La Buena Música (De Father Gorgonzola) The Weepies

La Buena Música

(de Father Gorgonzola)

The Weepies.

Hay veces que te encuentras entradas en el Facebook que son -en cierto modo- como sagas. Una retahíla de número incierto, con un tema común, que conforman un todo con un especial valor: Te ofrecen las preferencias del autor. Y eso -creo que sin pretenderlo- te dan, a veces, el ascua primera que desencadena eso que los espíritus libres buscan y llaman: La Inspiración.

Pongo dos ejemplos por si no me he explicado bien:

Uno)

Mi amiga Marisa Alonso, tiene -y mantiene- la particularidad de insertar en dicha red social (recordad que estamos hablando de Facebook) una preciosa, e insisto, inspiradora muestra de las mas fantásticas pinturas jamás realizadas por los artistas del pincel: “Buscando el Cuadro más Bello del Mundo” se llama. Y esa colección, me ha llevado en mas de una ocasión a realizar alguna entrada en mi Ateneo’s Alas Consecuencias de este Blog. La Inspiración , ya te digo!

Dos)

La misma circunstancia se me dio con otro amigo: Ángel Idígoras. Este tenia un cierta recurrencia en insertar canciones que estaban inspiradas -fíjate que casualidad- en pintores. Fue de esa manera, buscando una canción inspirada en un pintor, y que yo quería regalar al Idígoras, cuando llegué a Chagall a través de The Weepies.

Así que esta entrada va dedicada a estos. A The Weepies.

Mi querido y admirado Juan Gámez en su página “El Explorador Celeste” dice de ellos:

“The Weepies es un dúo de Massachusetts compuesto por dos cantautores: Deb Talan y Steve Tannen que en 2001 se encontraban desarrollando sus carreras individuales. El caso es que se admiraban mutuamente y cuando se conocieron, intercambiaron ideas y decidieron unir sus fuerzas para componer canciones y cantar juntos. Editaron un álbum independiente antes de fichar por Nettwerk que hasta la fecha les ha editado 3 cd’s entre 2006 y 2010. The Weepies es un término peyorativo, sinónimo de películas románticas que hacen llorar. Su música es muy simple: melodías conmovedoras sin llegar a ser cursis, interpretadas con voces, guitarras acústicas, bajo y batería y  vestidas con arreglos nada recargados.

 

The Weepies son la simplicidad hecha arte. Sus canciones tratan de amores perdidos o inalcanzables, envueltas en melodías brillantes e interpretaciones sentidas que compensan el desánimo producido por las historias contadas. Incluso los relatos más tristes, ofrecen esperanza por sus melodías luminosas y sus empastadas voces.

 

Esta es una muestra de sus trabajos. Que los disfrutéis.

…///…

…///…

…///…

…///…

…///…

…///…

…///…

La Buena Música (De Diego Cumpian)

La Buena Música (De Diego Cumpian)

Buen amigo el amigo Diego. Generoso. Ecléctico y estrambótico. Moderado. Conciliador y buena gente. Desinteresado y liberal. Acogedor y Acomodaticio. Gracioso, seductor y cordial. Abierto, campechano y extrovertido. Noble, sincero y con un gran sentido del humor. Artista consumado. Polifacético: Canta, toca, y bebe . Buen amigo. Uno de mis mejores. Cojitranco del habla- es de familia-. Veloz en la palmada y el abrazo. En el beso y en la sonrisa. Todo impenitencia. Siempre sabe irse. De improviso. Amablemente. El peor émulo ante la petaca en la duna de Bolonia. Hermano consanguíneo del que Peludea. Hermano sinsaguíneo del que suscribe. Honesto, honrado. Pederasta del whisky (Only 12 years old). Leal amigo. Fiel amigo. De los mejores. Uno de mis mejores.

Ahora Diego Cumpian tiene a bien  el enviarme unos enlaces dedicados a “Su familia favorita”

Quid Pro Quo, Dieguichi. Shati. Quid Pro Quo.

Esta es la entrada de Diego Cumpian en el Rincón dela Buena Música.A mí -uno de sus favoritos- me ha encantado. A vosotros, estoy seguro, que también.

Disfrutadlo!

A %d blogueros les gusta esto: