EL GENOCIDIO DE LOS PROGRESISTAS DE SALÓN

genocidio

EL GENOCIDIO DE LOS PROGRESISTAS DE SALÓN

“Harto ya de estar harto, ya me cansé”
Joan Manuel Serrat

Vamos a ver… Desde la premisa de que mirar la historia pasada con los ojos actuales es un error muy recurrente por un sector muy amplio de la población española, me pasma y asombra la cantidad de insultos vomitados estos días pasados, (con motivo de la Fiesta Nacional de España) por numerosos progresistas de salón, que se echan las manos a la cabeza por los desmanes y salvajadas –que sin ninguna duda– sucedieron en el continente americano en la época del Descubrimiento y en los tiempos posteriores de la colonización. Sin embargo, observo curioso, que nada hacen ni nada dicen, respecto al por donde estarán –pongamos por caso– la población nativa norteamericana o la otra cuasi desaparecida aborigen australiana. Así que, algunos muchos -muy airados, furiosos e iracundos- abominan del exterminio y genocidio (sic) cometido por los españoles en el continente americano circa 1492. Sólo de los españoles. Los españoles rajando –cómo es costumbre– sólo de los españoles.
Y la cosa es, desde luego, para quejarse; porque apenas quedan 330 millones de personas en Latino América. Aborígenes australianos 200.000. y Nativos americanos, ya saben los Arapahoes, Apaches y Sioux de las películas, suman 5.100.000 entre Norteamérica y Alaska. No cito a los Mohicanos, pues ya saben que el último murió en la novela de James Fenimore Cooper. Observarán que he hecho los deberes.

Colon
Continuemos… Miren Uds. yo no mato por mi bandera, desde luego que no. Ni proclamo mi españolidad a los cuatro vientos, porque tampoco es tanta como para presumir de ella. Tampoco reniego de una realeza porque –entre otras cosas– ha colaborado para consolidar muchas libertades en este país. (Conste que yo no soy monárquico) Ni tampoco, y sigo, a pesar de mi agnosticismo, me cago en la Virgen (por lo menos públicamente) porque las reglas de educación que debo de observar hacia los demás, así me lo indican. Pero… “Harto ya de estar harto, ya me cansé”. Me he cansado de oír estupideces que poco tienen que ver con la realidad.
No me marquen ejemplos a seguir, por favor. Ni me llamen facha por no comulgar con la parte más extremista y radical de sus personales ideales. No me acusen – si no abjuro del Descubrimiento– de llevar banderita en el reloj o en el coche. Porque por no llevar, no llevo ni reloj; y mi coche, está huérfano de rojos y de gualda. No me quieran manipular; porque si no, me voy a tener que cagar en la leche que les han dado, y no me gustaría en absoluto. ¡Mentecatos! No me gustaría nada de nada en absoluto. Y ya lo sé, es redundancia.

***

diseno-floral-retro_23-2147486730

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: