JOSE MARIA ALONSO. DEL LIBRO DE POEMAS Y CANCIONES

Siempre suelo comenzar cada entrega de Jose María Alonso con alguna anécdota o alguna vivencia acontecida entre el que suscribe y el poeta amigo.

Para esta entrega iba a hablar de ese libro llamado Poemas y Canciones que un día me perteneció; con el valor añadido de estar dedicado de puño y letra por Chico.

Este libro, que como ya he dicho en alguna ocasión, se quedó varado en alguna playa entre mudanzas.

Pero ahora… otro gran amigo mío: Luis Bravo me escribe una carta. Una carta donde no solo me pide haga un hueco en mi biblioteca para el compañero perdido, sino que además me cuenta como conoció a Jose María y alguna que otra circunstancias de esos lejanos años en los que Chico empezaba en eso tan complicado que se llama : La música.

Por eso he decidido dejarme de prolegómenos propios y hacer este con las palabras que, tan cariñosamente – como era de esperar de tan buen y entrañable amigo- me hace llegar Luis Bravo.

Así dice:

Alvarito.
Esta tarde de tranquilidad y sosiego, me entretengo en tu blog y veo
la sección que le tienes dedicada a Jose María Alonso, insigne
cantautor y poeta a quién muchos conocimos.
 
Concretamente, yo a Jose María Alonso lo conocí allá por el año 70-71
no recuerdo bien, yo tendría 17 o 18 años y por aquel entonces
acompañaba a una chica minusválida, consecuencias de la polio, que
tenía una voz de maravilla. Alicia.
 
El grupo lo formábamos ella de cantante y Fernando (otro amigo
guitarrista) y yo y por aquel entonces ya sabes lo que se cantaba, lo
que se podía y si era tema social intentando bordear la ley para que
no te censuraran.
 
Existía un programa en radio juventud que creo recordar lo llevaba
Mari Tere Campos y se emitía en directo los sábados por la tarde
desde el Circulo Mercantil, Plaza de Félix Sáenz. Allí, las jóvenes
promesas de Málaga acudíamos a cantar guitarra en ristre. Yo fui un
motón de veces acompañando a Alicia (que era la que ponía la voz y el
arte) y allí me encontré también un montón de veces con Jose María
Alonso que era de los asiduos. Hicimos una cierta amistad y como
también nos encontrábamos en algunos otros bolos (lugares donde te
llamaban a cantar, sin cobrar claro) pues terminé conociendo muchas de
sus canciones.
 
Esta mañana, mi mujer, me ha puesto a limpiar estanterías de libros y
mira por donde, ha salido a la luz el “poemas y canciones” de José
María Alonso, del año 1972 y editado en Málaga en Graficas Urania.
 
Me he puesto a hojearlo recordando viejos tiempos de cuando muchas de
esas canciones las cantaba Jose María en sus recitales y me he parado
en una… seguro que te suena.


“Soy de profesión caminante
de la soledad, amigo soy
mi trabajo es pensar…”
 
Joer me he sorprendido hasta tarareándola porque me acuerdo de la
música, se la escuchaba a Jose María cada vez que comenzaba un
concierto. “Autorretrato”.
 
Supongo que tendrás el libro, sino lo tienes…dame un toque y te lo
regalo. No porque no lo quiera, me lo regaló personalmente Jose María,
sino porque pienso que tu lo mereces mas.
 
Un abrazo
 
Luis

 

Y esta, fue mi respuesta:

 Querido Luis…una de las cosas que mas me están sorprendiendo de mi blog es, sin duda, la generosidad que me demuestran los que, de alguna manera, intervienen en el. 

 Ya sea como protagonistas o simplemente como lectores. Nunca podría haber supuesto que tú, mi querido  Luis, formases parte de los dos ámbitos.  

 Cuando requiero material para conformar trabajos… a Antonio Abril (me regala dos dibujos originales)… a Eduardo Guille  (me realiza y regala un retrato)…. A Beatriz Taillefer (Me regala un cuadro) a Luis Centeno (Me hace un poema)… and so on. 

 Yo me siento absolutamente fascinado y sorprendido con esas muestras de cariño y, repito, generosidad. 

Y ahora llegas tú. Y no solo me cuentas una historia desconocida de Jose María Alonso (que inmediatamente voy a reenviar a Quino Hidalgo, su biógrafo y mejor amigo) sino que además me ofreces un libro que llevo, desde que empecé con la saga, pegándome con un canto en los dientes pues hace años perdí mi ejemplar firmado por Chico. 

 Así que Gracias, amigo. Gracias por tu generosidad. Claro que quiero ese libro. Por supuesto que quiero ese libro. Ya estás tardando Luis.

¿Se puede pedir más?

 

 

 

JOSE MARIA ALONSO

DEL LIBRO DE POEMAS Y CANCIONES

 

 
 
 
 
 
 

 

# 01

Tu eres la fe y yo el pecado

Y sin querer, quiero hundirte

Hasta ahogarte en mi deseo

Y mis verdades decirte.

Quiero romper ese hilo

Que a la virginidad te ata

Y perdernos y ser cómplices

De la noche…después, nada.

Quiero ensuciarte de besos

Hasta que el día amanezca

Verás que bonito es pecar

Cuando con amor se peca.

# 02

Cada beso, cada roce

De tu cuerpo con el mío

Me va hundiendo en el abismo

Me va quitando el sentido.

Cuando el día me despierta

De mi breve y falso sueño

Es cuando empiezo a soñar

Y al dormirme, me despierto

Y sueño que no te has ido

Y que nunca de otro has sido.

# 03

Una procesión de ojos me persigue

Una legión de bocas sin lengua

Me preguntan y me acusan.

Y los peces sacan sus cabezas

Con mandíbulas de piedra

Gritando

Y es que hoy…

Hoy he mentido

He mentido sin trabas

Como nunca lo había hecho.

Le he mentido a los árboles

De tronco cansado y viejo

Le he mentido a las aguas

Alegres del arroyuelo

Y le he mentido a las piedras

Al aire, al sol. Al fuego…

Tengo un regusto en la boca

De cien milenios.

Y es que hoy he mentido

Con un mentir tan sincero,

Que son los sueños, verdad

Y las realidades, sueños.

# 04

El estruendo de un millón de botellas de cristal

Estrelladas contra el suelo.

Cien naciones corrían desnudas por las calles

Gritando unas, riendo otras.

El llanto débil y apagado de una niña;

Eras tu, madre mía,

Que gemías sobre el cuerpo frío y yerto del mundo.

Yo te miraba, callado,

Con un puñal ensangrentado en mi mano derecha

Y un mechón de cabellos en mi mano izquierda.

# 05

Se me han quedado dormidos

Canciones, besos y esperas.

Se han alargado mis dedos

Me han crecido las orejas.

Se me ha derramado el canto

Se han cerrado mis fronteras

Me has clavado en la garganta

Los dientes de tus tristezas

Y mis versos se han vestido

Un negro traje de fiesta.

# 06

Quiero dejar de escribir

Pero no me ayuda el sueño

¿Por qué no puedo dejar

de escribirla en cada verso?

¿Por qué la he fundido en mí

en mi razón y en mi sexo?

¿Por qué no huelen a sangre

estos mis últimos versos?

Y ¿Por que guardo con celo

acariciando el silencio

estos pedazos de ella

que noche tras noche ceno

-mantel de envidia- en mi mesa?

¿Hasta cuando seguiré siendo

el único lector de mis versos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: