LA BUHARDILLA

La Buhardilla

( Autor de la pintura: Andrés Merida)

LA BUHARDILLA

Era de una insolencia intolerable e insufrible. Decía de ella  misma que era “María Clarilla” porque -argumentaba- todo lo decía a la cara sin importarle nada ni nadie. Sin darse cuenta la majarona, de que lo que demostraba -al decir lo que se le pasaba por esa obtusa cabeza y soltarlo- no era un ejercicio de franqueza, sino una muestra manifiesta de inoportunidad y de mala educación.

Todos sabíamos que, por imposible, había que dejarla correr. Pues esa soltería inevitable, y ganada a pulso a base de impertinencias, le estaba reconcomiendo las entrañas y había acabado con el poco humor que detentara, si alguna vez, milagrosamente, hubiese dispuesto de algo. De ahí -imaginábamos con una cierta malaleche, y debido al rictus cariacontecido- podría venirle ese impenitente problema de incontinencia flatulenta que le hacia pegarse sonoros y larguísimos pedos sin fin; cualquiera que fuese el sitio donde estuviera o estuviese, que es tiempo verbal, como saben todos ustedes, pretérito e imperfecto.

Colon Irritable se disculpaba ella con el labio levantado; sabiendo todos que el tal Colon se había ido ya, hacia tiempo, a hacer las Américas porque no aguantaba las continuas pedorretas de la inefable y talluda mozuela. Había que reconocer sin embargo, que nosotros  -para su enorme indignación y enfado- no nos tomábamos esa circunstancia como una enfermedad, sino como una excusa para reírnos de ella abiertamente. Memorables eran los pedos que se pegaba sin querer cuando, para ayudar, por ejemplo, se levantaba de su sitio para recoger durante la sobremesa y nos atizaba un trino inacabable y estentóreo con un deje, porqué no reconocerlo, átono, triste y melancólico.

Se pasaba la bicha, todas las reuniones familiares, con la escopeta cargada. Ojo avizor. Mirando fijamente, como si fuese un búho, a cada una de las posibles victimas de su acerada y corta dialéctica; mientras roía sin parar, incansablemente, pipas de girasol -su único vicio confesable- como si fuese una ardilla.

Como un búho. Como una ardilla. Así que convinimos en ponerle un mote apropiado: La Buhardilla. Y eso, le jodía terriblemente. Porque además, no sabía por que la llamábamos así, la muy pamplinosa.

…///…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: