UNA PATADA AHÍ! (En el mismísimo coño)

 

carlos 2

UNA PATADA AHÍ!

(En el mismísimo coño))

Voy y me entero, de que hoy se cumplen nueve años de la patada que mi amigo le propinó -en el mismísimo coño- a la Parca. Empeñada estaba ésta en envenenarle la sangre a mi amigo, sin contar, con su cabezonería y obstinación; con su emperramiento en llevarle la contraria a la Inevitable y ganarle la partida con el noble arte del puntapié entrepernilero.

La Jodida, aún no se explica la enorme predisposición y afición que le tenemos a la Vida los frágiles humanos. Todos tenemos fecha de caducidad, lo sabemos, pero no nos gusta que nos toreen y nos lleven de gira cuando a ella (la Muerte) le apetezca; sin tan siquiera consultarnos -que falta de detalle- si nos viene bien o mal.

La Muerte, que ahora van y dicen que es otra forma de Vida, pero sin sexo, ni drogas ni rock & roll. No sé yo, la verdad, si a eso se le puede llamar Vida. A la Muerte digo. Bueno me callo que me estoy liando.

Mi amigo, conformó un apreciadísimo grupo en los ya lejanos 70 que aún estamos en contacto. Mi amigo detentaba el don de la generosidad (asaltábamos el negocio familiar en búsqueda del suministro manducar esporádicamente) el don de la esplendidez y del compadreo. De la más desinteresada camaradería. Me enseñó a oír la música de Triana -entre humos y sentados en el albero- con manta y con cacharra. Me acompañó a ver las piedras de colores en el Torcal; a seguir el cauce del rio en el Molino de Coín. Nos acompañamos (todos) mutuamente durante unos años de aprendizaje y experiencias tan útiles como inolvidables.

Nueve años van ya dándole esquinazo a esa buscona meretriz que se mete en las casas sin que nadie la llame. Hoy hace nueve años que mi amigo Carlos de León y Paz (que nombre tan bonito!), le propino una patada ahí, en el mismísimo coño, a la misma. Y no saben Uds. lo que yo me alegro.

***

81

LOS POTORROS DE LA GWYNETH Y DE LA CAMERON

nude_art800

LOS POTORROS DE

 LA GWYNETH Y DE LA CAMERON

                                                   ¡¡¡Que bello era mi vello!!!!
                                          (How Beautiful Was My Haired Pubis)

Leo, enormemente aliviado y animado en la prensa, que mis admiradas Gwyneth  Paltrow y Cameron Díaz, han vuelto a sus principios adolescentes porque, sensata y razonablemente, han decidido dejarse la media melena en el chichi; y porque –si así lo desearan– se lo pueden peinar a lo garçon que es peinado muy cómodo y llevadero. Además de calentito en invierno.

 No veas tú lo tranquilo que me he quedado. Una barbaridad.

 American-Apparel-munecas-discordia_EDIIMA20140121_0675_5

Ahora, parece ser, que muchas actrices de Hollywood vuelven a soltarse el flequillo entrepernilero y ponen de nuevo a la moda su piloso Wilfredo. Bienvenido pues, de nuevo, a La República Independiente de mi Coño.

 Aunque puestos a meditar el caso en profundidad, a mi, me parece muy requetebién; porque el cruel depilado puesto de moda desde hace algunos años (y me refiero a la barbaridad del método láser definitivo) sólo podría traer –con el paso del tiempo– mucho más inconvenientes que beneficios. Fueraparte depresiones mil. De hecho, parece ser que ya hay un buen número de chicas (y no tan chicas) que habiéndose realizado dicha operación de estética hace algunos años, observan incrédulas y apesadumbradas, cómo inexorablemente, el aspecto de su brevita fresca está pasando a parecerse a un higo chungo. Con g de colgajo.

 Lo llevo intuyendo desde hace ya muchos años, verdad es. Estupefacto y atónito, estaba observando desde hace tiempo el derrumbe pilífero. Nada más que había que ver la proliferación de clínicas ofertando el despioje. Y meditaba yo, que la pérfida moda de la definitiva depilación láser potorrera no era cosa aconsejable. Que ésta mala fiebre que se sufre hoy día -consistente en depilarse de manera implacable cualquier incauto vello que brotara- no podía traer nada bueno! Para nada! Lo que yo te diga!

 P1090691

En el día de hoy, cautivo y desarmado el pelucamen, éste ha sucumbido por  la imparable  moda del trasquile entre los mozos y las mozas de los treinta para abajo. Todos los rincones corporales sufren en silencio la execrable plaga: El de las axilas; vulgo sobacos. El de las ingles; vulgo tiras. El del labio superior; vulgo bigotón. El de las patillas; vulgo Pantojas. El de la línea interglútea (hórror y pávor!!) vulgo rabadilla… etc… etc…etc.  Pero al que me voy a referir,  y –por no extenderme mucho más– es al amolletado rincon del pubis; vulgo felpudo o limpiabarros. Lo que por estos lares se llama a todo el conjunto  en general: Chocho. El chocho de toda la vida. Choripán allende los mares.

 CR_604957_la_imaginacion

Ahora, me acabo de enterar, decía –por eso de que los usos y maneras vuelven a ponerse de moda–  de que ya no se lleva el chiribindindi cómo el de la Mariquita Pérez: pelón, liso y lampiño, mi niño; sino que –la moda que es la que impone y manda– indica que lo que ahora se vuelve a llevar, es el lucir el potorro como lo llevaba en tiempos el inefable Birkiki.  Bien peludo y escandalosamente revuelto; como Chewbacca.

 -“Mamá… A ti te picaba… ya sabes…ahí?”

-Aiiinssss??… Replica la madre pegándose un jalón en tór mesmo!

 Llevo desde hace años, continúo, con el predicamento a las féminas (a las muy amigas, de mucha confianza y en tono jocoso, claro está) que el inmortal potorro, cómo todo, pasa por distintas fases en cuanto a turgencia y carnosidad a lo largo de su vida activa. Llevo años diciéndoles –porque ellas, entre risas, me lo permiten– que la rajuela (que no es una novela de Cortázar) tiene indefectiblemente escrito su destino en el dulce Pionono de Santa Fe que es la entrepierna; y que, lo que antes era puente de Brooklyn de acero inhiesto y turgente, con los años, se vuelve puente colgante de selva ignota y recóndita. Y que, una vez está pasada cierta edad, la prudencia invita a mudarse desde el promiscuo y aterciopelado Cráter del Ngorongoro -ese que enseña incluso el mismísimo Serengueti- hasta la más púdica  y recatada Selva Negra alemana que todo lo disimula y tapa a base de espesura, vegetación y chucrut.

 Pubic_Hair_(natural,_untrimmed)_03

Que lo llevo avisando… Que lo llevo avisando… Que cuando la fuerza de la gravedad actúa sobre lo que en euskaldun se denomina “Txúmino”, pasa éste de ser alondra grácil y etérea a pavo amodorrado y traspuesto. De flor fresca y olorosa, a planta carnívora tuerce boca; de fruta lozana y madurada, a moco alicaído y pendulón. Con más arrugas –decía el poeta Verlaine– que el cuello de una bolsa del Carrefour*.

 Y es entonces… es entonces, cuando ya no quedan muy estéticas según qué colgaduras (visibles en su totalidad) por mor de la ausencia de camuflaje y escondrijos. Así es. Dramáticamente, lo sé. Pero así es.

 pubis angelical 3

Y por eso que siempre he aconsejado –a toda fémina, cuando ha surgido tan piloso tema– Que sí! Que si, coño! Que sí! El Toto, repeladito del todo! Mono y gracioso él!  Chisgarabís y perdulario!  Calvatrueno y descarado! Pero nada de técnicas láser, por favor!!!! Porque cuando el tiempo pase factura, que la pasa…. O pegamos cruel tijeretazo o compramos gorro de astracán y se lo injertamos en salva sea la parte con una grapadora de la marca Stiluss.

Porque eso sí, el Stiluss, no hay que perderlo nunca.

 Y ahora…la que me espera!!!!!

 * Carrefour en francés en el original.

***

EL PAÍS DEL COÑO DE LA BERNARDA

bernarda

EL PAÍS DEL COÑO DE

LA BERNARDA.

 ***

Al parecer, ha habido algún que otro amigo funcionario que se ha picado por una de las ultimas entradas en este blog. Yo sé que se han molestado. Pido disculpas para quienes -sin motivo- se hayan sentido aludidos. Aunque yo sé también que muchos (ya no amigos, pero sí funcionarios), reconocen para sus adentros, que tengo más razón que un santo en lo que digo, y se dicen – otra vez para sus adentros, y a la Fabra manera- que se jodan!!!  Que yo tengo un trabajo fijo!

Vaaaaleee, pido ración de merecidos azotes para expiar mis pecados.

También, por otro lado, tengo amigos que son políticos venerables y que han recibido, en su momento, su debida cuota de leña. Y también me han tirado de las orejas. Vaaaaleee, pido otra vez, ración de merecidos zurriagazos, porque de todo hay, y eso es lo que conlleva el generalizar.  Quede claro que acepto el castigo, siempre claro está, que se me permita elegir entre vergajo y fusta. Que uno es muy señorito y por aquí hay muy mala leche para esto del azote.

latigazos

Pero es que me enervo, mis muy estimados servidores públicos. Y me enervo, ñoras y ñores,   porque teniendo Uds. en mayor o menor medida, en sus dilectas manos, el poder y la ocasión para denunciar al vividor y al sinvergüenza que no trabaja o al que delinque, apenas hagan lo suficiente para evitar esos casos y permitan que eso pase. Y eso…Eso no está nada bonito. Eso, queridos, es la dictadura del compañerismo.

Porque todos los que bien trabajan, que parece ser son legión (no es ironía), digo yo que porqué no denuncian a sus superiores o a los medios de comunicación a aquellos que no cumplen MINIMAMENTE con la labor exigida por sus sueldos?, Se están haciendo un flaco favor. A su profesión y a ellos mismos.

Y para que me voy a meter en líos, se dirán?  Pues para parar  – aunque un poco sea- este dislate que atenaza a este país. Un país, reconozcámoslo, muy dado a que los menos (seremos generosos, otra vez) se dediquen  a tocarse el arpa en unos casos, y en otros, a prevaricar, engañar o a robar a manos llenas sin pudor alguno; mientras, nosotros, el pueblo llano (que también tenemos nuestra parte de culpa) asistimos impertérritos y cobardes, conformes y resignados, a esta situación como si fuese una circunstancia inevitable. Que va de serie con el cargo, la oposición o la designación a dedo.

alibaba

El ciudadano de a pie, se queda ojiplático contemplando Güemes y Botellas; Fabras y Fabras. Pantojos, Julianes y Dionis que no devuelven nada de lo que se han llevado. Undargarines y Mariocondes enriquecidos hasta el envilecimiento. Un Rato de sinvergüenzas que quitan los ahorros a ancianos que no sabían (porque no les explicaban) lo que firmaban.  Mil pícaros y tunantes, que creían que este país -que pensábamos era un destino en lo universal, que diría mi Primo el de la Rivera- era, además, ejemplo de buen rollo para todos los pamplinas de la eurozona que no se enteraban de ná; modelo a seguir, por eso de la alianza de la civilizaciones, y demás tonteridas. Apártate Sarko, que te casco! Que te paso del tirón!!!

Para al final… visto lo visto, todo quedar en un concurso de Píqueme Ud. de aquí y poner la mano en plan egipcio.

Mientras, Zetapetas y Rubalcabras, Rajaos y el Campeón de las Andalucías. Espes, Pajines y Conpedales. Pepiños y demás castas políticas, o no saben que hacer, o nada quieren hacer.

Pero no, este país ha resultado ser, y vayamos al clásico: El País del Coño de la Bernarda.

HQ5

Literalmente. Tal y como te lo digo, Rodrigo: Un Coño de la Bernarda por el que todo el mundo paseaba armado y cargado de Tarjetas Visas y privilegios inmerecidos y autoconcedidos sin fin, que le permitían tomarse a chufla todo lo inchuflable. Y así nos ha ido. De puta madre.

En fin… Entre mis inquietudes, y ya me callo -como administrador de este blog- se encuentra la de  facilitar no solo la justa información, sino también proporcionar un equipaje cultura al personal que lo visita. Así que voy a reproducir letra por letra  -para que lo sepan los estimados lectores de este blog-  quien era la inefable y afamada Bernarda, poseedora de tan nombrado coño.

Para luego se dude del contenido pedagógico de este blog. Vaya!

HQ2

Agradezco al ínclito  espadachín Darta de Flores i Damajuana  el envío de tan interesantísima información.

Quede claro, que El Coño de la Bernarda, cuyo origen se sitúa en las Alpujarras Granadinas (cosa que debo de preguntar a una querida amiga, docta en el tema), nada tiene que ver con El Cony de la Monserrat, de origen ampurdanés o el Txotxo de la Arantxa, tan propio de las  tierras vascongadas. Sin dejar atrás el afamado Llollo de la Mullalla  canario (dedicado éste último a mi amigo Tonyd) y el O Figo do Maruxiña gallego.

He aquí la insigne biografía:

Copiada literalmente la información, de la página Identidad Andaluza. Iba a pedirles permiso, pero ya se sabe, parece ser que esta página lo había copiado de otra; y aquella de otra más lejana…y así, hasta el infinito y más allá. Porque ya sabéis…estámos en el país de El Coño de la Bernarda…

Historia del coño de la Bernarda

Historia de

“El Coño de la Bernarda”

Al parecer, una mujer, de nombre BERNARDA, de la que se decía que era hija natural del rey musulmán ABEN HUMEYA, y nacida en torno a mediados del S. XVI, en ARTEFA, pequeño pueblo de LAS ALPUJARRAS granadinas, era una reconocida santera; a caballo entre ambas religiones, en unos tiempos difíciles, recorría las calles de ARTEFA armada con sus tablillas de oraciones, mezcla de versículos coránicos y cristianos (quizás la única depositaria de los famosos LIBROS PLÚMBEOS del SACROMONTE), y era la sacristana de la pequeña ermita en la que los artefaños guardaban y veneraban la imagen reverendísima del SEÑOR DEL ZAPATO. Aunque la fama, como hemos dicho, le venía de santera, que lo mismo enderezaba la pata torcida de un cordero, como remediaba las más diversas dolencias, como dirigía los rezos en ausencia del cura… por lo que era, ciertamente, mujer conocida y querida entre sus vecinos.

HQ3

Una buena noche la mujer fue sorprendida por unos toques en la puerta de la pequeña ermita, en la que de común solía habitar, en una pequeña dependencia aneja. Asustada abrió la puerta y vio que, embozado en su capa, no sabiendo muy bien si por el frío, o por salvaguardar su intimidad, se encontraba D. AURELIO DEL ALTO OTERO, a la sazón segundo Conde de ARTEFA, que venía, pese a lo alto de la madrugada, a solicitar su consejo, ya que, según él, había tenido un sueño que le tenía profundamente alterado:

Tuvo una visión en la que vide los graneros de ARTEFA todos vacíos, y secos, con homnes e mulleres famélicos, que ploraban lagrimas a sus puertas y nadie podía façer nada… de repente, en medio de todos eles, aparecíase el Conde mesmo, lamentándose por la suerte de las gentes de su pueblo, y sin poder façer nada, alzaba los ollos al cielo esperando una respuesta, aparecióse entonces la figura, que él creyera de SAN ISIDRO LABRADOR, y una voz en el cielo que decía desta manera: San ISIDRO labrador, quita lo seco y devuélvele la verdor…

HQ

Sorprendióse la buena mujer con el relato del Conde y contóle que ella había tenido otro sueño parecido, una noche en el que se acostó apesadumbrada por haber dedicado su vida a los demás, no haberse casado y no haber tenido hijos, pues, según ella: “No es buena la mujer de cuyo higo non salen fillos”, pero que en ese momento, apareciósele, de semejante manera, en su habitación, la figura de San ISIDRO labrador que metiéndole la mano en la raja, de donde gustóse tanto la santa mujer que creyera entender por fin el significado de la expresión “tener mano de santo” y al punto casi de morir, por el arrobamiento experimentado, creyó ella oír, por boca del santo labriego, la misma expresión: San ISIDRO, labrador, quita lo seco y le devuelve el verdor… Tras compartir su sueño con el Conde dijóle que “las cosas del Senyor no son para los ignorantes entendellas, por eso fuera la divina misericordia las que las desentrañase, si plúgole a Dios esa gracia”

El Conde se fue, casi con la misma duda que traia, pero lo cierto es que, desde su entrevista con BERNARDA, las cosechas de ARTEFA se sucedieron sin parar y no hubo la hambruna temida por el Conde a raíz de su sueño. Por eso, el Conde, hombre religioso y devoto donde los hubiera, compartió el secreto de su visita a donde la BERNARDA, con el cura del lugar D. HIGINIO TORREGROSA, quien, en la homilía del día siguiente, se dedicó a cantar, desde el púlpito, las alabanzas de Dios que tantos “bienes e menesteres plugóle mandar sobre esta sancta terra nuestra de ARTEFA, por mediación de la muy noble, e sancta muller de BERNARDA, o más bien, por medio del figo della, o sea, del coño suyo benedito”

HQ6

Con todo, había un artefaño, conocido como MANOLICO, EL TONTICO, que se pasó todo el día, en la plaza del pueblo, gritando a voz pelada “que non se creyera lo de la sancta BERNARDA, que ninguna muller es sancta por donde mea, así en el infierno arda”. Indignada BERNARDA con estas palabras mandólo traer a su presencia y allí, en la intimidad de la ermita díjole: “Mete tu mano en el coño bendito, a ver si miento, en lo que siento, y sea tu escarmiento”

Hízolo así el pobretico MANOLICO, EL TONTICO, que desde entonces, pues nadie vio el milagro escondido, se hizo el más célebre predicador del figo benedito de su paisana artefaña por toda la ALPUJARRA granadina.

Las bendiciones se sucedían sobre el pueblo de ARTEFA, diciendo las crónicas que: “todos los homnes, e mulleres, de los derredores, allegábanse a casa la BERNARDA, a tocar su coño benedito, y por doquiera la abundançia manaba: las mulleres daban fillos sietemesinos fuertes como cabritillos, y las guarras parían cochinillos a porrillo, las cosechas se multiplicaban y hasta las gallinas empollaban ovos de sete yemas…”

HQ8

Más BERNARDA murió, como corresponde a todo ser mortal, y la enterraron entre gran llanto y duelo de sus gentes, que a partir de ese momento, como maldecidos por la ausencia de la buena mujer, sufrieron en sus carnes todo lo que aquella, quizás en vida evitara: Terremotos, abortos en el ganado y las mujeres, cosechas baldías, todo parecía perderse y la vida se malograba en ARTEFA… Sin embargo cuenta la leyenda que un buen día que: “Una muller del pueblo, ploraba lagrimas de seus ollos al sepolcro della, vióse sorprendida por unas luminarias que ascendían del sepolcro, asustada e enloquecida corrió a presencia del señor cura párroco, que ordenó desenterraran el corpo morto de la BERNARDA, hallando, todos los presentes, con el Notario de ARTEFA al frente, que la BERNARDA polvo era, como es la suerte de nuestros padres, salvo su figo incorrupto, rojo y húmedo qual breva”

El párroco, D. HIGINIO TORREGROSA ordenó el traslado del despojo santo a la parroquia, donde enseguida lo colocaron en un relicario, llamado desde entonces el COÑO DE LA BERNARDA, por la urna de oro y la forma de lo que dentro conservara… y que no hubo nadie que al contacto del relicario no recuperara la abundancia en cualquier empresa que emprendiera.

HQ9

Tanta fe le tenían en ARTEFA al coño de la BERNARDA que el propio párroco, y siempre según las crónicas: “Decidió, junto con el Ajuntamiento de la ciudad, elevar el asunto a la disquisiçión de los notables de la Sancta Madre Ecclesia Metropolitana de GRANADA, solicitando si pluga a ella, la sancta e pronta canonizaçión de la santa BERNARDA de ARTEFA”. Al parecer, el por aquel entonces Arzobispo de GRANADA, D. PEDRO CASTRO VACA Y QUIÑONES, más preocupado en vigilar de cerca de los moriscos falsamente convertidos a la “fe verdadera y noble de nostro Senyor IesuChristo”, y alentando a la Inquisición, no estaba mucho por la labor de apoyar una petición de canonizar a una santera nada más conocida en su pueblo, amén de que, como expresivamente decía la misiva, remitida al Ayuntamiento de ARTEFA: “Dicen los senyores teologos e dominicos desta Ecclesia de GRANADA que nunca oyóse en toda la christiandad, que el Senyor Papa gobierna, y Christo benedice, que nada bueno saliera del coño de una muller, a no ser el Senyor mesmo IesuChristo, de su Sancta Madre, con todo Virgen, e que por eso la devoçión popular del coño de la BERNARDA era cosa perniçiosa que devía ser desterrada, so pena de mandar la inquisición a façer las pesquisas oportunas”

HQ10

Con tal respuesta, D. HIGINIO TORREGROSA, según siempre las crónicas: “Una noche del 9 de Abril, del año de Nuestro Senyor IesuChristo de 1.609, alumbrado solo por dos candelas, y con el Notario por unico testigo dello, colocó el sancto reliquario del coño de la BERNARDA, tras un emparedado debaixo de la ventana de la Sacrestía, donde permaneciera hasta que la Ecclesia mudara su razonamiento sobre este singular suceso, y asi la buena BERNARDA trajera de nuevo la benediçión sobre el pueblo della”

Y no sé si verdad o mentira, esto es lo que se cuenta del célebre coño de la BERNARDA, con todo, si queréis saber algo más de la historia, podeís leer la crónica, que en su día redactara D. HIGINIO TORREGROSA titulada: “Relación de las cosas verdaderas que acotescieron en Las Alpuxarras en lo que se refiere á una piadosa muller llamada la Bernarda, y al coño della, que fizo grandes milagros para la gloria eterna de Dios nuestro Senyor y de la Sancta Madre Ecclesia, escrita por el Licenciado Higinio Torregrosa, Cura Propio de la Ecclesia del Sancto Christo del Zapato desta ciudád de Artefa”

HQ12

…///…

A %d blogueros les gusta esto: