UNA NOCHE EN GIBRALFARO  

“Hablad de castellanos y de portugueses, porque españoles somos todos”

Luís de Camões

El Castillo de Gibralfaro de la ciudad de Málaga está encallado, por imposición humana, en un océano de pinos y eucaliptos en la cima del monte del mismo nombre. Su bosque, salpicado de algún almez furtivo y algún que otro algarrobo solapado entre el verde, proporciona un perfume especial a toda la ciudad, que se le ofrece a sus pies y se deja dominar, complacida, por ese servicio de vigilancia y guardia permanente que –desde hace setecientos años– le viene prestando.

El Castillo de Gibralfaro, unido legalmente a su parienta La Alcazaba –un par de siglos mayor que él y a un mucho más mayor Teatro Romano– conforman uno de los conjuntos monumentales artísticos más interesantes y bellos de nuestro país. Un  ménage à trois  propiciado y consentido por edificaciones centenarias en el que cada una de ellas, saca partido y complementa  a las otras, en una explosión de belleza y armonía no exenta de la voluptuosidad y concupiscencia que a los tríos bien avenidos se les supone.

Una composición  pétrea que se entrega, con esplendor y generosidad, al nuevo visitante, al reincidente y al autóctono. Sus vistas desde lo alto, brindan el más bello y personal paisaje; y desde abajo, sirve como la más eficaz y perdurable carta de presentación de Málaga en la vista y en la memoria del que la contempla.

En ese idílico enclave, y a eso venía esta presentación que acabáis de leer, en el Patio de Armas de dicho recinto, tuvo lugar días pasados la ya tradicional conmemoración del Día de Portugal, de Camões y de las Comunidades Portuguesas. Con la organización de varios actos propiciados por el Consulado, con ocasión de la VI Semana de Portugal en el Sur de España, tuve ocasión –gracias a la enorme generosidad y amistad que me brinda y une al Cónsul Honorario en Málaga Rafael Pérez Peña– de asistir como invitado a un acto en el que –tal y como es habitual– la elegancia y el buen gusto imperaron en un ambiente tan sereno y distendido como pedagógico e instructivo.

Las amenas alocuciones del Secretario de Estado de Portugal  Eurico Brilhante Días, el Cónsul General en Andalucía Joao Queirós y del mismo Rafael Pérez-Peña, dieron paso a unas delicadas actuaciones musicales con un emocionante espectáculo de Fado y Flamenco interpretado  por el renombrado guitarrista portugués Pedro Jóia acompañado por Diana Vilarinho y José Manuel Neto y con la intervención de dos artistas invitados españoles  (Alejandro Hurtado y Bernardo Miranda) que nos prepararon el cuerpo para el ágape.

Todos los invitados nos desplazamos hasta un lugar privilegiado del Castillo donde se sirvió el festín. Desde esos adarves, la visión nocturna de una Málaga iluminada, puso el broche final a una velada donde, insisto, el buen gusto, la cortesía y la distinción fueron los principales invitados a este acto. Tal y como manda la tradición. Tal y como fija la pertinaz costumbre hospitalaria del país vecino.


Anuncios

LA NOBLE APUESTA POR LA BELLEZA

IMG_20160604_215440

LA NOBLE APUESTA POR LA BELLEZA

“Frente a la cochambre hegemónica de coleguillas subvencionados, ¡la insurrección de la delicadeza¡; contra la plaga de advenedizos trileros, ¡la noble apuesta por la belleza!; frente a tanta voraz ramplonería monotemática, ¡la rebelión del buen gusto!”

(Juan Miguel González del Pino / Poeta)

 

El pasado día 4 de Junio, tuve el privilegio y el honor de asistir, como invitado, a la Conmemoración del Día de Portugal, de Camoens y de las Comunidades Portuguesas. Un privilegio, un honor, ya os digo; pero sobre todo, una enorme gozada: La de poder disfrutar de una deliciosa velada propiciada por el Cónsul General de Portugal en Sevilla, Jorge Monteiro, y convocado por mi especial y fraternal amigo el Cónsul Honorario de Portugal en Málaga Rafael Pérez–Peña.

Rafael… es amigo entrañable desde hace la friolera de cuarenta años. Más allá de la  inolvidable época en la que ambos pertenecíamos al  muy antiguo, andariego y juglaresco conciliábulo del Negro Anaranjado; fecha –puedo asegurarlo– desde la que venimos arrastrando una amistad confortable, entusiasta e imperecedera.

IMG_20160605_002128

No tengo más que palabras de agradecimiento hacia mi camarada. No sólo por haberme escogido a mí  –de entre su amplia nómina de afectos–  sino por haberme brindado la oportunidad de asistir a una serie de actos donde lo preponderante era, la rebelión del buen gusto. La noble apuesta por la belleza.

INVITACION DIA DE PORTUGAL - SR. SOUVIRON (tuna)-page-001 (2)

Todo el acto fue un arsenal de momentos gratos y placenteros; desde las palabras justas y precisas del también amigo Juan Antonio O’Donnell –cómo maestro de ceremonias– las de los citados cónsules y del Alcalde de Málaga, hasta el bellísimo recital de fados interpretado por la también bellísima y talentosa Cuca Roseta.

Desde la opípara recepción que se nos brindó generosamente, hasta el espectacular escenario donde transcurrió el evento: El Museo Automovilístico de Málaga.

Tiene Rafael para mi, títulos suficientes –es Cónsul, auditor, historiador avezado, Economista de hecho y Doctor por Derecho–  para considerarlo incluido en ese Cuadro de Honor imaginario de las amistades interesantes y convenientes; pero nada de eso influye en mi baremo de camaradería; sólo la cercana e íntima amistad que mantenemos durante esos cuarenta años y que espero alimentar y sostener, al menos, durante otros cuatro decenios más.

Gracias a los cónsules. Gracias a las “Mujeres Pérez-Peña” que colaboraron con su soltura y hermosura al buen desarrollo del acto. Gracias por el sempiterno cariño que ellas me dispensan. Gracias a los empresarios que han aportado su enorme grano de arena para conseguir  el feliz resultado. Gracias, por fin, a mis inseparables amigos del conventículo músico vocal; porque, cada día, me hacen más agradable el tiempo que paso junto a ellos, y contribuyen –con su sincera y desinteresada amistad– a que mi vida sea más satisfactoria y gratificante. Más vivida si se me permite la redundancia.

13322020_1023473537735506_3690947447890559923_n

Este es un vídeo de Cuca Roseta; para que podáis comprobar la capacidad artística de esta artista. Disfrutadlo!!

 

IV Semana de Portugal en Andalucía

“EL JÁRMONI OR´DEZÍ”

Harmony-of-the-Seas-en-Málaga-12

EL JÁRMONI OR´DEZSÍ”

Desde que dispongo de la libertad condicional de galeras –en espera de la excarcelación definitiva– paso mis mejores tiempos dedicado a eso del caminar enfrentándome al sol y a la ingesta masiva de futas. “Manzana” in corpore sano, ya saben.

Uno de mis paseos favoritos es el que yo denomino “Ruta de la Sultana”. Nombre que rinde homenaje y cortesía a uno de los barcos más preciosos que haya atracado –en los últimos años– en el fascinante y renovado puerto de Málaga. Ahora, La Sultana –haciendo abstracción de mis sentimientos amorosos– ha hecho mutis por el foro; pues con un exceso de nocturnidad y un bastante de alevosía, se ha largado a atracar otros corazones al puerto hermano de Melilla. A mí eso de que me pongan los  cuernos con un hermano, cómo que me toca un poco el lado colgante de la “zona entreingles”.

IMG_20160303_115625

Pues bien, el recorrido completo de esta ruta, transcurre desde la zona de atraque de los enormes cruceros que visitan habitualmente la ciudad; el Paseo de la Farola– Muelle Uno pasando por “El Cubo” del Centro Museo Pompidou de Málaga, la Noria “Mirador Princess” y llegar, por fin,  hasta el final del Muelle de Heredia. Un precioso y gratificante paseo que me lleva –la ida y la vuelta– al menos una buena hora y media a paso de ejercicio.

Bueno… Este viernes pasado, ha visitado la ciudad de Málaga un enorme y fastuoso crucero llamado “Harmony of the Seas” un gigantesco e inabarcable navío (dicen que el más grande del mundo) que ha traído a miles de visitantes foráneos y atraído, también, a otros tantos curiosos locales. Un gigantesco mazacote flotante carente de la más mínima connotación romántica y despojado de cualquier inspiración literaria cómo no sea un thriller catastrofista o un relato sensiblero y novelístico de tercera categoría.

OA_Cutaway_Poster_v3.jpg

Un “incisivo”, que dicen los dentistas:

Suelo ser de lo más cortés y educado –cuando paseo– con todo aquel que me cruzo en el transcurso de mis caminatas. Hago gesto de salutación al amigo con el que me cruzo. Cruzo palmeo con los más íntimos (no suelo parar por aquello de no romper el ritmo). Saludo con aire marcial, en señal acatamiento y respeto, al Almirante Mérida. Y siempre, siempre, cedo el paso o pido disculpas cuando rebaso o me cruzo con alguien en determinadas estrecheces del camino.

Muelle_1_puerto_de_málaga

Pues bien; una de mis debilidades, es cierto, es mostrar mi cara más amable al guiri visitante. Más que nada porque así me gustaría ser tratado en su lugar de origen y porque el ser agradable y complaciente con el extranjero,  es la mejor forma de promoción turística. Y en eso –el promocionar nuestra ciudad y el ser acogedor con el visitante– los malagueños no tenemos parangón.

El caso:

Paseaba yo, entre la multitud de visitantes y curiosos, driblando a unos y otros a los pies del desmesurado bicho. Parando innumerables veces para no interceptar el disparo de la también multitud de cámaras de aquellos que querían inmortalizarse debajo del coloso. Paraba una y otra vez. Una y otra vez. Y todos me agradecían el detalle por mi parte con un “Moooochas Grraciasss” o un agradecido “Thank you very much”. Muchas veces paré. Mucha veces me detuve y esperé. Y hasta en una de esas, fui yo el que me ofrecí a tirar la foto a una pareja que tenían toda la pinta de jubilados ingleses.

Farola_de_malaga

 

Vale! Continúo… En un momento dado, crucé –sin darme cuenta– delante de un respetable y provecto señor que le tiraba una foto a otro de la misma edad, con el telón de fondo del “Jármoni or´dezí”. En cuanto me di cuenta, pase de largo pidiéndole a la vez perdón por la involuntaria intromisión.

Una pasos más adelante escuche al que tiraba la foto comentar en un idioma que me resultaba muy familiar:

– ÓER!!! ZI FUERA ZÍO ESTRÁNHERO, ZUBIERA PARAO ER GASHÓN!

El que posaba, avergonzado, le contestó:

– MANOLO, CÁLLATE YA, HOMBRE!!!

Inmediatamente, el resorte respondón me invadió; y volviendo sobre mis pasos (y recordando una frase que había leído por ahí) me dirigí al vetusto carcamal y le dije:

– VUELVO A PEDIRLE DISCULPAS CABALLERO. ENTIENDO QUE NO DEBO DE HACERLE PERDER EL POCO TIEMPO DE VIDA QUE LE QUEDA!

Me di la vuelta y continué mi camino haciendo caso omiso de la ingente cantidad de sapos, arañas y culebras que pasaban rozando mis orejas expresadas en el más puro dialecto de las tierra bajas de “Vituperioland”.

Así, tal y cual, sucedió;  y así, tal y cual, lo he contado.

puerto-malaga1

***

diseno-floral-retro_23-2147486730

 

A %d blogueros les gusta esto: