UNA HISTORIA MUSICAL MALAGUEÑA

1510998_10202738305798870_568473473_n

UNA HISTORIA MUSICAL

MALAGUEÑA.

Ese y no “Una Historia de Blues Malagueña” debiera de haber sido (a mi modo de ver y parecer) el titulo del concierto que dieron anoche en el Teatro Echegaray de esta capital (que es Málaga) Lito Pepillo y Perico. Y cito por riguroso orden alfabético. Lito Pepillo y Perico que son tanto como decir, el alma y la esencia; la misma sustancia, de la música de calidad de los últimos cuarenta años en esta ciudad.

 Los Hermanos Ramírez junto a Lito Fernández, realizaron anoche un precioso y entrañable paseo musical, no por Málaga cómo se mal indica en el título del concierto, sino por la memoria melódica de todos los asistentes. Y aunque Lito es el paradigma del Blues Malagueño, y los Tabletones se marcan algunos digno de admiración, lo de anoche no fue precisamente, un concierto de blues; sino todo lo contrario. No se si me explico.

 1463908_10202738307078902_1758334594_n

Ver encima de un escenario a estos tres mitos durante todo un concierto (hacen muchas colaboraciones, pero no conciertos enteros) es un lujo de ocasión que difícilmente podremos olvidar. Estuvieron magníficamente arropados, cómo siempre, por Jorge Blanco (bajo)  y Nico Huguenin (batería). También por Javito (cantante de la Free Soul Band) Félix Guerrero (un descubrimiento) y Lorena Molina, que se marcaron unas interpretaciones vocales impecables.

 1467482_10151753850556286_189600755_n

Digo que fue un paseo musical por la memoria de todos los asistentes, porque a través de la narración de dos comentaristas y un clown (Funky Punkie Teatro), se fue desgranado cronológicamente,  el “curriculum  musicae” de estos amigos que contribuyeron a afianzar el recuerdo de los asistentes con unas magnificas versiones de Jethro Tull, (Locomotive Breath) Jimi Hendrix, Led Zeppelin, Cindy Lauper (Time after Time), Rosendo (Maneras de Vivir), y para culminar la cima de las emociones pretéritas, un afectuoso e íntimo Hey Jude instrumental -a cargo de Perico y Pepillo -aderezado con una fantástica presentación con fotos de Rockberto al que estaba dedicado el tema. Un compuesto -fotos y música- que a todos nos puso el corazón en un puño.

 1476507_10202738307598915_1808261324_n

No todo fueron versiones. No todo. Pedregalejo de Lito, nos volvió a recordar de que este guitarrista malagueño, no anda lejos del mítico Carlos Santana; sino que camina a su lado. Tal y como te lo digo. Los Ramírez –Alma Mater de Tabletom- acompañados de un fenomenal y orondo Félix Guerrero (la panza más ágil que se pueda ver encima de un escenario) dieron el final feliz; el colofón con “Me estoy Quitando! El  himno “Málaga” y para rizar el rizo de lo más rizable, mi favorito entre los favoritos: un talkingheadniano “No tengo ná” que puso a todo el mundo en pie de guerra.

 1506895_10202738304758844_1142488488_n

Quiero hacer una observación: Me toca muchísimo los cojones ese malditismo comercial que -a modo de simbiosis indeseada- acompaña desde siempre a estos músicos. Porque teniendo la excelencia interpretativa y compositora que muestran en cada trabajo discográfico, en cada concierto, tienen el éxito del gran  público cuasi negado. No hablo del público de  Málaga en donde se les adora y se les considera como los mitos vivos que son; pero me pregunto si para que tengan el reconocimiento justo y merecido, no tendrán que cortarse un huevo a la Van Gogh manera (una oreja, tratándose de un músico, sería imperdonable) para que sus trabajos, no ya que se vendan, (hoy no se vende nada) sino para que sean requeridos como se merecen para conciertos multitudinarios y que los quiten (no se si les gustaría, qué creo que no) de impartir clases en los distintos conservatorios donde trabajan, para dedicarse en cuerpo y alma a esto de la música en directo y a la composición.

 1452160_10202314295846041_1408950955_n

En fin, y en resumidas cuentas, que fue una noche de esas para alojar en el recuerdo; una noche llena de encuentros entrañables. De forma casual e inesperada, con mi querido Poeta Juan Miguel Gonzáles y con mi queridísima Lú Guille que ahora es del Baeza. Con Manolo Suárez y Rocío (administradores de la Web de Tabletom). Con Julio “Aguililla” Cortés o con la crema de los Sólo un Momento; con mi querido amigo-hermano el actor Luis Centeno. Con el Fénix de los Ingenios que representa el pérfido Lasa Lasaeta; y con alguna que otra Anaconda que no nombro porque después se me emparanoian y me dispensan el abrazo mortal.  Y por fin  -se me perdone si olvido a alguien,- con mis amados Santa y Cigalowsky, que es tan fervoroso fan del trío cómo lo es su padre que es el que escribe esto.

Al final, y como no podía ser de otra manera, las púas que los dos guitarras usaron en este concierto, ya forman parte de mi colección. Como no podía ser de otra manera, niño, cómo no podia ser de otra manera. Ya te digo!!

ECHEGARAY

La Buena Música (De Father Gorgonzola) Charlie Vs. Dylan

La Buena Música (De Father Gorgonzola)

Charlie Vs. Dylan.

CHARLIE MARCIANO

Por esos azares de la vida -casualidades que son- cae en mi poder un enlace a través de, mi ya muy ponderado y antiguo émulo, Carlos López Linares. Me da a conocer algo a lo que yo antes, casualmente, había echado un vago vistazo. Un Tributo. Un tributo en el que un, para mí, aún desconocido -ahora ya no- Charlie Marciano, junto a un Lito en una ignorada faceta dylaniana, homenajean al maestro de Duluth y recorre lo mas granado del autor de la mejor canción de todos los tiempos: Like a Rolling Stone.

También, en su canal de Youtube, le da unas  concesiones a The Partisan de mi amado Leonard Cohen, y una preciosa versión de Little Wing del Hendrix, pero eso es otro tema. Otro cantar, que diría el Mío Cid.

Volvamos a Charlie… A Charlie, se le nota su pasión por Bob Dylan. Y mucho. No solo por las canciones que interpreta: Una versión del imprescindible de Like a Rolling Stone… Una estupenda Maggie’s Farm… y muchas más. Sin olvidarnos del Tombstone Blues, ya te digo.

Se le nota también en la imagen que da. Porque tiene la apariencia -no solo por el sombrero, aunque con las plumas cambiadas de sitio- sino porque tiene el aspecto conferido de haber revisitado la Autopista 61 al ritmo del Queen Jane approximately. Y eso se nota, repito.

Yo, desde mi pobre opinión, le pediría que en sus próximos conciertos, esos conciertos que tienen la pinta de ser privados, pero preparados absolutamente a conciencia, no deje atrás su versión propia de License to Kill y  -ya por pedir- que se deje arrastrar por la ternura mas apasionada de Sweetheart Like You… Esa canción que no deja de emocionarme cada vez que la oigo.

En estos enlace que ahora vienen, tiene el privilegio de dejarse acompañar por mi gran Lito y sus Friends. Gente esta –los Friends- a los que solo conozco de algunos conciertos en directo. Un grandísimo Javier Martín al bajo. Un estupendo batería : Nicolas Huguenin (el último “fichaje” de la Lito Blues Band) al que no conozco personalmente  (Bueno, a todos desconozco personalmente  excepto a Lito que es amigo desde hace  mil años, también es verdad)

Y mi favorito (Después de Lito): Un teclista, Jesús Durán ¿Se llama así? Con un look merecedor de estar incluido en la portada del Mad Dogs & the Englisman de Joe Cocker. Tocando este, Jesús, un órgano que suena a Chris Stainton; con un entrañable sonido a Farfisa de los años 70. Fantástico Jesús. Fantástico.

Hay discos tributos a Bob Dylan a montones; por poner un solo ejemplo, que a mi me encanta, el que le hace Steve “Yes” Howe que es magnifico. O, porque no puedo dejarlo atrás, The 30th Anniversary Concert Celebration.

 

Dylan, ha sido versioneado por los mejores músicos de todos los tiempos (El Just Like a Woman del citado Cocker, sirve de ejemplo indiscutible). Pero siempre lo he dicho, el mejor versionista de Dylan, siempre ha sido y será el propio Dylan.

Por eso nunca me canso de oírle cantar una y otra vez sus composiciones, porque al igual que a la Autopista 61, las revisita, las reinventa y siempre, siempre, las mejora (Pasen y vean el Knockin’ on Heaven’s Door de su Unplugged).

Tuve la dicha de ver actuar en directo al Zimmerman en Málaga y solo tocó, apenas, la armónica en un solo tema. Tuve otra vez la oportunidad de verlo en Córdoba y solo tocó la guitarra,sin apenas, en un tema. En Málaga se hinchó de tocar la guitarra. En Córdoba se hinchó de tocar la armónica (y el piano) ¿Cuando podré verlo hinchándose de tocar la guitarra y la armónica a la vez?

Me da igual. Solo quiero verlo a él. Porque solo al verlo saltar ( es un decir) al escenario, se me saltan (Y a mi, si que es verdad) las lágrimas de la puta emoción que me embarga por verlo en directo. Como me pasa cada vez que oigo Cross the Green Mountain .Una de las mas bellas canciones del Maestro.Hay tantas!

 

Por eso, me gusta tanto que haya gente, como Charlie Marciano; gente como él que le ponga tanto amor y dedicación en recrear su música para los demás. Para transmitirlas. Y eso, es lo que voy yo a hacer ahora con el.

Emulando a George Harrison en The Concert for Bangla Desh presentando al maestro…

Y ahora, un amigo de todos vosotros: El Señor… Charlie Marciano!

 

 

* Nota: Todos estos vídeos has sido bajados- sin su permiso, todo hay que decirlo- del canal de Youtube de Txema Prada y también del  propio Charlie Se me perdone la intromisión.

 

* Otra nota: Del Maggies Farm pongo dos versiones…No sabía cual quitar, y no he podido resistirme a incluir las dos!

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: