CRÓNICA DE SUCESOS Y ECOS DE SOCIEDAD (III)

He aquí la remesa mensual de dimes y diretes. Esta, quiero dedicársela expresamente a aquellos que careciendo del debido y obligatorio sentido del humor, pontifican y tratan de dar lecciones a quien no las necesitan.

Si alguien se siente ofendido, indicarle que la salida de este blog, está, según se sale, al fondo a la derecha. Bastante a la derecha.

999922_687387754645164_360474995_n

CRÓNICAS DE SUCESOS.

Y

ECOS DE SOCIEDAD (III)

 Y cómo siempre, y para poneros en antecedentes, comunico que:

Desde hace algún tiempo, vengo realizando una serie de notas tremendamente surrealistas, que a modo de “Ecos de Sociedad y Crónicas de Sucesos” inserto en mi muro de Facebook.

Como quiera que ya son unas cuantas las referencias y que, además, tengo la precaución de guardar dichos retazos informativos, he decidido realizar otra entrada en este blog con algunos de estos “graffitis” que he arrancado con mucho cuidado, para que no se estropeen, de mi muro y los cuelgo aquí en este mi sitio, que para eso es mío.

 Empecemos:

 1560743_10201991767529652_221554950_n

  1. Cambio, por ollón de caldito de pintarroja, impenitente y memorable resaca. Muy apropiada para estos días nublados y de sofá. Garantizada. Cómo nueva. Apenas media noche de uso. Elaborada de manera artesanal con productos de primera calidad originales todos ellos de la República Dominicana y con todos los permisos y aranceles en regla. Regalo con ella puntito de dolor de cabeza, algo de remordimiento y un pelín de asco.
  1. Unas reflexiones acerca de El Señor de los Anillos.

 Primera: Porque a pesar de haber visto la trilogía completa cincuenta pares de veces, no me cansa nunca el verla otra vez?

Segunda: porque los orcos desfilando son tan patizambos y torpones?

Tercera: Porque las partes que menos me gustan son las del Señor Frodo y su «blandito» amigo Sam?

Cuarta y la más importante: Que clase de mente enferma tengo que cada vez que veo el Ojo de Sauron, se me asemeja a un coño flamígero?

Y Quinta: porque me recuerda tantísimo Gollum al Cabo Corneta de la Banda del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga?

  1. Era tan bueno y tan rápido haciendo el amor, que sus íntimas le llamaban El Correchuminos. Bip ~Bip.
  1. “Y tomándolo entre mis manos, me lo acerqué a la boca; y abriendo está – sin dejar ni un instante de mirar hacia arriba– dejé que saciara mi sed permitiéndole que se derramara dentro de ella hasta dejarlo agotado y vacío.” -Joderrr, tía! Menuda mamada le hiciste; se quedaría a gusto!!!
    -Perdóname, pero te confundes. Yo lo que estaba haciendo era beber agua de un botijo!

1618442_10201991777329897_957304586_n

  1. Quiero aclarar, para despejar dudas, que no es lo mismo el Bolero de Ravel que el Bollo de Raquel. Aunque ambos hayan sido tocados en multitud de ocasiones.
  1. Como está tu Loli del resfriado?
    Tose mucho y esputa.
    Mujer… tampoco es como para pregonarlo!
  1. Acabo de ver cerrado un negocio de dos inmigrantes. Una verdadera pena. Eran dos estupendas personas ~ una de origen chino y otra marroquí~ No me explico como ha cerrado por falta de ventas el Bazar Chung Alí.
  1. Me acabo de enterar de que la madre de Michael Jackson se llama Asunción. Nunca había caído en que el niño que tiene Asunción ni es blanco ni es negro ni tiene color.
  1. ~Y quien eres tu, oh Diosa admirada?
    ~Soy la frigia Cibeles; la que cabalga sobre un carro tirado por leones.
    ~ Pues Cibeles, no conduzcas!!.
    (Es un consejo de la Dirección General de Tráfico y Cuadrigas)
  1. Cuando dejará de picarle el coño a la niña de Vaginesil?
    Es que me angustia muchísimo verla todos los días con los rascones.

 maxresdefault

  1. —Oye… Que significa I Don`t know?
    —No lo sé.
    —Pero es que en este puto país nadie sabe inglés!!!!
  1. Y cual nombre habrá de ponérsele a vuestro hijo, oh! divinidad suprema?
    — Se llamará Artajerjes.
    — por su ascendencia, divinidad suprema? Rey de toda las Persias?
    — No. Porque no para de reírse el hijodelagranputa!!
    Este, te lo digo yo, va a ser un cashondo.
  1. No obstante,  se cree que el enorme sentido del humor del sátrapa, era heredado de su padre; Jerjes. Pues se dice que durante la batalla del Paso de las Termòpilas, cada vez que se oía gritar a Leónidas… !!!Espartanoss!!! El enorme ejército persa, obligado por su rey, gritaba al unísono: AGÁRRAMELA CON LAS DOS MANOS,¡¡¡ Lo que sacaba de quicio al rey de Esparta. Y eso le llevó al más terrible mosqueo y, por consiguiente, a la más cruel de las derrotas.
  1. Europa impone a Mariano Rajoy el Toisón de Oro de la Orden de Revilla y le nombra Adalid del Cantimpalo.

 1555354_572585552827278_179754174_n

  1. -Antes…lo evitaba, ahora lo busco! No veo el momento en que los niños se vayan a la cama! Y ahora, gracias a Chilly, tengo el potorro como un Pictolín.
    -De fresquito?
    -No! de chupao!
  1. JUEGO DE TRONOS

(Sólo para admiradores de George R.R. Martin)

1524964_10201900638611486_1760831761_n

 Nuestro Padre del Desembarco del Rey y María Santísima de Altojardin, llegaban -finalizando su recorrido- a las puertas de su Casa Hermandad. ¡Un pasito para la derecha, mis señores! Medio pasito más! Gritaba el gran Maestre de Trono. Asíasíasí… Mirandoar siélor!!

 ¿Quieeen lleva el Trooonooo? ¡¡ Los Lannister!!! ¿Quien lleva el Trooonooo? ¡¡ Los Lannister!!! ¿Quien lleva el Trooonooo? ¡¡ Los Lannister!!!

 ¡¡ Los Lannister!!!  ¡¡ Los Lannister!!! ¡¡ Los Lannister!!! Arriiibasetrono!!!! Aaaarriba!!!

 Los Hombre del Negro aplaudían a rabiar mientras sus titulares entraban gloriosamente al compás de la Marcha del Gnomo… Tyyyyrion, tata Tyyyyrion, tataratata tata tatatá tatatá… Tyyyyrion, tata Tyyyyrion.

 Todo el mundo se encontraba, una vez más, tremendamente emocionado más allá del Muro (de San Julián, claro). Mientras Diana Navarro, moría atravesada por una saeta.

 la ultima cena juego de tronos

***

LOS TRES MONUMENTOS DE MI NIÑEZ

LOS TRES MONUMENTOS

DE MI NIÑEZ

Hay muchísimos mensajes por la red en los que se comparan los métodos de diversión de los niños de hoy día en relación con los que desarrollábamos nosotros en aquellos tiempos ya lejanos. Defendiendo que esa diversión de antes, consistía en estrujar la imaginación y  que con cuatro cosas, podíamos pasar tardes enteras de juegos y entretenimiento. A base de fantasía.

Me ha enviado mi querido amigo MAF un elaborado trabajo en pdf sobre tres de los  principales monumentos de Málaga : El Castillo de Gibralfaro con su Alcazaba árabe, el Teatro Romano junto a estos dos y, por fin, la Iglesia Catedral de Málaga.

Después de leer este documento, recuerdo con nostalgia,  que me resultan muy familiares; y caigo en la cuenta, vuelvo a recordar, que estos lugares -cuando yo era muy joven-  compusieron los tres, una suerte de triple escenario donde se desarrollaron gran parte de los juegos de mi feliz niñez. Esa niñez exenta de responsabilidades y de miedos que ahora -en la edad adulta- nos atenazan por culpa de unos indeseables que, amparados en no se qué, han hecho de este país un sitio menos bueno donde vivir. Donde jugar.

Lo explico:

Uno que lo es, se crió en Barcenillas; una incipiente urbanización que estaba naciendo a los pies del Monte de Gibralfaro. Justo ese que está coronado por el Castillo del mismo nombre y complementado con una Alcazaba musulmana que llegaba hasta los pies mismos de la ciudad. Mis juegos infantiles, transcurrieron jugando en el mejor decorado que a ningún niño pudiera ofrecersele. Un Castillo y una Alcazaba árabe. Torreones y mazmorras. Adarves almenados que te asomaban al Mediterráneo esperando a los piratas berberiscos que siempre llegaban. Invariablemente,

Éramos Capitanes Truenos y Guerreros con antifaces de cartón y gomilla. Personajes  de ¡Cáspita y Diantres!, ¡Rediez y Voto a bríos!. Las niñas a proteger, todas eran Reinas de Thule y se llamaban Sigrid. Todas.Vestíamos cotas de mallas, cascos y correajes irreales. Juegos imposibles que hoy, difícilmente pudieran desarrollarse. No porque no existan estos escenarios, que aun están -y mucho más conservados que antes- sino porque ni el Castillo ni la Alcazaba, disponen de conexión inalámbrica, ni disco duro de no sé cuantas gigas, ni por supuesto, libro de instrucciones con trucos y atajos para recorrerlos, en foros de Internet.

Si bajabas de la Alcazaba, podías cambiar tu disfraz imaginario de guerrero cristiano (¡Santiago y cierra España!)  o musulmán (¡Matad a esos perros infieles!); aunque debías de ponerte la loriga, el brazal o la toga. No sabíamos lo que eran, pero si sabíamos vestirlas en nuestro propio ingenio. En nuestro palacio inabarcable de fantasía. Sí que usábamos espadas y jabalinas que nos fabricábamos nosotros mismos con hierros oxidados de las obras de los edificios que iban creciendo en la citada Barcenillas, y que iban, inexorablemente, asfixiando poco a poco el bosque de pinos y el paisaje.

Esta vez -en el Circo Romano- éramos Jabatos y Taurus, Nunca “Fideos de Mileto” las niñas esta vez, se ponían  las estolas y las togas femeninas.  (tampoco sabíamos que se llamaban así los ropajes, pero las llevaban) lo que si sabíamos, era que todas ellas se llamaban Claudia y que suspiraban por que las rescatara el Jabato de turno, que casi siempre era el mas lanzado de nosotros. El más enterao.

Yo- para que negarlo- siempre fui o Goliath o Taurus. Cosa que tampoco me disgustaba, pues se me suponía la fuerza inacabable, el apetito voraz, y la bonhomía del fortachon amigo fiel hasta la muerte. Despues, para la hora de volver  a casa, siempre resucitaba.

Eso pasaba los días buenos de sol y sin frío. Porque los días lluviosos, nos íbamos a la Catedral. Si! A la Catedral!

Los niños de mi época, entrábamos en la catedral, que nos conocíamos al dedillo. Nos sentábamos en la preciosa sillería del Coro, llena  de relieves. Cogíamos, apagando los pabilos de las velas, los pegotones de cera que después conformaban enormes y sucísimas pelotas  que guardábamos como si de un tesoro se tratase. Desde allí, sentados en  un murmullo silencioso, observábamos el Altar Mayor de la nave principal.

Después, paseábamos por las dos naves laterales viendo las capillas donde nos impresionaban lo enormes cuadros y los muebles de sacristía donde se guardaban tesoros imaginarios.

Recuerdo también -por recordar que no quede-  que un día acudimos todos en tropel a ver a un muerto en directo. Había fallecido el Obispo de Málaga  D. Ángel Herrera Oria. Allá nos fuimos toda la pandilla, guardando una enorme cola, para -con una mezcla de miedo y curiosidad- ver el primer cadáver de nuestra vida.

Salimos también con una mezcla: de terror y de asco.

Hoy por hoy, no veo yo a niños jugando a piratas en el Castillo de Gibralfaro. A gladiadores en el Teatro romano. No los veo yo salvando doncellas. Ni los veo, observando impresionados -sin saberlo- obras de Niño de Guevara, Simonet o de Pedro de Mena. Más que nada, porque apenas tienen estos cuadros, los debidos millones de píxeles. Ni se pueden reenviar por Whatsapps.

Vaya una leche!

Este documento, interesantísimo, podéis verlo y descargarlo si queréis,  aquí:

38.Estudio sobre tres monumentos de Malagas

Que lo disfrutéis.

A %d blogueros les gusta esto: