TRES

TRES

¡Qué extrañas criaturas son los hermanos!
Jane Austen.

-Dulce es la voz de una hermana en la temporada de la tristeza.
Benjamin Disraeli.

10978497_796709537045151_7881763850346236675_n

Muchos son –a mi modo de ver– los arrestos que necesitan los actores para exponerse a las miradas de un público atento e interesado, aunque embutido también en el sentido crítico y escrupuloso (a veces cicatero en el juicio y poco generoso en el dictamen) que le proporciona el imprescindible detalle de haber pagado una entrada para asistir a una representación teatral.

Muchos son los arrestos que necesitan, los profesionales de la escena, para dedicarse hoy día a una profesión en la que sus honorarios representan un porcentaje de taquilla y al que, en muchos casos, sólo le conforman el reconocimiento y el calor de la concurrencia.

Cómo se da la circunstancia de que comparto sangre imaginaria con un actor de la talla de Luis Centeno – compadre, amigo fiel y perdurable– resulta que sé de lo que hablo; de una profesión dura y muchas veces desencantada por los resultados de público y por los escasos apoyos institucionales; por la inseguridad y la discontinuidad laboral. Una profesión que siempre lleva como impedimenta un enorme esfuerzo mental y físico para salir airoso de cada una de las aventuras emprendidas. Mil horas de preparación y ensayo. Tres y tres veces más de estudio y memorización. El jugárselo todo a una sola carta cada noche.

10541045_794259447290160_4969332407746133547_n

Tres por dos seis son los ovarios –como pude comprobar el viernes– los que se necesitan para salir a escena y exponerse –con esa desnudez a la que obliga el personaje– delante de un público entregado y al que puedes tocar con la mano, para transmitirle un pasaje de disputas y desavenencias familiares, de reconciliación y solidaridad. De ternuras escondidas entre los pliegues del rencor y del resentimiento; de la aflicción y el desconsuelo.

Seis son los ovarios que le echan (a razón de dos, caben a dos) Elena de Cara, Anita Iglesias Cumpián, y Olga Salut para llevarnos a los asistentes a la reflexión sobre tu propia condición familiar; sobre tu propia situación como hermano y cómo hijo. Acerca de las familias que corren el enorme peligro de desmembrarse cuando falta el efecto (y el afecto) “adhesivo” y conciliador de los padres.

Seis son los ovarios que le echan (a razón de dos, caben a dos) Elena de Cara, Anita Iglesias Cumpián, y Olga Salut para llevarnos a los asistentes a la risa y a la alegría reparadora y reconfortante. Esa es la magia de esta obra: La capacidad de llevarte en un instante desde el dolor a la alegría; desde la desolación al júbilo y al contento.

TRES es un espectáculo escénico carente de aparatosidad, en el que una simple olla de conejo con tomate y una botella de coñac de color incierto suplen cualquier aparato ostentoso e innecesario . TRES. Muy recomendable; no se lo pierdan. Todos los jueves y viernes de febrero a las 20:00 en la Sala B del Teatro Cánovas en El Ejido.

10930179_783596195023152_7752063264133163637_n

***

retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

Anuncios

DE LUIS CENTENO Y EL MICROTEATRO.

10489812_333485800135873_5309793179358343629_n

DE LUIS CENTENO Y EL MICROTEATRO.

Iba a empezar este post hablando de lo gratificante y estimulante que es bajar al centro de Málaga y pasear despacio, deleitándose, por él. Del disfrutar de los preciosos recorridos cómo ese que va desde esa calle Alcazabilla -que se ocupa de albergar, entre otros monumentos, el Teatro romano y la Alcazaba musulmana- hasta la Plaza de la Merced que es el lugar donde tuvo la ocurrencia de nacer y vivir Pablo Ruiz antes de ser Picasso. Ya sabéis, ese pintor.

También iba a deciros lo bien que sienta, en esa misma plaza, tomarse -en un vaso de sidra- un par de pares de Ron Barceló (con dos hielos solamente) en La Fábrica de los Sentidos; y si se me apura, como se puede, al final de la velada, disfrutar de un reconstituyente (por eso del azúquiqui) cucurucho de helado de turrón de Casa Mira sentado en un banco en plena calle Larios. Todo eso, lo hice anoche. Aunque, y ya para terminar la relación de excelencias, lo mejor y más gratificante fueron, sin dudarlo ni un momento, el deleitarme con la compañía y la conversación impagablemente amena de mis más queridos amigos de siempre. Del trabajo artístico de mi querido hermano Luis Centeno.

10430492_332738946877225_5756540384840103299_n

Todo eso está muy bien. Muy, muy, muy bien.

Pero debo de aclarar que, todas esas gratas experiencias, quedaron anoche diluidas -cómo lágrimas en la lluvia- por la contemplación de una obra de Microteatro a la que asistí en un local del mismo nombre en la calle San Juan de Letrán,12. Esa bocacalle (me encanta esta palabra) que va desde el Teatro Cervantes a la antes mencionada Plaza de la Merced. Ya sabéis, esa; la del pintor.

Un paréntesis:
Hablando de teatro y haciendo acto de contrición pública; hablando de teatro, indico, que debo de reconocer que me horripila sobremanera el ser objetivo de miradas ajenas y/o burlonas. Sin buscarlo ni merecerlo; no las soporto. Lo digo porque me da un cierto “yuyu” eso de asistir a determinados actos y ser invitado -sin quererlo- a convertirme en indeseado protagonista.

Por ejemplo, y para entendernos, cada vez que he ido a un espectáculo del Circo del Sol (seis o siete veces; en Sevilla, en Málaga, Barcelona o Nueva York) siempre he temido que me tocara en “suerte” el ser sacado a la pista para risa y divertimento del respetable. Para ser humillado públicamente por el maldito, inoportuno y extemporáneo artista. Verbigratia: A uno que yo me sé, una vez le empezó a dar vueltas con las piernas un funambulista y no acabó hasta dejarlo en el suelo, colorado cómo un tomate y con los pantalones rajados por el culo (desde la rabadilla hasta la bragueta) delante de todos. Una monería.

10460735_332496550234798_6160833663547119078_n

Tampoco me molan esas piezas teatrales en las que los actores se bajan al patio de butacas para arrastrar al escenario al incauto -y dejándole en evidencia- sacarle a todo el teatro (menos a él) las risa y el aplauso. A otra que yo me sé, segunda Verbigratia, la enfocaron con una potente luz y empezaron a interrogarla por megafonía en plan cachondeo. Ésta, que había perdido a su marido unos días antes y estaba destrozada, la familia la había llevado al teatro para animarla. Muy oportuno y acertado.

Quiero decir con esto, que -aunque disfruto y me rio muchísimo (con una mezcla de alivio e intolerable crueldad) cuando el elegido para la gloria es otro- no me gusta que los actores descansen su responsabilidad en la representación sobre los espectadores. Son ellos los actores; y son ellos y nadie más, los que deben de carecer de los atributos de la vergüenza ajena y del inevitable pudor que nos interviene a la mayoría de los probos mortales asistentes.

Fin del paréntesis.

microteatro-malaga

Anoche, sin embargo fue muy distinto. Acudí a ver una nueva forma de teatro que se está imponiendo en Málaga y en otras ciudades de España; el llamado Microteatro. Unas representaciones de alrededor de quince minutos – y que con un aforo máximo de otras tantas quince personas- se realizan en un habitáculo que no excede (así por encimilla) de los seis metros cuadrados. Esa proporción de tiempo, espacio y asistencia, te procura una íntima comunión entre actores y espectadores que hace, esa conexión, que te sientas cómodo, arropado y protegido de la chanza y la burla (nunca de los actores) del público asistente cuando te nombran. Cómo fue el caso anoche un par de veces. Más que nada porque los quince, la mayoría de las veces, suelen ser colegas.

microteatro_por_dinero_en_m_laga_obras_15_minutos_15_personas
Mi querido e inevitable Luis Centeno – ese amigo que supera ampliamente la definición de hermandad- me comunicó la obra en la que intervenía: “Terapia de Sueño”. Yo, tuve la fortuna de aceptar y me quedé sorprendido; primero por el peculiar local y su amabilísimo servicio; después por ese fantástico sistema -cómodo, práctico y efectivo- de llevar el teatro a un público que -en muchos casos- abominan y huyen de largas funciones, o de sesudos e interminables textos. Pero, sobretodo, me quedé gratísimamente sorprendido por una actuación -la de Luis (y Noelia Galdeano) que supieron llevarnos de la mano, de las risas a la reflexión; de -a través de Faulkner y de un esperpéntico caso de infidelidad- a un inestimable rato de diversión. Luis Centeno ( y Noelia Galdeano) bordan su papel; tanto tanto, tanto, que nos hacen – a su público- sentirnos tremendamente cómodos y atentos. Tanto, tanto, tanto (otra vez) que ni siquiera me importó que me nombrara repetidas veces y me hiciera partícipe de su obra. “Terapia de Sueño” de Paco Baena. Una gozada.

10394628_327915550692898_1850046360903606707_n
Si queréis disfrutar de este sistema de Teatro y si, además, queréis regocijaros con un enorme, con un pedazo de actor, como es mi amigo, el 5 de Julio en el Hotel AC Málaga Palacio, repiten el exitoso trabajo del pasado mes de Mayo en dos sesiones de 20:30 y 21:45. “Descubriendo a Mateo” se llama. Lo bueno si breve dos veces bueno. Ya lo sabéis; allí nos veremos. Sin falta ni duda.

separador

A %d blogueros les gusta esto: