LUIS CENTENO. POEMARIO IV

 

TITALÍN

 

No, no creáis que es la marca de un limpiador de plata. Aunque pensándolo bien, si que pudiera haberlo sido. Y, pensándolo aún mejor, eso es lo ella fue. Una bruñidora familiar incansable. Cercana y afectuosa.

Vigilante tenaz. Perfecta subalterna de la principal. Siempre dispuesta, aunque un tanto irritable. Un trozo de bizcocho empapado en pena y dolor asumido. En interminable constancia.

 Incongruente con los sentimientos lógicos del rencor y la animadversión. Hacia aquellos que le quitaron  la única oportunidad que le brindó la vida de prolongar la de ella misma. De una fidelidad absurda e irracional hacia los que la privaron de esa suerte exclusiva que tanto envidió al contemplarla -en su propia casa- diariamente.

Nunca entendí a Titalín ¿O si?

Presencia perenne hasta el final. Hasta que su razón hizo mutis por el foro silenciosa y calladamente. Ya nunca volvería a vigilarme por la rendija de la puerta entreabierta. O entrecerrada.

Titalín. No, no creáis que es la marca de un limpiador de plata. Aunque pensándolo bien, si que pudiera haberlo sido.

# 01

POEMA PARA UNA MUJER QUE QUIERE

 Triste,

Tal vez con gesto acabado

Pero con fuerza en su cuerpo.

Enferma de franquismo y de una historia

De una España que nació mientras dormía

Quizás un poco standard de su mundo

Un poco música vibrando entre su espacio

Residuos de una época enterrada

Convencional, tradicional, conformista.

Una mujer que quiere, enamorada

De unos sueños que rompieron su esperanza

Bostezando en una tierra “pervertida”

Llorando en un mar de fuerza expirada

Latiendo en un corazón que habita en nuestros cuerpos

Derrochadora de amor de sus casi hijos

Nostalgia de una tierra en que vivió

De una tierra que supo abrirse

Para dar a luz a un cuerpo ilusionado

Típica mujer estrechamente atada

A un”fascismo” que “libró” a su país.

Sentada siempre en un rincón

De espaldas a la luz, al mundo

Por no ver el excremento de una tierra;

Sensible mujer que llora por cualquiera

Que ama lo bueno que perfuma al mundo

Mujer que llora con la muerte

Mujer que odia el llamado terrorismo

Mujer que cree pasar entre silencios

Pero que sabe gritar y hacerse eco,

Que vive en el corazón de nuestros cuerpos

Y en fin

Es este, un poema para una mujer que quiere.

 # 02

 

Siento vacía mi almohada

Faltan partes de mis sueños

Siento que no queda nada

Siento tristeza en la cama

Siento que soy más pequeño

Siento que tu olor no es mío

Ya no siento tu calor

Y mi cuarto está vacío

Siento cada vez mas frío

En el que fue tu rincón

Está la mesa más vieja

Ya no me quedan poemas

Solo me quedan las quejas

Y cuando la noche empieza

Todo mi cuerpo se quema

Ya ves que no tengo luz

Desde que no estas aquí

Desde que te fuiste tú

Ni el mismo cielo es azul

Dime que te queda a ti

  # 03

 

 

Tienes que saber,

Que una sonrisa tuya puede hacer

Cambiar lo noche por madrugada

Hacer mas corta una hora larga

Hacer presente aquel lugar

Tienes que saber,

Que una sonrisa tuya puede hacer

Que nuestras flores que están marchitas

Dormidas en palabras escritas

Vuelvan de nuevo a nacer

Tú haces la noche mas clara

Tú haces la nieve más blanca

Tu haces que el río que se estanca

Vuelva a correr y no pare.

Tu haces que en todas mis noches

Vuelva a verte en mi almohada

Tú haces la espiga del viento

Tu haces el todo del nada

Por eso

Tienes que saber,

Que una sonrisa tuya puede hacer

Que en mis noches ya no llore.

 # 04

 

… Y sigue eternamente el silencio

Aunque preguntes mil veces,

Aquí y allá

Ya te han dicho lo que eres

Y a quien tienes que creer

Y a quien no

Ya te han dicho quien es bueno y quien es malo

… Mucho antes de nacer.

Yo viviré cinco minutos mas que tu.

 # 05

  

Tú sabes amor?

Tú sabes que te quiero cuando nadie te quiere?

Cuando estás a punto de estallar,

Cuando tus lagrimas son mas osadas que tu orgullo

Cuando sientes tu alma agobiada

Cuando no hay salida,

Cuando es el final de algo que tu crees que no ha tenido principio

Cuando lloras para ti,

Ahogando sollozos que desearías gritar y gritar.

Cuando has llegado a entender el ciclo de la vida

Eres hija, eres mujer, eres esposa, eres madre.

Parece mentira, verdad?

Hasta ahora, era hasta fácil vivir.

Las responsabilidades no eran tuyas

Eran de tus viejos

Y era como si la miseria  no existiera,

Como si todo fuera normal.

Unos eran ricos y otros eran pobres

Parece mentira verdad?

Ahora ya todo es nuestro,

Lo bueno y lo malo

Y nos dá coraje, no queremos

Queremos seguir inconscientes

Echando la culpa a otros.

Ahora, la culpa es nuestra,

Hemos cogido el testigo,

Ya nos lo decían: Es cuestión de años,

De tiempo, de un instante.

Tú sabes amor?

Te quiero cuando nadie te quiere.

Porque yo soy el único que te quiere

Y es que como te quiero yo,

No puede quererte nadie

Porque nadie ha tenido ese instante como yo

Tú sabes amor?

Te quiero porque eres madre

Y me das la oportunidad de ser padre.

Gracias.

Te quiero.

 # 06

  

Ya no sé a lo que  escribir

Parece,

Que se me han ido los pensamientos

Y no quieren volver,

Que han escapado de la locura de mi mente

Por miedo,

A sufrir indescriptibles torturas,

De mi verdugo, la cabeza.

Anuncios

Una respuesta

  1. buscando mi apellido en españa te encontré y ha sido grato leer tus poemas, recibe mis felicitaciones.¿serías tan amable de enviarme de dónde eres y cómo es el lugar donde vives? amo a españa. yo vivo en san lorenzo, cerca de rosario en santa fe,argentina. un abrazo luis y adelante

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: