UN MUNDO SIN LUZ

Manuel León Moreno
Un Mundo sin Luz.

MALAGA.
Centro de Arte Contemporáneo. Manuel León
Del 28/11/2014 al 08/02/2015

manuelexpo1
El 4 de Marzo del presente (que oficialista suena esto, pardiez!) escribí un articulo en este blog acerca de la inadmisible falta de humor de algunos intolerantes sujetos.
Era este: Se nos Murió el Humor.

Bien, a lo que voy; para ilustrar dicha entrada busqué imágenes en ese supermercado intangible y etéreo que es Google – que muchos, erróneamente, creen que es gratuito y de autorizada disponibilidad– busqué imágenes, ya les digo, que fuesen apropiadas para adornar el texto que acababa de escribir en el que arremetía contra unos meapilas y soplacirios que habían atacado –fíjense que ironía– a un gran amigo, que es además –al contrario del que suscribe– ferviente creyente y respetuosísimo cristiano.

Ahí, en esa tarea de búsqueda conocí, primero la obra, y después (epistolarmente) al autor que ahora voy a referir: a Manuel León Moreno.

1484211_10202456537162030_66944072_n

Una obra, la de este sevillano, de la que me quedé absolutamente prendado. Tan prendado, que no dudé en hacer acopio de algunos de sus trabajos, para después, pedir permiso al pintor cómo mandan los cánones y un mínimo de vergüenza y decoro. Así lo hice. Le escribí pidiéndole el beneplácito y el consentimiento. Y me lo dio.

Manuel León, con esa generosidad que dispensan los grandes – puedo asegurarles que los mediocres son los más subidillos y pamplinas– con una enorme esplendidez, no sólo me dio su permiso para usar su obra en dicho artículo, sino que además, me lo agradeció cuando era –cómo Uds. comprenderán– todo lo contrario. Yo era, el que le debía el agradecimiento a él.

Manuel León tiene un estilo absolutamente representativo; específico y característico que me recuerda –sin tener nada que ver– a mi querido amigo el también pintor Andrés Mérida. Y porque? Pues porque ambos, a través de sus iconos (el uno sus nazarenos; el otro sus toreros y flamencas) muestran visiones personales camufladas de las preocupaciones e inquietudes que a todos nos desasosiegan y preocupan.

9567342404_c0a0e102e2

Ahora, vaya suerte que tenemos –en Málaga, en el CAC (Centro de Arte Contemporáneo) y comisariado por Fernando Francés– vamos a tener la oportunidad de poder admirar una exposición de este enorme artista sevillano. Hasta el día 8 de Febrero del 2015, tendremos tiempo para poder llenar nuestras miradas de penitentes enfrascados en tareas distintas a las que se les supone por el cargo. Y les aseguro, que esa visita, merecerá absolutamente la pena. Yo de Uds. no me la perdería.

Yo, desde luego, de ninguna de las maneras.

Aquí tenéis un texto fantástico acerca del pintor:

Texto Manuel León

Disfrutadlo!!

10882412985_c35e30ae4f

separador

SE NOS MURIÓ EL HUMOR…

11409973474_48705e8c0e

SE NOS MURIÓ EL HUMOR…

DE TAN POCO USARLO.

Adoro Internet; ya lo he dicho multitud de veces; por las oportunidades de comunicación que procura, por la información que proporciona, por la oportunidad de hacer amigos. Por el acceso infinito a la música y al cine, y a los libros, y a la prensa. Porque el navegador Google – donde todo esta preguntado y todo respondido – resuelve casi cualquier duda o problema relacionado con el entorno informático que nos rodea. Con la cultura en general.

Se preguntará el que esta leyendo esto… ¿Y a que viene esta parrafada? 

Pues me explico:

Adoro las redes sociales. Puntualizo: Adoro Facebook que es la única red social en la que estoy metido con una cierta asiduidad. Y la adoro, porque dentro de ella he encontrado a amigos que estaban perdidos en las brumas de la desmemoria, he afianzado a muchos de los actuales, y  – lo más importante – he encontrado  a otros nuevos; verdaderos tesoros de ingenio y tolerancia. Gente que me dispensan, generosamente su indulgencia por las continuas barbaridades que por aquí suelto. Gente interesante e  inteligente, abierta y tolerante, de esas  que no se asustan de las palabras porque saben que está escritas desde el prisma del humor. Ese humor – y ahí está el meollo de esta entrada – que molesta a sopla cirios, a beatos y a gazmoños. A los tiranos absolutistas de medio pelo; a los defensores de la moralidad y de las buenas formas que nadie ha llamado y que se siente ofendidos por la necesaria  incorrección, la cierta inconveniencia y la carga de fastidio que debe de tener el humor escrito. Porque el humor escrito, adolece del gesto y del sonido. Le falta la expresión y el aire. Y sustituir eso con la palabra escrita no es nada fácil.

10882412985_c35e30ae4f

Con el arma del humor  – en cualquier faceta, digo – se lucha contra la intolerancia y el fanatismo. Apaga la terquedad y la intransigencia. Domeña la soberbia y – sobretodo – la ignorancia. Cuando, de vez en cuando, soy políticamente incorrecto con algún tema religioso, no tarda en salir algún talibán defensor de la fe y de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana (cómo los calamares) que se echan las manos a las  tres potencias de Cristo por algún comentario (para ellos) inapropiado.

Miren Ustedes: No conozco ningún cofrade  –y conozco muchísimos– que, al margen de los golpes de pecho y las lagrimas de emoción – desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Resurrección – cumplan a rajatabla con TODOS  los mandatos y preceptos, que impone la Santa Madre Iglesia, el resto del año. Ya sabéis eso de no fornicarás ni a tu padre ni a tu madre y cosas así.

9576064872_800e81bed7

El resto del año, pecan contra todos los mandamiento habidos y por haber  que son diez.  Fornican a la diestra y a la siniestra, defraudan a Hacienda lo que pueden porque al ser Pública se creen que es puta. Roban a mansalva en el sacrosanto nombre de la Preferentes: sodomizan si caminan por la acera de enfrente; prevarican si tienen poder político o judicial. Defienden lo indefendible; incumplen promesas, algunos hasta matan moscas con el rabo; y en la intimidad de la alcoba, cuando alcanzan el orgasmo, mientan a Dios tres veces seguidas. Por eso, no entiendo, que cuando alguien en un estado laico, no ama a Dios sobre todas las cosas, o toma (sin maldad) su nombre en vano, los  católicos de toda la vida ponen el grito en su cortijo y comienzan la lapidación.

9567366086_19b3ac5ddb

Después, están los talibanes también de medio pelo; los administradores de sitios de Internet que, amparados por un cargo inexistente y dado a dedo (qué bonito), se creen insignes censuradores de hilos y comentarios. Por encima del bien y del mal; y que, embutidos en su propio mal sentido del humor, opinan que todos los que se salgan de los cánones de sus “Mundos de Wiki” particulares, ni es ni correcto ni cortés, ni educado ni comedido. Por supuesto, tampoco,  delicado, cumplido, fino y discreto, puesto que hay que ser  disciplinado, impecable y presentable: Un aburrimiento.

Y sí, he copiado esto de un diccionario de sinónimos. Porque me lo merezco. De Scándalo.

No se trata, mucho cuidado, de permitir el insulto, tengámoslo claro, se trata de ser indulgentes; pero si nos fanatizamos, no vamos bien. Siempre habrá alguien que no comulgue con tus ideas, siempre habrá alguien que se sentirá ofendido. Téngase en cuenta –que dentro de los parámetros de la razón–  nadie en su sano juicio, inserta una foto de tronos para insultar a los laicos. Nadie en su sano juicio, inserta una foto con una bandera republicana para incitar a la quema de iglesias. Nadie en su sano juicio debería increpar ni regañar. Tampoco apercibir o amenazar con el destierro ni censurar, a alguien que desde el prisma del humor y del comentario ingenioso, adereza un hilo que  –sin ese condimento– está llamado a ser cómo todos los demás. Una retahíla como todas las retahilas.

9567342404_c0a0e102e2

Un amigo tengo, que dispone de lo anteriormente comentado: un sentido del humor directo e inteligente y un ingenio intolerablemente chispeante y perspicaz. Y se le coacciona y limita en base a no se que reglas tan infantiles como obsoletas de buen comportamiento y urbanidad. De idoneidad y, al fin y al cabo, tócate los cohoness, de educación.

Dejémonos de catetadas. Ante el insulto y el ataque injurioso; ante el agravio cruel y premeditado, ignoremos y desterremos al tonto. Pero, por favor,  dejemos vivir  –con un mínimo de libertad– a los que opinamos (y aquí me meto) con humor y buena intención; porque si no, esto será muy gris,  muy uniforme y completamente homogéneo. Pero sobretodo, sobretodo será muy aburrido. Un coñazo insufrible.

 * Todas las imágenes que acompañan este texto son del artista Manuel León Moreno.

1484211_10202456537162030_66944072_n

A %d blogueros les gusta esto: