ARTHUR FERISMENT Y EL BARBERO DE BOB DYLAN

Uno, es animal de costumbres. Y para corroborar esa cualidad, pensaba días atrás el cómo y el sobrequé  iba a versar, en este blog, el tema de la Semana Santa de este año. Porque, insisto, uno es animal de costumbres y cada Semana de Pasión, cada Pascua Florida, tengo a bien el elaborar un post adecuado al tiempo que nos ocupa por estos días en que la ciudad de perfuma de claveles y de azahar. De incienso y de romero.

Los pasados años fueron relatos humorísticos uno con Manolo Vicente Nazareno Penitente y la Cofradía del Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza como protagonistas. El otro con el calé de la Cruz Verde: Er Demetrio y su Cristo de los Gitanos y María de la O.

Después vino una preciosa colección de fotos semanasanteras realizadas por mi gran amigo Antonio Ruiz-Molero. Tres entradas en este blog adaptadas a la temática cofrade. Una por cada año de existencia del mismo.

Pero este año, el cuarto recién estrenado, estaba este que sus-escribe, absolutamente perdido en cuanto al asunto a tratar y relativo a la época que ahora llega. Que ya ha llegado.

En blanco estaba uno. En absoluta vigilia de inspiración

Pero como el destino -aparte de estar escrito- tiene a veces el don de la generosidad y de la oportunidad, va, y como caído del cielo, me realiza una llamada mi querido amigo el Poeta Juan Miguel González y me soluciona, sin el saberlo, el contratiempo.

Tiene Juan Miguel, una manera modestísima de ofrecer las cosas. Con un deje de humildad (absolutamente injustificada), como avergonzado. Parece que ignora que siempre estoy encantado por publicar su letra escrita. Sigo…Va y  me ofrece un romance en el que su personaje Arthur Ferisment, felicita por la Pascua Florida a Roberto González; vocalista de Tabletom y Barbero de Bob Dylan que fue. Y desde Boston, para mas señas.

Una preciosa congregación, este romance, de verso octosílabos. Por medio de ellos, nos hace un recorrido por una Málaga llena de gayombas llenas de flores amarillas y de espliego. Por un Guadalmedina, que por esta época, se transforma en mar de los hebreos. Brindamos en La Campana con vino de Moclinejo mientras -dice el poeta- suenan floreadas las plumas de los bomberos.

La ciudad se transforma en estos días en gentío impaciente. Incómodamente resignado a la espera en la tortura de las sillas de madera; apretados los malagueños de seis en seis -como espetos de sardinas- en los balcones; esperando el paso del Paso. Del Nazareno o del Cautivo. De la Paloma o de la Estrella. De la Expiración o del Rocío.

Málaga es un exceso de unicornios aterciopelados. Y es desfile de Caballeros Malteados; de militares trasnochados sin destino. Málaga son castillos de cirios y de luceros. Piedades desconsoladas y forzados cireneos. Crucificados acompañados por la ausencia del silencio.

También, de botellones que excluyen al devocionario. Ligues y magreos al amparo del cortejo. Autoridades en los palcos que venden su devoción al fotógrafo del diario. Manzanas rojas pinchadas en un palo. Chupetes de caramelo y limones cascarúos; esos del Camino del Calvario.

Málaga es Semana Santa.

Esta es la propuesta de este año: Un precioso romance –un poco bastante surrealista, según me aclara el autor- que Arthur Ferisment dedica desde Boston a su amigo Roberto. Cantante que fue de Tabletom, de Bob Dylan su Barbero.

Que lo disfrutéis.

 

ARTHUR FERISMENT Y

EL BARBERO DE BOB DYLAN

 

ARTHUR FERISMENT FELICITA, DESDE BOSTON,

LA PASCUA FLORIDA A ROBERTO GONZALEZ,

VOCALISTA DE TABLETOM Y BARBERO DE BOB DYLAN.

ROMANCE

Hoy le escribo desde Boston

y en romance, fray Roberto,

cuando allá despierta Abril

y aquí nunca duerme Enero,

escuchando el Mississippi

rimar a lo Samaniego,

como si alegres rodaran

barriles de Moclinejo

Por las mañanas transmigro

de Ceuta a Montevideo,

de medio oído teniente

y navarro el otro medio,

de tanto espantar alúas

y ahuyentar tantos mastuerzos

que de Mollina a Sidonia

no son todos macabeos.

Hábleme del Molinillo,

cuénteme del Melillero,

y dígame si Torrijos

aun se mantiene derecho,

sin que lo injurien andamios

ni infamen botelloneros,

con que doblarlo quisiera

La Alianza del Progreso.

 

Mañana es Semana Santa

en tejados y el aleros,

indiscreta en las gayombas,

retraída en el espliego;

mañana, el Guadalmedina

será el mar de los hebreos,

no un cauce con verdes malvas

y un viejo puente de hierro.

Te sueño por La Campana,

y de tu brazo yo sueño

que seguimos castigados

en un rincon del colegio,

yo, por coger gurripatos,

tú, por rezarle a Di Stéfano,

mientras suenan floreadas,

las plumas de los bomberos.

 

Lejanos los dos, tan juntos,

cercanos ambos, tan lejos,

hermanos de fiambreras,

cofrades del semiseco

requebrando a nazarenas,

camino de las Pedrizas,

silbando el himno del Tercio.

Esto escribo en Covadonga,

esperando el tren expreso,

dictándole al amanuense

los sesenta y cuatro versos,

que dicen que son columna,

y yo por calvario tengo,

cuando no suenan a tango

y no saben a bolero.

Desde Montilla le envío

saludos de Paco Gento,

recuerdos del Pocarropa

y un barril del doce y medio,

hoy que de arroz las cazuelas

tambien lo son de fideos.

Quien almorzara en Asturias,

o de gorra en Casa Pedro.

Primigeniamente, este articulo fue publicado el Martes 7 de Abril de 2009 en las páginas cultarales del Diario El Mundo.

Editado por el periodista Cristóbal G.Montilla.

Que asi se sepa y así quede escrito.

(Vale Dictum)

…///…

NAVIDAD EN MÁLAGA. ANTONIO RUIZ-MOLERO

Este blog, con el tiempo, va adquiriendo una saludable costumbre que consiste en el conmemorar –humildemente- las diferentes festividades del año con el principal y casi único protagonismo de la ciudad de Málaga.

Así pues, se llena de esta manera el blog -sin pretenderlo- de aromas estacionales.

Por Semana Santa, huele a romero apenas pisado y a incienso; huele a nubes que –no lo quiera Dios- amenazan lluvia y a limones cascarúos del Camino del Calvario.

En la Feria de Agosto -ya con el calor- percibimos el olor de los espetos de sardinas y de biznagas preñadas de jazmines. A varas de nardos y a viento Terral.

Y si es Navidad, si esa época es Navidad… Se llena la ciudad del olor a pino abeto y a castañas asadas. A borrachuelos, Isabelas y pestiños de la Confitería Aparicio.

Aquí, todas esas manifestaciones estacionales, tienen un nexo común en la mirada conveniente e incomparable del objetivo de mi muy querido amigo Antonio Ruiz -Molero. Y este, contribuye siempre con su trabajo en modo de paseo fotográfico.

Antonio Ruiz – Molero se ha transformado en un indispensable y extraordinario colaborador de El Blog de Father Gorgonzola, con una esplendidez y prodigalidad absolutamente encomiables. Es tan solo sugerirle el Leit Motiv de lo que quiero incluir en estas páginas y -afanosamente- se pone manos a la obra para complacerme. Siempre me hace llegar fantásticas selecciones de su estupendo trabajo artístico.

Ya he dicho muchas veces que lo que mas me gusta de Antonio Ruiz – Molero, es la  singularidad de sus imágenes. Porque se salen de los métodos establecidos; de las maneras comunes. Su mirada, su distinto planteamiento y el particular enfoque que le aplica y somete a los rincones de la ciudad de Málaga.

Rincones -ya lo he dicho también más de una vez- que a los demás nos pasan cuasi inadvertidos; y que nos llegan -afortunadamente- con otra perspectiva a través de sus fotografías.

Es todo un privilegio presentaros  una Málaga iluminada con luces de Navidad. Aliñada de villancicos y dulces de conventos. Con árboles, vestidos de quincalla de luz y guirnaldas de colores, que le confieren un aspecto mágico y festivo. Farolas florecidas de pascueros y lentiscos, muérdagos y acebos; naranjos plagados de luciérnagas amarillas. Con tres Reyes Magos que se dirigen al Portal, entre eucaliptos, algarrobos y cipreses en la Coracha.

Una Natividad ciudadana  a través de los ojos del fotógrafo; Otra  Navidad más familiar tamizada por la luz de las velas rojas que distraen a la Madre del Hijo.

¡La Málaga en Navidad según Antonio Ruiz-Molero!

Si queréis bajaros esta presentación, podéis hacerlo desde aquí:

https://skydrive.live.com/redir.aspx?cid=9b5ad4b7dbd9e872&resid=9B5AD4B7DBD9E872!2396&parid=root

Que la disfrutéis.

FERIA EN MALAGA. ANTONIO RUIZ-MOLERO

Exultante y feliz se encuentra el que suscribe estos días; pues se está dando cuenta  -y de que modo- del cómo los amigos le responden y le corresponden. De una manera insospechadamente generosa. Una y otra vez. Una y otra vez. Están que se salen y eso se agradece.

Resultando que, si  todo a lo que aspiro últimamente, se me está cumpliendo religiosamente, ¡Gracias, Oh Señor del Universo!, voy a tener que poner en el primer lugar de los deseos pendientes de realización, ese  que  trata de que me toque cualquier lotería cebada de millones, que aunque sea una ordinariez y bastante pragmático, resulta muy apropiada para estos tiempos dolorosos. Que uno de romántico, tiene lo justo, que es más bien poco.

¿Y porqué digo todo esto sobre la generosidad impenitente de mis amigos ?…

Pues porque desde hace algún tiempo contemplo con asombro que si, pongamos ejemplos ilustrativos, deseo audiencia  con el glorioso poeta, va y obtengo el beneplácito de este. Que si voy, y demando fotografías al amigo bilbaíno, va este otro y me manda una retahíla de imágenes fascinantes. Y suma y sigue. Y además, porque ahora…

 

Porque ahora voy, y por tercera vez,  hablo con Antonio Ruiz-Molero –que con su fama de generoso y buen amigo- va, y acepta la propuesta, de realizar una presentación sobre la Feria de Málaga con su  impagable trabajo fotográfico. Y atiende mi petición soberanamente. Complace mi deseo.

Así que recibo, pocos días después por el medio acostumbrado, una fantástica selección de imágenes de la Feria del Centro de Málaga.

No se me desmaye el autor de la expresión descriptiva “Parrilla Humana” que no van por ahí exactamente los tiros. Por los calores y los agobios, digo. Por los sudores y el ruido insoportable. No, no va por ahí la cosa.

Tengo la inveterada costumbre de realizar alguna entrada coincidiendo con según que época. Con según que evento. Eso si!  Procuro que la entrada se salga de los cauces habituales y que componga un soplo nuevo que aporte algo diferente a dicho evento. Una mirada distinta.

Así, pongamos por caso, las entradas que he hecho de Semana Santa, o han sido mediante relatos humorísticos dedicados a La Esperanza o  al Cristo de los Gitanos o, como la última, con un precioso  y mas serio trabajo – mal está que yo lo diga- que inserté en este blog con fotos de este autor  y una música imposible, pero muy apropiada, que me proporcionó mi querido Paco Paula Marín. Amigo, que ahora está de vacaciones en la oscuridad del anonimato.

 

Ahora Antonio Ruiz-Molero, vuelve a estar de nuevo en esta su casa.

Que puedo decir de Antonio? Que es un gran, enorme, y fiel amigo?..Ya lo he dicho. Que es el paradigma de la declaración publica de amor? También lo he dicho. Que es un fotógrafo que saca los colores- literalmente- a lo que enfocan, primero sus ojos, y después su objetivo? Pues también lo he dicho. Ya lo he dicho casi todo de él!

Uno, el que suscribe, no es feriante. Demasiado feriante, digamos. Bastante muy poco feriante. O Ferista, pues no dispongo de atracción en propiedad.

 Un solo día “En la parrilla” me deja servido (y agotado) para el resto del año. Y ese día que bajo al Centro de la ciudad –a punta de pistola conyugal- salto como una liebre de local climatizado en local climatizado; pasando, eso sí, por el Hotel Larios para echarme al coleto uno o dos Dry Martini si es en la barra de abajo, tres o cuatro copas de Ron Añejo si es en la barra de arriba. Allí, en la terraza abierta a la única torre de la Catedral que nos vigila de cerca sin demasiada severidad.

Antonio Ruiz-Molero, arranca con su cámara, ángulos y visiones muy peculiares  a la ciudad en Feria que se escapan a la mayoría de los paseantes. Y estas –las imágenes – componen una colección muy sui generis del evento anual de sangre, sudor y rebujito (aquí  las lágrimas poco tienen que hacer) que tienen conferido un aspecto de luz, de frescura y de sosiego inusual, que poco tiene que ver con la realidad. Por eso me gustan.

 

Toni Molero, entiende la Feria. Mucho; y la disfruta como pocos. No podía ser de otra manera en alguien cuyo padre pone nombre y apellidos a una calle en el Real de Teatinos.

Y, como sabe bien lo que yo quiero, me manda caireles y miradas indirectas. Me manda biznagas que observan asustadas el martirio de las sardinas. Toros que, bailando con caballos, ignoran que siempre llevan las de perder. Puestos de chuches y de sombreros; coleteros de mil colores. El Madroño de La Equitativa. Plumariasy Buganvillas desde Gibralfaro.

Patios frescos con Verdiales y Malagueñas. Me manda al  Marqués de Larios, la Calle de la Bolsa y  el Pasaje de Chinitas.

 Alguna hay también, claro, de la bulla inclemente e irrespirable, pero tratadas en la lejanía; de tal manera, que no me provocan ese pánico claustrofóbico que tanto me espanta.

 

No. La Feria de Antonio Ruiz Molero, no desasosiega. Y por eso tengo el placer de ofreceros esta colección de imágenes, que él, con su acostumbrada generosidad, me ofrece con la guarnición del cariño añadido.

Disfrutad de esta presentación. Es una fiesta de amigos, un guateque. Rockberto lleva la voz. Pepillo y Perico ponen la música; la letra, corre a cargo de Juan Miguel. La imagen  particular y serena- si cabe- es de Antonio Ruiz-Molero.

Y este “arrejuntador” pues hace eso: Arrejuntarlo todo en un solo archivo. Para que así, de ese modo, pueda empezar la fiesta.

Málaga en Feria. Antonio Ruiz-Molero

 

Si queréis bajaros esta presentación, podéis hacerlo desde aquí:

https://skydrive.live.com/?cid=9b5ad4b7dbd9e872&sc=documents#cid=9B5AD4B7DBD9E872&id=9B5AD4B7DBD9E872%212160&sc=documents

Que la disfrutéis.

TONI MOLERO EN BLANCO Y NEGRO

TONI MOLERO

EN BLANCO Y NEGRO

 

Una nueva entrega de momentos robados a la realidad de mi buen amigo Toni Molero. Esta vez en Blanco y Negro. Para que el color no nos distraiga de lo que se contempla.

 Me hace llegar, tan generosamente como siempre y a requerimiento mío, una amplia y magnifica selección para que yo elija; Una tremenda putada después de todo.

 Porque me lo pone muy difícil. Me lo pone muy difícil porque tengo que desechar un determinado número de ellas y eso es un inasumible compromiso. ¡Pero que remedio!

 Algunas no son complicadas de elegir; al primer vistazo ya las has escogido. Son esas que entran por los ojos sin tan siquiera pedir permiso. Y la seleccionas. Porque son fotos que le atañen -yo lo intuyo-  sobremanera al autor, íntimamente, y por ende, a este seleccionador forzado de instantáneas.

 No tengo duda -por poner someros ejemplos- en incluir  algunos rostros femeninos. El y yo sabemos porqué. No tengo duda con una foto tomada de un edificio de la Plaza de  Basconia, porque me hace ilusión de que allí viviera la Señorita del Casco Cartaginés. Esa sensual vecina del Soler en el Camino de los Ingleses.

 

No tengo duda al escoger la foto donde aparece el amigo vestido de indiano. Inmaculadamente blanco y con la cara iluminada por el fogonazo que se produce al encender un cigarrillo. Porque no solo es una gran foto, sino porque el modelo que posa sin quererlo ni esperárselo, yo, sin ningún margen de error, sé quien es.

Tampoco tengo dudas de incluir fotos de algunas esculturas en las calles y plazas, ni de instantes de Alfombra Roja en el Cervantes. Ni tengo dudas con los cielos nubosos e inmensamente tristes porque aceptan obligadamente la ausencia del color que se les supone…

… Pero después de estas certezas, si que me surge la incertidumbre. Y ahí es donde viene lo del inasumible compromiso.

Porque queda una buena porción de la entrega primigenia. Y recae sobre mí, la enorme responsabilidad de discernir cuales son las que debiera de incluir en el trabajo y cuales no. Y eso, amigo Antonio, repito, es una putada. Una verdadera putada.

 

Porque el corazón me indica que las ponga todas. Pero la razón y la técnica, por otro lado, me obligan a descartar algunas bastantes. A descartar trozos de Málaga en blanco y negro que descansarán mas tristes aún si cabe, en una carpeta de mi ordenador, sabiendo que nunca  -por este medio- podrán ver la luz.

He puesto sin orden ni concierto todas estas fantásticas fotos de Antonio Ruiz- Molero. De Toni Molero. Todas menos una que va en su lugar correspondiente: el último; precisamente la única que el no tomó. Esa que el y yo sabemos; esa que fue tomada una noche de reencuentro, de música en directo y de brumas etílicas de cuarenta grados a la sombra de los focos. Y no de calor precisamente.

 Bueno… pensándolo bien… ¡Si!  Cuarenta grados de calor humano.

 Si queréis bajaros este trabajo, podéis hacerlo desde aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/TONI%20MOLERO.%20LAS%20TRES%20COINCIDENCIAS/TONI%20MOLERO%20EN%20BLANCO%20Y%20NEGRO/TONI%20MOLERO.%20EN%20BLANCO%20Y%20NEGRO/TONI%20MOLERO%20EN%20BLANCO%20Y%20NEGRO.pps

  Mientras se descarga, distraeros con esto. Es tambien en Blanco y Negro: Espero que lo disfrutéis.

UNA SEMANA SANTA SIN JOSE LUIS

 

UNA SEMANA SANTA SIN JOSE LUIS

Tengo por costumbre, desde que se creó este blog, el hacer por Cuaresma, un post jocoso relacionado con la Semana Santa de Málaga.

 Ya hice el primer año uno llamado Manolo Vicente; Nazareno Penitente. Para un año mas tarde realizar otro llamado El Lunes Santo de Demetrio.

 El primero estaba basado en el desfile procesional de un nazareno de la Cofradía de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza. Trasladada la acción años atrás y con nombres inventados, pero que cualquier avezado cofrade -y no solo de esta Archicofradía-  podía fácilmente reconocer.

 https://fathergorgonzola.com/2009/05/09/manolo-vicente-nazareno-penitente/

 El segundo año, estaba basado en el procesionamiento del Cristo de los Gitanos; el Señor de la columna. El Lunes Santo de Demetrio. Donde se narraba en tono, ya te digo, jocoso- y siempre respetuoso- una situación imaginaria donde un gitano llamado Demetrio debía de suplir la talla del Cristo por habérsele roto un brazo, en un accidente, durante el traslado.

 https://fathergorgonzola.com/2010/03/22/el-lunes-santo-de-demetrio/

 Estos dos relatos estaban basados en dos chascarrillos que mi cuñado-hermano Jose Luis López- Harras me contaba casi todas las Semanas Santas en un mar de risas.

 Pero este año…Este año ese mar se ha secado. Jose Luis falleció el pasado mes de Septiembre y ahora este que nos ocupa- con su Semana Santa a punto de llegar- será el primer año en que el Nazareno del Paso se esté preguntado. ¿Donde estará Jose Luis?

 

Siempre reconocía a Jose Luis con la túnica puesta por ser uno de los pocos nazarenos que calzaba (elegantísimo, como siempre) el antiguo y formal zapato de charol con hebilla plateada. Aparte de su figura que la conocía de memoria o sus ojos claros que siempre me miraban con cariño a través de las dos ventanitas con forma de almendra del capirote.

 Ya lo dije en el post que escribí acerca de su viaje eterno…

 https://fathergorgonzola.com/2010/09/03/una-buena-persona/

 … que Jose Luis fue mi maestro en muchas cosas de mi vida., y un referente para mi futuro comportamiento.

 Así que este año, no está el ánimo para chascarrillos rememoradores. Pero se me pasó una cosa por la cabeza…

 … Por que no debía yo de seguir la tradición que empecé por su culpa? Por que no continuar con lo empezado? Así que decidí que sí; que sí debía de seguir. Como homenaje a la persona entrañable que era Jose Luis López-Harras. Mi querido hermano.

 Y entonces me propuse hacer algo distinto. Pero que? Algo que se saliera de los rígidos cánones cofrades. Algo peculiar. Algo que hiciera que Jose Luis se echase las manos asombrado a la cabeza y me dijera -como muchas veces hacía- Que has hecho cuñaillo?

 Así que acudí a los amigos. A los buenos amigos.

 Pacopaula me proporcionó una música (que fue el germen de todo esto) que cumplía los requisitos que yo quería: Una música atípica, para acompañar a las imágenes. Una música pelín rara, que pareciera que estuviese fuera de contexto, pero que -sin embargo- fuese inexcusablemente religiosa.

 Una música que se alejara de saetas y de marchas procesionales. Ni del Maestro Artola ni de la querida Diana Navarro. Y esa fue la que me llegó oportunamente. Antes de que esto empezara. De improviso.

 Rara música, aviso. Pero esa es la gracia, también aviso.

 Y que pasa con las imágenes? Yo quería también que las imágenes se salieran del marco habitual. Quería detalles inesperados, puestos de chucherías, momentos de fervor espontáneos, trozos de la Semana Santa malagueña pero que se salieran del tópico y de lo típico. Lejos de las mil y una veces vistas de los tronos, en su magnificencia, por la Alameda Principal o por calle Larios.

 

Y entonces… Que mejor que recurrir a uno de los mejores fotógrafos de esta tierra?

 Antonio Ruiz- Molero. Gracias Toni!!!

Toni Molero, se puso a mi disposición en el primer segundo de la petición. Que gran tío! Y a los pocos días tuve en mi poder una preciosísima selección de detalles semanasanteros que harían las delicias de cualquier malagueño. Fuese cofrade o no.

 Algunos días después –fíjate lo que son las cosas- una amiga intima de Jose Luis, Kika Garfia, casualmente, me envió un enlace a youtube, donde se apreciaba en directo el trono del Nazareno del Paso por la doble curva  del recorrido oficial.

 Así que junté todo lo proporcionado por el equipo. Elaboré una presentación en Power Point (cuyo link incluyo para que os la bajéis) con las fotos de Toni Molero, la música proporcionada por Pacopaula y para que estuvieseis distraídos mientras os la bajáis, las imágenes del Nazareno por las calles de Málaga que me envió Kika.

 

Y este es el resultado. Para mi hermano Jose Luis; para que, quien sea, siga sacando lustre a sus zapatos de charol. Y a su hebilla de plata.

 Post Scriptum:

Hoy, es Miércoles de Ceniza. 9 de Marzo de 2011. Primer dia de Cuaresma; primer día  de una época en la que todos los cofrades empiezan la tarea principal y a bullir por las calles de Málaga. Recitales de Saetas, conciertos, traslados, reuniones para afrontar lo que dentro de 40 días sucederá, si el tiempo lo permite, en la ciudad. 

 Una época en la que a Jose Luis -más que nunca- le gustaba pasear por su Centro de la ciudad. Es un buen dia para publicar esto.  Si, definitivamente, hoy es muy buen día para publicar esto.

 Si queréis bajaros este trabajo, podéis hacerlo desde aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/UNA%20SEMANA%20SANTA%20SIN%20JOSE%20LUIS/TONI%20MOLERO%20SEMANA%20SANTA.pps

Y mientras lo hace, distraeros con esto:

Que lo disfrutéis.

A %d blogueros les gusta esto: