BAILANDO CON TOROS

IMG-20130720-WA0005

BAILANDO CON TOROS.

“Tengo la enfermedad del Arte.

La transmito, pero no la padezco.”

(Andrés Mérida, padre.)

 

La cosa surgió súbitamente; con una inesperada y gloriosa llamada a filas de mi amigo el Almirante Mérida. Con el requerimiento -siempre ilusionante para mí-  de que me presentase, en las dependencias de su estudio, con la alentadora promesa de la prebenda solicitada.

 -Vente para acá que tengo ganas de estar contigo; me dijo. Que hoy estoy pletórico de inspiración  y te vas a llevar un regalo.

 Yo, que soy tan rápido como el alado dios Hermes -también protector de las mujeres menstruantes (No sé si me habrán cogido Uds. el chiste)- respondí con un lacónico…

 -Voy pallá!

 Iba yo, por consiguiente,  raudo y veloz, contento y feliz, hacia el estudio de mi querido y admirado Andrés Mérida. Prestigioso pintor que es.

 SAMSUNG

Un inciso:

 Esto tenía su propia génesis. Un primigenio comienzo: Durante mis caminatas por la Ruta del Dianbén, suelo cruzarme con el amigo Mérida. Como quiera que los profesionales del paso ligero, aborrecemos pararnos -por lo que conlleva de pérdida de ritmo- cuando llega el momento (justo en el tiempo y exacto en el lugar) compartimos saludo militar al grito de ¡Almirante! Y nos damos, ambos dos, por cumplimentados. Cómo mandan las ordenanzas.

 El Lunes pasado, rompí la regla de los caminantes; pa que vean; lo paré y -comunicándole mi intención de realizar nueva entrega en mi blog de su trabajo- le pedí algún cosita suya, firmada y dedicada,  para que encabezase (y ya de camino, figurase en la página de inicio de este blog) la entrada que ahora mismo estáis leyendo.

 SAMSUNG

Se acabó el inciso. Sigo con lo anterior…

Así de ilusionado pues, iba yo en el coche; encantado de la vida; dado que mi familia de “Méridas” iba a ser incrementada con un nuevo tesoro. Pero al destino -que a veces es cruel y veleidoso, pero esta vez estaría cansado- le dio por ser indulgente conmigo; y lo que iba a ser un regalo, se transformaron por arte de la generosidad, en tres fantásticas  y preciosas piezas. Y cada una de ellas, tienen su historia. Las que ahora os cuento.

Para no alargar mucho el relato -ya se sabe como es de rígido esto de Internet- voy a resumir mucho los dos primeros regalos; de hecho, ya he relatado el primero. El segundo, una lámina firmada  y numerada 29/100, que por poco, hace que mi Santa se desmaye de la emoción producida. Y, por fin, vamos por el tercero y que da título a esta entrada:

 IMG-20130720-WA0004

BAILANDO CON TOROS.

Entrar en el Templo, siempre acarrea un abanico de emociones. Reacciones físicopsicológicas dicen que son, que me producen el escalofrío del Síndrome de Stendhal al verme rodeado de tanta belleza. El amigo Mérida, tiene a bien el cambiar periódicamente el muestrario que cuelga en sus paredes; de modo y manera que el visitante queda en cada visita sorprendido y fascinado. Como si cada vez,  fuese la primera.

 SAMSUNG

Nada más llegar, tras el abrazo cordial que siempre nos dispensamos, amablemente y como acostumbra, me ofrece cervezas que yo rechazo pero canjeo inmediatamente por dos chupitos de whisky que me proporcionan el golpe de calor imprevisto y fastidioso.

 En mitad del estudio -como es acostumbrado y  habitual- está instalado el enorme caballete donde se fraguan las ideas, los impulsos artísticos del Maestro. Este, el caballete, extrañamente despejado de color estaba solamente ocupado por una enorme cartulina porosa de tono verde pálido. Con una ausencia de trazo y de color que llamaba la atención. Cómo esperando ser utilizada.

 SAMSUNG

La velada trascurría entre comentarios de pintura, los toros…siempre los toros. De la plaza Monumental de México D.F. y la corrida que allí presenció con el Juli de espada entre otros. Hablamos acerca del traje que le habían regalado del cantante mexicano Alejandro Fernández; orgullosamente me lo mostró y se lo probó para que quedase inmortalizado en las fotos que ahora estáis viendo. Seguíamos hablando de los pasodobles, de la pintura de Saura y, también, sobre la evolución en su pintura y la huida del encasillamiento artístico que tanto le horripila. Ante mi preocupado comentario sobre si pensaba abandonar su vertiente taurina, me tranquilizó con la negativa. El toro y el torero, forman parte indeleble de su universo particular.

 SAMSUNG

También me descubrió al músico italiano Mario Biondi una suerte de moderno Barry White y, por fin, me confesó, que por las mañanas da gracias a las alturas por haberlo dotado de un don que le permite ganarse la vida con lo que ama.

 Así pasaba la velada cuando de pronto, ocurrió el milagro. El maravilloso e inesperado milagro: se puso delante del lienzo -algo así como una enormidad de un metro de alto y setenta centímetros de ancho- y me dijo:

 -Este, lo voy a pintar en directo y, además, te lo voy a regalar!!!

 El corazón me dio un vuelco. Casi me mareo. No me lo podía creer.

 -Además, porque eres mi amigo. Ya somos amigos, elige tu mismo el tema!

 Otro vuelco. Le sugerí -como era de esperar- un torero. No hubo duda alguna en la elección.

 Se quedó pensando. Un minuto escaso pensando.

 -Ya lo tengo!! En la cabeza ya lo tengo!! Pero para esto hay que cambiar de música.

 Se acercó a su ordenador, buscó tema adecuado, y empezó a sonar la música.

 -Éste!!  Me dijo, es el pasodoble que inicia siempre las corridas en la Malagueta.

 Y así, de esa manera mágica, con Pan y Toros, empezó el festejo. Se bajó al redondel, y así acompañado, empezó la lidia. Bailando con Toros.

 SAMSUNG

La primera mancha desconcierta. Andrés pinta con figura de torería. Presencia y apariencia. Los lances pictóricos quedan reflejados a pinceladas imposibles en la cartulina, abocados a lo imperecedero; tras la primera mancha, dos líneas definen no se sabe por ahora el qué; hasta que otra línea curva rapidísima y genial, configura y descubre el cuerpo del torero aportándole la postura, y el gesto. Situándolo en la arena frente al toro. Genio y figura.

 SAMSUNG

Joder! Exclamo rompiendo el silencio que me he autoimpuesto. El Maestro ríe.

 De vez en cuando -y sin perder de vista al lienzo- se dirige a barrera para cargar el pincel. Cambio de trastos.

SAMSUNG

Mezcla magistralmente rojo y el blanco y le proporciona los rosas a la chaquetilla. Y sigue toreando; bailando con el toro. Al ritmo cadente y pausado del pasodoble. No creáis que son licencias que me permito; Andrés Mérida utiliza poses taurinas mientras pinta; y en cada lance gráfico, perpetúa manchas que poco a poco van ganando la batalla al papel.

 SAMSUNG

Las ceras ahora, delimitan los espacios dotándolos de  cuerpo: El oro se instala en  las mangas y en el pantalón del torero. Más rosas para las manos, separados los dedos a golpes de blanco; rojo para el capote. Un capote dotado de hechura propia; de vida y de movimiento. Torería. La maestría del baile en la plaza del lienzo.

 SAMSUNG

El resultado, fue este que podéis ver. Una maravilla que dispone de la inesperada e imprevisible particularidad de que fue creada  para mí. Sólo para mí y en mi presencia. Un regalo imborrable e inolvidable.  Cuadro y momento. Un obsequio lleno de apego, amistad y deferencia.

 SAMSUNG

Gracias amigo y Maestro. Te estoy, por siempre, emocionadamente agradecido.

 Ahora, aquí, podéis ver una presentación con los últimos trabajos del Maestro. Ya sabéis… Opciones de Carpeta> Descargar Carpeta.

Andrés Mérida. Bailando con Toros

 Disfrutadlos.

 SAMSUNG

Anuncios

TIEMPOS DE DESCONSUELO Y SURREALISMO

TIEMPOS DE DESCONSUELO

( Y Surrealismo)

MICHAEL CHEVAL.

PINTURAS

***

En estos tiempos surrealistas donde la realidad se confunde con la mala ficción -fíjate que grandísima putada- y el futuro se adivina de un color negro azabache, uno se refugia como puede, en el recoveco afectuoso que proporciona el arte. En ese oasis que te procura la contemplación de obras de -en este caso- maestros desconocidos y que son, ya te digo, refugio y consuelo para esta desazón que día a día nos interviene. Para paliar -si fuese posible- el sentimiento adverso que te produce, el sinfín de atropellos, abusos y contrasentidos que podemos observar atónitos en este país desmantelado,  deshecho y con pocos visos de arreglo.

Surrealistas son estos tiempos también de injusta locura social;  así como impensables las coyunturas no buscadas que nos rodean y que  -ni en la peores pesadillas- hubiéramos pensado que acompañaran nuestra vida.

Por eso me gusta tanto el surrealismo. Porque ya que vivimos estas circunstancias, por lo menos que me pillen preparado para poder malentender esto que se nos ha venido encima.

Tengo una especial predilección por los Jokers, por los arlequines, por lo bufones, los monos; como se llamen. Habría que hacerse mirar esa particularidad, lo sé; pero, he de reconocerlo, me encantan. No los tristes y amenazadores. No esos de risa cruel y llenos de maldad que producen desasosiego. Me gustan los alegres y coloridos. Aquellos que, bailando con una pierna alzada a la Ian Anderson manera, te dispensan una melodía  y una risa al son de sus cascabeles. Con la venia de su Rey que casi todo le permite. Casi todo, tampoco se pasen.

También me gustan del surrealismo, esos paisajes oníricos de perspectivas y proporciones imposibles. Me gusta esa irrealidad que escapa del concepto establecido de lo verdadero y lo existente. La  maestría en la ejecución del trabajo y  la representación de la fantasía del artista en el lienzo. La ilusoria y quimérica percepción de un mundo descabellado y disparatado. Un mundo, que se nos escapa. Que desafortunadamente no existe.

Esto de las redes sociales, ayudan mucho a descubrir talentos que de  otra manera, nunca yo hubiese sabido de su existencia, Por eso me he sentido tan dichoso por descubrir a este artista ruso del que ahora -si queréis- vais a poder contemplar una muestra de su fantástico y ensoñador trabajo. Michael Cheval

Antes poneros en situación:

 

Michael Cheval

Michael Cheval nació en 1966 en Kotelnikovo, un pequeño pueblo en el sur de Rusia. Creció entre pinturas y pinceles, lienzos y caballetes. Su abuelo, un artista profesional y escultor, fue quizás quien trasmitió a Michael el amor por el dibujo, de tal forma que a la edad de tres años Cheval ya podía dibujar complejas composiciones mostrando sus fantasías e impresiones. En 1980, Michael y su familia se trasladaron a Alemania. Su nuevo hogar causó una gran impresión en el joven artista. Museos y castillos, antiguas calles y paisajes del sur de Alemania definen de forma permanente los gustos y predilecciones de Michael. Siempre interesado en la historia y la literatura, Michael se dedicó durante un tiempo a la música. Organizó una banda y se dedicó varios años al rock ‘n’ roll. Componía canciones y escribía poesía.

Después de graduarse de la escuela y servir en un ejército soviético, Michael se mudó a Nebit-Dag, una ciudad de Turkmenistán en el medio de Kara-Kum, cerca de la frontera con Irán. Absorbió la filosofía oriental y comenzó a trabajar como artista profesional independiente, dando forma a su estilo surrealista.

Con su decisión de emigrar en 1997 a EE.UU. comenzó una nueva época para el artista. Regresó a la cultura occidental que en gran medida lo inspiró en su juventud, pero ahora se trajo a su propia experiencia, su filosofía y visión. En 1998, se convirtió en miembro del prestigioso Club de Nueva York Nacional de las Artes, donde en 2000 fue distinguido con el Premio del Comité de Exposiciones en la exposición anual del club. Cheval expone con regularidad en varias galerías de Nueva York y Europa y es miembro destacado de la Society for Art of Imagination (Londres, UK)

Michael Cheval también ha publicado dos libros. El primero, de 96 páginas a color y llamado “Lullabies”, fue publicado en colaboración con la galería Interart en el 2003, y el segundo, “Nature of Absurdity”, libro de 128 páginas a color, en el 2007. Será este segundo álbum el que defina su visión y estilo único. El absurdo es el punto de partida de sus creaciones. El arte de Cheval a menudo se identifica con el teatro del absurdo de Beckett y Ionesco, y las películas de Greenaway y Buñuel.

(Fuente : http://www.enkil.org/2012/01/03/michael-cheval-el-arte-del-absurdo/)

Si queréis ver una muestra de su trabajo musicada con Pink Floyd, podéis descargaros esta presentación en Power Point que he realizado.

https://skydrive.live.com/redir?resid=9B5AD4B7DBD9E872!2466

Pichad en Acciones de Carpeta > Descarga de Carpeta. Que la disfrutéis.

CLAUDE VERLINDE

 

CLAUDE VERLINDE

 Puede que esté un poco recurrente con la corriente del Realismo en la pintura; pero, sabrá el lector asiduo de este blog, que es un estilo que me fascina.

Ahora le ha tocado Al pintor Claude Verlinde; un pintor  francés del llamado Realismo Imaginario nacido -este autor- en el año 1927.

Al contrario de los pintores realistas, cuya obra he insertado en este blog anteriormente,  Verlinde no detenta ese brillo y pulcritud de los reflejos de la luz y del color de los realistas –americanos o no- del pop de los cincuenta en adelante.

Su obra es más oscura y algo mas tétrica; tengamos en cuenta le época de la que estamos hablando, Verlinde posee influencias de Goya y de El Bosco.

Los desnudos femeninos son una presencia muy asidua en sus pinturas, lo que le de una connotación erótica indiscutible.

He elaborado esta presentación en Power Point para mostraros una parte importante de su obra.

Espero que os guste

Podéis bajaros este trabajo desde aquí:

https://skydrive.live.com/view.aspx/CLAUDE%20VERLINDE/CLAUDE%20VERLINDE%20PINTURAS.pps?cid=9b5ad4b7dbd9e872#!/?cid=9b5ad4b7dbd9e872&id=9B5AD4B7DBD9E872%212405

Que lo disfrutéis.

BERT MONROY. PINTURA DIGITAL

BERT MONROY. PINTURA DIGITAL

 Bert Monroy nació y se crió en Nueva York, donde pasó 20 años en la industria de la publicidad como director de arte y director creativo de varias agencias, así como la suya.

Su obra también ha sido utilizada para introducir muchos productos de software como Photoshop, Video Works (predecesora de Director), PixelPaint, SoundCap y ImageStudio (predecesora del Pintor). 

Un maestro consumado, Bert, actualmente es profesor de un seminario nacional y es miembro del Photoshop Dream Team.  En 2004, Bert fue incluido en el Salón de la Fama de Photoshop.

TIMES SQUARE

En esta obra, Bert Monroy, ha sido capaz de exprimir al máximo el potencial de PhotoShop creando un fichero PSD de 750.000 capas compuesto a su vez por más de 3.000 ficheros individuales de Photoshop e Illustrator.

Pero si estos datos te han dejado boquiabierto, te sorprenderás al saber que se trata de una pieza con un tamaño de 6,52 GB y unas dimensiones de 1,5 x 7,6 metros.

El artista neoyorquino ha estado trabajando en la obra la nada despreciable cifra de cuatro años.

Aquí podéis al artista junto a su obra “Times Square” y pinchando en el link más abajo de la foto, podréis asombraros paseando por la céntrica plaza de Nueva York.

http://www.bertmonroy.com/timessquare/timessquare.html

Por fin, desde este link, podréis bajaros el trabajo que he realizado con parte de su obra digital para que veáis lo que hace este artista con Photoshop. Una maravilla.

 Aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/BERT%20MONROY/BERT%20MONROY.pps

Que lo disfrutéis.

Mientas se baja, podéis distraeros con esto. Un grupo danés representando una obra musical basada en canciones de Bob Dylan.  TeaterKoncert. Un grupo de teatro que me tiene AB-SO-LU-TA-MEN-TE  fascinado

Hala!!!

PAWELL KUCZYNSKI. PINTURAS

Mi buen y querido amigo MAF, poco a poco, se está transformando en un habitual proveedor de material interesante para este blog.

 Para confirmar ese mecenazgo virtual, me envía una información acerca de un joven pintor polaco llamado Pawell Kuczynski. (1976).

 Un pintor que al contrario que lo expuesto en las anteriores entregas de este Ateneo’s (Alas con Secuencias), presenta un pintura algo pesimista en su concepción. Con un humor negro –a veces- muy patente. Otras veces- desafortunadamente, se acerca mucho a la más triste realidad.

 Los colores, ya te digo, carecen de ese brillo y alegría del fotorrealismo anterior y abusa de los ocres y demás colores oscuros.

 Pero su visión del mundo en cuando menos fantástica. Y tómese este adjetivo en sus dos acepciones más comunes.

 Pawell Kuczynski, míralo con detenimiento y comprobarás – que al fin y al cabo- no es tan pesimista ni tan apocalíptico como parece al principio. O si?

 Podéis bajaros este trabajo desde aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/PAWELL%20KUCZYNSKI/PAWELL%20KUCZYNSKI.pps

 Y mientras se baja- para animaros un poco ante lo que se viene encima, podéis distraeros con esto:

Que lo disfrutéis.

A %d blogueros les gusta esto: