EL ULTIMO REGALO

EL ULTIMO REGALO

Lo que son las cosas… Andaba yo por estos días en la elaboración de una nueva entrada sobre la obra literaria de Juan Miguel González: El Poeta Amigo.

Tenía ya, desde hacía un cierto tiempo, bajadas y recogidas las ilustraciones que decorarían esos poemas que ya tengo seleccionados. Tenía ya también el teléfono de Perico “Tabletom” Ramírez para pedirle la venia -porque así lo aconsejan las buenas maneras- para la publicación del poema homenaje a Rockberto González. Tenía -por tener, tenía- hasta la música en la cabeza que serviría de cortejo a las palabras del insigne. Difícil elección, esta última, me estaba resultando.

Y, ahora –aunque por muy poco tiempo- todo eso debo de retrasarlo por mor de la publicación de este nuevo post.

Porque, hete aquí, que sorpresivamente, de una manera inesperada, recibo un último regalo por mi cumpleaños. Por inesperado, por sorpresivo… El mejor.

Después de pasados algunos días de mi aniversario, recibo incrédulo un mensaje de mi amigo el poeta Juan Miguel González. Va este mensaje, huérfano de texto alguno. Sólo dos solitarios archivos que incrementan mi curiosidad.

Cuando por fin los abro, una mezcla de turbación y de satisfacción me oprime el corazón.

Dando paso estas sensaciones, de inmediato, al orgullo y al entusiasmo; porque el hombre al que atormentan los álamos sin aire, ha tenido la enorme consideración y deferencia de hacerme la mejor dádiva que de él, pudiera venir: Unas letras laudatorias hacia este que suscribe, y un “Menú para la cena de cumpleaños de Álvaro Souvirón”  en octavas reales que me permitirán  –a partir de ahora- las suficientes dosis de vanidad y presunción por disponer de palabras dedicadas por tan ilustre poeta. Por tan inesperado amigo.

Y siendo como soy, un inopinado cazador de afectos, mezclado esto con un cierto matiz fetichista, me he dado prisa en imprimir estos textos en el debido papel-cartulina de color hueso; para que una vez enmarcado, figure hasta el fin de mi corta eternidad, en el muro de los afectos de mi cubil.

Para que ubicado entre un Cumpian, un Centeno y algunos Antonio Abriles, dé mas categoría, si cabe, a esa exposición de generosa y desinteresada amistad que no es sino esa pared.

El hombre al que castigan a reclusión estos largos terrales, ha cumplido -sin el saberlo, o sí- uno de mis más fervorosos y ocultos deseos; que no era otro que el que él figurara, de forma principal, en el citado muro. Y ahora, mire usted por donde, lo hará en una especie de Cinemascope: En un enmarcado doble en el que irán perpetuados tanto el preámbulo como el poema. Unidos para siempre.

Para poder presumir ante propios y extraños de la inmensa suerte que tuve un día al recibir esa llamada que me propició aquella reunión en la nubes. Aquel día donde pude hablar y sellar la amistad del hombre que conversa con Montaigne en la parada del 15.

Y eso es mucho, amigos.  Eso es mucho.

Y estos son los textos:

UN HOMBRE  RECUERDA A ALVARO SOUVIRÓN

EN LA PARADA DEL 15

 
El hombre que conversa con Montaigne en la parada del 15, ha conocido a alguien que ama y admira, tanto como él, a todo cuanto queda de hermoso y venerable en el mundo.

Es alto y fecundo como una montaña; al hablar desciende hasta sus manos el ferviente rocío de la emoción, y su silencio nocturno tiene un algo de viento en los viñedos.

El hombre al que atormentan los álamos sin aire, no esperaba tan pronto esta nueva amistad, por eso se ha sentado a escribir, de madrugada, estas palabras de gratitud, con

las que quiere corresponder a las muchas suyas generosas.

El hombre al que castigan a reclusión estos largos terrales, desea sumarse al coro unánime de amigos que ha felicitado, por su cumpleaños, a un bondadoso gigante, que no es otro que Alvaro Souvirón, y lo hace acompañando su felicitación con unas jocosas octavas reales, dando así, con ello, albricias por tan fraternal y feliz aniversario.

Un fuerte abrazo

Juan Miguel González

Málaga. Agosto de  2011

                    MENÚ PARA LA CENA DE CUMPLEAÑOS

                                  DE ÁLVARO SOUVIRÓN


                         Basiliscos, pegasos, minotauros,

                         ni los cervatos que abatió Diana,

                         les podremos servir esta semana,

                         ni unicornios, tritones, ni centauros.

                         Pero degusten estos tiernos lauros

                         que ilustraron la frente quevediana.

                         Revueltos o en rehogo, engongorinan:

                         con blanco, halagan, y con tinto empinan.

 

 

                         El chicharro-perdíz, el ruibarbado

                         besugo con ojeras de cordero,

                         el emir-calamar, tan bodeguero,

                         y  el boquerón indómito anchoado.

                         El mero, que fue deo, el postlenguado

                         que doctoró en merluzo al cocinero.

                         Acompañen con vino estos pescados,

                         y que les sienten bien mis pareados.

 

 

                        Come de mí la cuerva de  Ecce Homo,

                        bueno, no siempre, pero con qué grima,

                        me estofa el verso, alíñame la rima,

                        a mí que nunca de las letras como.

                        ¿Dejaré que me almuerce y que me exprima,

                        o me la guiso yo a la Juan Palomo?

                        Dicho esto contó los comensales:

                        gallinas, veinte, y diez pavos reales.

Juan Miguel González

Anuncios

La Buena Música (De Juan Gámez) Pink Turtle.

La Buena Música (De Juan Gámez)

Pink Turtle.

En cada entrega de Juan Gámez se observan dos circunstancias: La primera es la sensación cierta de estar asistiendo a una “Lección Magistral” Y ya sabes, ilusionado lo que te espera.

La segunda es, de nuevo otra sensación, que es la que –como maestro- te sugiere una tarea. Los deberes que se llaman; que no es otra cosa que ponerte a trabajar como una “Mula” Literalmente. Ya me entendéis.

Así que la “Mula” ya está trabajando para acercar a mi discoteca privada los trabajos de este descubrimiento -gracias Juan!- que ha supuesto para mi Pink Turtle.

Lo primero las sabias palabras introductorias de Juan Gámez. Lo segundo, una somera información sacada de la <Red por el autor de este blog y arrebatadas al blog de Nacho Valenciaga; y por último – y como siempre- una selección de vídeos del artista en cuestión: Pink Turtle en esta ocasión.

La introducción de Juan:

Hola Álvaro:

Aquí te entrego mi pequeña aportación de esta semana.

PINK TURTLE: EL ARTE DE LA RE-CREACIÓN

 Hay canciones que, a pesar de su inestimable calidad, las tienes un poco entre paréntesis; es decir, te gustaron en su momento, pero debido a una sobre-exposición en determinadas emisoras de radio o por un exceso de escuchas, las tienes como un poco “sobadas” y por supuesto desprovistas de la emoción que te produjeron en su descubrimiento.

Pero, amigo mío, eso tiene remedio cuando vuelves a oír esas mismas canciones en otras versiones y más que versiones, recreaciones, cuando el artista en cuestión que se atreve a grabar tal o cual tema, consigue, cambiándolas de ritmo, añadiéndole gotas de su propia personalidad o sorprendiéndote con arreglos sublimes.

Este es el caso que nos ocupa ahora con un grupo parisino llamado Pink Turtle, que ha grabado un par de CD’S en 2008 y 2010, llevando al terreno del jazz o el swing temas tan conocidos y sobaos como “Hotel California”, “Walk on the wild side”, o “Hey Jude” pongamos por caso.

Por lo que cuentan en su biografía es un grupo que procede nada menos que de finales de los 60, (fecha en la que se retiraron) para reaparecer convenientemente actualizados y renovados hará como 3 años.

En estos últimos tiempos han dado más de 200 conciertos, nos visitaron el pasado año en el Festival de Jazz de Vitoria y han actuado en Suiza, Bélgica, Holanda, Suecia, Marruecos, Túnez o Brasil, casi siempre dentro del circuito de Festivales de Jazz.

Si quieres volver a disfrutar de grandes composiciones de la música moderna pero reinventadas “de otro modo” escucha a PINK TURTLE.

Si estás interesado un poco más en ellos vé a su página     www.pinkturtle.fr

La Información de Nacho Valenciaga:

1969: Los Pink Turtle se retiran de la música, víctimas de su propio éxito, tras una multitudinaria gira que les llevó a actuar sobre algunos de los mejores escenarios del mundo…”

 

Así de escueta, y como si de una broma se tratase, reza su biografía oficial. El caso es que si hacemos caso a ésta sucinta anotación, 40 años después de su separación los parisinos “Pink Turtle” vuelven a reunirse en 2008. Con las pertinentes reformas, convenientemente actualizados y renovados, aunque eso sí, con la misma calidad inherente a su trabajo, y que es capaz de aunar en un mismo proyecto a siete magníficos y virtuosos músicos, con sus siete magníficas y bien templadas voces, y sus correspondientes dispares instrumentos.

Patrick Backqueville (trombón y voz); Michel Bonnet (trompeta y coros); Pierre-Louis Cas (flauta, clarinete, y coros); Christophe Davot (guitarra y voz); Jean-Marc Montaut (piano, triángulo, y coros); Stéphane Roger (batería, tabla de lavar, y coros); y Laurent Vanhée (contrabajo y coros), nos ofrecen todo un simposio estilístico de jazz-pop-swing, en el que abandonando el estricto y serio ademán jazzístico, persiguen el tono humorístico y desenfadado de “Les Luthiers”, mezclado con la grandiosidad armónica, orquestal, virtuosísta y sonora de la “Glenn Miller Orchestra”.

“Pop in swing” es el álbum que nos presentaron en 2008, en el que revisan con clave de swing algunas de las más importantes composiciones de la historia de la música. Pero no esperéis encontrar versiones al uso. Más bien podríamos decir, que nuestros siete protagonistas de hoy pretenden emular al fantástico “Rat pack” de Frank Sinatra, Sammy Davis, y Dean Martin, realizando unas geniales y “golfas” interpretaciones, que consiguen no dejar a nadie indiferente.

Y es que viendo el “track listing” del disco, uno comprende que éstos franceses se atreven absolutamente con todo, y tamaña osadía les lleva a diseccionar y reinventar canciones como: “Smoke on the water” de “Deep Purple”; “How deep is you love” de los “Bee Gees”; “Walk on the wild side” de “Lou Reed”; “The logical song” de “Supertramp”; “Money” de “Pink Floyd”; “Every breath you take” de “Police”; “I love rock ‘n’ roll” de “Joan Jett”; ¡o incluso en mismísimo “Higway to hell” de “AC/DC”…! No os lo perdáis, es una auténtica genialidad…

Y ahora, los vídeos. Que Los disfrutéis.

La Buena Música (De Juan Gámez) Javier Ruibal

Que osada es la ignorancia!!!

Cuando me llegó esta nueva entrega de Juan Gámez, me dije- sin conocerlo- Javier Ruibal?  A ver por donde me sale Juan ahora.

Despues de oirlo, me he prometido no volver a emitir – aunque sea para mi mismo- juicios de valor sin el pleno  y completo conocimiento previo.

Gratísimamente sorprendido estoy. Que osada es la ignorancia!

Esta es la entrada de Juan Gámez. Una clase magistral como siempre.

JAVIER RUIBAL

Tengo que reconocer que lo descubrí tarde,….muy tarde, porque Javier Ruibal lleva más de 30 años actuando por esos bares de Dios, perdidos en esos pueblos de Dios, grabando cuando podía y le dejaban, en pequeñas compañías que para ahorrar costes preferían grabarle en directo.

Y como en directo es como mejor se le puede conocer, pues no sólo no hemos perdido nada sino que hemos ganado en autenticidad, frescura y calidad. Porque aunque parezca mentira los primeros discos editados en los primeros 80 por Hispavox y Ariola no hacían justicia a la dimensión del artista del Puerto de Santa María. Además, tenían una distribución tan pobre que era una auténtica aventura encontrar esas primeros entregas en las estanterías de las tiendas de discos (que en aquel entonces, existían).

Por esas y otras razones se le ocurrió (a él y a su manager) reunir esas canciones y otras nuevas en una grabación realizada en estudio, pero interpretadas en directo con un gran grupo de músicos y en una sola toma. Así nació en 1994 “Pensión Triana”, CD que por cierto se reeditó el año pasado en formato disco-libro con las letras y partituras manuscritas por el propio Javier e ilustraciones de Santos de Veracruz.

Completan su discografía “Contrabando” (1997), “Las damas primero” (2001), “Sahara” (recopilatorio 2003) y el genial “Lo que me dice tu boca”, grabado también en directo, pero con un repertorio absolutamente nuevo.

Muchos ya conoceréis a Javier Ruibal, pero después de ver su actuación hace unos días en el Echegaray no he podido resistir enviar un pequeño recordatorio de la existencia de este extraordinario cantautor andaluz.

Para más amplia información www.javierruibal.com

La Buena Música (De Juan Gámez) Sergio Cammariere

SERGIO CAMMARIERE

 

Hay cosas que se nos ocultan…y hay que esforzarse en descubrirlas. Me explico: confieso ser un ferviente seguidor del Festival de Sanremo y aunque en España hace mucho tiempo que no se le hace ningún caso, a veces se descubren verdaderos talentos ocultos de la música italiana y yo diría que mundial si se le diera una mínima oportunidad.

En febrero de 2003 se celebró el 53º Festival de Sanremo y me quedé absolutamente prendado de un tema que por cierto, obtuvo el tercer premio y el premio de la crítica de esa edición. “Tutto quello che un uomo” interpretado por un cantante desconocido para mi en ese momento: Sergio Cammariere. Decidí averiguar más cosas sobre la vida, milagros y canciones de este caballero y la magnífica impresión que me causó el tema anterior se vió ampliamente superada por temas de su intensa aunque ,en ese momento, no demasiado extensa discografía.

Solo tenía un álbum publicado en 2002 titulado “Dalla pace del mare lontano”, pero en él había “coplas” sorprendentes, atemporales, de alta calidad y donde aparte de su gran sensibilidad como cantante, Sergio Cammariere se acompañaba magníficamente de su piano. Observo además, que los temas están revestidos de unos arreglos espléndidos e interpretados por grandes músicos utilizando instrumentos “naturales”….Tengo por tanto que concluir que la “investigación” había sido todo un éxito.

Seguí los pasos de Sergio Cammariere en sus posteriores entregas discográficas y no sólo no me defraudó sino que aumentó las espectativas creadas con su debut. Ha publicado tres cd’s más un recopilatorio elegido por sus seguidores con sus mejores temas y la banda sonora de la película “L’abbuffata” que consiguió el premio a la mejor música en el Festival de Cine Mediterráneo de Montpellier de 2007.

Sus canciones se inspiran en la clásica música de autor italiana, en el jazz, en la bossa en ocasiones y sobre todo en el buen gusto.

Para profundizar más en sus datos biográficos os remito a su página web www.sergiocammariere.com y para que veáis una muestra de lo referido anteriormente, os dejo este vídeo con la promesa de que si os interesa lo suficiente, subiré al magnífico blog del redescubierto (por mi): Father Gorgonzola, un recopilatorio de sus mejores canciones.

Si tenéis a bien, dadme vuestra opinión. Así no me sentiré tan solo babeando con Sergio Cammariere.

http://www.sergiocammariere.com/video.php?lan=&sub=06

 Aquí teneis tres enlaces a mi hosting desde el cual os podrés bajar una selección de temas de este autor:

Temas del 1 a5

AQUÍ

Temas del 6 al 10

AQUÍ

Temas del 7 al 15

AQUÍ

Que los disfrutéis

A %d blogueros les gusta esto: