LOS POTORROS DE LA GWYNETH Y DE LA CAMERON

nude_art800

LOS POTORROS DE

 LA GWYNETH Y DE LA CAMERON

                                                   ¡¡¡Que bello era mi vello!!!!
                                          (How Beautiful Was My Haired Pubis)

Leo, enormemente aliviado y animado en la prensa, que mis admiradas Gwyneth  Paltrow y Cameron Díaz, han vuelto a sus principios adolescentes porque, sensata y razonablemente, han decidido dejarse la media melena en el chichi; y porque –si así lo desearan– se lo pueden peinar a lo garçon que es peinado muy cómodo y llevadero. Además de calentito en invierno.

 No veas tú lo tranquilo que me he quedado. Una barbaridad.

 American-Apparel-munecas-discordia_EDIIMA20140121_0675_5

Ahora, parece ser, que muchas actrices de Hollywood vuelven a soltarse el flequillo entrepernilero y ponen de nuevo a la moda su piloso Wilfredo. Bienvenido pues, de nuevo, a La República Independiente de mi Coño.

 Aunque puestos a meditar el caso en profundidad, a mi, me parece muy requetebién; porque el cruel depilado puesto de moda desde hace algunos años (y me refiero a la barbaridad del método láser definitivo) sólo podría traer –con el paso del tiempo– mucho más inconvenientes que beneficios. Fueraparte depresiones mil. De hecho, parece ser que ya hay un buen número de chicas (y no tan chicas) que habiéndose realizado dicha operación de estética hace algunos años, observan incrédulas y apesadumbradas, cómo inexorablemente, el aspecto de su brevita fresca está pasando a parecerse a un higo chungo. Con g de colgajo.

 Lo llevo intuyendo desde hace ya muchos años, verdad es. Estupefacto y atónito, estaba observando desde hace tiempo el derrumbe pilífero. Nada más que había que ver la proliferación de clínicas ofertando el despioje. Y meditaba yo, que la pérfida moda de la definitiva depilación láser potorrera no era cosa aconsejable. Que ésta mala fiebre que se sufre hoy día -consistente en depilarse de manera implacable cualquier incauto vello que brotara- no podía traer nada bueno! Para nada! Lo que yo te diga!

 P1090691

En el día de hoy, cautivo y desarmado el pelucamen, éste ha sucumbido por  la imparable  moda del trasquile entre los mozos y las mozas de los treinta para abajo. Todos los rincones corporales sufren en silencio la execrable plaga: El de las axilas; vulgo sobacos. El de las ingles; vulgo tiras. El del labio superior; vulgo bigotón. El de las patillas; vulgo Pantojas. El de la línea interglútea (hórror y pávor!!) vulgo rabadilla… etc… etc…etc.  Pero al que me voy a referir,  y –por no extenderme mucho más– es al amolletado rincon del pubis; vulgo felpudo o limpiabarros. Lo que por estos lares se llama a todo el conjunto  en general: Chocho. El chocho de toda la vida. Choripán allende los mares.

 CR_604957_la_imaginacion

Ahora, me acabo de enterar, decía –por eso de que los usos y maneras vuelven a ponerse de moda–  de que ya no se lleva el chiribindindi cómo el de la Mariquita Pérez: pelón, liso y lampiño, mi niño; sino que –la moda que es la que impone y manda– indica que lo que ahora se vuelve a llevar, es el lucir el potorro como lo llevaba en tiempos el inefable Birkiki.  Bien peludo y escandalosamente revuelto; como Chewbacca.

 -“Mamá… A ti te picaba… ya sabes…ahí?”

-Aiiinssss??… Replica la madre pegándose un jalón en tór mesmo!

 Llevo desde hace años, continúo, con el predicamento a las féminas (a las muy amigas, de mucha confianza y en tono jocoso, claro está) que el inmortal potorro, cómo todo, pasa por distintas fases en cuanto a turgencia y carnosidad a lo largo de su vida activa. Llevo años diciéndoles –porque ellas, entre risas, me lo permiten– que la rajuela (que no es una novela de Cortázar) tiene indefectiblemente escrito su destino en el dulce Pionono de Santa Fe que es la entrepierna; y que, lo que antes era puente de Brooklyn de acero inhiesto y turgente, con los años, se vuelve puente colgante de selva ignota y recóndita. Y que, una vez está pasada cierta edad, la prudencia invita a mudarse desde el promiscuo y aterciopelado Cráter del Ngorongoro -ese que enseña incluso el mismísimo Serengueti- hasta la más púdica  y recatada Selva Negra alemana que todo lo disimula y tapa a base de espesura, vegetación y chucrut.

 Pubic_Hair_(natural,_untrimmed)_03

Que lo llevo avisando… Que lo llevo avisando… Que cuando la fuerza de la gravedad actúa sobre lo que en euskaldun se denomina “Txúmino”, pasa éste de ser alondra grácil y etérea a pavo amodorrado y traspuesto. De flor fresca y olorosa, a planta carnívora tuerce boca; de fruta lozana y madurada, a moco alicaído y pendulón. Con más arrugas –decía el poeta Verlaine– que el cuello de una bolsa del Carrefour*.

 Y es entonces… es entonces, cuando ya no quedan muy estéticas según qué colgaduras (visibles en su totalidad) por mor de la ausencia de camuflaje y escondrijos. Así es. Dramáticamente, lo sé. Pero así es.

 pubis angelical 3

Y por eso que siempre he aconsejado –a toda fémina, cuando ha surgido tan piloso tema– Que sí! Que si, coño! Que sí! El Toto, repeladito del todo! Mono y gracioso él!  Chisgarabís y perdulario!  Calvatrueno y descarado! Pero nada de técnicas láser, por favor!!!! Porque cuando el tiempo pase factura, que la pasa…. O pegamos cruel tijeretazo o compramos gorro de astracán y se lo injertamos en salva sea la parte con una grapadora de la marca Stiluss.

Porque eso sí, el Stiluss, no hay que perderlo nunca.

 Y ahora…la que me espera!!!!!

 * Carrefour en francés en el original.

***

Anuncios

4 comentarios

  1. Cada día aprendo algo nuevo de ti.Menos mal que a mi el láser na más que me ha pillao de refilón y puedo pasar de modelo fila de hormigas, a frenazo moto a selva negra en cuestión de dias.Todo sea por la moda y un futuro sin moco de pavo….

    Me gusta

  2. ¡ Es verdad Father! Antiguamente lo chochitos llevaban inherentes el excitante vello púbico incluso podía mencionárseles como el mondongo.. Hoy vas por playa Bolonia ejerciendo de mirón ( cosa que salvo los maricones nadie va a reconocer en una playa nudista pero sí en las demás) y no sabes si la moza está o no está en bolas a menos que medio te eches encima, lo cual resulta un tanto arriesgado. ¿Sigues teniendo colgado aquello que te mandé de la moda de los coños afeitados?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: