GONZALO MARTÍNEZ. CLUB ALL-IN

Cartel Club All in. La apuesta final

GONZALO MARTINEZ. CLUB ALL-iN

La Apuesta Final.

Conozco al fantástico fotógrafo y cineasta Gonzalo Martínez, desde los tiempos en que éste realizaba una serie de fotos -junto a otros dos espléndidos fotógrafos: Eduardo G. Magaña y Pepón Moreno Ceáno- en el Teatro Cervantes de la capital que, a la postre, ilustrarían el último discográfico de la Banda Tabletom.

Los tres, repito, son tres extraordinarios fotógrafos y de su amistad me congratulo. Pero si que he de admitir que, Gonzalo, se distingue de los otros dos en una cualidad que no todos los fotógrafos poseen: La facultad de la imprescindible y necesaria puntualidad. El don de la inmediatez que le dicen también.

Fotograma Club All In. La apuesta final (5)

Esto es; que cuando les reclamo alguna colaboración (para publicar trabajos suyos en este blog, no se vayan Uds. a creer!) el adorador de Babilonia (Magaña) y la única persona que puede levantarme tres palmos del suelo en un abrazo: el grandilocuente y afable Pepón, pasan de mí a la Barón de Coubertin manera; es decir: Olímpicamente.

No obstante, tampoco se me vaya el Martínez por los altos aleros de la complacencia y el deleite, pues lleva tres semanas para proporcionarme una foto que me prometió allá por los albores del mes de Abril. De este año, añadiré para concederle el beneficio del atareado.

Fotograma Club All In. La apuesta final (2)

No obstante de los tres -junto a mi querido amigo Antonio Ruiz Molero- es el que más se acerca a lo deseable respecto a la entrega de material.

Bueno, dejemos el tono jocoso y pongámosnos serios: Me encontré al querido amigo en uno de estos conciertos de Dios (Tabletom con Tony Moreno) en esa sala de la cultura que es la Cochera Cabaret. Allí me estuvo hablando del cortometraje que había dirigido y presentado, en el cada vez más famoso Festival Málaga de Cine Español, también en el citado Teatro Cervantes.

Me proporcionó un link, de manera reservada, para que yo tuviese el privilegio de asistir -desde la platea privada de mi sillón- a dicha película. Y así lo hice. Y me dí cuenta de un par de cosas:

La primera, es que hay que tener una idea clara sobre lo que se quiere filmar; y Gonzalo la tenía.

Fotograma Club All In. La apuesta final (3)

Sinopsis:

Marina es una joven que recibe una oferta de trabajo de un traficante y proxeneta durante una testificación por robo con violencia. Tras recibir una paliza por parte de su marido, Marina decide aceptar la oferta para trabajar como camarera en un prostíbulo. Allí se ve envuelta en una trama de corrupción.

Un cortometraje con una atmósfera muy conseguida; Con unas escenas muy originales – las de las partidas de póker- donde las cartas aparecen en la pantalla aunque en distinto plano. Por poner un ejemplo.

La segunda, es que se ha rodeado de una nómina de actores malagueños con una enorme experiencia y una reputada trayectoria. Sin dejar de citar a las féminas Estrella Martín, Elena de Cara y Patricia Medina, el siempre eficaz “Teatro Estable” Miguel Guardiola; el afamado y gran amigo Juanma Lara que parece ser le va gustando el rol de personaje de moral indefinida; y el laureado -en dicho Festival de Cine Español, con la Biznaga de Plata al mejor actor secundario- Salva Reina. Mi amigo Chucki. Entre otros, claro está.

Fotograma Club All In. La apuesta final (4)

Gonzalo, cómo avezado fotógrafo, ha dispuesto su visión familiarizada a la lente para realizar esta cinta donde refleja una situación tan trágica como es la del maltrato vejatorio y físico a la mujer de una manera profesional y competente. Huyendo de innecesarios toques de efectividad morbosa.

Ahora ha tenido el detalle de proporcionarme el Teaser del citado cortometraje para que, si así lo deseáis, podáis verlo desde aquí:

Club All-in. Trailler.

Gonzalo Martínez. Fotógrafo, cineasta y amigo.

Disfrutadlo.

gonzalo y father***

**

*

HAY QUE PRINGARSE CON TABLETOM!!

HAY QUE PRINGARSE CON

TABLETOM!!

Si! Hay que pringarse! Si!

Porque me estoy dando cuenta de que en esta ciudad -en los círculos musicales de aficionados- existen dos grupos bien diferenciados en cuanto a la nueva composición -que está por venir- del más popular y querido grupo de Málaga. Hablo de Tabletom, por si no lo había dicho.

Esta variación, este cambio, como es natural, afectará a su estructura; pero no a su trayectoria. Ni a su filosofía como grupo.

Estos dos grupos de opinantes, observan criterios disparejos; se diferencian principalmente en un par de cuestiones: El tema del nombre y el tema del nuevo cantante.

Y esto es: Los hay que están absolutamente a favor de la continuidad del grupo y del nombre… y los hay -los menos- que piensan que debiera de cambiarse este por mor de la ausencia indeseada del Coronado de boquerones fritos.

La grandes preguntas… ¿No debería el grupo -ahora sin Rockberto- llamarse de otra manera? Y otra más…¿Es oportuno ser sustituido un personaje de la talla y el carisma de Rockberto González -como Alma Mater, líder y cantante- por otro que -aunque con dilatada experiencia- apenas conocemos, en el grupo llamado Tabletom?

Que sigan!! Vale!! (dicen estos últimos), pero con otra denominación!

Pues lo que es yo, me voy a pringar en eso del cambio de nombre. Y mucho; porque a lo mejor, a los ultraortodoxos Rockbertianos no les parecerá la mejor de las opiniones.

Porque como pasa que -gracias a gente como el mismo Rockberto, datecuén!- podemos expresar, casi, lo que nos viene en gana, lo voy a decir:

Que no!; absolutamente no! No al cambio de nombre.

Que si! deben de seguir con el nombre de Tabletom; mas que nada porque el 66,66 % de sus fundadores así lo han decidido. Y así es como debe de ser; porque además, tienen todo el derecho y la potestad de continuar con ese nombre.

Por otro lado, a mi me parecería un desperdicio enorme renunciar a una marca que ha sido creada a golpe de años encima de un escenario.

La otra cosa es el tema del cantante: Y también me pringo. Más aún si cabe.

Yo no creo que el ser cantante, necesariamente, tenga que coincidir con ser el Alma Mater ni con ser el líder de un grupo. El Frontman que se llama. No necesariamente va de serie.

Rockberto, era sin duda el cantante y el componente más carismático de Tabletom. Eso no se puede negar.

No seré yo quien lo haga; pues innegable es, que con su sola presencia llenaba el escenario. Irrefutable es también, que nos metía a todos en el bolsillo con su peculiar -e inolvidable- forma de cantar y de moverse por el escenario. Con esa manera de dirigirse a un público que, al oírlo, pensábamos que se nos dirigía de forma particular a cada uno de nosotros … Eso era algo impagable. Único.

Pero, no por eso, deberíamos considerar líder a una persona en detrimento de los grandes músicos y compositores que conforman la banda malagueña. En especial de los Hermanos Ramírez.

Nos tendremos que joder, porque Rockberto ya se ha ido; pero vamos a comprobar eso de que Tabletom sin él tendrá continuidad. De hecho, ya la está teniendo. De lo que sí estoy completamente seguro es que, sin los Ramírez, Tabletom no sería igual.

Ya lo dije en su día: tenemos los mismos compositores, los mismos músicos, el mismo letrista, y ahora -Y me pringo por tercera vez- creo que es muy necesario y conveniente, para nosotros que somos su público, entregar nuestro voto de confianza como cantante a alguien con las capacidades vocales, de disciplina y de método que le va a añadir Tony Moreno al nuevo Tabletom.

Porque – estoy seguro- de que esa dosis de disciplina – a esta altura de la vida- a los Tabletones, les va a venir muy bien, Pero que muy bien. Para su tranquilidad. Para su sosiego. Para su labor creativa

Así que yo iré el 14 de Marzo que viene al Teatro Cervantes a ver un hecho histórico en la crónica musical malagueña. A aplaudir al grupo, y a su nuevo cantante; Yo estoy seguro que el Barbas estará sentado en las nubes, disfrutando mientras se come un plato de maimones y viendo como lo hace el chavea de Graná.

También, y como no podía ser de otra manera, he querido pasar a la posteridad con el grupo por tan solo 20 Euros.

Fíjate que baratito! Porque por 20 Euros -lo podéis ver en la pagina Tabletom Official de Facebook- me he comprado/ nos hemos comprado el disco por adelantado. Y figuraré en los créditos de este trabajo como “Mecenas”. Así de fácil. Así de perita.

Yo de vosotros, lo haría ya forasteros! Os vais a quedar fuera de la historia por 20 míseros Euros. O por más…que de todo hay?

Nos vemos allí. El Catorce de Marzo! Va a ser grabado. Teatro Cervantes. Una oportunidad única!

A %d blogueros les gusta esto: