RECETARIO DE COCINA MARROQUÍ (II)

cuscus

RECETARIO DE COCINA

 MARROQUÍ (II)

LAS SOPAS, LOS PESCADOS

Y LAS CARNES.

Sé que mantengo una deuda pendiente con Marruecos. Con el Sur de Marruecos concretamente. Porque todavía, y muy a mi pesar, ese Sur lejano se escapa de mi control en cuanto a visitas pasadas y planes futuros.

Pero con el Norte, Señores míos… Con el Norte de este país vecino, Señores míos… eso, ya es otra cosa.

La primera vez que visité Marruecos, fue en los mediados 70. Y lo visité como debía de hacerse en aquella época, subido a un  Citroen 2 Caballos, y pertrechados -los tres amigos que nos fuimos- con muchísima más ilusión y ganas de aventura que con dinero contante y sonante. Flotando -como mandaban los cánones- en una inmensa e interminable neblina de risas incontrolables y atosigados por humaredas de sabor dulzón.

citroen-2-cv-azam-1971

Como suele suceder con todas las primeras veces, aquella, fue la más inolvidable; a pesar (o gracias a eso) del desconocimiento del terreno que aún teníamos, y de lo novatos y bisoños que éramos en cuanto a viajar a ese país. De aquel viaje, insisto, es del que más gratos recuerdos guardo en el almacén de mi memoria.

Pasamos el destartalado coche desde Algeciras a Ceuta, para dirigirnos a Tetuán y encaminarnos (después de hacer noche) a nuestro destino final: Chefchaouen. Allí, en la misma Medina, dormimos en una humildísima pensión llamada “La Castellana”. Creo que ahora está muy bien, pero en aquellos tiempos era un verdadero muestrario de humedades -eso si, refulgiendo éstas en impolutas paredes azules-  y una ducha imposible de agua jabonosa estancada difícil de soportar. Nada por otro lado, que tres sanos chavalotes no pudiésemos aguantar.

pension-la-castellana_1115901

Téngase en cuenta, que estamos hablando de un pueblito de Marruecos en plenas montañas del Rif hace algo así como 40 años ya. Anteayer.

La experiencia fue fantástica, ya os digo…Imperecedera en la memoria. Comíamos a base de unos deliciosos y finos panes en los que untábamos una fresquísima mantequilla (que vendían en la calle sobre hojas de moreras) que ríase Ud. de las mantequillas Lorenzanas, Flandes y demás. Pinchitos y keftas a docenas acompañados con té azucarado en la Plaza de la Medina y algún infrecuente cús-cús que nos sabía de maravilla. Una preciosa experiencia aquella que fue el germen de las muy muchas visitas posteriores.

01-Calle-de-Chefchaouen

En los 80, volvimos a ir muchas más veces, pero ya en mejores condiciones económicas en cuanto a condumio y alojamiento. Con un guía de lujo, mi queridísimo amigo Salvi Laporte. De una de aquellas visitas, distingo entre muchas, una anécdota:

Decidimos alojarnos en el mejor hotel de Chaouen: el Hotel Asmaa (hoy llamado Atlas) llegamos los tres coches de la expedición a sus puertas después de un viaje entre bosques verdes y frondosos. El Hotel, está situado en lo más alto de la montaña que observa al pueblo, y allí, nos encontramos con que estaba semicerrado; estaba éste solo atendido por una “cédula de mantenimiento” que creo que nos dejaron alojarnos allí para ganarse ellos un subrepticio sobresueldo. ¡Que entren los pardillos! pensaron los moros en un más que aceptable árabe.

Hotel%20Atlas%20Chefchaouen

Entramos y nos recibieron un conserje altísimo y con una cara extrañísima. Tirando muy mucho para feo. Otro que andaba por allí como alma en pena y que no se enteraba de ná y un botones-ordenanza-camarero-chico para todo, que era un pequeñísimo enano con uniforme de color burdeos. El enano más enano que uno pudiera imaginarse: Bajo, gordito y calvo. Una suerte de Danny De Vito a la musulmana manera que Alá confunda.

Pues bien: Yo, llevaba una enorme bolsa amarilla (regalo de bodas) que el ínclito enano se empeñó -para ganarse la propina- en llevar a cuestas pese a mi reiterada negativa. De modo y manera que todos íbamos detrás de él, conteniendo la risa, pues la enorme bolsa, parecía desplazarse ella sola por los pasillos de aquella copia del solitario hotel de la película El Resplandor, porque tapaba completamente al enano y dispuesto mozo. Levitaba la bolsa en el aire mientras se desplazaba ella sol para adelante. Ya te digo!

Alborozo! Que hacemos?  Todos a la piscina, (estábamos solos, como es natural) disfrutando de unas maravillosas vistas… y a la habitación! Las duchas, de agua helada; pues no iban a encender las enormes calderas para ocho clientes. La cafetería (para un té que nos calentara después de la ducha) cerrada por el mismo motivo. En fin…

Al día siguiente, contentos de haber sobrevivido al del hacha en tan solitario establecimiento, dijimos adiós al larguipiri de la cara extraña, al mahara que no se enteraba de ná, y al enano De Vito; les endiñamos propina y pabajo!! Nos mudamos al Parador de Turismo en la Plaza principal de Chaouen.

hotel-parador-chefchaouen

Más tarde, ya en los 90, entre otras veces, Santa y yo volvimos solos a pasar algunos días. A la vuelta y dispuestos a pasar la frontera, un policía se empeñó -con la connivencia de un chucho tontopollas y presuntamente amaestrado para esas lides- en que éramos traficantes de drogas al por mayor (no sé yo llevando un Ford Fiesta, que coño de por mayor, pero bueno!) y nos tuvo dos horas registrándonos el coche con el inteligente argumento de que el puto perro olía (en un dechado de capacidad olfativa) a porro dentro el coche. ¡¡¡Aquí se ha fumado haschís dentro del coche!!! Alegó como quien había descubierto la vacuna contra la estupidez. Y nos miraron los dos, poli y perro, acusadoramente.

haschis

Lo miramos con cara de decir:  Ejque venimos de Marruecos, sabusté? Si viniéramos, de la Isla de la Toja, el coche olería a Jabón Magno. Nos dejan pasar a pesar de la reticencia del idiota policía de aduanas y del cánido pariente lejano y tonto de Rex.

Llega el siglo XXI y nos aburguesamos. De aquellos barros estos lodos. O como se diga. Y desde entonces, nos hemos limitado a alquilar una preciosa casa en Asilah en plena Medina con cocinera y limpiadora aparte que nos procuran unas estancias felices y cómodas más acordes con las edades que ya manejamos. Una delicia, que algún día, deberemos de repetir.

asilah 2

Bueno…y ahora al meollo de la cuestión, que vaya como me he ido por los Cerros de Essaouira. Aquí os inserto un archivo referente a la gastronomía marroquí en general. Sopas, carnes, pescados, dulces…todo un universo de sabores que pongo a vuestra disposición.

Podéis bajároslo desde aquí:

Anne Wilson – Cocina marroqui

¡¡¡Que os aproveche!!! Y no sufráis que tengo más!!!

castellana

…///…

Anuncios

RECETARIO DE COCINA MARROQUÍ: LOS DULCES

dulces

RECETARIO DE COCINA

MARROQUÍ:

LOS DULCES.

Mi querido amigo Carlos de León y Paz (que nombre tan bonito!) me envía un archivo fantástico e interesantísimo. Se trata de un recetario de repostería marroquí.

Mi amigo, que sabe de mi querencia por esas tierras -que el profeta Mahoma guarde en su seno- también sabe de antemano, que no voy a poder resistirme a insertar dicho archivo. Porque no sólo son fotos e indicaciones. No son tan sólo ingredientes y alimentos. Son un muestrario inacabable de sabores que vuelven tanto a mi paladar como al recuerdo. Son olores y miradas también que evoco -como si de ayer mismo se tratase- de los disfrutados en la puerta de salida de la Medina de Asilah. Aquella, que resguardada por dos cañones que escoltan casi el umbral, te da paso a un mercado lleno de viveza y celeridad, de bullicio y frenética actividad en la parte nueva de la ciudad.

especias

Y digo de colores, porque los puestos de especias, te ofrecen un mar policromático inabarcable. Puestos que compiten en tonalidades, y en igualdad de condiciones, con los otros puestos de frutas y verduras que  recuerdan a los que en tu niñez te acompañaron antes del advenimiento de los plásticos y los “esaboríos y singrasias” envases de poliespán.

432180_135731779911313_1110103630_n

Los puestos de carne con sus cohortes de moscas zumbonas; Las espeluznantes carnicerías, terroríficas para la vista. Aunque que dicho tormento -el de la contemplación- se mitiga y desaparece cuando al comer los productos que cuelgan en los ganchos –a saber que delito habrán cometido, para tan terrible suplicio-  te trasladan a un mundo carente de potenciadores de sabor (la insania gastronómica del glutamato monosódico  y de los insulsos colorantes), a un nirvana de sabores perdidos.

563623_140424882775336_1295468690_n

En Marruecos, puedes acudir a comer (si quieres captar la esencia) a “un restaurante de carretera” donde en una carnicería adosada a este, puedes adquirir un kilo de carne de cordero, para que una vez aliñado con un muestrario secreto de especias morunas, y posteriormente asados, te lo sirvan ensartados como deliciosos pinchitos junto a unas  aceitunas de mil tonos morados -también aliñadas y sabrosísimas- y un dulcísimo vaso de té recién hecho desbordado hasta arriba de hierbabuena (y visitado insistentemente por avispas) que conforman un sabor dulce-salado que es puro Chefchaouen en vena.

67836_138562876294870_874221635_n

Después de este festín carnívoro, otro té verde se acompaña de unos cuernos de gacela o de unas chuparquías que te procuran un paraíso de dulzor de miel y almendras aromatizadas con agua de azahar próximo al más indeseado coma diabético.

Suele pasar que, en esos lugares -que suelen ser los más auténticos y los más humildes- los manteles de plástico, tengan una cierta pringue. Y que el servicio se demore hasta la espera más interminable. Que las sillas, hace años deberían de haber sido reemplazadas por otras mas nuevas.

426446_164843867000104_1163649970_n

Pero también es verdad, que ese servicio -amabilísimo, casi siempre- adolece de la pesadez del camarero atosigante de la remilgada Europa. Porque comerte una merluza, fresca hasta lo imposible -que hacía pocos minutos reposaba en el suelo de la calle del mercado sobre un papel de periódico y casi moviendo la cola de viva que estaba- conlleva una recuperación y un reencuentro con los sabores y olores perdidos en este nuevo mundo de modernidad que hacen que todos esos “inconvenientes” se obvien y se pasen por alto.

735096_148886645262493_1897933676_n

Ahora, y de la mano de la cocinera marroquí, Rachida Amhaouche,  Carlos de León y Paz (que nombre tan bonito) me hace llegar un libro de recetas de dulce marroquíes que harán las delicias (doblemente) de los que gusten el sabor de la almendra, de la vainilla, de la canela más pura y libre que jamás se hayan probado en este lado del Estrecho de Gibraltar.

Más adelante, también colgaré algún que otro libro de recetas árabes para que aprendáis a hacer Tajines, y Pastelas. Tabulés y Hummus, Cus-cus y Hariras…cocina egipcia y libanesa…en fin…eso será en otra próxima entrada. Muy pronto.

735022_163494340468390_1261010102_n

Este es el documento:

RECETARIO DE PASTELERÍA MARROQUÍ

Que os aproveche!!!

Nota: Fotos sacadas de la página de Rutas de Marruecos.

DE CAMILLE CLAUDEL Y JUAN MANUEL HURTADO

DE CAMILLE CLAUDEL Y

JUAN MANUEL HURTADO

***

“Una genial artista de principios del siglo XX que modernizó el arte de la escultura, y quedó ensombrecida por la moral de su tiempos y por los intereses de su maestro.

banclaudel

Me escribe mi queridísimo amigo Carlos de León y Paz (¡Que nombre tan bonito!) una misiva donde me recomienda, y pide el favor, de dar difusión por este medio, de una obra de Danza-Teatro que se ha de representar próximamente en el Teatro Echegaray de esta ciudad de Málaga.

Mas abajo pondré días y horarios.

Después de informarme detenidamente de quien es el director escénico: el dramaturgo Juan Manuel Hurtado, amigo del amigo;  También que grupo sería el que  representara dicha obra: Alfa Teatro & Hados Danz; y, sobretodo, haberme leído una somera biografía de la escultora Camille Claudel, no me supone -y lo digo con la contundencia y seguridad debida- ninguna molestia, incluir esta referencia en el apartado Ateneo’s Alas con Secuencias de este Blog. No siento ninguna duda, insisto, en recomendar altamente esta obra a todos los lectores de este cuaderno de bitácora que es El blog de Father Gorgonzola.

Claudel-Camille-LAge-Mur-Sun

Es más agradezco enormemente a mi querido Carlos, el haberme proporcionado la curiosidad acerca deun personaje tan interesante como desdichado que fue Camille Claudel.

Camille Claudel, tuvo el infortunio, la desdicha, de existir en la mala época para las mujeres que le tocó en el sorteo de la vida. Una época en que la mujer, vivía subyugada por las directrices dictaminadas por los hombres; y donde se les atribuía un único papel reproductor de la especie y una existencia florero lejos de las cualidades que cada una de ellas pudieran detentar. Mil casos hay: Mileva Maric, la mujer de Einstein. Milena Jesenská, la novia de Kafka, la propia Camille…

De aquellos tiempos: “Tan chocante era una mujer en Oxford que, en algunos caso, los profesores no sabían cómo actuar ante ella y, nerviosos ante la posibilidad de que los rozara una mirada femenina, se llegó al absurdo de obligarla a escuchar las clases de espaldas”

 Una vergüenza!!!

la-vague-sculpture-by-camille-claudel-1346598043_b

Camille fue una irreprochable escultora que a la sombra de su amante – el genial escultor August Rodin- y teniendo como especial enemiga a una madre que se avergonzaba de ella por el pecado de ser una artista extraordinaria y con pensamiento propio- fue internada hasta su muerte en un manicomio. Durante 30 años.

“Tras apoderarse de la obra realizada a lo largo de toda mi vida, me obligan a cumplir los años de prisión que tanto merecían ellos…”

Estas palabras fueron escritas por Camille Claudel al cumplirse el séptimo año de lo que ella misma calificaba como “penitencia”, su internamiento en un manicomio.

(Lo que desconocía entonces es que al final de sus días, 23 años después, se encontraría en ese mismo lugar, el sanatorio mental de Montdevergues, y del mismo modo, encerrada.)

Vamos a Juan Manuel Hurtado: Me cuenta mi amigo Carlos de León y Paz (que nombre tan bonito!) que es Juan Manuel, un insigne dramaturgo y Director Escénico…

juan-manuel-hurtado

“Son gente de Málaga y para mi el director, creo que es un genio de los que esta tierra da de vez en cuando, es de los pocos a los que Romero Este, le ha dejado representar sus obras “… me comenta mi amigo.

La extensa producción de Juan Manuel Hurtado no solo avala y justifica la elaboración de esta entrada en este blog; sino que, dicha inserción, dignifica y enaltece al mismo.

Hados Danz & Alfa Teatro

 xxl_2

Es un equipo de  producción, gestión y difusión de espectáculos de danza-teatro en los espacios de la danza contemporánea. Lo integran la coreógrafa y bailarina Paloma Hurtado, componente del Tenerife Danza Lab-Auditorio de Tenerife, profesional de larga trayectoria internacional, y el director y dramaturgo Juan Manuel Hurtado, con más de cuarenta espectáculos estrenados en todos los géneros escénicos.

Dice Hados Danz & Alfa Teatro acerca de la obra:

“Nuestro espectáculo es la respuesta metafórica y poética a esa condena y a ese gran oprobio. Un grito de libertad entre la sinrazón de la Vida y la Emoción del Arte.”

xxl_5

Un pequeño adelanto, ha sido esto, de lo que podréis ver  en el Teatro Echegaray de Málaga los días: Viernes 25 de Enero a las 21,00 y Sábado 26 de Enero a las 20,00

 Dramaturgia y dirección Juan Manuel Hurtado
Con Paloma Hurtado, Sonia Trujillo, Mari Luz Arcas, Nacho Fortes, Eduardo Duro y Silvianne Cristóbal  

Coreografía Paloma Hurtado

SINOPSIS

 

Camille Claudel es un personaje fascinante y una escultora de excelente calidad. Su trágico destino como alumna y amante de Rodin la ha convertido en una auténtica leyenda, en la imagen de una mujer víctima de un maestro despótico, de una familia ingrata y de una sociedad cerrada y misógina.

Su atormentada existencia no esconde, sin embargo, la calidad de su producción y la extraordinaria modernidad de sus obras. Camille Claudel revolucionó, junto a su maestro Rodin, la expresión escultórica de su tiempo. Su exquisita habilidad técnica le permitió zafarse del academicismo para dotar a sus figuras de emoción y vitalidad. Sus primeras obras llevan el sello indiscutible de Rodin, pero, en las piezas consagradas de este artista, también advertimos claramente la influencia de Camille.

Cuentan, sin embargo, que Rodin temía que Camille le hiciese sombra y nunca la ayudó a salir adelante. / El otro gran hombre en la vida de Camille, su hermano Paul Claudel, no pudo soportar la relación de ésta con su maestro y se alejó de ella para siempre: “Todos esos maravillosos dones que la naturaleza le había otorgado no han servido más que para traerle la desgracia”, decía su hermano.

camille_claudel_04

Sola y sin recursos, Camille se sumió en una crisis depresiva y empezó a destruir sistemáticamente toda su obra.

En 1913, su familia la encierra en el sanatorio psiquiátrico de Montdevergues, de dónde no saldrá jamás. Gracias a unos documentos encontrados recientemente, sabemos que a su ingreso se le diagnosticó “una delirante manía persecutoria”, acompañada de ” paranoias de grandeza”. Lúcida y desesperada, Camille escribió numerosas cartas durante su encierro, exigiendo a gritos que la liberaran. Nunca salió de allí. Murió 30 años después.

Ésta es nuestra  simbólica historia entre la creación  de una mujer libre y la imploración de la vida como encierro.

camille_claudel_01

Si queréis abundar en la biografía de Camille Claudel, aquí tenéis una somera y amena referencia:

http://mujeres-riot.webcindario.com/Camille_Claudel.htm

Y si queréis haceros con localidades para dicho espectáculo, podéis hacerlo desde aquí:

https://www.unientradas.es/janto/main.php?Nivel=Evento&idEvento=Camille

Pinta bien…Pinta muy muy bien.

cartel-provisional

A %d blogueros les gusta esto: