensándolo bien… ¡Si!  Cuarenta grados de calor humano.

 Si queréis bajaros este trabajo, podéis hacerlo desde aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/TONI%20MOLERO.%20LAS%20TRES%20COINCIDENCIAS/TONI%20MOLERO%20EN%20BLANCO%20Y%20NEGRO/TONI%20MOLERO.%20EN%20BLANCO%20Y%20NEGRO/TONI%20MOLERO%20EN%20BLANCO%20Y%20NEGRO.pps

  Mientras se descarga, distraeros con esto. Es tambien en Blanco y Negro: Espero que lo disfrutéis.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: