JESÚS.

foto jesus cumpian2

JESÚS.

Déjame agrandar nuestro espacio

Y que el sueño abra su cortina invisible.

(Epitafio)

Casi todo en esta vida suele venir, si nos fijamos, en tríadas; en grupos  -dice el diccionario- de tres especialmente vinculados entre sí: las Virtudes Teologales, Los Mosqueteros, los Cerditos, las Gracias o las hijas de Elena, por poner dispares ejemplos. Tres son por tanto -pues me ciño a la costumbre- las circunstancias que me respaldan para escribir este texto que ahora viene. Porque también están íntima y especialmente vinculados entre sí.

 La primera de ellas, es el sentimiento apesadumbrado de una madre desolada por la partida, prematura e injusta, del hijo. La segunda es la pertenencia del ausente a una muy querida familia con el gen de los artístico en su cadena de ADN. Y por fin, la tercera, la enorme belleza desplegada en los textos poéticos que dejó Jesús como testamento. Un testamento tan atropellado, cómo indeseado. Todas esas circunstancias, ls tres, están ligadas a la poesía de mi admirado “in absentia” Jesús Cumpián.

 La guadaña -que es  injusta e inexorable- tuvo a mal el llevarse a Jesús a lo oscuro a la muy temprana de veintitrés. Una edad que a mí -teniendo un hijo que maneja la misma- me sobrecoge, compunge y  horroriza. Un accidente vital inesperado que regaló, a la familia, el indeseado bagaje de la aflicción y de la amargura.

 Jesús Cumpián, dejo un legado poético tras el cual, yo, llevaba un cierto tiempo detrás para publicarlo en este blog. Un legado poético tremendamente bello y maduro para un chico de su edad. Recuerdése la que manejaba: Veintitrés.

 Uno, que está acostumbrado a la poesía seria y circunspecta del editor de la familia y a la fresca e insolente de el del monóculo, el leer estas estrofas le causa -cómo al Piyayo- un respeto imponente.

 Esta es una selección que he realizado para su lectura.

 Disfrutadla!!

JESÚS CUMPIÁN MUÑOZ

1962-1985

POEMARIO BREVE

 205895_4030566355101_1686750729_n

#01

Deben de estar las olas

batiendo rumores de primavera.

Donde la inclinada orilla

 vuelca y desgrana mi voz

 por ti licuada

226128_4030563715035_1584532978_n

#02

 Entre los lóbulos

desiertos de tu abismo

me perdí buscando perderte

buscando perderte

de esta paz disfrazada

 y estas palabras

 perdida

entre los lóbulos

desiertos de tu abismo.

293095_4030563035018_1134437420_n

#03

Tengo una mujer, un balcón y una rosa

sólo quiero una, el balcón

para tirar la rosa

Tengo tres cosas, una rosa una mujer y un balcón

sólo quiero dos, el balcón y la mujer

para tirar la rosa

Sólo quiero tres cosas

una mujer, una rosa y un balcón

para tirarme yo

309138_4030564195047_1899039766_n

#04

Qué silenciosos los barcos

al pasar por el morro

hacia ti voy niña con mi quilla

a provocar la espuma

 

378256_4030565555081_1035138551_n

#05

No te pierdas

con ese desalmado

amor de las cumbres

resuena

y no me charles

en la oreja

que ansioso está

el aire de

palabras y de quejas

 426768_4030564635058_1189463755_n

#06

“No me dejes,

no me dejes en la parte trasera,

todo tú va

tan cabalgando hacia fuera”

 

SÚPLICA

Déjame acompañarte hasta tu altura

sin rencores que aplasten nuestro ánimo.

Déjame sentirme dueño

de copas que viajan vagabundas.

Déjame ser quien soy

y llora conmigo este momento.

Déjame enredarme alcoholizado

en la neblina del futuro.

Déjame ser tu sombra en mi huida

cuando caiga la noche sin motivo.

Déjame agrandar nuestro espacio

y que el sueño abra su cortina invisible.

Déjame simplemente un ápice de silencio

para terminar este poema que no muere

Déjalos que se sientan hombre grandes

porcelanas rotas y perfumes intensos

para que el pudor los invada

y dejen sus monedas.

Que se besen a escondidas, que el orgullo sea rutina

sobre los fríos salones

y sus monedas.

Déjalos que finjan ser humanos,

que compartan penas que no sienten

Déjame simplemente un ápice de silencio

para terminar este poema que no muere

 ***

(Fotos “chinescas”: Tony Cumpián)

 558491_4030562355001_1997371425_n

Anuncios

3 comentarios

  1. Que bonito tío de verdad

    Me gusta

  2. Estoy comiendo con mi padre..y dice q hasta el del monóculo no puede dejar de darle las gracias a tan atento amanuense

    Me gusta

  3. Hola guapo, me has hecho llorar. Muchas gracias por este regalo, cuando he dejado de llorar me he sentido especialmente bien gracias a ti. Un besazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: