DE LOS APAÑAOS, LA CUCHARILLA DE CAFÉ Y LOS LEJÍAS.

bridgman_la_siesta

DE LOS APAÑAOS,

LA CUCHARILLA DE CAFÉ

Y LOS LEJÍAS

Para algunos más norteños que nosotros, este país que nos acoge, es un país de chapuceros.

De frangollones ineptos que improvisamos sobre la marcha y que ignoramos cómo seguir y aplicar los  debidos protocolos establecidos -para cualquier cosa- por una serie de profesionales. Profesionales, que enormemente preparados -y sobrepasadamente bien pagados- debieran de ser los guías espirituales de esta caterva de vividores, indolentes y haraganes que somos los españoles en general.

Los andaluces en especial y en particular. Tór mundo é güeno. Jóle!!!

 No puedo estar más en desacuerdo con esos imbéciles –en su mayoría teutones, anglosajones y soplagaitas de allende los Pirineos – que nos envidian no solo por nuestro inmejorable clima y nuestras costas, sino también por un carácter hedonista forjado desde los principios de nuestros primeros tiempos. Cómo si ellos ni comieran, ni durmieran ni bebieran hasta la saciedad, los pobreticos míos.

 Alema3791235229alema379g

Aunque pensándolo bien, la mayoría de estos pichaflojas y caralápidas, comen lo que comen que es ná y duermen como duermen que es menos que ná. Beber, lo que se dice beber, seamos justos, si que beben. Como desagües.

 Sin embargo, y a pesar de ese inexplicable sentimiento de tirria y resquemor hacia nuestro “modus vivendi y operandi”, la caterva de esos ciudadanos viene en tropel y revoltijo a pasar y a gozar en nuestro país los pocos días que sus múltiples obligaciones le dejan libres. Y van, y se vienen, -como quien no quiere la cosa-  a hacerle un favor a este país inoperante de negligentes perezosos. Los pobrecitos maharas!!

 Verán Uds.; y se lo digo a esos que nos tachan de manazas y desmañados… Nosotros, los españoles, sabemos aprovechar la vida, disfrutarla, gozarla de pleno, porque las horas de luz -y esa energía que nos reporta el sol- nos alargan la vida  (a la buena y gratificante me refiero) bastante más que a la mayoría de Uds.

Más, contra más se sube en dirección al Polo Norte.

 hortensia2

Ignoran que aquí, por estos pagos que conozco, con un huevo, un chorro de aceite y una patata, somos capaces de hacer un gazpachuelo tan reconstituyente como delicioso. Y que clavando unas sardinas en unas cañas, las ponemos al fuego en la playa y almorzamos manjar de dioses; no digamos si a eso le añadimos la simpleza roja de un tomate abierto nevado de sal.

 Saber vivir se le llama a eso. Savoir faire donde los gabachos.  Así que muy educada y cortésmente, le pido a esos autores de fríos protocolos de actuaciones que se vayan  -muy finamente, ya te digo- a tomar por el mismísimo culo.

 8749209834799257

Todo esto, ha surgido, porque mi querido amigo el Cónsul Rafael Pérez Peña -y a través de otro también muy querido amigo, el televisivo Juan Antonio O’Donnell- tiene a bien el remitirme un escrito esclarecedor acerca de los que he indicado más arriba. Lo apañaos que somos los españoles –en las mas adversas circunstancias- con  muy pocos medios y un mucho de ingenio. Con dos cohones!

 Con muy pocos medios, insisto mucho en eso. Miren Uds. otra vez, y como ejemplo personal: Yo durante algunos años, tuve como primer coche un SEAT 600. El Seita, muy a menudo, se le atoraba el chiclé de paso de gasolina y se quedaba petao. Bien… Creen que yo llevaba el coche al taller? Es más, creen que yo usaba para limpiarlo herramienta ad hoc y chorro de aire proveniente de compresor homologado? Pues no! Una cucharilla de café me proporcionaba todo lo necesario para efectuar esa reparación. Y muchas más amigos míos. Muuuchas más. Ríanse Uds. de los destornilladores de chromo vanadio.

 seat600D-motor

Podía faltarme en mi coche lo que fuese, pero nunca la cucharilla práctica y eficiente. La del café con leche mañanero. Adquirida, casi siempre, en la Cafetería Samoa de esta capital  mediante el subrepticio método del afane artero y disimulado. Como Dios manda.

 Disfruten lo que viene. Les va a gustar.

 ESTO NO ES FICCIÓN DE PÉREZ REVERTE!

Retrata muy bien el espíritu español que nos distingue del resto del mundo. La improvisación y la imaginación!

Juan Antonio O’Donnell

Noticia absolutamente verídica y exponente de una virtud española muy práctica: La improvisación.

EL “HUMVEE”, LA RUEDA

Y LOS COJONES

sangin-015


El día había empezado mal para la Sección cuando en la papeleta del servicio diario les tocó salir se escolta de protección de un “pez gordo”, algún político de visita, algún altísimo mando militar o algún mandamás de la organización cuya boina azul (o casco en este caso) portaban los soldados que desde muy temprano revisaban los motores de los “Bemeerres”, los fusiles, las municiones, los chalecos y demás equipo. Andaban todos jodidos y enfurruñados pues resultaba que el “pájaro” de turno había solicitado que a la escolta española, asignada por ser aquella nuestra zona de responsabilidad, se sumasen un par de vehículos norteamericanos.

images
Debió ser que el personaje en cuestión vería nuestros flamantes Nissan Patrol entoldados y diría que allí se montase Rita, que él quería uno de aquellos modernísimos y bestiales todo terrenos yanquis, los Hummer.

Así que el convoy sale desde Jablanica dirección norte , en dirección a un pueblo que se llama Gorni Vakuf y dónde se daban de hostias unos y otros sin descanso ni miramientos, y los españoles allí en medio, toma valle del Neretva y la madre que lo parió.

La cosa marcha como siempre, que si disparan a los vehículos, que si por allí caen bombazos de mortero, que si ojo no asome vuecelencia la gaita, hasta algún camarada es herido y curado sobre la marcha y “tira pálante, que esto no es ná cohones”
Avanzan los vehículos por la difícil carretera y los que van dentro de los Nissan miran con mucha envidia las puertas de sólida chapa de los “Humvees” y luego acarician la lona del vehículo español, “Toldos Cuenca” pone en un cartelito, y con la vieja resignación hispana y el no más viejo humor se descojonan de la risa:

nissan2
– Pos no tienen que llevá caló ni ná ésos ahí metidos
– Yo prefiero el Nissan
– ¡Donde va a comparar compadre!

Y los hombres que van en la caja, clavándose el afuste de la radio, los hierros de la lona y sujetándose con las rodillas como pueden sonríen y reparten tabaco entre ellos, justo cuando un pepinazo cae cerca y hace que la lona del vehículo se estremezca y los hierros suenen que ni una bailaora en un tablao de Sevilla:

¡Taclataclaclactlaclaclacclac!- con las suspensiones rebotando y el teniente que va delante acordándose de los japoneses, del ministerio y de la madre que parió a encargado de compras y material.

Entonces de repente el convoy se detiene, se activan las alertas, se despliegan los hombres, ¿qué pasa?, ¿qué pasa?…

Resulta que a uno de los vehículos norteamericanos se le ha pinchado unos de sus neumáticos, gordos, sólidos y teóricamente semiblindados.

5c081d1e0e48fd762f9b2633f803_grande

Allí está el caucho desparramado sobre el asfalto y el conductor mirándolo con cara de no saber siquiera que el cacharro aquel tenía ruedas. Dentro un oficial yanqui agarra la radio y empieza a transmitir coordenadas y novedades, se le ve muy serio y compungido:

– ¡Houston, tenemos un problema…!

El oficial español que parla inglés que le escucha y comunica al convoy la noticia de que hay que esperar pues los norteamericanos han solicitado, “por avería grave” el cambio de vehículo y están preparando en su base el helicóptero, un “Chinuk” nada más y nada menos, para los legos en materias militares el helicóptero en cuestión es ése negro y enorme de dos rotores y del que suelen colgar cosas como camiones o cañones:

ch-47f-chinook
– ¿Y cuanto hay que esperar mi teniente?– pregunta un legionario con barba de varios días, descamisado y con el chaleco antifragmentos abierto, se le ve al hombre cansado, con ojeras y como se dice en España, hasta los mismos cojones.
– Pues un par de horas lo menos… Mientras preparan y arrancan y pitos y flautas…
– ¡vaya putada mi teniente!, hoy había celebración de cumpleaños del cabo Rogelio…
– ¡Es verdad!, pero hay que joderse, ya sabéis, España nos mira y eso…
– ¿Y por qué no cambian la rueda mi teniente?

La pregunta es tan obvia que resulta casi estúpida, pero todos se miran asombrados y se ponen en pie, sonrientes. ¡Seremos gilipollas!, se dicen y el teniente que parla hereje les dice a los norteamericanos que oye, que eso que cuelga del bastidor es otra rueda y que se pone sustituyendo a la otra y listo.
Pero los yanquis se miran unos a otros con cara de haba:

– ¿What?
– ¡Que la rueda desnortaos!

c617x266_humvee
Pero los soldados yanquis no mueven un músculo. Y las horas empiezan a pasar lentas, muy lentas, y los lejías venga mirar el reloj y en la base el cabo Rogelio destapando la primera botella de “Yonigualquer”, y entonces se levanta uno, flaco, desgarbado, con un cigarro entre los labios y se queda mirando la rueda pinchada:

– ¡Mi teniente permiso pa cambiar la rueda!
– Estos no traen la llave de ruedas de pulgadas.
– Eso lo arreglo yo si me da usted permiso…

El teniente se acerca al oficial aliado y le comenta el plan, que esto lo arreglamos nosotros y así nos quitamos de esa posición tan expuesta y tal y tal. El otro accede no sin antes advertir al oficial español la diferencia de medida entre ellos y los atrasados europeos que usan el sistema métrico decimal y que por tanto las herramientas que traen en dotación los españoles no sirven:

843561
– ¡Nema Problema amigo!, en dotación los españoles traemos también el ingenio- dice sonriente el español, a su espalda se oye un grito anónimo.

– ¡Y los cojones mi teniente!

El legionario flaco y con cara de pícaro agarra una llave fija de medida superior al tornillo del “Humvee”, luego con un destornillador plano ocupa el espacio que quedaba y empieza a apretar con fuerza. Los norteamericanos se quedan patidifusos cuando se escucha el seco ¡Clac! del primer tornillo cediendo:

– ¿WHAAAATTTTT?

Y más de piedra se quedan cuando los compañeros del legionario se turnan para aflojar los tornillos del vehículo, meter el gato de un Nissan, que apenas puede levantar al mastodonte americano, quitar el neumático pinchado y poner el otro.

Los norteamericanos no ha dejado de tomar notas en ningún momento, todos con sus lapicitos y cuadernitos con el sello del US ARMY.

 PENCIL-A-12

 Y mientras el “pez gordo” que ha visto toda la operación sin abrir la boca decide que el viaje de regreso lo hará en uno de aquellos destartalados Nissan españoles que serán más inseguros e incómodos, pero que seguramente le llevarán a donde quiera ir sin tener que esperar un helicóptero, no porque resulten mejores vehículos, todo lo contrario, sino porque resulta que los tíos aquellos mal afeitados, mal encarados, que rumiaban en español palabras que al “pez gordo” le sonaban fatal, resulta que son los más avispados soldados de toda la unprofor, los únicos capaces de sacarle de un atolladero con un destornillador y una llave grande.

tire
Y así el convoy regresa sin más novedad a la base y sin más bajas que una rueda semiblindada de “Humvee” tirada en una curva de la M-16 cerca del pueblo de Gorni Vakuf, en el valle del Neretva. Seguro que si la rueda es española, allí no se queda.

Y el cabo Rogelio pudo celebrar su cumpleaños junto a sus camaradas que se pegaron toda la noche partiéndose el pecho de risa mientras se imaginaban el “Chinuk” a medio camino recibiendo la noticia:

– Charlie uno, Charlie uno, aquí base…
– Aquí Charlie uno, cambio…
– Regrese de inmediato, misión cancelada, cambio…
– ¿Motivo?
– Un soldado aliado que según mensaje recibido del mando español “estaba hasta los cojones de esperar”
– Ok, Roger, regresando a base, Charlie uno cierro…

A. Villegas González. Abril 2012
Relato basado en hechos reales ocurridos durante el servicio de la Agrupación Táctica CANARIAS en Bosnia y Herzegovina entre abril y octubre de 1993.

 espanoles--647x231

Anuncios

MARK KNOPFLER. PRIVATEERING EN EL ALBERO

2013_07_28__01_07_18__2129

MARK KNOPFLER.

Privateering en el Albero

Va a ser que voy que tener que dividir esta entrada en dos partes bien diferenciadas. Dos partes con un nexo común: El concierto que ofreció Mark Knopfler en la  Plaza de Toros de La Malagueta el pasado sábado 27 de Julio de 2013.

 Un previo primero, y después, para terminar, la crónica del concierto. Un concierto que he tenido la suerte y el privilegio -impensado y casual, pero anhelado – de haber asistido.

EL PREVIO.

Hacía ya un año -demasiado tiempo para un desasosegado e inquieto rabo de lagartija que soy-  que tenia yo conocimiento de la celebración del concierto de Mark Knopfler en Málaga. Lo adelantado de la fecha primero y después el alto precio de las entradas y de los adminículos -taxis, tapeo y cervezas; las entradas, copas e imprevistos- me desanimaban cosa mala. La cosa, ya se sabe, está como está.

 Pero no puedo, a mi pesar, evitar ser un animal  inquieto y desasosegado. Nervioso hasta la exageración y la angustia. De modo y manera que cuando la “reconcomilla” y el remordimiento, el sentimiento de pérdida de la ocasión única, desplazaron de mi mente la precaución y el recelo hacia la desmesura económica, las entradas, ya se habían agotado. Totalmente. No había la más mínima posibilidad. Agotadas; ya te digo.

 1374965027263

Me maldije cruelmente por mi indecisión e indeterminación en un caso tan excepcionalmente ilusionante para mí. Una oportunidad, que yo -dejándome de milongas- debería de haber previsto con antelación suficiente. Perderme la actuación en Málaga “del zurdo que toca con la derecha” y yo permanecer tranquilo, impávido e impasible en mi casa? Era una circunstancia dolorosamente impensable. Los nervios me devoraban. La inquietud -estoy seguro- y el abatimiento, se habrían instalado en mi ánimo -con una fuerza insoportable- hasta por los menos, un par de años desde la celebración del concierto.

 A dos meses vista, acudí a mi ángel de la guardia de ultimo recurso (AGUR); alguien a quien aprecio sinceramente: Mi queridísimo amigo Luis “Toro” Bravo. Sabiendo que es el dilecto padre de la Diputada de Cultura de la Excma. Diputación de Málaga, y creyendo –ilusa e ingenuamente- que las cosas eran como antes de los antes, llamé a mi amigo para ver si pudiera hacerse con dos entradas para el concierto. Ese concierto que ya -por la circunstancia de que estaban agotadas las entradas- me producía los estertores de la  no presencia. De forma irremediable. “Money for Nothing”.

 mark-knopfler-malaga_17

Dos meses que se me hicieron eternos. Las noticias del AGUR llegaban con desalentadora escasez y parsimonia; y las que llegaban, iban pintadas de negrura y tenebrosidad en cuanto a previsiones de éxito. Espantosa e insoportable era la situación. Tensa la espera. Mecagontó!

 Aconteció, por primera vez, que la guapísima diputada Marina Bravo -¿aún no habéis vistos sus ojos?- disponía -como es natural- de dos entradas invitación para ella y su costillo. Aconteció, por segunda vez, Oh gracias hados del destino! que esta pareja estaba invitada a celebrar un bautizo en el que ella actuaba de Madrina! Gracias también a Cástor y Pólux, dioses romanos preferidos  míos que son!; Así pues, de esa manera, se abría la posibilidad de que yo pudiese ir al concierto acompañando al padre de la criatura. Perdón; de la Diputada.

 1374965160468

Aconteció, por tercera y maldita vez (que ya está bien de acontecimientos!!) que mi amigo fue también invitado con su Santa al mismo bautizo antes citado. Así que las invitaciones, Oh perverso, pérfido y vil destino, quedaron desleídas de forma indefectible e invariable en el caldo de la decepción y de la angustia. Perdidas como lagrimas en la lluvia una vez vuelto del más allá de la constelación de Orión que últimamente está muy visitada.

 El día del concierto, yo reposaba, desencantado; conformado y desilusionado -a eso de las cuatro de la tarde- con la resignación por montera. Sabía que se me había escurrido de entre los dedos, la última oportunidad de ver al de Glasgow en directo. Con la presentación de su primer disco doble que había estado oyendo atentamente durante mese por si acaso de daban las coordenadas especiales necesarias. Además, uno de sus mentores J.J. Cale, había fallecido por la mañana. Intuía yo homenaje por parte de Knopfler hacia otro de mis imprescindibles.

 De pronto, recibí un mensaje de texto: “los milagros existen; tengo dos entradas para ti”

 El corazón me dio un vuelco.

 IMG-20130727-WA0004

Repítemelo!, le dije… y dos?  Dos!! Luisss? La foto la recibí un minuto después. Vente a por ellas!!! me dijo. Otro vuelco del desbocado.

 Me levanté de la cama como un resorte oxidado que soy, le dije a Santa lo que pasaba.  Nos duchamos, nos vestimos, cogimos aprovisionamiento de ron, y casi sin resuello, allá que nos fuimos a casi 25 Km. de distancia  a recoger el preciado salvoconducto hacia el paraíso de sonido y luz.

 Nada más salir a la autovía me para la Guardia Civil. La cagems tots dije para mí en prefecto catalán. Cuando bajo la ventanilla me dice el agente que continúe el camino que solo era una comprobación sobre nosequé de un accidente. Otra prueba de los dioses a mi poca paciencia.

 Vaya susto que me han dado Uds.!! , le comenté… y me fui cantando muy  bajito por si acaso. Sigo mi camino y  -por fin- llego a casa de mi amigo.

 Nos hacemos foto de rigor demostrativa del logro…

 IMG-20130727-WA0005

 Me aprovisiona de agua fresca para la vuelta. Me hace jurar crónica escrita del concierto y nos desea que lo pasemos bien y que lo disfrutemos. Asegurándonos con la boca más chica que yo haya visto en mi vida, que si! Que si le apetecía mucho ir al bautizo en vez de al concierto. Así, que para pagar la deuda contraída, eso es lo que estoy haciendo ahora. La crónica precedida por este previo.

 A las seis y media de la tarde llegamos a Málaga. Nos encaminamos para hacer tiempo al templo Cumpián donde ordeño debidamente  a una Chivas de 12 años. Y nerviosos, a eso de la ocho y treinta de la tarde, nos encaminamos hacia el coso de la Malagueta. A ver la inmensa e ilusionante faena que se avecinaba.

 mark-knopfler-malaga_12

Quiero dar las mas efusivas gracias a mi querido amigo Luis; a su hija Marina, porque sin saberlo ellos, me han proporcionado una de las más inolvidables veladas musicales de estos últimos años. Un concierto que figurará en los anales de  mi recuerdo junto a los entrañables de David Byrne (Talking Heads), The Police, Génesis, Rolling Stones, Bob Dylan y Paul Simon entre muchísimos más. Entre muchísimos muchísimos más.

 Mi más encarecido agradecimiento!!

EL CONCIERTO.

“Me gusta tocar las viejas canciones.

 Yo las escribí y a la gente le gusta escucharlas. Tan sencillo como eso”.

(Mark Knopfler)

 IMG-20130728-WA0011

Abandonamos Casa Cumpián con un puntito muy adecuado para acudir a un concierto de estas características.

 Lo primero que observamos otra vez ( yo lo habíamos hecho a eso de las seis de la tarde) era los cuatro enormes trailers de equipo que traía el Knopfler (dispuesto estaba ya en un enorme y suntuoso escenario); las largas colas de antes, ya habían desaparecido; recuérdese que aún faltaba mas de una hora y media para que empezase el concierto y que, además -cosa que agradezco- no había telonero petardo.

 Quiero indicar que la organización fue perfecta. Los acontecimientos acaecidos en Madrid, parece ser, han puesto un poco en orden las cosas en tanto y en cuanto a los aforos y sus correspondientes y proporcionales entradas a la venta.

 1374965598730

Los espacios de pista (ruedo) y gradas, estaban perfectamente delimitados; de modo y manera que los de gradas no podían acceder  a pie de escenario y viceversa. Así que, aunque lleno absoluto, en el coso nos disponíamos con anchura y comodidad. Pudiendo abandonar nuestro sitio -casi en primera fila- cuando queríamos para ir a repostar cervezas, y, después, poder volver cómodamente a tu sitio anterior.

La fraternidad se presentó con el encuentro imprevisto de dos amigos jienenses – Alfonso y Tronco- que, aun acabándolos de conocer en ese momento, fuimos fieles acompañantes, los unos para los otros, durante todo el concierto; Alfonso con un conocimiento exhaustivo, total y absoluto de la vida y obra de Mark Knopfler, me iba indicando tema a tema, cada uno de los títulos que empezaban  a sonar y  al álbum al que pertenecía dicho tema. Gracias a él, documento de forma más veraz este artículo. Todo eso, habiendo oído solo un par de acordes. Un maestro.

 mark-knopfler-malaga_11

Por otra parte, Tronco, fue la representación gráfica y física de lo que una persona puede disfrutar, deleitarse y divertirse en un concierto de música. Desde aquí mi mas afectuoso saludo para los dos. Buenísima gente. Alfonso y Tronco. De Jaén. Quesos Romero.

 Ah! Recuerdos de Nini!!!

 Sigo…

 Grandes y organizadas barras, vendedores de pizzas por el ruedo, Cabinas higiénicas para necesidades perentorias, riquísimos perritos calientes. La temperatura fantástica con rachas de aire que refrescaban el ambiente; y, allí situado, un enorme, gigantesco escenario donde se ubicaba el esplendido equipo de sonido y luz; y después, el grupo al completo; estos fueron:

 Richard Bennet (guitarra), Jim Cox (piano), Guy Fletcher (teclado), John McCusker (violín) y Mike McGoldrick (flauta), Glenn Worf (bajo) y Ian Thomas (batería).

 Salen, con el jefe, junto a nosotros que le esperábamos pegados a la barrera de separación del escenario. Ocho musicazos contando al maestro.

 1374965027661

La primera canción “What It Is” de su álbum “Sailing to Philadelphia” nos anuncia por donde iba a ir los derroteros. Una mezcla de viejos temas con los nuevos de su ultimo trabajo “Privateering” que da nombre a la gira.

 Después del “What It Is” le tocó el turno al rock n’ roll “Corned Beef City”, para después relajar los brios y deleitarnos con la preciosa balada acústica “Privateering” en la onda mas dylaniana del concierto. Siguieron entre otras “Father and Son”,  que hiló con la acostumbrada “Hill’s Farmer Blues”…. Después vinieron muchas más entre las que se incluyeron temas clásicos de su época con Dire Straits (faltaron “Lady Writer” “Once Upon a Time in the West” y, sobretodo “Sultans of Swing”; pero juro por mi honor que no importó. No importó nada de nada)

1374965161531

Siguió con el mítico tema “Romeo & Juliet” que dio pie a la anécdota de la noche:

Tras dicha interpretación, el publico empezó  a entonar los primeros “oéoes”. La banda, animada por el propio Knopfler, no dudaron en seguir con un improvisado acompañamiento el coro del público. Este precioso detalle, hizo vibrar la plaza de La Malagueta. El artista fue correspondido con una agradecida, emocionante y atronadora ovación al grito de Torero! Torero! Torero! .

 

Mark Knopfler se estaba divirtiendo en Málaga; y eso se notaba en el escenario y en el ambiente. Aun, puedo asegurarlo, que si cierro los ojos,  todavía consigo ver brillar el dobro resonator guitar de Knopfler refulgiendo en el azul oscuro de la noche.

 1374965100438

Después la preciosa “Postcards from Paraguay”, y  tras algunas otras maravillas que ya se me escapan, (Alfonso, sabría cuales)  y para intentar cerrar el concierto, un esplendido y soberbio “Telegraph Road.”

 

 Saludando, salieron.

El publico vociferaba sin descanso reclamando otra vez la presencia del músico en el escenario. Cuando subió para los bises, la Malagueta parecía que iba a derrumbarse. “So Far Away” hizo que todo el mundo, embelesado, empezase a bailar de nuevo para, por fin, terminar con el éxtasis producido por el himno único que supone el “Going Home” de su mítico “Local Hero”.

Una maravilla musical, un espectáculo sublime y excepcional broche final para una noche inolvidable. No puedo saber si Dios escribe derecho con renglones torcidos.  Lo que si sé a ciencia cierta, es que Mark Knopfler tocando -siendo zurdo- con la mano derecha, nos eleva hasta el cielo de la satisfacción.

1374965537359

Quiero volver -porque me sale del alma-  a dar las gracias a mi querido amigo Luis Bravo, por haberme procurado dos placeres anhelados en un cortísimo espacio de tiempo: El poder asistir a los conciertos de dos de los mas grandes músicos y guitarristas vivos de la historia de la música: Robert Cray y Mark Knopfler. Si no hay dos sin tres, me pregunto que será lo que está por venir…el Sábado, se lo preguntaré en su casa. El Sábado, sin dudarlo, se lo preguntaré.

Te quiero Toro!!! Ya lo sabías de antes. Ahora ya lo sabes más todavía. Si cabe, amigo mío; si cabe.

mark-knopfler-malaga_5

Si os apetece ver el concierto completo de la gira Privateering (esta vez en Amberes)  podéis hacerlo desde aquí. Yo desde luego os lo recomiendo.

..///…

A %d blogueros les gusta esto: