LAS ZAPATILLAS Y LOS TORTAZOS.

Bofetada-749802

LAS ZAPATILLAS Y LOS TORTAZOS

“Zapatillazos de madre y tortazos de profesor,

no hieren, y a veces para el futuro, necesarios son”

Que a nadie, ni por sólo un segundo, se le pase por la cabeza que hago aquí apología de la violencia o de la agresión; a nadie, insisto, que  realizo defensa alguna del castigo corporal o de cualquier otra mala práctica educacional. Nada más lejos de esa intención. Pero  aquí, -y sean Uds. indulgentes en sus apreciaciones hacia mí- reivindico y justifico aquella azotaina rectificativa y correctora, e incluso, y así lo hago, del tortazo despeinante -no exento de inquina y puñetería- del profesor de turno aún más hastiado y aburrido que el propio alumno receptor del sopapo.

Y los zapatillazos de madre? Qué hay que decir de los perversos y dudosamente merecidos zapatillazos de madre?

 leonardo_alenza_azotaina

Recuerdo con inmenso cariño -fíjense Uds. que contrasentido y disparate-  esos diestros y certeros zapatillazos que mi madre -ante la vista gorda de mi padre- nos propinaba a mis hermanos y a mí, cuando a su juicio, éramos merecedores de ellos. Recuerdo un culo ruborizado y absolutamente encendido, no precisamente de vergüenza y pundonor. Más bien de hormigueo e insoportable escozor.

Decía yo, que mi padre delegaba siempre huidizamente, el castigo físico en las más “suaves y sutiles” manos femeninas de la administradora familiar; confiando, ilusamente éste, en una muy improbable benevolencia en la fuerza dispensada por la dadora y por la duración de la penitencia. Craso error. Disponía ésta, la señora madre, de suficientes aptitudes de eficiencia y energía  cómo para infligir la mortificación de manera muy competente y profesional. Capacidades estas adquiridas, todo sea dicho de paso, por la práctica, la experiencia  y la asiduidad.

 índiceA modo de inciso digo…

Qué parecerá que cuando hablo de tiempos pasados, lo hago con cierta añoranza y melancolía. Como comparándolos, a peor, con los actuales. Nada más lejos de la realidad o de mi pensamiento; sólo pongo cosas en su debido sitio. No sólo no añoro -sí que es verdad que los recuerdo con mucho cariño- los tiempos anteriores, sino que me congratulo de vivir estos actuales que me sobrevienen y acontecen. Adoro las nuevas tecnologías -este blog es el mejor ejemplo de ello- y me gustan, al contrario que a muchos, esas combinaciones bastardas y contrapuestas en el estilo de edificaciones modernas junto a edificios históricos (siempre que se respete y conserve el antiguo) por poner otro ejemplo. Lo actual conviviendo en amable armonía con lo pasado.

 Sigo…

Este post, tiene la finalidad de -salvo casos lastimosos- reivindicar, en tono sarcástico, la azotaina escarmentadora y el guantazo comedido. Aunque, recuerden por favor el primer párrafo de este escrito. Por favor, insisto muy mucho, les digo, porque hoy pasan cosas terribles e inaceptables.

 spanking-cupid

He sido un feliz niño, -y como consecuencia,  y dentro de lo razonable que me procuran estos tiempos miserables- un feliz adulto a pesar de mi holgado equipaje en zapatillazos y en tortazos. Mis nalgas recuerdan -con una mezcla de melancolía y tristeza- aquellas tandas de zapatillazos que mi madre me propinaba cuando -en mi niñez- sacaba los pies del plato o del tiesto; que eran ambos la parcela acotada y recomendable de las buenas costumbres.

Aquellas andanadas con las que mi madre intentaba inculcarme -por medio de aquel ancestral sistema didáctico tan usual en aquellos tiempos- las más elementales normas de urbanidad y de civismo. Sistema tan efectivo en la fijación del concepto y la pauta educativa, cómo en el aprendizaje del correcto comportamiento. Plás, plás, plás… Se acabó lo que se daba, Alvaristo; que ya vas listo. Y se iba tan pancha.

Tampoco puedo dejar en el lado oscuro del olvido a un dilecto profesor de los Maristas apodado “Pichi” que me propinó, con admirable profesionalidad, tales tundas que aún, si lo pienso con detenimiento, me pican las somantas que me propinó el muy taimado y ladino.

 484578185_b5924e9770

Viene esto a que esos -hoy aborrecibles y reprobables- castigos corporales, ya sabéis: la azotaina y el tortazo, de ningún modo y manera, han afectado mi vida de forma perenne, dolorosa o lacerante. Para nada me han causado trauma infantil alguno por superar. Guardo el recuerdo amoroso de mi madre sin merma alguna, a pesar de la afición a la zapatilla, y guardo también un cariñoso recuerdo del asotanado Hermano Eugenio  -el apodado Pichi– a pesar de la leña y los meneos que me dispensó tan asidua cómo eficazmente; con una dedicación y entrega digna de encomio. La pertinaz y sutil ojeriza que se llama.

Así que no seamos mentecatos con el tontopolleo y el buen rollito imperante y dejemos aparte esa invención tan manida y mal entendida de lo políticamente correcto. Porque muchas veces, esa invención demoniza o enaltece sin ninguna coherencia ni medida. Yo, personalmente, los tortazos del “Pichi” y los zapatillazos de mi madre, los considero sin ninguna duda, métodos pedagógicos absolutamente asumibles -cómo mucho “heridas de guerra”; efectos colaterales de mi educación y formación y que, me repito, ningún daño me hicieron. Si acaso, lo inevitable de la picazón y el orgullo herido. Aunque, esto último, pensándolo bien, si que me dolía. Bastante.

 3685296_f260

Mi querido amigo el poeta Miguel Ángel “Pelúo” Cumpián, me remite una breve y divertida reflexión que algo tiene que ver con todo esto y que ha dado pie a lo anteriormente escrito.

 Esta es:

 “Los amados y astutos malandrines.

Añorados bellacos.

La niñez y la invención de la memoria

La vejez y su puta madre.”

 

 

EL TIEMPO, ESA ENORME INJUSTICIA.

detalle

 Entonces, y a la sazón, tras propinarle un palizón a mi hermano Paquito “El Castañuelas” y después -aprovechando la ausencia de mis padres- de darle con la fregona a mi hermana Amy en sus incipientes tetillas, me cogieron estos “In fraganti”, y  tras recibir una tunda de zapatillazos -por malandrín y por bellaco- vino el consiguiente llanto. Me quedé placenteramente dormido y desperté otra mañana de Domingo.

 Después de aquel sueño reparador y profundo -a la edad de siete años- abrí los ojos para ver qué pasaba.

 Aunque, inconscientemente, soy consciente de que todo eso fue un sueño. Un sueño.

El tiempo, esa enorme injusticia.

 M.A. Cumpián. Septiembre 2013.

 

P.D. Continúa el Pelúo: Esto es solo una prueba con mi maquina Olivetti eléctrica ET Compact 60 con cartucho de tinta Pelikán que la tenía olvidada y después de muchas manipulaciones, la he devuelto a su electrificada vida.

 corporal_punishment_in_classroom

EN LAS ENTRAÑAS DE LA CUEVA

cave-picture

EN LAS ENTRAÑAS DE LA CUEVA

***

 542064_391025674325027_344502052_n

 La  Precueva. I

Siempre digo -cuando escribo sobre algún amigo- que lo conozco (para justificar más esa relación) desde alguna lejana época de mi vida. En determinados, en muchos casos, esa época se remonta a la intemerata de 40 años.

En esta ocasión, no puedo sino acojonarme un poco por las cifras que cito ahora. Porque esa cifra, demuestra y acredita, que ejerzo como ser vivo y coleante desde hace mas años de lo que permite ese  estúpido miedo -que por una irracional  coquetería- a muchos (el cumplir años)  les resulta una especie de martirio y una  terrible injusticia.  A mi, me encanta; no solo cumplirlos, sino además, publicitarlos. Presumir de curriculum de perdurabilidad.

Calculo que conozco al propietario de La Cueva, a Carlos López Linares, desde hace la friolera de  Circa cuarenta y cinco años. Cuando – en aquellos tiempos de la niñez mas primera- acudíamos al Colegio de los Hermanos Maristas donde se nos obligaba, contra nuestra voluntad, a cantar -con una vergüenza insoportablemente mal llevada- aquello de que un 13 de Mayo la tal Virgen María, bajó de los cielos a la Cova da Iría.

cerdena_8

Casi cincuenta años más tarde, Carlos López Linares, posee en propiedad cueva privada, aunque dudo mucho mucho, que por esa pase virgen alguna. Vamos… Que pa mí que no!

Pasados aquellos tiempos, uno ha ganado en peso y otro ha perdido el melenón. Tributos que se han de apoquinar por el derecho de respirar  más o menos entrecortadamente.

La Precueva. II

Acudir a la Cueva de  (Sebastián) Carlos López Linares, conlleva un ligero suplicio anexo. Si nunca has ido anteriormente, encontrar la casa es un puto dislate que pasa por recorrerse toda la Urbanización Cerrado de Calderón de Cabo a Rabo.

Situando la parte media de la citada  urbanización en el afamado colegio (el cabo) hasta llegar a la parte mas altísima de ésta (el Rabo), pasando eso si, por las calles Rodeo, Chopera, Matagallos, Cáceres, Federico Fellini y, al menos, siete calles más. Como tres veces cada una de ellas, para volver SIEMPRE, al punto de partida, es decir, al puto colegio. Al puto Cabo.

bermudas-crystal-caves-cuevas

Tres llamadas al menos se necesitan para recabar ayuda indispensable e información del amigo Linares para que te diga donde cojones se encuentra exactamente su casa. Uno lo disculpa generosamente, porque toda la culpa la tiene una dirección prohibida -justo al lado del Cabo- que te obliga a realizar el tortuoso recorrido, ya te digo, al menos tres veces. Con la circunstancia especial, de que pasas  -mientras estás perdido-  por la puerta de su casa, tantas veces como recorridos.

Una locura!!!

   DENTRO DE LA CUEVA

P1080458

La Cueva es un lugar de referencia en esta ciudad en lo que se refiere a la grabación y al posterior tratamiento y edición en video de conciertos musicales. Situada en los bajos de su casa, se accede a esta atravesando un jardín algo decadente, todo hay que decirlo, pues no creo que Dios Nuestro Señor, haya llamado al ínclito Linares por los caminos de la Arquitectura de Jardines y del Paisajismo. Cosa notablemente extraña si tenemos en cuenta que el amigo es arquitecto (de los de verdad) dedicado a la edicion de videos relacionados con su profesión. Dejemos atrás sus atribuladas plantas crasas; pero que vaya pensando en cambiar de jardinero. O en subirle el sueldo.

Cuando entras en La Cueva, eres consciente de que el lugar que ocupas allí, es el mismo que antes que tu, ha sido ocupado por lo más granado del mundo artístico de Málaga. De la pintura y el dibujo. De las letras, del teatro, pero sobretodo, sobretodo de la música.

429462_379984998762428_1837406724_n

La mesa de La Cueva es un maremágnum (ordenado quiero pensar) de discos duros, monitores en serie, torres de ordenadores… En una esquina de esa mesa, está dispuesto un cenicero de cristal, tan ahogado en ceniza, que, testigo mudo, incrementa  la apariencia de garito y refugio bohemio.

La Cueva, sigo describiéndola, dispone de estanterías repletas de libros de arquitectura y sobre todo de cintas con grabaciones. De los grupos más relevantes de Málaga. Todo un arsenal de joyas grabadas que añaden atractivo y magia al lugar. También, una exposición permanente de guitarras eléctricas y bajos, recuerdan el pasado como músico del amigo. Y una cama, por fin, que le acoge muchas noches, cuando a las tantaytantas, deja de dedicarle tiempo a la tarea.

602489_369781826449412_1487373782_n

Carlos López Linares es continuamente requerido por todos los músicos de esta ciudad para que le filme sus actuaciones. Su casa, es un continuo ir y venir de esta gente de buen malvivir, que allí acuden para observar el resultado y dar el visto bueno al trabajo realizado.

Mi visita, documentada  gráficamente como podéis ver, tenía que ver  con algún proyecto en común referente a un disco nuevo por salir, y también, con la entrega por parte de Carlos de un magnífico como inesperado regalo.

60810_379065958854332_732901897_n

LA COLECCIÓN DE PÚAS

(The Pick’s  Collection)

Me propuse, no hace mucho, realizar colección de púas de guitarra. No debía de ser una colección de púas adquiridas; de púas más o menos originales o bonitas. Debían estas de tener un denominador común: debían de ser regaladas por músicos que las hubiesen usado.

Así que no hace mucho, me empeñé en  hacerme con ellas a través de mis amigos guitarristas después de sus conciertos. Conseguí fácilmente por amistad, la de Perico Tabletom después de ese concierto Homenaje a Rockberto. La de Lito (Blues Band), o las de Richard Ray Farrell. De mis amigos de Sólo un Momento. Javier Martín y la particularizada de la Sociedad del Blues de Málaga. Selecto, pero pobre resultado; aunque, bueno es decirlo, llevaba muy poco tiempo con la faena recaudatoria.

65167_362483297181381_2143592276_n

Aunque este proyecto fetichista, tenía un fallo. Que pasaba con los teclistas? Y con los bajistas? con los cantantes y bateristas? Y los sopladores de viento? Me iba conformando tras conseguir algunas baquetas de los ilustres Ramón Baena y Nico Huguenin. O las cañas del saxo de Pepillo.

Entonces llegó Carlos. Me llamó, y sabiendo de mi -casi imposible- misión. Y aprovechando su asiduidad con los artistas musicales, me procuró un regalo fantástico.

Un regalo fantástico que no era sino un cuadro plagado de púas firmadas que acompañan a una lámina llena de dedicatorias por parte de los músicos firmantes. Y ahí, sí!!! Ahí estaban bajistas y bateristas, sopladores de toda clase, teclistas, cantantes….Un mar de amigos (algunos desconocidos en persona por mí) que gracias a la petición de Carlos, contribuyeron a que yo poseyera una muestra, una representación, de casi todos los grandes músicos de blues de esta ciudad.

P1080463

Y así -enmarcada, tal y como podéis ver- me hizo entrega de este regalo, con la promesa de seguir incrementándome dicha colección.

Por supuesto, ahora, disponen de espacio propio en mi muro de los afectos, las firmas, las palabras, los buenos deseos en esas dedicatorias de entre otros:

Lito, Jorge Blanco, Nico Huguenin, de la Lito Blues Band. Miguelo Batún, David Y Ángel Quintero del Trío del Saco. Viky Kin y Fran Pacheco de Mama Kin. Mis queridos Javier Martín Aguilar y Jesús Durán de La Spanish Band del Farrell y de sus propios Gangberries. Lobi Bluesman, el compañero Alex Meléndez de los Vicios Caros…Adolfo y Canío Tangerindream de Motel Caimán. Toni García. Mi maestro de la armónica Gus Herrera, de la Bud Spencer Band.

Mi querido amigo el bajista Alberto Soler. Dani Motero, Kiki Cañete de Organigrama, Manuel Ibáñez, Fer de Anomia Blues Band, y por fin, la más importante, una propia de Carlos López Linares.

P1080459

Me he sentido muy feliz por este regalo. Por lo que representa. Por esa enorme empatía y simpatía demostrada por tantísimos buenos músicos y gente relacionada con el mundo del blues, que desde ahora mismo, se albergan, no solo en mi otra cueva desde donde escribo esto, sino también en mi corazón.

Muchas gracias a todos! Me habéis hecho un pedazo de regalo!!

4992_393806697380258_13246907_n

…///…

A %d blogueros les gusta esto: