MÁLAGA EN ACUARELA. ÁNGEL LUIS CALVO CAPA

acuarela-27x401

MÁLAGA EN ACUARELA.

Ángel Luis Calvo Capa

                      

Me llama  -lo que siempre representa para mí una alegría- mi querida amiga la pintora Beatriz Taillefer. Y me llama para, no sólo saludarme tan cariñosamente como lo hace siempre, sino también, para regalarme una recomendación y hacerme una sugerencia. Aunque al final, fíjense Uds. que también me regaló una prevista y cercana cena en su casa en la mejor de las compañías posibles: Un íntimo y apreciado círculo de amigos con innumerables muescas en la culata del afecto y el cariño.

 Decía que me regaló una sugerencia. Y yo de las sugerencias de los artistas hago mucho caso. Por la cuenta que me trae.

 Bea me dijo que se había encontrado con un buen amigo, el también pintor Ángel Luis Calvo Capa; no me especificó muy bien -o quizás, yo no supe enterarme- del porqué acabaron hablando de mi blog y de mi humilde persona.

Villa Clara 40x50

Me comentó su conversación mantenida con el pintor Calvo Capa; y siguió indicándome lo bueno que era, lo que a ella le gustaba, y que si a mí me apetecía, le echase un vistazo a la página de éste para ver que me parecía; que le había comentado que mi blog tenia un sitio destacado para el arte y la cultura, con una predilección especial hacia los artistas malagueños. Y qué le dijo, que me lo comentaría porque seguramente, gozaría su trabajo, de mi disposición para realizarle alguna entrada en este blog. Como así ha sucedido.

 Me dio el link a la página de Ángel Luis -que inserto al final de este escrito-  y yo, que no estoy dotado precisamente con el don de la paciencia, dejé todo lo que estaba haciendo Y me puse a investigar.

 acuarela-49x711

Nada más ver su trabajo, me dio esa familiar sensación de resultarme conocido; pero no saber de qué, ni de cuando, ni de donde. Donde, eso me preguntaba. Donde había yo visto antes el trabajo de este autor? Al final, lo averigüé!

 Hace ya algunos años, el Diario La Opinión de Málaga, realizó un coleccionable de  láminas relativas a Málaga con trabajos de estos dos magníficos pintores: Taillefer y Calvo Capa. Como quiera que ya en aquellos tiempos Beatriz y yo disfrutábamos de la amistad compartida, me hice con dicho coleccionable que aún guardo -estoy seguro- en algún recoveco, oculto a la mirada directa, de mi biblioteca.

 Era una  preciosa serie de acuarelas que, algunas de ellas, podréis ver en la presentación en Power Point que he elaborado con los trabajos de este autor.

 Serie Opinión Plaza de la Constitucion Acuarela 20x26

Uno, por no ser, no es demasiado nacionalista ni patriotero. No tiro mucho hacia el considerarme acérrimo y entusiasta regionalista andaluz. No lo fui ni siquiera en los tiempos de las oportunidades políticas de esta autonomía. Tampoco tiro para ser más que nadie del Vivaspaña! ni -por supuesto- del Arribaspaña!.

 El considerarme europeo… pues mira tú que bien lo modernos que somos. Pero mira, Pedro Mira!

 Aunque lo que sí que me considero por los cuatro costados -y se me perdone la dosis justa de chauvinismo que se refiere- es malagueño. De Pro. Aunque mi familia –fíjense que anacronismo-  sólo lleva, apenas un par de siglos, asentada por estas tierras. Emigrantes gabachos que fuimos en su día. Así que cuando vi la obra casi completa de Ángel Luis Calvo Capa, con sus rincones de mi ciudad, y además, sus bodegones, sus paisajes marroquíes, sus alegorías… Cádiz… y mucho más, decidí (por eso de un amor inevitable a primera vista) realizar el trabajo que ahora viene, particularizando los que tienen como protagonista a mi ciudad: a Málaga.

 Serie Opinión Paseo de la Farola Acuarela 20x26

También es cierto, que me guardo el resto de su obra, de su preciosa obra, en la recamara de los trabajos pendientes de este blog. Porque es susceptible de segunda entrega; siempre que al autor le pareciera bien después de esta, claro.

 Las acuarelas que ahora vais a ver son de una belleza y una ejecución extraordinaria. Une las maestrías indiscutibles del trazado urbano estructural del arquitecto y excelso Urban Sketcher Luis Ruiz Padrón y la técnica más depurada, tenue y sutil de la acuarela de la común Beatriz Taillefer. Por poner dos casos tan cercanos como conocidos por mí.

 No muestra estridencia chillona alguna en sus pinturas; todo lo contrario, trabaja adrede una cierta palidez y opacidad a sus trabajos que le confieren una atmósfera, algo nebulosa. Los sitios están elegidos magistralmente; Calle Varela, Calle España. El precioso Carril de la Pimienta. Rincones ocultos del patio de los naranjos en la Catedral… Preciosa villas perfectamente reconocibles. Y un silo del puerto custodiado por un Quijote que vigila, desde lejos, a la Farola. Un Quijote, al que sólo le faltan los cenachos para obstinarse aún más en su malagueñismo.

 El Gran Cenachero Alquidico sobre lienzo 64x60

Un amigo y compañero de colegio de la niñez -compartíamos cursos y aulas-el prestigioso crítico de arte Enrique Castaños Alés dice de la obra del artista:

 “Ángel Luis Calvo Capa (Málaga, 1949), que es un pintor de producción lenta y reposada, ha continuado internándose en itinerarios espirituales y estéticos parecidos, aunque dejando ahora más a un lado aquella nota irónica e incluso humorística que solía estar presente en muchas de sus composiciones. Reivindicación de la memoria arquitectónica y paisajística más vinculada a nuestra biografía, sentimiento de melancolía por ciertos edificios en ruinas o seriamente amenazados de ser destruidos, añoranza por lo irremediablemente perdido, Calvo Capa homenajea en estas obras no sólo un territorio geográfico cercano que se convierte en un trasunto de su experiencia interior, sino también a ciertos autores contemporáneos con los que se siente en deuda.

 Serie Opinión Silo del Puerto Acuarela 20x26

Es un verdadero placer presentar aquí en mi blog a este artista malagueño.

 Para que comparta estancia y alojamiento con la Málaga de Paco Aguilar y Bola Barrionuevo; con la misma Beatriz Taillefer, Andrés Mérida, Eduardo Guille, Antonio Abril y Tato Zambrano. Con  Antonio Gaviño y Luis Ruiz y Javier Rico; con mi apreciado Ángel Idígoras; con todos estos amigos -y sólo cito a los pintores de mi ciudad- que conforman un universo artístico, íntimo y personal, del que estoy absoluta y enormemente orgulloso.

 Una selecta cuadrilla de pintores donde la proximidad se alía con el afecto, y el afecto, con la admiración y la admiración, por fin, con el más sincero y efusivo agradecimiento. Una selecta caterva de artistas que, honrosa y generosamente, habitan esta casa virtual con su siempre distinguida y honorable presencia.

 Imagen 054-1024x739

Ángel Luis Calvo Capa. El último que ha llegado. Por ahora.

 Si queréis ver la presentación en Power Point con su trabajo, podéis descargarla desde aquí. Ya sabéis…Acciones de Carpeta >Descargar carpeta.

  Málaga en Acuarela. Ángel Luis Calvo Capa

Disfrutadla.

 Si queréis tambíen, podéis visitar la página del artista:

 http://angelluis.calvocapa.es/

…///…

Fabrica de Cemento Acuarela 44,5x60

Anuncios

EDUBEA

EDUBEA.

“Para Lú. Amor imposible de todo un escalón”

 

Debo de tener una cierta intolerancia hacia Eduardo Guille, mi Amigo. Porque cada vez que tenemos una  reunión en el 4ºM, una parte de mi memoria -la final afortunadamente- no retiene ni lo hecho, ni lo dicho, ni lo vivido. La naturaleza, que es tan sabia como generosa.

Y sé -estoy seguro de eso- que es una intolerancia, porque cuando la reunión con ellos, se celebra el 5º4 me pasa lo mismo. Y no creo que sea por esa incontenible avalancha de chupitos que libamos en una especie de guerra sin cuartel contra la botella hasta su total aniquilación. No creo que sea por eso; o sí, no lo sé. Bueno sí.

About my Beita:

Nada más puedo decir de Beatriz Taillefer que no sea otra vez lo mismo. Solo insistir en que es el arquetipo de la atención. De las buenas maneras, y de la cortesía. Por eso, tuvo la delicadeza de retirarse a sus aposentos cuando su pareja, Eduardo y el que expone, abandonados a la batalla perdida contra el enemigo Barceló, tomaron como rehenes al banjo el uno. A la guitarra acústica el otro.

Así que, poco puedo contar que no esté mediatizado por cierto poso de desazón de 40º a la sombra de la resaca. Pero aprovechando esa inveterada costumbre que he adquirido a lo largo de más treinta años de trabajos forzados, que no es otra que el madrugar, voy a exponer e intentar reconstruir y ordenar las cosas que, envalentonado por el veneno, anoche le dije cuando el pudor y las buenas maneras, habían saltado por la ventana y paseaban cuatro pisos mas abajo entre olores a hojas restregadas del  árbol de la  pimienta.


Todo empezó con su petición de auxilio y asesoramiento para su próximo viaje a Nueva York.

Una velada que debía de tener una duración aproximada de dos o tres  horas; ese era el límite que me había fijado yo, y que al final – para que veas como son las trampas de la amistad- se transformó en un festejo lleno de recuerdos hacia tiempos ya lejanos y un con-cierto homenaje al de Duluth. Guitarra, banjo y armónicas. Solo mediatizado, por el respeto que se le debe y se nos supone a los vecinos.


La preparación y el afianzamiento del precioso viaje, que les espera a mi querida pareja de amigos,  estuvo acompañado de un fantástico Carpaccio de ternera, un delicioso patedefuá y otros manjares. La Taillefer, prudente como siempre -aunque menos que otras veces- acompañó la manduca, como debe de ser, con vino tinto que es lo realmente pegaba. Pido perdón por olvidarla siempre en los brindis, cosa que ella enmendaba de inmediato. Los leones de la manada, irreflexivamente, continuábamos con chupitos de ron, que es como acostumbramos Edu y yo a celebrar nuestros mágicos momentos de reencuentros. Malacostumbre, esa de los chupitos, rediós! Bueno, tampoco tan mala, que diantres!

Sólo le pido a Baco y a Dionisos que me permita citar las reconvenciones adornadas de reprimenda que le hice anoche -y que le recuerdo- por si su estado es al menos, la mitad de la mitad de la mitad, del que yo me encuentro ahora; 10.43 de la mañana del día después. A Hard Day’s Night.

 

Así que ahora le digo, que no tire- como anoche le sugería- el banjo. Pero que desista de su intención de vender el que tiene – una magnífica pieza- para comprarse otro. Que lo haga y se compre otra.

Que dedique su tiempo a perfeccionar- aún más si cabe- esa danza que él ejecuta de manera magistral, que no es otra cosa que el arpegio; que  se dedique plenamente a las guitarras acústicas ( Pongo el plural adrede, porque ahora tiene cita obligada en la calle 48). Que acompañe el retiro y la soledad del banjo con las dos demoníacas armónicas en FA y en SI y que aumente su repertorio con blues en MI soplando la bicha de LA.

Que lo haga así, cohoness, que lo haga. El fue quien me enseñó a bailar los dedos entre las seis. El fue quien me enseñó a transformar el aire en música. Así que esto, casi no es una petición. Es casi una orden, porque el derecho y la antigüedad en el cargo de Amigo me asiste.

También, aprovechando el estado poca-ninguna vergüenza, le pedí sugiriese a Bea  -Maestra de la  luz y del color- me volviese a pintar una acuarela muy pequeñita para el libro que -una vez corregido por Damas Flores- vea la luz, espero, con mis relatos de humor.

Ahora sé, con toda seguridad, lo que quiero que me pinte. Ahora lo sé. Quiero que extraiga de su retinas un trozo de Central Park. Sin edificios que distraigan la mirada; solo ese cocktail de tonos verdes, marrones, rojos y ocres que configuran el otoño neoyorquino. Luminoso, brillante, como ella acostumbra. Su dibujo es el prolegómeno visual de la mayor parte de mis relatos: El llamado Miscelánea. Y debe de dar el tono alegre que se le supone a lo que viene. Así que Edu…Ya sabes lo que te dije anoche -cuando navegábamos en el mar confuso de la embriaguez- respecto al dibujo de Bea, ahora te lo recuerdo y, además te doy el motivo.

También Eduardo, me hizo un  fantástico regalo que adornará mi Muro de los Afectos.

Un precioso grabado realizado por el mismo: El 9/50. Debidamente rubricado. Doblemente rubricado, pues figura no solo la firma del autor, sino además, una marca de presión -no se como se llaman realmente- que no es otra cosa que el recuerdo que tengo en mi cabeza de Don Eduardo. Un elegantísimo sombrero; como el que llevaba siempre -con una inigualable distinción- su padre.

Ya está dicho todo. O casi. ¿Porque he dicho que los dos amigos pintores son – entre otras cosas- formidables retratistas? Lo acabáis de comprobar. Las imágenes que habéis visto acompañando este escrito, son algunos de sus trabajos. El que encabeza este post, – Balneario del Carmen- es el 9/50; el regalo que me hizo ayer. Un millón de gracias de nuevo.

Impagables. Bueno, en mi caso si que están pagados. Con la amistad, el cariño y la benevolencia que me dispensan. Yo a ellos. Guille y Taillefer. Edubea.

Si queréis volver a ver una parte de sus trabajos, podéis hacerlo desde aquí:

https://fathergorgonzola.com/2010/05/06/eduardo-guille-pinturas/

https://fathergorgonzola.com/2010/11/01/de-vuelta-con-eduardo-guille/

https://fathergorgonzola.com/2010/08/21/beatriz-taillefer-portraits/

Volved a disfrutarlos!!!

BEATRIZ TAILLEFER. PORTRAITS

Fue la de hace unas noches una velada preciosa. Y entrañable.

Y fue entrañable porque se daban todas las circunstancias favorables para que resultase así.

Solo cinco amigos alrededor de una mesa en casa -ya lo he indicado alguna vez- de la mujer que considero mi mejor amiga: Titi. Mi querida Titi.

Y compartíamos esa mesa Santa, Titi y yo, con dos amigos con los que llevábamos tiempos sin habituarnos “In personam” : Eduardo Guille y su pareja: Beatriz Taillefer.

Velada con banda sonora de banjo, guitarra acústica y armónicas de fondo.

Pero vamos  a lo que vamos:

Este post está redactado con la intención de hablar del trabajo artistico de ella. De Beatriz Taillefer. De Bea.

No nos veíamos con  Bea desde las lejanas e interminables noches de humo, tapete verde y risas, en casa tambien, de la misma anfitriona. Tiempos, de los que anoche, nos acordábamos con mucho cariño.

Hablábamos acerca del Power Point que, hacía algunos meses, le habia realizado a Eduardo con parte de su trabajo. Con sus pinturas.

Trabajo este, que está alojado en este blog. Aquí:

https://fathergorgonzola.com/2010/05/06/eduardo-guille-pinturas/

Le comenté a Bea -como quien no quiere la cosa-  mi deseo y la ilusión que me haría, el poder hacer un trabajo similar con su obra. Por si caía la breva.

Y vaya que si cayó. Inmediata y felizmente.

No solo me dió le venia, Sino que además, y para mi sorpresa, en un arrebato de generosidad,  me dijo que le encantaría. No solo me daba su consentimiento, sino que además me dijo que le encantaría! No se puede pedir más.

Beatriz Taìllefer es una magnifica  y excepcional pintora. Con una sensibilidad extraordinaria y un talento innato para reflejar en sus pinturas la expresion y la personalidad de sus retratados. Para las acuarelas, para los paisajes. Asilah. Mi querida Asilah.

 

Me comentaba Eduardo, lo buena que era como artista, y la dificultad  añadida del retrato a la acuarela; trabajo que no permitia la correccion como en los óleos o en los acrílicos.

Porque en esa técnica -me decía- cualquier fallo  implicaba un volver a empezar.

He contemplado los retratos que configuran esta presentación, una y otra vez. No me canso de hacerlo. Y por eso le estoy tan tremendamente agradecido a Bea, por permitirme entrar en su obra a través de sus propios ojos. A entrar en su mundo. Con la venia. Con su permiso.

Un inciso:

He deslizado, en esta preciosa recopilación, un retrato que le hizo, a ella, el propio Eduardo. Porque he querido. Así, sin más.

Sigo…

Cuando trato de hacer una presentacion en Power Point, sigo un protocolo prefijado:

Elijo con cuidado las imágenes, las inserto en el proyecto, elijo las trancisiones, la máscara y los tiempos, y después, por fin, la música.  Una vez hecho todo esto, -en modo prueba- observo el final y quitando algunas imágenes o alargando los tiempos de exposición, las sincronizo para que el final sea el deseado.

Esta vez, no ha sido problema alguno la eleccion de las pinturas. Porque solo he tenido – por la falta de tiempo que me obliga la presentación – desechar un solo retrato; y ha sido por cuestiones meramente tecnicas. Esta vez no ha resultado un problema el elegir.

Lo que si hubiese sido un problema enorme es haber decidido cual eliminar.

Pero este trabajo me ha resultado un mucho (iba a decir un poco) más laborioso de lo acostumbrado

Porque lo he hecho todo al revés. Porque me impuse que todo debería de ir alrededor de una música que revoloteaba en mi cabeza y que estaba en algún lugar de mi discoteca particular.. No al reves, como era costumbre. Primero el trabajo, después la música.

Tenia que ser, sin ninguna duda, esa la música. No otra , Y voto a bríos que busqué  incansablemente para dar con otra también apropiada. Pero cuando dí con ella, me dije…Esta es Bea!

La música que elijo, siempre debe de reflejar, en mi mente, la imagen de la persona sobre la cual gira el trabajo que estoy realizando. Y cuando dí con esta. Lo supe. Debía de ser esta. No otra.

 Era la perfecta para acompañar, de la mano, los trabajos de Bea. De Bea Taillefer.

Y en base a la elegida, debía pués girar la realizacion posterior.

Pero tuve la suerte enorme de que, ajustando un poquillo por aquí y un poquillo por allá, quedase el producto final acompasado. Como yo quería. Como yo lo veía.

Y cuando por fin lo terminé, el resultado fue precioso. Porque los retratos de Bea- de ahí el nombre de la presentación -Portraits- son de una belleza tan extraordinaria que no tengo que, sino conmoverme cuando – sin cansarme- los veo una y otra vez. Una y otra vez.

Y por eso, después de todo, me ha salido uno de los trabajos mas bonitos que he hecho nunca.

Por ello, brindo -como hace unas noches- con un gin tonic de Hendrik’s con una rodaja de pepino holandés. Aunque sea de Mercadona. 😉

Si quereis ver esta presentacion, podeis hacerlo, bajándola desde aquí.

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/BEATRIZ%20TAILLEFER/BEATRIZ%20TAILLEFER.%20PORTRAITS.pps

Ya lo veréis, amigos…Ya lo veréis.

A %d blogueros les gusta esto: