DULCES PÁJAROS DE SENECTUD.

A Peacock and Other Birds in a Landscape circa 1700 Marmaduke Cradock 1660-1717 Purchased 1991 http://www.tate.org.uk/art/work/T06488

DULCES PÁJAROS DE SENECTUD.

“Tres, eran tres, las hijas de Elena.
Tres, eran tres, y ninguna era buena.”
(Poema Popular. Variación)

LA REFLEXIÓN:

Como quiera que uno ya carga a sus espaldas un considerable número de décadas y su reloj vital ha pasado de ser progresivo a ser regresivo, uno, ya te digo, se ha vuelto un pelín picajoso y ciertamente susceptible en relación a aquellos que manejaban, ya en tiempos, una edad adulta –ahora escapada de entre sus dedos– y están alcanzando –con una rapidez inusitada– otra que no es sino la del descaro, la indiscreción y la impertinencia. La vejez insolente que le llaman.

Yo, miren ustedes, ahora manejo una edad muy difícil en cuanto al tratamiento por recibir y a la consideración merecida de los demás. Será, digo yo, que por eso de sólo vestir canas en la barba y además un pelo aún negro y una mititilla tupido (tampoco mucho, no se me vayan a creer) resulta –y continúo– que la indolente juventud me tutea indiscretamente y la imprudente ancianidad me putea desagradablemente.

An-Assembly-Of-Birds-In-A-Classical-Park,-1719

Lo que quiero decir –y me refiero a los provectos– es que me tocan mucho los huevos las señoras mayores que se me cuelan en una cola; las que me empujan y reconvienen con la mirada. Los señores ancianos intransigentes que todo les molesta y que se hacen dueños de prerrogativas que no les pertenecen; regalías que se les conceden sólo desde la amabilidad y la cortesía; desde el debido respeto. No desde la obligación.

Para explicarme aún más claramente, y argumentar mi queja, que mejor que recurrir a la clásica tríada de grupos; en esta caso de viejas. Me perdonen la viejas feministas que creo que hay alguna por ahí, pero es que son mayoría.

three_women

Designémoslas. Estos son “grosso modo” los tres grupos: “La Vieja del Autobús”. “La Vieja del Mercadona” y “La Vieja del Primero Cuatro”. Quede claro, que todo lo que estoy narrando es absolutamente verdadero y que todos los casos, me han ocurrido a mí de forma directa y muy recientemente. Muy, muy, muy recientemente.

Estos son:

640x871_14418_Old_woman_2d_portrait_old_woman_picture_image_digital_art
1) LA VIEJA DEL AUTOBÚS. (Provecta In Trayecto)

“La Vieja del Autobús”, también llamada “Vetusta Pasajera Imbus”, suele subirse en dicho medio de transporte un par de paradas después de mi. A pesar de haber sitios libres al final del vehículo, ésta se sitúa justo a mi lado –parece que le gusta mi lugar – y suspirando repetidas y sonoras veces, me mira a los ojos estupefacta, con cara de odio y de no entender el cómo no he dado un salto –rindiéndole pleitesía por el aire– para cederle mi asiento de forma asaz inmediata. Mi Señora…!

Maldito hijo de puta maleducado!! Piensa la detestable anciana levantando el labio superior.

El que suscribe, asegura aportando su palabra de honor, que siempre, siempre, siempre, cede su asiento a las personas mayores; a la mínima ocasión. Siempre! Pero, también es cierto, que se tiene que dar la circunstancia de la propia voluntad y de una mínima cuota de empatía hacia la persona. O, por supuesto, de imposiblidad física.

Sigo! …

Cuando por fin –después de un interminable duelo de miradas fijas– el bicho baja la cabeza y se da por vencido, la caradura se acerca a otro incauto (susurrándome por lo bajini: Gordo, feo y mamón!!) para aplicarle al otro probo pasajero la misma estrategia. Una vez conseguido su objetivo me lanza una mirada de desprecio, desagradable, desabrida y displicente. En ese mismo momento, yo me levanto, y de inmediato, le cedo el asiento a otra señora –que sin pretender nada– se acercaba hacia mí y hacia la gilipollas. Fin de la cita.

Girolamo_Nerli_-_An_old_woman_(study)_-_Google_Art_Project

2) LA VIEJA DEL MERCADONA. (Provecta Supra Mercandumta)

“La Vieja del Mercadona”, tócate los cohoness, se cree que es la dueña del cortijo del Señor Roig. De modo y manera que va parsimoniosamente caminando por los pasillos atestados de compradores (apoyada en el manillar del carrito de la compra) como si fuese paseando por Calle Larios observando los escaparates que en este caso son los expositores de los encurtidos y las salsas mahonesas. Con esa cachaza y pachorra, la maldita “Vieja del Mercadona”, provoca unos complicadísimos e interminables atascos que hace imposible el acceder a la zona de congelados, próxima a la citada de los encurtidos y salsas diversas.

Ítem más: Si la vieja te viene de frente, deberás de apartarte de forma inmediata y dejarle paso Franco (en este caso lo de Franco no es baladí) pues se cree el ama de la carretera y te ataca de frente con toda la poquísima vergüenza del mundo mundial. Si acaso le recriminaras –como buen conductor que te consideras– su actitud, no te faltarán ni la mirada asesina ni el comentario impertinente. Sirva de ejemplo: Gordo, feo y mamón!! Fin de la cita.

Karl_Emanuel_Jansson_-_Old_Woman_in_a_White_Bonnet_-_Google_Art_Project

3) LA VIEJA DEL PRIMERO 4. (Provecta Proximum Quator)

A “La Vieja del Primero 4” la operaron hacia finales de los setenta de una hernia. No se sabe a ciencia cierta (nadie lo sabe en el bloque) si dicha hernia era pararrectal, umbilical o epigástrica. El caso es que cuando tú llegas con tu propia compra del Mercadona – completamente airado por haber discutido con la hija de la gran puta de la Provecta Supra Mercandum – ésta (la Provecta Proximum Quator) de forma sibilina y entrenada por la archiconocida “Vieja del Visillo” (Provecta Speculatis Cortinarum) te enguispa y quitándote el ascensor, llega al rellano donde tú ya has apilado tu compra y te solicita ayuda para descargar la suya que está en el capó de su coche dos calles más arriba, según se tira hacia la izquierda, y que no ha podido cargar por los problemas de salud y movilidad antes reseñados.

Cuando tu le indicas que también tienes dolencias de espaldas notables, esta te mira cómo no enterándose de nada contestándote que Si! Que está bien que llueva y que buena falta hace, mientras susurra entre dientes: Quetedén! Gordo, feo y mamón!! Fin de la cita.

En fin… lo que he querido decir con esto que acabáis de leer, es que ¡¡Qué jartura de personas, por favor!! Que qué ganas tengo de llegar a una edad en la cual yo ya pueda disponer de asiento fijo en el autobús; que todo el mundo me ceda el paso en el supermercado apartándose inmediatamente de mi camino y de que cualquier vecino me suba la compra y me la ponga en la misma encimera de la cocina. Cómo corresponde a mi edad.

Pero sobre todo, de lo que tengo verdaderas ganas es el poder decirle a la gente que son todos unos gordos, unos feos y unos mamones, y que nadie me pueda decir, ni hacer, nada. Al fin y al cabo, saben que sólo soy un indefenso e imposibilitado abuelete que no puede, de ninguna de las maneras, valerse por sí solo.

Fin de la cita. Gordo! Feo! Mamón!

tumblr_m5bp0spOTj1qbhp9xo1_1280

***

diseno-floral-retro_23-2147486730

LOS VIEJOS Y LA CRISIS

ojos ancianos

 

LOS VIEJOS Y LA CRISIS

 

“EUFEMISMOS VERSUS REMORDIMIENTOS”

Estamos viviendo, ingenua e ilusamente, unos tiempos ciertamente engañosos como consecuencia de la irreal percepción que tenemos de las cosas -y de las circunstancias- que nos rodean. La causa de esto, deviene por la costumbre de no llamar a estas, a las cosas, por su verdadero nombre. Como toda la vida del Señor. Al pan pan, al vino vino, y al Marcelino, pues eso mismo: Marcelino. Y dejémonos de tonterías.

Resultando pues, que los significados de las palabras -y debido al uso continuado y abusivo de los llamados eufemismos- no coinciden in mente y disfrazan el concepto en la percepción con lo que se corresponde; con la realidad de las cuestiones. Y cuando menos, en la mayoría de los casos, indican y sugieren una realidad falsa y distorsionada. Y eso, señoras y señores, mirusté por donde, conviene e interesa a según quien; porque limpia conciencias y aleja remordimientos. Eufemismos versus remordimientos. Eso es lo que hay.

 criticare

Verán Uds. como seguramente saben, el eufemismo es un vocablo menos ofensivo que sustituye a otro de significado mas insultante y/o de mal gusto. Y ese uso, nos procura que nos evadamos, en muchos casos, de nuestras responsabilidades; de nuestros deberes; porque no nos sentimos ni agraviados ni aludidos por el significado real o por la malsonancia. Y además, nos sirve para justificarnos y desalojar de nuestro pensamiento, los escrúpulos y los problemas de conciencia. Ya te digo.

 Someramente en cuanto a los eufemismos: Antes se moría uno. Ahora se pierde la vida. Antes, yo era gordo. De toda la vida era gordo. Ahora no; ahora tengo sobrepeso y un cierto problema de obesidad. Te quieres ir a cagar!! O a defecar, como se dice a hora.

 maxresdefault

El gitano es ahora de etnia calé y el negro negrísimo, es afroamericano y /o subsahariano. La salsa de carne y lo “pegaíllo” resultante de un guiso ha quedado en reducción; y los huevos fritos revueltos con papas de toda la vida, se han transformado – por arte de la  magia y el birlibirloque de unas virutas de trufa- en huevos rotos de a quinientas el plato cuadrado de pizarra. Y la tortilla de papas, ¿Dónde dejamos la tortilla de papas?  hoy no se te estropea al sacarla de la sartén, hoy, la deconstruimos aposta. Tócate los cojones.

 Antes había porteras y limpiadoras. Hoy los edificios albergan conserjes y las que limpian son asistentas del hogar. Siguen cobrando la misma mierda de antes aunque se le llame ahora emolumento o remuneración. Mear y cagar se han transformado en hacer aguas menores o mayores, y lo que es peor… Durante las aguas mayores, ya no nos tiramos peos; se nos escapan ventosidades y flatulencias. Una mariconada! Perdón… un acto propio de gays y lesbianas, bisexuales y transexuales. LGBT.

 eufemismos

Los conductores, son chóferes, y los enchufados, cargos de confianza. Las putas son meretrices y sus chuloputas, proxenetas. Los precios desorbitados, el desempleo, los desahucios y el retraso de la reactivación económica; son llamados “problemas coyunturales”. Un buen polvo es ahora alcanzar el orgasmo… y los pajilleros de toda la vida, son onanistas. Follar, hacer el amor.

 Por God y por  la Virgen Mariah (sic)! En fin… así hasta el infinito. De lo que se trata es de engañar a la realidad haciéndola flotar en un mar de buenas intenciones y maravillosas palabras biensonantes como si se quisiera ocultar lo “políticamente incorrecto” de lo que indican o significan.

 El caso más flagrante es la denominación esa de persona mayor, persona de la tercera edad. Que hay de malo en ser viejo? Es que es un pecado o una vergüenza el llegar a viejo?.

 Anciano~0

Verán -que es adonde yo quería llegar- veo a diario, pasadas las 07:30 de la mañana a multitud de viejos danzando por el Paseo Marítimo y dando larguísimos paseos por la orilla del mar. En ese recorrido, hay dispuestos unos parques de ejercicios que están tomados y monopolizados por estas personas de avanzada edad (vaya! ya me ha salido un eufemismo) que montados en esos nuevos aparatos de tortura, y amparados por esos mecanismos demoníacos, alzan las piernas hasta alturas impensadas y que no alcanzaron jamás de los jamases ni siquiera en sus años mozos. Otros, manejan unas especies de volantes de hierro, que les producen epicondilitis severas. Y algunas señoras entradas en carnes (las gordas de toda la vida) se desencajan las piernas y se rompen las caderas en unos malévolos discos giratorios que les proporcionan interminables molinetes tal si fuesen la Pávlova.

 23530044

Y me dirán Uds. que no hay color entre la vida que llevaban aquellos viejos de antaño con las personas de la tercera edad actuales. Con las modernuras, innovaciones y adelantos de las tiendas de prótesis  y ortopedias que les proporcionan una calidad de vida impensable hasta ahora. Si hasta tiene dientes para comer, connio!!!

 Y yo les contesto: Que absolutamente sí!. Que no hay color. Pero justo al revés de lo que se están pensando. Que la vida de hoy es mucho menos dichosa, para ellos, a pesar de los viajes del Inserso y la mayor esperanza de vida. Ah! y de lo realizados que se encuentran criando nietos.

 Me explico y pongo ejemplo: Antiguamente -cuando eran dulces todas las agüitas del mar- me crié en una familia de cuatro hermanos. Junto con mis padres, vivían con nosotros mi abuela materna y mi tío; hermano de mi padre. Tanto mi abuela Matilde como mi Tío Ignacio, fueron siempre -fuera de toda duda- integrantes de hecho y con derecho a voto dentro de la unidad familiar. Nunca se nos pasó por la cabeza que ninguno de ellos, molestara o interfiriera en nuestras relaciones paterno- filiales. De hecho, cuando mi Tío, que era un poco quisquilloso, lo hacía, lo asumíamos porque no nos extrañaba en absoluto que así lo hiciera, pues teníamos asumido que eran integrantes de número pertenecientes al clan familiar primario.

 images

Eso, ya no es así. Hasta hace muy pocos años (antes de la crisis) no han sido muchos los familiares mayores que han convivido con sus hijos en los hogares de estos. Cuando alcanzaron la edad pertinente -que es  esa que se alcanza cuando las molestias que ocasionan superan a las ventajas que proporcionan- se les obligó al destierro obligado a la fantástica Residencia de la Tercera Edad  de turno;  otro terrible eufemismo del asilo de toda la vida. Dotadas estas, los también llamados geriátricos, de piscina, fisioterapeutas y demás personal sanitario cualificado; salones con televisión, juegos de mesa y actividades recreativas. Y además…Cantidad de amigos nuevos, mamá!!

 077D6DMGP1_1

Eso, en el mejor de los casos. Porque todos sabemos que lo que en realidad quieren esos viejos, lo que añoran (en su mayoría viudos y viudas), es pasar sus últimos años en compañía de aquellos a los que han criado, dedicado toda su vida y aman.

 Pues bien, ahora, otra vez, la cosa ha vuelto a cambiar. Pero en otro sentido. Con eso de la crisis (un eufemismo de la mayor estafa de todos los tiempos) muchos hijos -triunfadores efímeros y perecederos-  han vuelto a casa de sus padres. Familias enteras vuelven al redil paterno. Así que, con esa carga recuperada, que cojones van a hacer los adultos mayores de hoy en día que son los viejos de antes?  Pues irse al paseo marítimo a caminar y a hacer ejercicio para intentar alargar unos años más su vida;  para, así, poder seguir manteniendo -mientras puedan- a sus hijos, a la prole y adláteres, con la exigua paga que les ha quedado y les han dejado después de toda una vida trabajando, estos hijos de la grandísima puta que ahora nos tocan.. Perdón; nuestro gobierno elegido libre y democráticamente.

 Vaya pedazo de putada!!! Perdón otra vez; menuda contrariedad!!.

 Cáspita con los eufemismos!

alimentacion-ancianos-tercera-edad

…///…

A %d blogueros les gusta esto: