UNA NOCHE EN GIBRALFARO  

“Hablad de castellanos y de portugueses, porque españoles somos todos”

Luís de Camões

El Castillo de Gibralfaro de la ciudad de Málaga está encallado, por imposición humana, en un océano de pinos y eucaliptos en la cima del monte del mismo nombre. Su bosque, salpicado de algún almez furtivo y algún que otro algarrobo solapado entre el verde, proporciona un perfume especial a toda la ciudad, que se le ofrece a sus pies y se deja dominar, complacida, por ese servicio de vigilancia y guardia permanente que –desde hace setecientos años– le viene prestando.

El Castillo de Gibralfaro, unido legalmente a su parienta La Alcazaba –un par de siglos mayor que él y a un mucho más mayor Teatro Romano– conforman uno de los conjuntos monumentales artísticos más interesantes y bellos de nuestro país. Un  ménage à trois  propiciado y consentido por edificaciones centenarias en el que cada una de ellas, saca partido y complementa  a las otras, en una explosión de belleza y armonía no exenta de la voluptuosidad y concupiscencia que a los tríos bien avenidos se les supone.

Una composición  pétrea que se entrega, con esplendor y generosidad, al nuevo visitante, al reincidente y al autóctono. Sus vistas desde lo alto, brindan el más bello y personal paisaje; y desde abajo, sirve como la más eficaz y perdurable carta de presentación de Málaga en la vista y en la memoria del que la contempla.

En ese idílico enclave, y a eso venía esta presentación que acabáis de leer, en el Patio de Armas de dicho recinto, tuvo lugar días pasados la ya tradicional conmemoración del Día de Portugal, de Camões y de las Comunidades Portuguesas. Con la organización de varios actos propiciados por el Consulado, con ocasión de la VI Semana de Portugal en el Sur de España, tuve ocasión –gracias a la enorme generosidad y amistad que me brinda y une al Cónsul Honorario en Málaga Rafael Pérez Peña– de asistir como invitado a un acto en el que –tal y como es habitual– la elegancia y el buen gusto imperaron en un ambiente tan sereno y distendido como pedagógico e instructivo.

Las amenas alocuciones del Secretario de Estado de Portugal  Eurico Brilhante Días, el Cónsul General en Andalucía Joao Queirós y del mismo Rafael Pérez-Peña, dieron paso a unas delicadas actuaciones musicales con un emocionante espectáculo de Fado y Flamenco interpretado  por el renombrado guitarrista portugués Pedro Jóia acompañado por Diana Vilarinho y José Manuel Neto y con la intervención de dos artistas invitados españoles  (Alejandro Hurtado y Bernardo Miranda) que nos prepararon el cuerpo para el ágape.

Todos los invitados nos desplazamos hasta un lugar privilegiado del Castillo donde se sirvió el festín. Desde esos adarves, la visión nocturna de una Málaga iluminada, puso el broche final a una velada donde, insisto, el buen gusto, la cortesía y la distinción fueron los principales invitados a este acto. Tal y como manda la tradición. Tal y como fija la pertinaz costumbre hospitalaria del país vecino.


Anuncios

LA NOBLE APUESTA POR LA BELLEZA

IMG_20160604_215440

LA NOBLE APUESTA POR LA BELLEZA

“Frente a la cochambre hegemónica de coleguillas subvencionados, ¡la insurrección de la delicadeza¡; contra la plaga de advenedizos trileros, ¡la noble apuesta por la belleza!; frente a tanta voraz ramplonería monotemática, ¡la rebelión del buen gusto!”

(Juan Miguel González del Pino / Poeta)

 

El pasado día 4 de Junio, tuve el privilegio y el honor de asistir, como invitado, a la Conmemoración del Día de Portugal, de Camoens y de las Comunidades Portuguesas. Un privilegio, un honor, ya os digo; pero sobre todo, una enorme gozada: La de poder disfrutar de una deliciosa velada propiciada por el Cónsul General de Portugal en Sevilla, Jorge Monteiro, y convocado por mi especial y fraternal amigo el Cónsul Honorario de Portugal en Málaga Rafael Pérez–Peña.

Rafael… es amigo entrañable desde hace la friolera de cuarenta años. Más allá de la  inolvidable época en la que ambos pertenecíamos al  muy antiguo, andariego y juglaresco conciliábulo del Negro Anaranjado; fecha –puedo asegurarlo– desde la que venimos arrastrando una amistad confortable, entusiasta e imperecedera.

IMG_20160605_002128

No tengo más que palabras de agradecimiento hacia mi camarada. No sólo por haberme escogido a mí  –de entre su amplia nómina de afectos–  sino por haberme brindado la oportunidad de asistir a una serie de actos donde lo preponderante era, la rebelión del buen gusto. La noble apuesta por la belleza.

INVITACION DIA DE PORTUGAL - SR. SOUVIRON (tuna)-page-001 (2)

Todo el acto fue un arsenal de momentos gratos y placenteros; desde las palabras justas y precisas del también amigo Juan Antonio O’Donnell –cómo maestro de ceremonias– las de los citados cónsules y del Alcalde de Málaga, hasta el bellísimo recital de fados interpretado por la también bellísima y talentosa Cuca Roseta.

Desde la opípara recepción que se nos brindó generosamente, hasta el espectacular escenario donde transcurrió el evento: El Museo Automovilístico de Málaga.

Tiene Rafael para mi, títulos suficientes –es Cónsul, auditor, historiador avezado, Economista de hecho y Doctor por Derecho–  para considerarlo incluido en ese Cuadro de Honor imaginario de las amistades interesantes y convenientes; pero nada de eso influye en mi baremo de camaradería; sólo la cercana e íntima amistad que mantenemos durante esos cuarenta años y que espero alimentar y sostener, al menos, durante otros cuatro decenios más.

Gracias a los cónsules. Gracias a las “Mujeres Pérez-Peña” que colaboraron con su soltura y hermosura al buen desarrollo del acto. Gracias por el sempiterno cariño que ellas me dispensan. Gracias a los empresarios que han aportado su enorme grano de arena para conseguir  el feliz resultado. Gracias, por fin, a mis inseparables amigos del conventículo músico vocal; porque, cada día, me hacen más agradable el tiempo que paso junto a ellos, y contribuyen –con su sincera y desinteresada amistad– a que mi vida sea más satisfactoria y gratificante. Más vivida si se me permite la redundancia.

13322020_1023473537735506_3690947447890559923_n

Este es un vídeo de Cuca Roseta; para que podáis comprobar la capacidad artística de esta artista. Disfrutadlo!!

 

IV Semana de Portugal en Andalucía

“MOON RIVER”

“MOON RIVER”

akor08rs

Por suerte el patito feo no soy yo, el destino quiso que fuera otro. Yo solamente soy el más torpe. Pero eso lo supe mucho tiempo después cuando la vida me enseñó sus trampas y aprendí que navegar contra corriente es difícil.

Detesto estar en este fangal rodeado de todas las especies de insectos molestos; demasiado ocupado en esconderme y encontrar la manera de evitar caer en la celada que me han tendido mis enemigos. La maraña de hojarasca que flota a mi alrededor apesta y no consigo nadar con la destreza necesaria para avanzar. No lo conseguiré…

Están cada vez mas cerca; el pie del que los dirige pisa de modo cierto y contundente; lo puedo oír con nitidez…

La oscuridad está solo rota por algunos sonidos; se percibe en la orilla el cadencioso croar de las ranas que sigue el compás de los latidos que golpean mis sienes…

or06rs

Tomo aliento en una roca azul que se me antoja protectora y sobre la que lunea un reflejo gris. Es cierto que hubo un tiempo en que fui más feliz y menos cobarde; aunque no lo recuerdo bien porque mi candidez era vivir en la absurda rutina de mi propia ignorancia. Ahora dudo de todas aquellas dichas y esperanzas en mi futuro, creo que eran solo el espejismo de proyectos que nunca llegarían a ser realidad; y la realidad está muy presente cuando le toca a cada uno de nosotros vivir un trance como este…

No se puede tener más reflexión, que la que te permite la huida, que es la prioridad.

El arma era una escopeta Beretta, modelo Xtrema2, y su capacidad de disparo 12 cartuchos en 1,73 segundos… Acertó a la primera y cinco plomos lacerantes entraron en mi cuerpo buscando insistentemente mis vísceras.

Ahora tarareo “Moon River”, aquella melodía de “Desayuno con Diamantes”; me preparo para el vuelo final de mi vida y os dedico, antes de partir al “Pataíso” mis últimas palabras, las únicas que siempre he pronunciado:”Cuá–Cuá”!

Mañana me colocarán en un féretro de porcelana serigrafiada y me adornaran con una naranja macerada con “Cointreau”… Sin epitafio. Mi esquela–menú del restaurante será:

“Pato a la Naranja”

¡Que os aproveche!

c7d477dbb1a3fb66f585b4f60cf1cfa1

***
Un Prólogo a Destiempo

Observarán Uds. que este post es distinto a todos los demás. Pues éste prólogo, no hace honor ni a su nombre ni a su cometido, a su intrínseca particularidad; porque en vez de anunciar lo que ha de llegar, va e –inusualmente– se desplaza hasta el final del escrito comentando lo que ya se ha leído. Tiene una explicación lógica: Lo que se acaba de leer merece una relectura por eso del ponerse en la piel (en el pellejo en este caso) del protagonista del relato; y así, poder discurrir mejor el quejumbroso y pesaroso alcance de esta narración. Eso mismo recomendé (a la relectura me refiero) en otro relato –aquel si que era mío– que también subí a este cuaderno de bitácora y que se llamaba “Una noche inquieta”. Sigo…

La atribulada historia que acabáis de leer ahora, la ha escrito un muy apreciado amigo: Juan Antonio O’Donnell.

Y sobre él, apunto esto:

O'Donnell

“Juan Antonio O‘Donnell podría parecer un atildado chef francés
o quizá jefe de pista de un circo clásico, pero es un madero en toda regla”
(Teodoro León Gross)

Conozco a Juan Antonio desde que el uso de razón y la coherencia luchaban denodadamente por hacerse inquilinos fijos en mi carácter. Yo era un rapaz –por aquella época– tímido y apocado; con esa pusilanimidad que sólo la adolescencia, con muy mala leche, te regala. Juan Antonio –con ese mostachón de Mosquetero de la Reina o de duelista de OK Corral– ya pululaba por mis alrededores con sus amigos coetáneos que eran mis hermanos mayores. Yo, ya lo he dicho antes, era un zascandil mozalbete que pensaba en cosas muy distintas de las que pensaban los que me llevaban, y separaban, un trecho (muy corto) de años.

Transcurrido el tiempo –cuando la edad adulta nos pone a todos en su sitio y desaparece física e intelectualmente la distancia que marcan los años cumplidos– Juan Antonio ya me mira y considera, como un mayor crecido, y maduro; y así, de esa manera, va y me honra y me brinda –con amplia generosidad– su amistad y confianza para siempre.

or12rs

Yo, sin embargo –ya se sabe que a los que padecemos retazos del Síndrome de Peter Pan, no les pasa el tiempo por encima a la misma velocidad que al resto de los mortales– sigo mirándolo y tratándolo con un soplo de admiración y de enorme respeto; todo ello tamizado por el cariño que desde siempre, las familias O’Donnell y Souvirón (estamos emparentados) nos hemos dispensado.

Por eso, cuando me lo encuentro –pongamos de ejemplo el último caso– en Casa Mira con un cucurucho de turrón por testigo. Y le atraco sorpresivamente, y le echo el brazo por encima, y beso a su mujer, y charlo animadamente con él, y nos vamos al Lounge del Chinitas (para ver cómo se maquilla de luz la Torre de la Catedral), cuando todo eso pasa… cuando todo eso pasa, no sé si él lo notará, pero todo eso lo hago con un orgullo indisimulado del que se sabe distinguido por la consideración de un amigo noble y honesto, deferente y honrado.

Con Juan Antonio, también suelo encontrarme cada año en las recepciones consulares de la “Fiesta de los Fuegos Artificiales” de principios de la Feria de Agosto, y cada vez que nos vemos, hacemos nuestra la leyenda de Fray Luis de León con un remedo del “Decíamos Ayer” y seguimos charlando.

cawet07rs

El privilegio de tener de tu parte a un Inspector Jefe del Cuerpo Nacional de Policía, a un Jefe de Prensa y Protocolo, a un reputado tertuliano televisivo y a un notable y distinguido malagueño, todo en uno, no es nada comparado con el apego, la amistad y la camaradería que, espléndida y generosamente, me dispensa cada vez que nos vemos; y que yo, le agradezco de una manera afectuosa y entrañable. Apreciada y satisfecha.

Relean “Moon River” lo leerán con otros ojos. Con otras alas. Empapados y embriagados resignadamente de “Cointreau”. Esperemos que la saga continúe, porque aquí siempre tendrá, en la mesa de mi blog, un sitio reservado. Con el permiso, esta última frase, de nuestro común Jose María Alonso.

***

Nota: Excepto la fotografía, las imágenes restantes que ilustran esta entrada han sido realizadas por Robert Steiner

***ak06rs

 

***separador

DE LOS APAÑAOS, LA CUCHARILLA DE CAFÉ Y LOS LEJÍAS.

bridgman_la_siesta

DE LOS APAÑAOS,

LA CUCHARILLA DE CAFÉ

Y LOS LEJÍAS

Para algunos más norteños que nosotros, este país que nos acoge, es un país de chapuceros.

De frangollones ineptos que improvisamos sobre la marcha y que ignoramos cómo seguir y aplicar los  debidos protocolos establecidos -para cualquier cosa- por una serie de profesionales. Profesionales, que enormemente preparados -y sobrepasadamente bien pagados- debieran de ser los guías espirituales de esta caterva de vividores, indolentes y haraganes que somos los españoles en general.

Los andaluces en especial y en particular. Tór mundo é güeno. Jóle!!!

 No puedo estar más en desacuerdo con esos imbéciles –en su mayoría teutones, anglosajones y soplagaitas de allende los Pirineos – que nos envidian no solo por nuestro inmejorable clima y nuestras costas, sino también por un carácter hedonista forjado desde los principios de nuestros primeros tiempos. Cómo si ellos ni comieran, ni durmieran ni bebieran hasta la saciedad, los pobreticos míos.

 Alema3791235229alema379g

Aunque pensándolo bien, la mayoría de estos pichaflojas y caralápidas, comen lo que comen que es ná y duermen como duermen que es menos que ná. Beber, lo que se dice beber, seamos justos, si que beben. Como desagües.

 Sin embargo, y a pesar de ese inexplicable sentimiento de tirria y resquemor hacia nuestro “modus vivendi y operandi”, la caterva de esos ciudadanos viene en tropel y revoltijo a pasar y a gozar en nuestro país los pocos días que sus múltiples obligaciones le dejan libres. Y van, y se vienen, -como quien no quiere la cosa-  a hacerle un favor a este país inoperante de negligentes perezosos. Los pobrecitos maharas!!

 Verán Uds.; y se lo digo a esos que nos tachan de manazas y desmañados… Nosotros, los españoles, sabemos aprovechar la vida, disfrutarla, gozarla de pleno, porque las horas de luz -y esa energía que nos reporta el sol- nos alargan la vida  (a la buena y gratificante me refiero) bastante más que a la mayoría de Uds.

Más, contra más se sube en dirección al Polo Norte.

 hortensia2

Ignoran que aquí, por estos pagos que conozco, con un huevo, un chorro de aceite y una patata, somos capaces de hacer un gazpachuelo tan reconstituyente como delicioso. Y que clavando unas sardinas en unas cañas, las ponemos al fuego en la playa y almorzamos manjar de dioses; no digamos si a eso le añadimos la simpleza roja de un tomate abierto nevado de sal.

 Saber vivir se le llama a eso. Savoir faire donde los gabachos.  Así que muy educada y cortésmente, le pido a esos autores de fríos protocolos de actuaciones que se vayan  -muy finamente, ya te digo- a tomar por el mismísimo culo.

 8749209834799257

Todo esto, ha surgido, porque mi querido amigo el Cónsul Rafael Pérez Peña -y a través de otro también muy querido amigo, el televisivo Juan Antonio O’Donnell- tiene a bien el remitirme un escrito esclarecedor acerca de los que he indicado más arriba. Lo apañaos que somos los españoles –en las mas adversas circunstancias- con  muy pocos medios y un mucho de ingenio. Con dos cohones!

 Con muy pocos medios, insisto mucho en eso. Miren Uds. otra vez, y como ejemplo personal: Yo durante algunos años, tuve como primer coche un SEAT 600. El Seita, muy a menudo, se le atoraba el chiclé de paso de gasolina y se quedaba petao. Bien… Creen que yo llevaba el coche al taller? Es más, creen que yo usaba para limpiarlo herramienta ad hoc y chorro de aire proveniente de compresor homologado? Pues no! Una cucharilla de café me proporcionaba todo lo necesario para efectuar esa reparación. Y muchas más amigos míos. Muuuchas más. Ríanse Uds. de los destornilladores de chromo vanadio.

 seat600D-motor

Podía faltarme en mi coche lo que fuese, pero nunca la cucharilla práctica y eficiente. La del café con leche mañanero. Adquirida, casi siempre, en la Cafetería Samoa de esta capital  mediante el subrepticio método del afane artero y disimulado. Como Dios manda.

 Disfruten lo que viene. Les va a gustar.

 ESTO NO ES FICCIÓN DE PÉREZ REVERTE!

Retrata muy bien el espíritu español que nos distingue del resto del mundo. La improvisación y la imaginación!

Juan Antonio O’Donnell

Noticia absolutamente verídica y exponente de una virtud española muy práctica: La improvisación.

EL “HUMVEE”, LA RUEDA

Y LOS COJONES

sangin-015


El día había empezado mal para la Sección cuando en la papeleta del servicio diario les tocó salir se escolta de protección de un “pez gordo”, algún político de visita, algún altísimo mando militar o algún mandamás de la organización cuya boina azul (o casco en este caso) portaban los soldados que desde muy temprano revisaban los motores de los “Bemeerres”, los fusiles, las municiones, los chalecos y demás equipo. Andaban todos jodidos y enfurruñados pues resultaba que el “pájaro” de turno había solicitado que a la escolta española, asignada por ser aquella nuestra zona de responsabilidad, se sumasen un par de vehículos norteamericanos.

images
Debió ser que el personaje en cuestión vería nuestros flamantes Nissan Patrol entoldados y diría que allí se montase Rita, que él quería uno de aquellos modernísimos y bestiales todo terrenos yanquis, los Hummer.

Así que el convoy sale desde Jablanica dirección norte , en dirección a un pueblo que se llama Gorni Vakuf y dónde se daban de hostias unos y otros sin descanso ni miramientos, y los españoles allí en medio, toma valle del Neretva y la madre que lo parió.

La cosa marcha como siempre, que si disparan a los vehículos, que si por allí caen bombazos de mortero, que si ojo no asome vuecelencia la gaita, hasta algún camarada es herido y curado sobre la marcha y “tira pálante, que esto no es ná cohones”
Avanzan los vehículos por la difícil carretera y los que van dentro de los Nissan miran con mucha envidia las puertas de sólida chapa de los “Humvees” y luego acarician la lona del vehículo español, “Toldos Cuenca” pone en un cartelito, y con la vieja resignación hispana y el no más viejo humor se descojonan de la risa:

nissan2
– Pos no tienen que llevá caló ni ná ésos ahí metidos
– Yo prefiero el Nissan
– ¡Donde va a comparar compadre!

Y los hombres que van en la caja, clavándose el afuste de la radio, los hierros de la lona y sujetándose con las rodillas como pueden sonríen y reparten tabaco entre ellos, justo cuando un pepinazo cae cerca y hace que la lona del vehículo se estremezca y los hierros suenen que ni una bailaora en un tablao de Sevilla:

¡Taclataclaclactlaclaclacclac!- con las suspensiones rebotando y el teniente que va delante acordándose de los japoneses, del ministerio y de la madre que parió a encargado de compras y material.

Entonces de repente el convoy se detiene, se activan las alertas, se despliegan los hombres, ¿qué pasa?, ¿qué pasa?…

Resulta que a uno de los vehículos norteamericanos se le ha pinchado unos de sus neumáticos, gordos, sólidos y teóricamente semiblindados.

5c081d1e0e48fd762f9b2633f803_grande

Allí está el caucho desparramado sobre el asfalto y el conductor mirándolo con cara de no saber siquiera que el cacharro aquel tenía ruedas. Dentro un oficial yanqui agarra la radio y empieza a transmitir coordenadas y novedades, se le ve muy serio y compungido:

– ¡Houston, tenemos un problema…!

El oficial español que parla inglés que le escucha y comunica al convoy la noticia de que hay que esperar pues los norteamericanos han solicitado, “por avería grave” el cambio de vehículo y están preparando en su base el helicóptero, un “Chinuk” nada más y nada menos, para los legos en materias militares el helicóptero en cuestión es ése negro y enorme de dos rotores y del que suelen colgar cosas como camiones o cañones:

ch-47f-chinook
– ¿Y cuanto hay que esperar mi teniente?– pregunta un legionario con barba de varios días, descamisado y con el chaleco antifragmentos abierto, se le ve al hombre cansado, con ojeras y como se dice en España, hasta los mismos cojones.
– Pues un par de horas lo menos… Mientras preparan y arrancan y pitos y flautas…
– ¡vaya putada mi teniente!, hoy había celebración de cumpleaños del cabo Rogelio…
– ¡Es verdad!, pero hay que joderse, ya sabéis, España nos mira y eso…
– ¿Y por qué no cambian la rueda mi teniente?

La pregunta es tan obvia que resulta casi estúpida, pero todos se miran asombrados y se ponen en pie, sonrientes. ¡Seremos gilipollas!, se dicen y el teniente que parla hereje les dice a los norteamericanos que oye, que eso que cuelga del bastidor es otra rueda y que se pone sustituyendo a la otra y listo.
Pero los yanquis se miran unos a otros con cara de haba:

– ¿What?
– ¡Que la rueda desnortaos!

c617x266_humvee
Pero los soldados yanquis no mueven un músculo. Y las horas empiezan a pasar lentas, muy lentas, y los lejías venga mirar el reloj y en la base el cabo Rogelio destapando la primera botella de “Yonigualquer”, y entonces se levanta uno, flaco, desgarbado, con un cigarro entre los labios y se queda mirando la rueda pinchada:

– ¡Mi teniente permiso pa cambiar la rueda!
– Estos no traen la llave de ruedas de pulgadas.
– Eso lo arreglo yo si me da usted permiso…

El teniente se acerca al oficial aliado y le comenta el plan, que esto lo arreglamos nosotros y así nos quitamos de esa posición tan expuesta y tal y tal. El otro accede no sin antes advertir al oficial español la diferencia de medida entre ellos y los atrasados europeos que usan el sistema métrico decimal y que por tanto las herramientas que traen en dotación los españoles no sirven:

843561
– ¡Nema Problema amigo!, en dotación los españoles traemos también el ingenio- dice sonriente el español, a su espalda se oye un grito anónimo.

– ¡Y los cojones mi teniente!

El legionario flaco y con cara de pícaro agarra una llave fija de medida superior al tornillo del “Humvee”, luego con un destornillador plano ocupa el espacio que quedaba y empieza a apretar con fuerza. Los norteamericanos se quedan patidifusos cuando se escucha el seco ¡Clac! del primer tornillo cediendo:

– ¿WHAAAATTTTT?

Y más de piedra se quedan cuando los compañeros del legionario se turnan para aflojar los tornillos del vehículo, meter el gato de un Nissan, que apenas puede levantar al mastodonte americano, quitar el neumático pinchado y poner el otro.

Los norteamericanos no ha dejado de tomar notas en ningún momento, todos con sus lapicitos y cuadernitos con el sello del US ARMY.

 PENCIL-A-12

 Y mientras el “pez gordo” que ha visto toda la operación sin abrir la boca decide que el viaje de regreso lo hará en uno de aquellos destartalados Nissan españoles que serán más inseguros e incómodos, pero que seguramente le llevarán a donde quiera ir sin tener que esperar un helicóptero, no porque resulten mejores vehículos, todo lo contrario, sino porque resulta que los tíos aquellos mal afeitados, mal encarados, que rumiaban en español palabras que al “pez gordo” le sonaban fatal, resulta que son los más avispados soldados de toda la unprofor, los únicos capaces de sacarle de un atolladero con un destornillador y una llave grande.

tire
Y así el convoy regresa sin más novedad a la base y sin más bajas que una rueda semiblindada de “Humvee” tirada en una curva de la M-16 cerca del pueblo de Gorni Vakuf, en el valle del Neretva. Seguro que si la rueda es española, allí no se queda.

Y el cabo Rogelio pudo celebrar su cumpleaños junto a sus camaradas que se pegaron toda la noche partiéndose el pecho de risa mientras se imaginaban el “Chinuk” a medio camino recibiendo la noticia:

– Charlie uno, Charlie uno, aquí base…
– Aquí Charlie uno, cambio…
– Regrese de inmediato, misión cancelada, cambio…
– ¿Motivo?
– Un soldado aliado que según mensaje recibido del mando español “estaba hasta los cojones de esperar”
– Ok, Roger, regresando a base, Charlie uno cierro…

A. Villegas González. Abril 2012
Relato basado en hechos reales ocurridos durante el servicio de la Agrupación Táctica CANARIAS en Bosnia y Herzegovina entre abril y octubre de 1993.

 espanoles--647x231

RECETARIO DEL CAMINO DE SANTIAGO

camino-de-santiago-5

RECETARIO DEL

CAMINO DE SANTIAGO

De pronto -y pensando el cómo conducir esta entrada sobre recetas del Camino de Santiago, me doy cuenta de que he visitado Galicia (Y siempre Santiago de Compostela) más que cualquier otra región de España. Y, rememorando, observo que por aquellas tierras -meta final del Camino de los peregrinos- me han pasado multitud de anécdotas que han marcado mi vida posterior. A mejor en todos los casos.

 Por ejemplo -y sirva como ejemplo de la espiritualidad perdida por los recovecos de mi mala Fe- aquí donde se me ve a través de la escritura, yo solito he ganado la Indulgencia Plenaria ¡¡Tres veces!! Si señor. Tres veces. Con dos cohoness!!!

 SANTIAGO

A base de darle cabezazos al Maestro Mateo en el Pórtico de la Gloria y de -cómo es preceptivo- abrazar al Santo para que te procure el perdón de todos los pecados cometidos hasta la fecha. Cierto es que la primera vez me produjo esta circunstancia (la de la Indulgencia Plenaria) un sentimiento como de ITV mística que me daba -de hecho así lo hice- carta blanca para poder pecar en adelante, todo lo que quisiera y más. A mis anchas.

 Cuento y relato Grosso Modo:

 Gané mi primer Año Santo Jubileo (antes se llamaba Compostelano) y por tanto el perdón de mis pecados pasados, en un viaje de estudios que tuve el honor de organizar en el Instituto de Martiricos allá por el primer año de la década de los 70’s. Dormíamos en el Burgo de las Naciones. Allí, nos hartamos de cantar canciones guarras y mi fumé mis primeros cigarrillos. Que me perdone la Señorita Villamana.

 Burgo de las Naciones

El segundo, fue en el año 1976 en un viaje donde participamos en el Arousa Folk. En la Isla de Arosa -a la cual, por aquellos entonces, solo se podía llegar en barca- donde junto a algunos Centenos, Alberto Von Thode, Ángel Céspedes, Leli Campos (hermana de María Teresa) Jose María Alonso y varios más, hicimos llorar de emoción a los lugareños con nuestras canciones entre montañas de nácar, producidas por millones de conchas rotas de mejillones, que brillaban al sol. Esos pescadores (sólo los malagueños nos metíamos en sus bares de barrios decadentes a cantar) nos pagaban generosamente a base de interminables tazas de ribeiro y enormes bandejas de mejillones cocidos). Allí me fumé mis primeros cigarrillos “endursaos”. Que me perdone Juan Antonio O’Donnell.

 AROSA

El tercero y último, fue en 1982. Recuerdo con horror la calle “La Pringue”.

 La llamábamos así, porque era una preciosa calle (que partía desde la Plaza del Obradoiro) que estaba llena de soportales y en cada uno de ellos un mesón con escaparate. En cada escaparate (de ahí el horror) un chivo abierto en canal con una bolsa de plástico cubriéndole la cara para –imaginábamos- taparle los ojos descolgados tal si fuese un Citroen 2CV. Cuando no, un pulpo apoyado en una lata de conserva con las ocho patas abiertas alrededor y un enorme agujero (no se si el culo o la boca, que tanto da) que parecía el orificio justo donde meterle la pila y poner en marcha una suerte de tiovivo de tentáculos pedorreteros.

 pulpo 2

Ahí -ya más por tradición que por Fe- volví a pasar la última ITV penitencial  y ya me dieron la definitiva. Lo que se llamaba “La Blanca” en la Mili cuando te licenciabas. Volví varias veces más a Santiago de Compostela. Incluso en Años Santos Jacobeos. Pero ya pasé de darle abrazo alguno por la espalda al Apóstol. Tanto abrazo ya, me parecía un poco irreverente mariconerismo.

 Bueno al meollo: Mi querido amigo -cuánto se prodiga últimamente El Profesor Dr. Antonio Arcas de los Reyes- vuelve a sorprenderme con otra remesa. Esta vez gastronómica. Y referente a la tierra que acabo de citar –un poco irreverentemente, insisto y se me perdone- tres veces consecutivas.

 1263645371_0

Trata este envío de un recetario de comidas del Camino de Santiago. De productos gastronómicos por la ruta de Castilla León. Castilla y León: el Camino Francés, la Vía de la Plata y el Camino de Madrid. Santiago de Compostela: la Meta Final.

 Así que prepararos a degustar -si así lo queréis, que me imagino que sí- un Lechazo asado y una Morcilla de Burgos. Un Bacalao Ajoarriero o a La Tranca. Cocidos Maragatos o Estofados de Lentejas Pardinas. Cabrito Cochifrito o Cochinillo Asado de Segovia. Sopa Castellana o, para terminar, unas Alubias con Chorizo de León.

 Lechazo asado

Unas delicias que ahora vienen a continuación en este documento pdf que inserto aquí:

Recetas Camino Santiago

Disfrutadlo. La boca se hace agua!

 cocido

A %d blogueros les gusta esto: