GONZALO MARTÍNEZ. FOTOGRAFIANDO A TABLETOM

GONZALO MARTÍNEZ.

FOTOGRAFIANDO A TABLETOM

Es muy recurrente en mí, el decir que la gente se compromete constantemente con mi blog; y el indicar que son ellos, los que configuran -con su obra- los contenidos del Blog de Father Gorgonzola. Pero es que es verdad! Pido… y se me da. Con una generosidad a prueba de esas insolentes y descaradas peticiones que hago. Con todo el morro de mundo.

Bien es verdad que -en mi favor digo- que no es un ansia acaparadora que tengo, pues todo de lo que se me dispensa, y dispongo, es ofrecido en ese espacio virtual y libre de impuestos, tasa y cargas que es este planeta Gorgonzoliano..

Acudí –como no podía ser de otra manera- al concierto dado por Tabletom en el Teatro Cervantes de esta capital. Antes, durante y después, disfruté de -entre otros- de la siempre enriquecedora compañía del fotógrafo Gonzalo Martínez. Como es habitual, le sugerí de esa forma que yo solo se hacer, el que me proporcionase una serie de las fotografía de ese acontecimiento.

Lo que más me sorprende de esas ocasiones en las que pido cosas para insertar en este blog, es que la gente siempre me comunica el placer que les supone que su obra figure en este. Cuando lo verdaderamente real es que el disponer de alguna de sus obras en este sitio, y para este probo Webmaster, es un verdadero honor y un orgullo. SIEMPRE!

Gonzalo Martínez es un enorme fotógrafo. Enorme. Podéis -si queréis- ver una presentación con su obra aquí:

https://fathergorgonzola.com/2011/12/03/gonzalo-martinez-photography/

Así que este amigo, va y me proporciona una serie de fotografías que conformarán la parte visual de este trabajo. Pero no queda eso ahí. También Carlos L. Linares, me proporciona a través de Carlos Germade (Hermanas Sister) la música apropiada y original del concierto. Para terminar de la mejor manera, otro amigo, José Moreno Ceano, contribuye con una foto que nos tiró a Gonzalo, al propio Father y al Saxo- flauta de Tabletom: Agustín Carrillo, en los camerinos del citado Teatro Cervantes una vez finiquitado en concierto. He citado por orden de izquierda a derecha.

Estas son las fotos de Gonzalo Martínez. Esta es la música de Tabletom en su nueva etapa con Tony Moreno. Esto es un trabajo realizado en la mas fantástica colaboración de amigos. Disfrutad!!! Una gozada!

Si queréis bajaros la presentación, podéis hacerlo desde aquí:

https://skydrive.live.com/redir.aspx?cid=9b5ad4b7dbd9e872&resid=9B5AD4B7DBD9E872!2423&parid=root

Un lujo de trabajo.

TABLETOM 2.0

TABLETOM 2.0

Estaba completamente seguro del feliz resultado de la noche. Tan seguro estaba, que cuando terminó el concierto, me dirigí al nuevo cantante Tony Moreno y le dije: “No cambiaría ni una coma de lo que escribí acerca de cómo me gustaría que fuese el renovado Tabletom” … De lo que yo intuía después de haber visto la actuación aquella del Homenaje en la Sala Paris…

Pero empecemos por el principio: Cogí fuerzas para el concierto, un par de horas antes en Casa Cumpián; casa que está situada justo detrás del Teatro Cervantes que era donde se iba a celebrar el concierto presentación del nuevo cantante de Tabletom.

A eso de las  20.00 horas, ya en el Teatro, me dieron mi acreditación para poder visitar los camerinos, moverme un poco por el backstage y por fin instalarme comodísimamente en una isla que quedaba libre en la parte de atrás del Patio de Butacas.

Foto de los mecenas con el grupo. Foto está que se incluirá, junto con los nombre de los que posaban, en el libreto del nuevo trabajo – ese que está al caer- de la banda.

Después alguna fotillo en los camerinos, incluso una en la que Father Gorgonzola aparece subrepticiamente entre un simpatiquísimo Tony Zenet y un querido y admirado Pepillo calentando morros.

Paso por el pasillo de palcos desde el backstage a la zona de entrada del patio de butacas (Adoro esa inmunidad que te reporta la acreditación) y compruebo la asistencia.

Hago aclaración y cuentas: Teniendo en cuanta tres cosas; Una: que el aforo del Teatro Cervantes (según la página de reservas de Internet) es de 1.158 localidades. Dos: que en Casa Cumpián nos entretuvimos en contar los asientos vendidos –que eran 649- y Tres: que en estas cifras no están incluidas la posibles y seguras ventas por taquilla; puedo pues afirmar con rotundidad que fuimos más de 700 personas las que acudimos a presenciar este fantástico concierto. Bastantes más.

Y digo fantástico concierto, por fue entrañable por diferentes motivos. Por el recuerdo del que ya no está con nosotros. Por la realidad que representa la presencia del que ahora lo sustituye, y  por la siempre calidad y calidez que demuestran –con una indiscutible solvencia- el grupo Tabletom al completo. Todos y cada uno de ellos. Un continuo magisterio de cómo se debe de hacer música encima de un escenario.

Muchas cosa me gustaron de ese concierto: Los nervios templados, a base del desgranar temas, de Tony Moreno. Un tipo con indiscutibles tablas y que supo meterse al publico en el bolsillo. Que jaleó a los asistentes e hizo que hubiese esa imprescindible comunión entre los de arriba y los de abajo. Démosle unas cuantas actuaciones más. Démosle unos nuevos temas – que es lo mas perentorio ahora para acallar bocas- démosle el beneficio de la acogida con ánimo y confianza; y dentro de menos de lo que parece, Tony Moreno nos hará pasar momentos imborrables como los que hemos disfrutado anteriormente con la banda.

El dúo de escalas entre Perico y Pepillo en  El Tigre fue absolutamente impresionante. Y la interpretación de este ultimo, Pepillo, cantando la estrofa primera de Guadalmedina me sorprendió y emocionó. gratísimamente. Reggae la Macetas….La Parte Chunga…Mi querido  tango….No tengo ná…Málaga. Siempre terminando con Málaga. Esa Málaga bonita que le es tan devota y fiel al grupo.

Tengo que reconocer que los temas de Juan Miguel González musicados por la banda me encantan; y me gustan tanto como los que ya forman parte del legendario repertorio de los Tabletones. Estupenda la versión de Toni Zenet de “Algo así como un tango” con un final internándose centrando y marcando, repetidamente, hasta que Perico lo paró a golpe de guitarrazo. El público aplaudiendo a rabiar; muy bien el Zenet.

Rockberto siempre estará en nuestro recuerdo con el mas enorme cariño y reconocimiento, como no podía ser de otra manera. Pero si la falta de este, aparejase la desaparición de la  marca Tabletom y de la banda, la defunción de un  grupo tan emblemático como querido en Málaga, sería una pérdida irreparable. Una verdadera pena.

Anoche, se demostró con creces que Tabletom sigue teniendo mucha contundencia. Gas; mucho gas. Y sigue disponiendo de la entrega y del cariño de su público. Tenemos Tabletom para rato, y eso, me hace muy feliz.

Su potente y profesional directo, se enriquece ahora con una revitalizada puesta en escena con el nuevo cantante. Tony Moreno, estoy convencido visto lo visto en el Teatro Cervantes,  aportará un nuevo empuje, también fortaleza y potencia. Una energía renovada que se demostrará -mas que nunca- con la creación, repito, de nuevos temas. Temas que serán enriquecidos, sin duda alguna, con su impronta y su talento en lo alto de un escenario.

Podría dedicar mas tiempo a enaltecer a los dos más amigos míos del grupo: Los Hermanos Ramírez. Pero, en justicia, debo de decir que los demás músicos, son también soberbios. Todos grandísimos músicos. Manuel, el batería, de una enorme cercanía y simpatía además.

La fotos que adornan este articulo, exceptuando la realizada en blanco y negro, me han sido donadas por mi querido amigo Gonzalo Martínez. Este, con su habitual generosidad, me ha prometido una entrega mas numerosa para que -en cuanto la tenga en mi poder-  elaborar una presentación, con música apropiada, para que se vea lo que  fue ese concierto en el Teatro Cervantes.

Un concierto único por lo que representaba. Porque sin ser el lugar perfecto, si que tuvo a su favor, el ser el punto de salida  para el nuevo andar de la Banda Tabletom.

Como colofón, quiero poner la letra que en su día escribió Juan Miguel González – y dedicada a Rockberto, que conformará uno de los nuevos temas del grupo en su nuevo álbum. Perico ya lo ha musicado.

Ese nuevo tema, que todos anhelamos escuchar lo mas pronto posible, junto a los otros que están por venir. Que así sea.

Que viva Tabletom! Por muchos años.

ALMUECÍN DE LAS NUBES

Tu machaco decente y tu sombra harapienta

tu voz estrangulada, que ladraba y mordía,

soledad que a la sola libertad daba cuenta,

cigarra de la noche, que calcinaba el día.

Compadre de los gatos, pariente de las cabras,

libertador del blues a lo Pepe Marchena,

si al mundo te cerraste, tu leyenda no abras

a quienes no entendieron tu impaciencia y tu pena.

Pocos saben por qué en tus manos ardía

la bala de Van Gogh y el pájaro de absenta.

Sentado en el abismo llorabas tu alegría,

almuecín de las nubes que amenazan tormenta.

Muerto estás. Distraído. Libre ya del verano,

de los cumplidos lutos y las tediosas loas.

Apenas te traté, pero te quise, hermano,

consuegro de los grillos y el blanco con anchoas.

 

PLAZA DE TABLETOM

PLAZA DE TABLETOM

(Sirva este articulo de reivindicación y exigencia)

Me quejé un día que acudí a casa del guitarra de Tabletom y de su Santa: Perico y Gloria, acerca de lo inoportuno que había sido el Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga por la inadecuada ubicación de la Calle Tabletom en el Real de la Feria de nuestra ciudad en Teatinos.

No pretendo denostar  en absoluto ni el susodicho Real ni a los que prestan sus nombres a dichas calles. Por supuesto que no, quede claro. Tampoco puedo negar que el grupo Tabletom, ha sido un asiduo y prestigioso referente de las actuaciones en la Caseta de la Juventud, año tras año y de ahí la ubicación de la calle.

No! No iban por ahí mis críticas.

Mi efusiva contrariedad, iba encaminada a que Tabletom debería figurar como huésped con plaza fija, como inquilino de honor, en el callejero del centro de la ciudad. En una calle que fuese paseada y transitada durante todo el año. No tan sólo una semana que es lo que dura la feria.

Del modo que es ahora, la Calle Tabletom es un erial -al igual que las restantes- durante 53 semanas al año.

La dificultad radicaba  -me decían Gloria y Perico, ante mi sugerencia del cambio de ubicación- en que sería, muy complicado para el Ayuntamiento y para los vecinos, el cambiar la dirección en el centro de la ciudad. Por las molestias que le ocasionarían, sobretodo, a estos últimos.

Pero Gloria sabía la ubicación apropiada. Precisa y adecuada por diferentes motivos.

Dicha Ubicación era esta: La Plaza de San Pedro de Alcántara (Nadie la conoce por ese nombre, todo el mundo conoce esa zona con un apelativo un tanto escatológico). Esa plazuela, que está situada al final de calle Carreterias, y junto a la plaza del Teatro; esa misma donde se ubicaba el entrañable y ya cerrado Bar Alaska que tanto frecuentaban ellos mismos. Que tanto frecuentábamos nosotros.

Al tener muy pocos vecinos, los problemas, las molestias para los que viven allí, serían irrelevantes.

Pocos días después, nos encaminábamos Juan Miguel González (Poeta y letrista de Tabletom) hacia Torremolinos para participar en una mesa coloquio sobre Rockberto; cantante que fue de la banda. Le comenté la conversación que había mantenido con Perico y Gloria sobre este tema, y se ofreció –con esa generosidad que siempre me dispensa- a escribir unas letras reivindicativas sobre el cambio de nombre de la actual plaza.

El hombre al que le atormentan los álamos sin aire, cumplió -como es habitual en él- su palabra; y estas son. Las que ahora vienen.

Letras del hombre al que castigan a reclusión los largos terrales. Ese mismo que habla con Montaigne en la parada del 15: Juan Miguel González del Pino. Magistrales letras como siempre. Magistrales como es usual en él. Malacostumbrado me tiene.

PLAZA DE TABLETOM

 

(ANTIGUA PLAZA DEL ALASKA)

Los jóvenes artistas inclasificables de los 70, sentíamos aversión, como una alergia incurable, al hormigón, la formica y el acero inoxidable, que se nos impuso como prestigiosos símbolos de modernidad, desarrollo y progreso, con tan febril y agresiva avidez transformadora, que en pocos años nada quedó en pie de aquella Málaga decimonónica y cosmopolita, singularmente sencilla y popular, portuaria y burguesa. Y no se paró hasta convertirla en un pastiche bastardo de la codicia especuladora, en un lamentable engendro de ciudad desnaturalizada y sin alma, en nombre de esa arrogancia supersticiosa y mostrenca que llamaron así: modernidad.

Y era por eso, que aquellos jóvenes frecuentáramos los últimos reductos de las pocas tabernas que escaparon a la piqueta; porque en ellas aún alentaba el espíritu de lo verdadero, el vestigio honrado y menestral de nuestros orígenes, la alegría vital y celebrante de nuestro ser andaluz.

Recuerdo los botines y el atuendo de dandy, y los libros de poesía y de pensamiento con que asistíamos, cada atardecer, al encuentro de nuestros amigos, en aquellas salvadoras tabernas. En ellas recitábamos y cantábamos. En ellas nos enamoramos. En ellas nos perdimos y encontramos, con lluvia o con terral, con esposa y con nietos, con dolor y lealtad, con la noble esperanza de no olvidarnos nunca y perdonarnos siempre. Durante más de tres décadas muchos jóvenes y veteranos celebramos lo mejor de nuestras vidas en aquella Plaza del Alaska. Abrían, a media mañana, las mesas de tijera, y disponían las sillas taurinas bajo las frescas sombras bisabuelas de los árboles grandes, y bien arremangado y ceñido en su blanco mandil, el marisquero repetía el ritual oferente diario: los “gúsanos”, el blanco y el pintao, las cañaíllas y la Victoria de tres cuarto, el mostrador de adobo y camarones, la caracola grande que mi novia pedía, y todo, acompasado por la música alegre del trajín de los vasos, y por la luna grande que nos acompañaba de taberna en taberna.

Justicia poética sería que este ahora percudido y nostálgico rincón recobrara su antigua dignidad, y se le llamara Plaza de Tabletom, porque esta banda “permanece y dura” como el Guadalmedina, como el Monte Coronao, como nuestra Málaga viva e intemporal cantada homéricamente en las viejas tabernas.

LA OPORTUNIDAD PERDIDA

LA OPORTUNIDAD PERDIDA.

 

Nuestra fe en el proyecto ya tiene recompensa. Así que feliz me siento de poder pasar a la historia acompañando a Tabletom en el primer trabajo de su nueva etapa.

Esto es lo que, por fidelidad, hemos ganado los creyentes en el proyecto. También lo que habéis perdido los remolones. Los que siempre dejan las cosas para el final.

Ha sido, vuestra oportunidad perdida.

¡Gracias!  

¡Gracias de verdad!

Esto es:

Publicado 27 de Febrero de 2012
Hola a todos, antes de nada daros las gracias por vuestro apoyo desinteresado.
Como habréis visto esto del Verkami ha sido un auténtico fracaso, no hemos sabido hacerlo bien, ja,ja,ja. Pero esto es normal con TABLETOM, siempre hemos sido un desastre en esto de la “promoción y comercialización” y a estas alturas no íbamos a cambiar. De todas formas estamos muy ilusionados con este concierto y creemos y queremos que sea histórico. Así que le echamos güevos y lo vamos a grabar en plan bien; con 6 cámaras, puede que con 8, el sonido lo graba Fali, de Control Remoto y lo va a editar Carlos Germade, de Hermanas Sister, un figura, un gran fichaje que hemos hecho, es que tiramos la casa por la ventana!!!!!!
Por supuesto que vuestro apoyo no va a caer en saco roto, porque nosotros, otra cosa puede que no, pero palabra sí que tenemos, así que no solamente vais a aparecer como mecenas del proyecto y vais a tener vuestro estuchito numerado y dedicado personalmente y vais a aparecer en los créditos del DVD, si no que queremos que os paséis un par de horas antes del concierto por el teatro para que nos hagamos una foto juntos, con el grupo y que irá en el librillo del estuche.
Venga, que tenéis que disfrutar, que ya os decimos que el concierto va a ser histórico!!!!! Y luego nos tomamos unas cañas 🙂
Un abrazo para todos.

¡¡¡Con dos cojonesss!!!  (Eso lo digo yo!)

HAY QUE PRINGARSE CON TABLETOM!!

HAY QUE PRINGARSE CON

TABLETOM!!

Si! Hay que pringarse! Si!

Porque me estoy dando cuenta de que en esta ciudad -en los círculos musicales de aficionados- existen dos grupos bien diferenciados en cuanto a la nueva composición -que está por venir- del más popular y querido grupo de Málaga. Hablo de Tabletom, por si no lo había dicho.

Esta variación, este cambio, como es natural, afectará a su estructura; pero no a su trayectoria. Ni a su filosofía como grupo.

Estos dos grupos de opinantes, observan criterios disparejos; se diferencian principalmente en un par de cuestiones: El tema del nombre y el tema del nuevo cantante.

Y esto es: Los hay que están absolutamente a favor de la continuidad del grupo y del nombre… y los hay -los menos- que piensan que debiera de cambiarse este por mor de la ausencia indeseada del Coronado de boquerones fritos.

La grandes preguntas… ¿No debería el grupo -ahora sin Rockberto- llamarse de otra manera? Y otra más…¿Es oportuno ser sustituido un personaje de la talla y el carisma de Rockberto González -como Alma Mater, líder y cantante- por otro que -aunque con dilatada experiencia- apenas conocemos, en el grupo llamado Tabletom?

Que sigan!! Vale!! (dicen estos últimos), pero con otra denominación!

Pues lo que es yo, me voy a pringar en eso del cambio de nombre. Y mucho; porque a lo mejor, a los ultraortodoxos Rockbertianos no les parecerá la mejor de las opiniones.

Porque como pasa que -gracias a gente como el mismo Rockberto, datecuén!- podemos expresar, casi, lo que nos viene en gana, lo voy a decir:

Que no!; absolutamente no! No al cambio de nombre.

Que si! deben de seguir con el nombre de Tabletom; mas que nada porque el 66,66 % de sus fundadores así lo han decidido. Y así es como debe de ser; porque además, tienen todo el derecho y la potestad de continuar con ese nombre.

Por otro lado, a mi me parecería un desperdicio enorme renunciar a una marca que ha sido creada a golpe de años encima de un escenario.

La otra cosa es el tema del cantante: Y también me pringo. Más aún si cabe.

Yo no creo que el ser cantante, necesariamente, tenga que coincidir con ser el Alma Mater ni con ser el líder de un grupo. El Frontman que se llama. No necesariamente va de serie.

Rockberto, era sin duda el cantante y el componente más carismático de Tabletom. Eso no se puede negar.

No seré yo quien lo haga; pues innegable es, que con su sola presencia llenaba el escenario. Irrefutable es también, que nos metía a todos en el bolsillo con su peculiar -e inolvidable- forma de cantar y de moverse por el escenario. Con esa manera de dirigirse a un público que, al oírlo, pensábamos que se nos dirigía de forma particular a cada uno de nosotros … Eso era algo impagable. Único.

Pero, no por eso, deberíamos considerar líder a una persona en detrimento de los grandes músicos y compositores que conforman la banda malagueña. En especial de los Hermanos Ramírez.

Nos tendremos que joder, porque Rockberto ya se ha ido; pero vamos a comprobar eso de que Tabletom sin él tendrá continuidad. De hecho, ya la está teniendo. De lo que sí estoy completamente seguro es que, sin los Ramírez, Tabletom no sería igual.

Ya lo dije en su día: tenemos los mismos compositores, los mismos músicos, el mismo letrista, y ahora -Y me pringo por tercera vez- creo que es muy necesario y conveniente, para nosotros que somos su público, entregar nuestro voto de confianza como cantante a alguien con las capacidades vocales, de disciplina y de método que le va a añadir Tony Moreno al nuevo Tabletom.

Porque – estoy seguro- de que esa dosis de disciplina – a esta altura de la vida- a los Tabletones, les va a venir muy bien, Pero que muy bien. Para su tranquilidad. Para su sosiego. Para su labor creativa

Así que yo iré el 14 de Marzo que viene al Teatro Cervantes a ver un hecho histórico en la crónica musical malagueña. A aplaudir al grupo, y a su nuevo cantante; Yo estoy seguro que el Barbas estará sentado en las nubes, disfrutando mientras se come un plato de maimones y viendo como lo hace el chavea de Graná.

También, y como no podía ser de otra manera, he querido pasar a la posteridad con el grupo por tan solo 20 Euros.

Fíjate que baratito! Porque por 20 Euros -lo podéis ver en la pagina Tabletom Official de Facebook- me he comprado/ nos hemos comprado el disco por adelantado. Y figuraré en los créditos de este trabajo como “Mecenas”. Así de fácil. Así de perita.

Yo de vosotros, lo haría ya forasteros! Os vais a quedar fuera de la historia por 20 míseros Euros. O por más…que de todo hay?

Nos vemos allí. El Catorce de Marzo! Va a ser grabado. Teatro Cervantes. Una oportunidad única!

A %d blogueros les gusta esto: