NOCHES DE VALLENIZA

 NOCHES DE VALLENIZA

 …///…

La Luna Azul  y

los Pueblos Invasores

 

Los conciertos veraniegos celebrados gracias a la incansable gestión  y organización de Guido en el Chiringuito de Valleniza, están (y digo bien en presente…) configurando un verano pletórico de actuaciones frescas y relajantes. Con un denominador común que es la excelencia en los grupos actuantes. “Fueraparte” la barbacoa, las copas a precios moderados y la compaña, que es mucha, buena y controlada.

Un plantel de excelentes artistas que, con la excusa de las fiestas con nombre de pueblos invasores de España, nos hacen disfrutar de unas fantásticas veladas musicales junto al mar. Al refugio de los calores irritantes e intolerables de la ciudad que arde en Feria.

Ya han sido la Fiesta Fenicia…la Mediterránea…la Andalusí…la Íbera…

Digo yo que aún estarán por llegar las correspondientes a los Suevos, los Alanos, y ¡¡¡Que decir de la dedicada a los Vándalos!!! Ni imaginármela quiero. ¿Seguirán las Romana, Griega, y Cartaginesa? ¿Celebraremos la Reconquista a la Pelaya manera? ¿Rizaremos el Rizo con la Absolutista?  Propongo para esta última, el día de los júas, y que quememos una figura de Fernando VII, bailando a su alrededor, para que le den mucho por ahí al inefable Rey.

¡No se quejará el amigo Guido de que no le sugiero motivos para organizar fiestas, conciertos y saraos! Después, si él quiere, le amplio aún más el espectro de motivos fiesteros. Que para eso estamos. Para disfrutar de su trabajo.

Yo he tenido el placer de asistir -de las cuatro celebradas- a dos de ellas. Otra me quedé a medio camino subyugado por la frigoría convincente e irrechazable de mi salón. Una -la primera- me sorprendió por su inusual frescura y el fantástico popurrí de música veraniega, -que no es sinónimo de pachanga ni de canción del Verano- y que nos llevó de paseo por los mares del sur a ritmo de Calypso y ukelele. Me refiero, como no, a los magníficos Hula-Hula (Dry Martina) que hicieron que yo disfrutara como un enano esa noche. Fiesta Fenicia se llamó. Inapreciable concierto.

Mis amigos de la Lito Blues Band, pusieron –tal y como nos tienen acostumbrados- el broche de oro bluesero.  Con una ejecución musical insoportablemente perfecta. Como no podía ser de otra manera.

Después, asistí a otra de mis también queridos amigos los Ramírez Brothers; la Fiesta Andalusí. Donde, por cierto, me fueron entregados sendo regalos por parte de los dos fundadores y “Almas Mater” de Tabletom.

Pepillo un par de cañas de su saxofón, y Perico una partitura de un tema (Leoncio se llama) que aparecerá en el nuevo disco de la banda. Dicha partitura estaba firmada y dedicada “Para mi colega Álvaro con cariño de Perico” Estos regalos, engrosarán la nómina de los expuestos en mi Muro de los Afectos. Con dos cohoness!

Estos hermanos son unos auténticos virtuosos. Cada día superan ese listón infranqueable que supone su propia técnica y destreza.

Las Fiestas de Bar Bar, han supuesto un verdadero hallazgo. Espero que no decaiga el ritmo. Sería una pena no poder disfrutar de esas Lunas llenas de Agosto (dos este año) rodeados de amigos y de música. De aprecio y de cordialidad en la inusual Noche de la Luna Azul de Valleniza.

Las imágenes que aparecen en esta entrada (excepto la de la partitura) han sido robadas alevosamente a mi amigo Agustín Geraldo. Sirva esta nota como aclaracion expiatoria.

…///…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: