UN PASEO POR EL PUERTO DE MÁLAGA

jose pastor 3

©Jose Manuel Pastor. 2015

UN PASEO POR EL PUERTO DE MÁLAGA

Vaya por delante mi más absoluto respeto a los Cuerpos de Seguridad del Estado. Porsi; que está la cosa muy complicada respecto a eso de determinadas opiniones en este medio.

Vamos allá…

Este mundo se divide, según mi modo de ver, en tuteadores y “usteístas”. Es decir, en tuteadores que son aquellos que –gracias a la amistad y a la confianza– se dirigen al prójimo más próximo con el cercano y familiar uso del tú. Y otros, los “usteístas” los que, obligados por la atención y por la educación recibida, se dirigen/nos dirigimos al prójimo más lejano con el respeto y la consideración debida hablándoles de Usted.

Verán ahora, el porqué viene esto:

Esta mañana, se me ha ocurrido ir a dar un paseo con mi hijo por el puerto de la ciudad donde vivo. Hace un día magnífico, con una temperatura de 16 grados que hace delicioso dicho paseo. Bien, como quiera que ya dispongo de un ansiado tiempo libre, dedico ese tiempo a solazarme dándole al peripateo en un ambiente agradable y relajado. Los lunes al sol que le llaman, aunque en esta ocasión, lo que cuento, haya ocurrido en jueves.

BARCO

Paseábamos los dos, mientras esperábamos a que Santa se ocupara de la Obra de Misericordia Espiritual que consiste en consolar al triste y de la Obra de Misericordia Corporal que indica que hay que amparar y pasear al enfermo. Un asunto de familia.

Caminábamos mi hijo y yo, ya les digo, por el Muelle Uno del Puerto de Málaga. Disfrutábamos de la preciosidad flotante de “La Sultana” ; nos asombrábamos del boato y de la insultante majestuosidad del “Octopus” y más adelante, se encontraba un velero llamado “Wind Star”. Le hablaba yo a mi hijo del Tintinesco aspecto de “La Sultana” mientras pasábamos junto a su eslora. Del microsoftiano Paul Allen, el opulento propietario del “Octopus”, y del precioso velero –en ese momento no lo sabía yo– que era el “Wind Star” y al que nos estábamos aproximando paso a paso. Peripateando, ya sabéis.

1611barco01

Del “Octopus” bajaban tripulantes uniformados que recogían adornos de Navidad de una furgoneta de unos grandes almacenes y había una actividad frenética de limpieza a bordo y en los aledaños del megayate. Rebasamos este impresionados por el lujo desmedido del barco y nos encaminábamos hacia el velero cuando de repente…

Nos encontramos de bruces con dos policías locales (uno joven y otro algo más mayor) que nos paran bruscamente y nos espetan ásperamente:

Donde vais? Dice el más joven dirigiéndose a mí.
Estamos, mi hijo y yo, dando un paseo, caballero. Respondo yo.
Pues ya estáis dando la vuelta que por aquí no se puede pasar!!  Sigue diciendo el joven y nos hace con la mano el gesto de “Puerta, Camino y Mondeño”.

Shabab Oman 2 01

Yo me quedo un poco bastante perplejo; no tanto por esa parada de sopetón (que puede estar producida por los momentos que estamos viviendo y que entiendo) sino por el tosco y desabrido tono usado por el empleado municipal, agente de la ley que es. Atónito me quedo por ese inapropiado tuteo, que yo no le he regalado y en que el maleducado, persistía a pesar de mi uso del Usted. Por ese tratamiento, quizás irreflexivamente, me siento un poco agraviado. Un poco insultado por esa displicencia en la inflexión de la voz; por ese desprecio torcido en la mirada. Por esa cómplice y callada cobardía del agente más mayor que lo permite. Por esa injustificada superioridad que ya sufrí otra vez cuando otro agente del mismo cuerpo me amenazó con “tirar de bolígrafo” si no movía mi coche de una doble fila.

Alexander von Humboldt II 01
Verán Uds.: A un ciudadano que lo próximo que cargará sobre sus espalda son los 61 (siempre me regalo algunos meses). A un ciudadano que lleva 36 años cotizando y tributando, no se le trata así. Para nada. Un ciudadano honrado, no se merece que le pare un maleducado –al que en parte, con sus impuestos, le paga su sueldo – y venga a apercibirlo no solo con el deje y la mirada desdeñosa, ya lo he dicho, sino con la inadmisible prepotencia y superioridad que le procuran una placa y un uniforme. Mi hijo, irritado, me cogió del brazo y me dijo: Venga, vámonos papá!

leponantmalaga--660x371

Y yo, me di la vuelta con la sensación de que las normas y pautas –que trato de imbuir a mi hijo– de respeto, de obediencia y acatamiento a las autoridades; de la necesidad lógica de consideración, tolerancia y miramiento a los profesionales de la ley, se acababan de ir por la alcantarilla de la ineficacia y de lo inservible; acompañadas, eso sí, por la irritación y por la futura rebeldía.

Y nos fuimos preguntándonos lo que ahora, por prudencia, me callo.

La-Sultana-

Lástima que actos como este, empañen la imagen de muchos profesionales que se juegan la vida haciendo su trabajo correcta y eficazmente. Que realizan su trabajo, educada y cortésmente. Como mandan los cánones. Como ordena el reglamento.

susana rodriguez

©Susana Rodriguez

(*) Algunas de estas fotos –excepto las reseñadas y alguna otra– han sido aprehendidas y confiscadas, por la autoridad competente, del blog de Santiago Mena Sáez. Que así conste.

***

retro-floral-ornamental-graphic-element_23-2147486721

Anuncios

LOS PREMIOS DE JUAN MARIANO

doble-sentido_1

LOS PREMIOS DE

JUAN MARIANO.

***

Se llamaba, el desgraciado, Juan Mariano. Y le gustaban al berzotas (hasta el frenesí y la exageración) las palabras que rimaban con alguna grosería.

Los ordinarios e inefables premios. Debiera de ser un reflejo adquirido -a modo de herencia- de una infancia infeliz y desdichada;  rechazado y vilipendiado por todos sus amigos y conocidos. Pues, se daba la circunstancia, que cada vez que -a viva voz- le gritaban llamándole… ! Juanmariaaano!  él, inocentemente, contestaba y terminaba no se sabe cómo, agarrándosela al que le llamaba con las dos manos. Y siendo -como no podía ser de otra manera- el hazmerreír  y el escarnio de toda la chavalería. Y eso marca, que queréis que os diga. Marca muy malamente.

Con ese trauma vergonzante creció Juan Mariano. Y pasó, en edad más adulta, por decisión propia y sin que nadie de sus nuevos amigo lo supiéramos, a llamarse  Juanma.

Todo el mundo daba por supuesto que respondía a un Juan Manuel de difícil rima.

insultos-300x281

Pero Juanma creció, sigo contando, con la obsesión de premiar, ininterrumpida y agotadoramente, toda palabra cuyas dos ultimas sílabas se prestasen a ello. A la rima fácil y ordinaria. Era su patético y único modo de bromear. Pero era tan reiterativo y tan recurrente; tan singracia y pesadísimo, que era un infierno que asistiera (siempre se colaba “de extranjis”) a cualquiera de nuestras fiestas o reuniones. Un pelma.

No paraba! Puedo jurarlo, no paraba! Era un premio detrás de otro. Inacabable. Si la palabra terminaba en hinco, inmediatamente corría a hincártela por el culo. Si la palabra terminaba en icha, nadie se libraba de agarrarle la picha. Un ordinario, oiga! Un pesado de los inaguantables (agárrame tól sable!) Me decía, si me atrevía a indicárselo.

Oye, Juanma, coño! Que pesado te pones. Pues agárrame los cojones!!!

Delirante. (Me la trincas por delante!!

Insoportable-20

Así que un día decidí darle una lección para dejarlo en ridículo delante de todo el mundo. Tomé el diccionario y con una paciencia infinita, apunté cada una de las palabras que encontraba cuya terminación fuese “ote”. Mas que nada, para ver si después de la retahíla tenia ganas de tricarme el cipote.

Una vez sacada la lista, durante quince días y sus quince noches -y teniendo en cuenta, que yo había opositado para notarías-, me aprendí de memoria la relación de palabras para darle el escarmiento. Y así lo hice.

El día de la suprema venganza, estábamos sentados toda la pandilla en una mesa exterior de la habitual cafetería. Café – Bar Hermanos Pinzón. Agárrame un cojón, advertía él invariablemente a la menor oportunidad.

Insoportable-24

Me dirigí a Juanma. Éste, al pronto, se extrañó; pues nadie se atrevía a dirigirle la palabra temiéndose lo inevitable. Einn? Pensó éste para sus adentros.

Juanma! Le dije cordialmente. Agárramela que se me empalma! Me contestó.

Y yo, obviando al insoportable rapsoda, tomando aire, empecé a decirle:

Abajote, abarrote, abetinote, achiote, achote, acocote, agote, ahuizote, ajolote, ajote, alborote, almodrote, amigote, anascote, anchote, anclote, angelote, apasote, arlote, arvejote, ayocote, ayote, azarote, azote, barbarote, barbote, barcote, barrote, bellote, bergamote, bezote, bigote, bingarrote, blancote, bobote, bojote, bonote, borricote, bote, bravote, brisote, brote, brulote, burlote, caballerote, cabezote, cacalote, cachalote, calabrote, calbote, calimote, camalote, camarote, camelote, camisote, camote, candiote, capirote, capote, carenote, cascalote, cascote, caulote, cavacote, cayote, celote, cenote, cepote, cerasiote, cercote, cerote, chafarote, chalote, chamborote, chamelote, chapapote, chapirote, chapopote, chapote, charriote, chayote, chicalote, chichicuilote, chicote, …arf…arf…arf…

Me las había aprendido por orden alfabético para así poderlas recordar…. El me miraba atónito. (O.O)

… chicozapote, chilacayote, chilchote, chilmote, chilote, chiltote, chipote, chipriote, chirote, chirrichote, chorote, chote, cipote, citote, cocote, cogote, colote, cote, coyote, cuajicote, cuajilote, cuajiote, cuanlote, cubilote, culote, derrote, descote, desmote, dote, ejote, elote, epazote, escajocote, escalfarote …  Seguía yo…  sescote, espiote, estefanote, estradiote, estrambote, estribote, estricote, feote, filibote, flote, formalote, frailote, franchote, francote, frangote, frescote, frote, gabote, galeote, galipote, gallote, gañote, garrote, gavinote, gigote, gramalote, grandote, guacalote, guacamote, guajolote, guapote, guillote, guiñote, guisote, gurbiote, hachote, herejote, hidalgote, higuerote, honradote…arf…arf…arf…

Monotematico

El aire me faltaba. Mis ojos inyectados en sangre, luchaban por salirse de sus orbitas. Las sienes me batían la frente a un ritmo apresurado. Juanma absorto, sin palabras.

…hotentote, hugonote, igorrote, islote, izote, jabegote, jarapote, jerricote, jicote, jigote, jilote, jote, lampote, librote, lingote, lìtote, llanote, lote, lugarote, machote, mangote, marquesote, masicote, matalote, mazacote, melote, mitote, mogote, monigote, monocerote, monote, morenote, mote, nejayote…  arf…arf…arf… nepote, niviciote, noblote, noviciote, ocelote, ocote, pagote, pailebote, pajarote, pajote, palote, papalote, paparote, papelote, papillote, papirote, paquebote, pasitrote, pasmarote, pasote, pazote, pegote, pellote, pelote, pericote, pernicote, perote, picarote, picote, pijote, pilote, pincelote, pingorote… arf…arf…arf…

 

Me dolía terriblemente el pecho; y sentía una punzada aguda en el brazo, pero no decaía y seguía adelante a pesar del dolor. Tenía que seguir adelante. Me lo había propuesto. Al idiota se le abría la boca y babeaba.

…pinzote, pipote, pivote, pizote, pochote, popote, pote, principote, pringote, quijote, rebote, rebrote, redingote, ricote, rocote, sacerdote, sapote, segote, sicote, soldadote, sote, tagarote, talayote, talchocote, taparote, tecolote, tejocote, terminote, tigüilote, tripote, trote, vejote, villanote, vilote, vinote, virote, zapote, zonote, zopilote…y…y… zote.  Arf…arf…arf…arf…arf…arf.

Terminé.

Juanma, reaccionando, me miró con cara de desprecio. Subió el labio superior por el lado derecho de la boca. Y alzando la ceja izquierda, desdeñosamente, me contestó un lacónico: Agárrame la polla! Y añadió, riendo desaforadamente:  Pardillo! (por el culo te meto el dedillo)

Mientras, yo, casi desmayado, controlaba la hiperventilación respirando en una bolsa de papel del Opencor y me cagaba en tó zuputamadre.

Cabecera147

…///…

A %d blogueros les gusta esto: