GONZALO MARTÍNEZ. FOTOGRAFIANDO A TABLETOM

GONZALO MARTÍNEZ.

FOTOGRAFIANDO A TABLETOM

Es muy recurrente en mí, el decir que la gente se compromete constantemente con mi blog; y el indicar que son ellos, los que configuran -con su obra- los contenidos del Blog de Father Gorgonzola. Pero es que es verdad! Pido… y se me da. Con una generosidad a prueba de esas insolentes y descaradas peticiones que hago. Con todo el morro de mundo.

Bien es verdad que -en mi favor digo- que no es un ansia acaparadora que tengo, pues todo de lo que se me dispensa, y dispongo, es ofrecido en ese espacio virtual y libre de impuestos, tasa y cargas que es este planeta Gorgonzoliano..

Acudí –como no podía ser de otra manera- al concierto dado por Tabletom en el Teatro Cervantes de esta capital. Antes, durante y después, disfruté de -entre otros- de la siempre enriquecedora compañía del fotógrafo Gonzalo Martínez. Como es habitual, le sugerí de esa forma que yo solo se hacer, el que me proporcionase una serie de las fotografía de ese acontecimiento.

Lo que más me sorprende de esas ocasiones en las que pido cosas para insertar en este blog, es que la gente siempre me comunica el placer que les supone que su obra figure en este. Cuando lo verdaderamente real es que el disponer de alguna de sus obras en este sitio, y para este probo Webmaster, es un verdadero honor y un orgullo. SIEMPRE!

Gonzalo Martínez es un enorme fotógrafo. Enorme. Podéis -si queréis- ver una presentación con su obra aquí:

https://fathergorgonzola.com/2011/12/03/gonzalo-martinez-photography/

Así que este amigo, va y me proporciona una serie de fotografías que conformarán la parte visual de este trabajo. Pero no queda eso ahí. También Carlos L. Linares, me proporciona a través de Carlos Germade (Hermanas Sister) la música apropiada y original del concierto. Para terminar de la mejor manera, otro amigo, José Moreno Ceano, contribuye con una foto que nos tiró a Gonzalo, al propio Father y al Saxo- flauta de Tabletom: Agustín Carrillo, en los camerinos del citado Teatro Cervantes una vez finiquitado en concierto. He citado por orden de izquierda a derecha.

Estas son las fotos de Gonzalo Martínez. Esta es la música de Tabletom en su nueva etapa con Tony Moreno. Esto es un trabajo realizado en la mas fantástica colaboración de amigos. Disfrutad!!! Una gozada!

Si queréis bajaros la presentación, podéis hacerlo desde aquí:

https://skydrive.live.com/redir.aspx?cid=9b5ad4b7dbd9e872&resid=9B5AD4B7DBD9E872!2423&parid=root

Un lujo de trabajo.

CONCIERTO HOMENAJE A ROCKBERTO. DESPEDIDA DE TABLETOM

CONCIERTO HOMENAJE A

ROCKBERTO.

DESPEDIDA DE TABLETOM.

 

 

Escribir hoy acerca de Rockberto González -y por ende- de Tabletom, no es nada fácil. Porque ya está casi todo escrito y, además, está -casi todo- referenciado en fotos.

El primer sábado de este Octubre, tuvo lugar el tan esperado concierto homenaje a Rockberto y la anunciada despedida de Tabletom.

Ni el insoportable calor que hacía dentro del recinto, ni el caótico servicio de bar, mermó en absoluto no solo la innegable y mítica calidad del grupo malagueño, sino tampoco esa atmosfera de colegueo, empatía y cariño que destilaba cada poro de la piel, de cada uno de los presentes, acompañando a la gota de sudor inclemente.

Mi querido amigo el Poeta y letrista de Tabletom Juan Miguel González -el cuarto miembro del grupo- tuvo la delicadeza de invitarme a pasar (con pulserita amarilla reglamentaria incluida) a la zona de camerinos donde pude saludar a Perico, a Pepillo y al resto del grupo; a Javier Ojeda… Y a mi ídolo Kiko Veneno. Tambien vi a Lamari, pero no me atreví a asaltarla y decirle lo que me gusta su música y lo que me acompaña cuando se transforma en banda sonora de mi estancia en las playas de Bolonia.

También -para rizar el rizo- pude estrechar entre mis brazos y besar castamente a Esperanza y a Mariví Verdú. Dos encantos de personas, como no podía ser de otra manera, habida cuenta de con quien se juegan los cuartos.

Tuve la precaución (y la poca verguenza) de pedirle dos cosas a Perico en los camerinos para mi Muro de los Afectos. Uno: la púa del Concierto. Dos: una partitura, escrita por él, de cualquiera de sus temas  y firmada debidamente. A las dos cosas me dijo que sí. Así que  cada vez que lo vea se lo recordaré. Y que tenga cuidado y no me dé gato por liebre; pués el mismo me enseñó la púa (blanca, nacarada y bastante gastada) y no se le vaya a pasar por la cabeza endiñarme una Gibson negra incólume y sin Curriculum Conciertae. Menos mal que las Artison ya no existen.

Tan tremendo era el calor que estuve muchas veces tentado de abandonar a Santa a su suerte y volver a entrar en camerinos (gracias a mi pulserita amarilla) para situarme detrás del escenario con la compañía del letrista, su Santa y la poetisa Verdú.

Pero ni podía dejar abandonada a mi costilla, ni tampoco yo era merecedor de tal privilegio por mucha pulserita que vistiera.

Una especie de síncope clautrofóbico, calorífero y sudoríparo (¡Que viejo está ya uno!) me obligó a trasladarme a la parte trasera de la Sala Paris 15 -Que Alá confunda- a fuerza de traspasar trabajosa y afanosamente la “Parrilla Humana” para  poder después seguir el concierto desde atrás e intentar, infructuosamente, acceder a una copa en esa mezcla de tortura y sufrimiento que llamaban bar.

Pero, al margen de esas circunstancias, hay algunas reflexiones que quiero decir, porque eso fue lo que me llevé:

No se puede permitir que Tabletom abandone los escenarios. ¡No lo podemos permitir! Porque esa decisión tan drástica, debieran, al menos, consultarla con sus seguidores; que somos legión.

Aunque, creo, que no lo van a hacer; el ¡Hasta otro día! de Pepillo en la despedida asi lo indica.

Si! Ya se que vienen de reemplazo (como grupo) los Ramirez Brothers y que ellos son – sin ninguna duda- la esencia de Tabletom. Pero resignémosnos ante la injusta realidad aunque sea una putada: Rockberto ya está en las nubes. Sigue en las nubes. El Rey (NO) ha muerto! ¡Viva el Rey!

No podemos dejar que este concierto sea una despedida real; porque la marca Tabletom está grabada a fuego en la memoria y el corazón de todos los malagueños. Es un orgullo para Málaga. Será una honra tener una calle con su nombre para pasear por ella. Será un placer tomarse un cateto a la buena sombra de la estatua de Rockberto. Que menos que un busto.

Para mí, es una enorme satisfacción compartir veladas con los Ramirez ; ser su amigo. Y, además, es un verdadero placer disfrutar su música. En directo o en Petit Comité.

Tambien me emociono, cuando veo el video -que ahora al final pongo- y observo la inmensa humildad del Poeta  letrista, que materialmente obligado (y empujado) sale a saludar con un improvisado ademán caballeresco al público que lo vitorea. Gracias, Mariví, por darle ese empujón. Gracias Maestro por tanto venidero.

Es impresionante ver como Perico -cada vez mejor- toca la guitarra. Es absolutamente brillante además de enormemente técnico. Inigualable Pepillo! Todos!!! Todos!! Son fantásticos músicos.

Viene a continuacion un Power Point donde figuran muchas fotos del concierto que me han sido proporcionadas amablemente por Gonzalo Martínez Lozano y Eduardo G. Magaña. No puedo sino agradecer la generosidad de estos dos magníficos fotógrafos que me han brindado altruistamente su trabajo. Gonzalo: en Blanco y Negro. Eduardo en Color. Ya saben que tienen un sitio reservado por aquí. Para ellos.

Tambien decir que algunas de las fotos que ilustran este texto, casi todas, son de Frank Ramos. De otros tambien; Juan Carlos Lastre y Mariví.

Ha sido un placer realizar este trabajo. Y como colofón a estas letras, recomendaros una direccion a una página que me envía Paco Roji dedicada al Maestro Ausente. Una verdadera Gozada. Pasaos por ella, la disfrutaréis como yo lo he hecho. Hasta la emoción.

Esta es la página:

http://www.rockberto.com/

Ay río Guadalmedina

donde jugué de chavea,

eso sí que eran pedreas

y canutos, y almencinas.

Vendía en calle Cotrina

los “Lucky triki” el “Boquera”;

treinta Caunys de pulsera

se sacaba del abrigo.

Infancia de pan de higo

frente al cuartel de Natera.

 

Una nota de última hora:

Me acaba de llamar Perico para decirme que me estuvo buscando al final del concierto para darme la púa yla partitura firmada; que me las tiene guardadas.

 

Pues bien: Noticia que doy, pero como si no la diera: Perico y Pepillo – como no podía ser de otra manera- dejan la puerta abierta.  Me ha dicho esto: Dí que… “Tabletom, se está quitando.. que solo se van a meter de vez en cuando”

 

Yo le he dicho que ellos son Tabletom pero que nosotros –toda Málaga- Tambien!!!

 

Dos sílabas: Empieza por Gi y termina por RA. No me permiten decir nada más. El que quiera entenderlo, que lo entienda.

 

Y desde este enlace, podéis descargaros este  Power Point:

 https://skydrive.live.com/?cid=9b5ad4b7dbd9e872#cid=9B5AD4B7DBD9E872&id=9B5AD4B7DBD9E872%212377

Disfrutadlos! Son una leyenda viva de Málaga! Los cuatro.

 

 Mientras se baja, distraeros con el final del concierto:

TABLETOM

TABLETOM

 

Parece ser que por fin, esta Málaga va dejando, poco a poco, de ser madrastra con sus hijos.

Por fin hace honor a su lema y se demuestra a si misma noble y hospitalaria. Por fin hace justicia con los suyos poniendo el nombre de un  grupo reverenciado en la ciudad a una de sus calles. Vivitos y coleando, que es la manera correcta de hacerlo.

Ya lo hizo, en su día, con el actor Antonio Banderas o con el entrañable poeta Manolo Alcántara. En vida. Y ahora lo hace con el grupo mejor y mas querido por el público malagueño: Tabletom. El más querido, repito, el mejor.

Al actor y al poeta los admiro profundamente. No hay duda de eso, pero a los músicos, además de admirarlos, les tengo un gran cariño, porque además de ser amigos, han sido compañeros de viaje musical desde que mi memoria tiene uso de razón.

Y ahora, por fin va Málaga, y deja de ser cainita con los suyos y pone en su sitio a estos hijos de la gran provincia. Situando a Tabletom con justicia en la posteridad del callejero. Calle Tabletom; suena bien. Sabe a chocolate.

 

He seguido a los Tabletones desde esos comienzos en los que daban recitales en sitios tan poco apropiados para la acústica como los salones de actos de los colegios. Recuerdo -y ya hace años- los conciertos de los Salesianos y del colegio de los Olivos, por poner dos ejemplos. Donde a golpe de chupitos de ginebra en vasos de plástico, y humo estancado, flipaba con los solos de flauta de Pepillo; con los tremendos riffs de Perico, las escalas imposibles de Jesús el bajo, los redobles de Nono y por supuesto, con ese chorro de voz rota del amigo Rockberto.

Mas tarde, llegaron muchos más conciertos y componentes. Aunque siempre permanecia el alma del grupo; los grandes: Rockberto, Pepillo y Perico.

Recuerdo con cariño dos anécdotas de Rockberto. Una de ellas eran las disertaciones acerca de Lindsay Kemp- creo recordar que dio unas clase magistrales de teatro o algo así con el  Maestro, y  nos explicaba a base de mímica lo que aprendió de el. Eso era en casa de Salvi -el Artista de la vida-

 

Otra vez  – entre muchas más que, por prudencia, no cuento- nos encontramos con él en la Plaza de La Merced. Mi mujer, mi hijo pequeño  y yo; Roberto se abalanzó sobre el chiquillo y se lo comió a besos mientas el infante era engullido literalmente  y desaparecía entre las barbas del cantante amigo.

 

Otra más:

No hace mucho, un intimo amigo, Quino, antiguo flautista, me contaba que yendo por la calle- impecablemente vestido de trabajo- se encontró también a Roberto  sentado en la misma Plaza de la Merced y le pregunto… Rockbertooo!!! Te acuerdas de mí???

Rockberto levantó la mirada. Vio al músico- ya te digo impecablemente vestido de traje y corbata- le hizo un ademán con la cabeza y meneó los dedos como si tocase la flauta en señal de que si! Que lo recordaba. Entonces, antes de que Quino dijese una sola palabra, le espetó:

Oyeee, y a ti… que te ha pasao?????  Genio y figura.  Quino no supo que contestarle.

Para los Hermanos Ramírez solo tengo palabras de admiración hacia su técnica y elegancia tocando saxo, flauta y guitarra. Impecables. Maestros que son.

Perico es, si acaso, más cercano a mí, pues nos frecuentamos de vez en cuando en casas de comunes. Aún recuerdo cuando no hace mucho, en una fiesta en mi casa, tocó unos preciosos estudios clásicos en una de mis guitarras. Una Ramón Marín del 72. Después se pasó a la Ovation y ahí, vencida mi verguenza gracias al alcohol,  nos tocamos un blues.

 

No he tenido en ningún momento la tentación de elaborar una mini biografía del grupo porque ya las hay por ahí a montones. Tan solo con este trabajo -que a continuación expongo- quiero manifestar mi alegría por el reconocimiento hacia ellos, de unos políticos que, desgraciadamente, suelen dar la espalda a grupos como el que nos ocupa a los que dejan huérfanos muchas veces. La mayoría de las veces.

Este ya no es el caso afortunadamente.

Porque el cariño especial que a todos los malagueños nos inspira Tabletom, no ha podido pasar desapercibido a este Ayuntamiento muchas veces ciego y lo que es peor sordo a los deseos de sus vecinos. Esta vez han acertado. En pleno.

Es un privilegio ser amigo de tan ilustres ciudadanos. Fíjate si son ilustres que ya tienen calle. Espero que se la den en un lugar céntrico y transitado para que yo pueda pasar a menudo por ella y así poder presumir de haber estado allí alguna vez con ellos.

 

Bella contradicción, enigma amado,

la rosa se eterniza en las tabernas.

Lesbiana juventud, muestra las piernas

para que el viejo Dios viva endiablado.

 

A fuerza de ternura y de botellas

logramos que también Dios tangueara,

era normal de Dios que se endiosara

y llamase Señor de las estrellas.

 

Pero que emperador fuera del todo

y vitalicia majestad del uno,

que fuera el éter y que habitara el lodo

y la torta ramos de mi desayuno…

 

Venga, por Dios, un poco de respeto,

y aquel día perdimos la paciencia,

y en lugar de la cruz, el amuleto

al cuello nos colgamos de la ciencia.

 

Aquel fisgón abstracto y timorato,

aquel glorificado absolutista,

no lo mato el materialismo chato

ni la bomba infantil del anarquista.

 

Y es que Dios no es la espiga ni el minuto,

ni la azarosa Historia y sus abismos.

Dios es la copa, el chute y el canuto :

Los martes trece de nosotros mismos.

 Si queréis ver este trabajo, podéis descargároslo desde aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/TABLETOM/TABLETOM.pps

Y mientras lo hace, oíd al grupo:


  Que lo disfrutéis.

A %d blogueros les gusta esto: