TABLETOM. LUNA DE MAYO EN OCTUBRE

TABLETOM. LUNA DE MAYO EN OCTUBRE

Nunca entenderé lo suficiente la falta de éxito comercial a nivel nacional de la banda malaguita Tabletom. Un grupo compuesto por músicos espléndidos y con un repertorio soberbio y actualizado que, al margen de éxitos pasados que están en la memoria de todos sus seguidores, continúan  componiendo magistralmente y renovándose cuando es necesario con los mejores músicos del panorama musical malagueño.

Sus líderes hablan de “ruina y tenacidad” en cuanto a la trayectoria del grupo. No estoy yo de acuerdo con una de esas definiciones: Ruina. Suena mal porque no es el caso. Yo lo llamaría destino. Aunque, eso si que tengo que reconocerlo, si se tratase de vivir de las ganancias como grupo estarían avocados a comer toda su vida “pescaíto frito con pan” (que tampoco estaría mal del todo). Pero también han de reconocer que han comido mucho jamón con lo que lleva eso de serie y ellos, me entienden.

Si que estoy muy de acuerdo con el otro adjetivo aplicable al grupo: Tenacidad. Cierto. Es un acto de fe continuo esa perseverancia diaria en cuanto a la composición y a la creación musical sin darle boleta al desánimo y a la pereza. Ese amor desinteresado hacia el  arte de la música y la composición. Y eso, es una inmensa suerte para sus numerosísimos incondicionales.

Cualquier concierto de Tabletom es una máster class de habilidades musicales únicas. Una declaración de intenciones dándole a entender al público asistente que siguen estando aquí -a pesar de las adversidades- para  demostrar que son uno de los grupos con el sonido mas compacto y sólido que se pueda mostrar en lo alto de un escenario. Nunca defraudan. Nunca decepcionan. Nunca se entrampan con lo comercial ni con lo común y corriente. Con lo fácil. Porque para ellos, viva la quimera! la música es su todo, porque es su modus vivendi aunque, infortunadamente, no pueda ser su modus “comendi”.

Las fotos que vienen ahora  a continuación son obra y gracia de mi queridísimo amigo Antonio Ruiz-Molero. Otro artista (esta vez de la fotografía) que siempre me dispensa su generosidad y que, desde aquí, le vuelvo a mostrar mi más sincero agradecimiento por su diligencia y generosidad. Y también, porque cada vez que me lo encuentro con esa sonrisa perenne parece estar celebrando la vida. Y eso (me siento muy feliz), es contagioso.

Estas son las fotos del concierto celebrado este pasado sábado en la Cochera Cabaret, una de mis salas favoritas, que todo hay que decirlo.

Antes de nada, y como muestra del sonido Tabletom, un vídeo de uno de los temas incluidos en su último trabajo “Luna de Mayo”. Quedo a la espera del próximo, porque venir, va a venir mucho más pronto que tarde.

Y, ahora, las fotos de Toni…


TABLETOM Y EL PORTAL A UN NUEVO TIEMPO

12592264_865990493511235_8449166552061130230_n

(© Pintura Andrés Mérida)

TABLETOM Y EL PORTAL A UN NUEVO TIEMPO

Debo de confesar –aunque no haga ni maldita la falta– mi inquebrantable devoción y estima, mi más absoluta querencia y mi firme fidelidad hacia el más singular grupo musical que ha dado ésta ciudad de Málaga: TABLETOM. Así pues, doy por señalado y advertido, que este comentario que ahora viene, no es para nada ni objetivo ni imparcial; más que nada, porque son muchos los afectos y recuerdos que me acompañan y que me sobornan la imparcialidad. Muchos son también los buenos ratos pasados al cobijo de su música y de su compañía en saraos privados; y ya se sabe eso de que es de bien nacido el ser agradecido; así que no puedo abstraerme a lo que me dicta ése gordo colorao latiente que habita en la mitad de mi pecho y escribir de ellos desde la perspectiva de la amistad y del aprecio. Y lo hago de esa manera, porque cómo uno es dueño y señor de este sitio, hago lo que me apetece sin temor de herir susceptibilidades ni opiniones contrarias. Soesazín!

1917870_866943303415954_1192894972815996146_n

(© Fotografía Ros Guitars)

Bastante son los artículos que he escrito -en este blog- acerca de esta jauría de genios que llevan acompañándome, desde aquellos primeros albores en los que empecé a cargar mi impedimenta cultural de buena música. Hablo de conciertos en colegios y en salas al aire libre de finales –quizás mediados–de los años setenta. Mi admiración viene pues de lejos. De los tiempos remotos en que las tonalidades preponderantes eran los grises y marrones tirando a dar.

Han sido estos más de cuarenta años –de actividad discontinua del grupo y de mi consiguiente seguimiento–  tiempos de cambios también en la formación del  susodicho. Mis primeros recuerdos son para los músicos primeros cómo lo fueron de Denis, Nono Higueras y Salvi Zurita; o del gran Lito Fernández; del enorme Jesús Ortiz (los más antiguos) y pasando después por Manuel Arrabal, Ramón Baena, Agustín Carrillo y Carlos Becerra ( los más modernos);  de Tony Moreno –penúltimo frontman– y por supuesto del inimitable e inigualable Rockberto. Que el alma de mi amigo descanse en paz en la muy suya Plaza de la Mierda. Todos ellos –y durante cada una de las épocas del grupo– comandados por los dos líderes indiscutibles de Tabletom que son Pepillo y Perico Ramírez.

943755_284757545189965_8485728274582284662_n

(© Fotografía Ros Guitars)

No obstante, tras esas formaciones y etapas –todas gloriosas y memorables– debo de reconocer que la actual me llega a encantar y a sorprender. Y eso del sorprender, no debiera de darse; porque conociendo la excelsa capacidad musical de los nuevos componentes, y su amplia experiencia cómo músicos, no tendría que extrañarme ese sonido compacto, cerrado y consistente; medido hasta la perfección, que, más que nunca ( y me perdonen los anteriormente aludidos) se adueña del escenario y se transmite de forma inapelable y firme hacia el público asistente fiel y entregado que siempre arropa y sigue al grupo en todos sus conciertos.

La nueva formación: Jorge Blanco (Bajo) Nico Huguenin (batería) Manolo Nocete (teclados) y la percusión de Manolo Toro, junto al nuevo cantante: el polifacético Salva Marina, escoltan en “Luna de Mayo” a los hermanos Ramírez, que musican excelentemente, como siempre, las magistrales letras de Juan Miguel González del Pino. Todos ellos, en una perfecta conjunción y armonía, producen y transmiten un feeling especial y único. Un vínculo de oficio, habilidad y sapiencia que, ya os digo, se nota tanto arriba cómo abajo del escenario y que llena todos los rincones de la sala de turno.

13043496_284757438523309_7211459196621307828_n

(© Fotografía Ros Guitars)

Ver de nuevo al grupo cabalgando a lomos de sus nuevos trabajos –sin olvidar sus éxitos míticos– me hace albergar la esperanza de que este nuevo Tabletom, tiene todavía por delante, mucho camino que recorrer; mucha carretera. Aunque ésta última –The Times They Are A–changin‘ que decía mi maestro– ya sea sin manta y sin cacharra.

También –que quieren ustedes que les diga– resulta un verdadero honor (y un orgullo) que mi blog y mi nombre figuren en los créditos del disco con un cariño inmerecido aunque recíproco.

contraportada 001

Luna de Mayo; el último disco de Tabletom –con portada del egregio pintor Andrés Mérida– está llamado a ser el portal a un nuevo tiempo en el universo tabletoniano. Una puerta interestelar entre los viejos y los nuevos tiempos. Y a aquellos nostálgicos de las etapas pasadas, que refunfuñan y protestan por lo irremediable, les recomendaría que no se ciñeran al recuerdo solamente; y que éste, lo compartan generosamente con lo que ahora se nos está ofreciendo. Porque es mucho lo que hay y es muchísimo más lo que viene.

Vale dictum!

IMG-20160422-WA0022

(Father Gorgonzola con el autor de la portada del disco Andrés Mérida y el fotógrafo Jesús Mérida)

rótulo

(© Pintura Andrés Mérida)

***

LO MÁS NUEVO DE TABLETOM

Lo Más Nuevo de

TABLETOM

nuevo tabletom

© De la fotografía: Ros Producciones & Management

Ya está aquí! El nuevo disco de Tabletom, con su nueva formación, ya está aquí! Y viene amparado y custodiado por una nueva formación de lujo en la que se cuenta con músicos de una extraordinaria capacidad personal y profesional. Lo digo, porque todos ellos son amigos míos y sé de lo que hablo.

Estos son los nuevos en el grupo: Manolo Nocete a los teclados; Nico Huguenin cómo baterista; Jorge Blanco al bajo; y el nuevo frontman que es el divino y polifacético Salva Marina. Todos ellos bajo la batuta de ese intemporal e irrepetible dúo de artistas que son dos de los miembros fundadores: Los hermanos Perico y Pepillo Ramírez.

Ayer, estuve hablando con Perico, y con su mujer Gloria, acerca de los últimos pormenores de este nuevo y fantástico trabajo; y me comunicaron, que la presentación del nuevo disco será el próximo día 1 de Abril en el FNAC del Centro Comercial Málaga Plaza. Y que el anhelado y esperado primer concierto en Málaga –antes habrá alguno pero sin incluir los temas del nuevo– se celebrará en la Sala Eventual el día 22 de Abril del presente.

nuevo tabletom 2

© De la fotografía: Rosguitars

A esta circunstancia de renovación integral, se le añaden algunas que, para mí, resultan gloriosas por el cómo me tocan el rincón más agradecido de la amistad en mi corazón. A esta sarta de amigos –todos los componentes del grupo lo son, ya lo he dicho– se les une una espléndida “Sanísima Trinidad” formada por otros tres incondicionales, más que muy queridos, por este que os escribe: El pintor Andrés Mérida que ha realizado la impresionante portada del disco, y cuyo trabajo, además, conformará la cartelería de la promoción. También mi entrañable compañero de armas Lito Fernández –ya repuesto de su travesía del desierto– que contribuye con su intervención y toque mágico en un tema. Y por último, y para intentar mejorar lo inmejorable, las letras del poeta más excelso que cualquier grupo pueda tener: Juan Miguel González del Pino; alguien –él lo sabe– que dispone de mi más absoluta admiración y fidelidad. De mi más irrenunciable devoción y apego.

Tabletom 14_001

© Andrés Mérida

Esto que vais a oír ahora, es un adelanto; una primicia. Un tema incluido en el nuevo álbum homónimo “TABLETOM” y que como no podría ser de otra manera, conserva el sonido peculiar, especial y característico del grupo, pero con una frescura nueva y renovada. Siguen siendo inoxidables, no lo duden ni por un momento; pero ahora, ahora tienen un revestimiento nuevo y un brillo más intenso.

Disfrutadlo. Este es el tema:

“ASOMÁNDOME”

Nos vemos por allí!

.

81

 

Acerca del “HidingArt” del Pintor Andrés Mérida

IMG-20151126-WA0005

Acerca del “HidingArt” del
Pintor Andrés Mérida

Ahora, que tengo la fortuna impagable de disponer de un tiempo libre –anhelado y deseado– después de algo así cómo treinta y seis años de condena en galeras, uno, que siempre ha pensado que cuando llegara ese momento dedicaría un poco de ese tiempo a menear las piernas paseando y a relajar la mente, cumple su palabra y lo hace.

IMG-20151126-WA0002

Así que ahora, voy a pie a todos lados. A todos. Que hace falta el preceptivo jamón de York para la frugal cena, allá que me voy yo al súper más lejano que haya, para estirar el “patámen” y adquirirlo. Que hay que bajar la cuesta de Miraflores del Palo para cualquier cosa; allá que vuelvo a ir yo, que para eso estoy libre cómo un taxi libre. Entiéndase bien eso que acabo de decir, de estirar el patámen que, creo, no ha quedado demasiado bien expresado. Mi barrio pues, por esta circunstancia, ya no tiene secretos para mí, pues mi Santa – que tiene una enorme vocación pedagógica para conmigo – se está ocupando de enseñarme, por las mañanas, todos los chiringuitos de venta de frutas, de verduras, pescados y demás artículos perecederos que existen –y que tienen los productos más frescos de la zona que vivo que no es otra que la del distrito Este de la ciudad.

IMG-20151126-WA0004
Aparte, también me estoy familiarizando con otras zonas de la capital; zonas apenas antes visitadas que ahora, y a golpe de paso ligero, estoy conociendo. Zonas que antes sólo conocía a través del filtro insensible del parabrisas del coche que me llevaba, cada mañana, al cautiverio indeseado que era mi lugar de trabajo. Un lugar –estos últimos años– donde sólo habitaban la animadversión y la más injusta e inmerecida animosidad. Así que ahora, que estoy liberado de esa carga impuesta por la propia responsabilidad y por la obligación, deambulo feliz y contento por los caminos con la esperanza de olvidar los malos tragos pasado. Fuera caballo!!! Que diría el Pedraza.

IMG-20151126-WA0007
Pues bien, esta mañana, durante mi paseo diario, y ensimismado en mis pensamientos, llegué –como quien no quiere la cosa– a los aledaños del Balneario de Carmen. Pasado los Astilleros Nereo, observaba yo cómo estos, –el Balneario y su playa– se iban acercado a un ritmo de dos metros por doble zancada. Una vez allí y viendo el paisaje, parado junto a la puerta de entrada (en ese momento, para mí de salida) –y acordándome del “HidingArt” del pintor Mérida– decidí bajar hasta la misma playa; allí, donde bailan al compás de las olas, los chinos del rebalaje y la espuma del mar, para probar suerte.

IMG-20151126-WA0009
Y se preguntarán Uds. ¿Para probar suerte? Ítem más … ¿”HidingArt”?
Bien, lo explico: El “HidingArt” (Escondiendo Arte) es un proyecto artístico ideado por mi querido y admirado amigo el insigne pintor Andrés Mérida; Almirante de la Armada que es, en sus horas de asueto. Pues bien, esta técnica, consiste en pintar piedras –que busca y recopila (tiene un cubo lleno en su casa) en la playa del Balneario para más tarde, pintar sobre ellas, firmarlas y devolverlas a su lugar de origen –ya sabéis: la pista de baile del rebalaje– para ponerlas a disposición de aquellos afortunados, que tocados por la vara del albur, la chamba y la chiripa, tengan a bien el encontrárselas durante su jornada del tumbarse en la arena. O del –cómo era mi caso– del día de pasear al Sol que más calienta que ya son todos.

IMG-20151126-WA0010
Pues, otra vez, bien: Estaba yo pensando en esto cuando empecé a pergeñar esta entrada y cuando, ya lo he dicho, decidí acercarme al agua y probar suerte.
Soy de natural tímido. No se confundan Uds. por eso del que me expongo públicamente a través de este blog. Si no estoy amparado por una pantalla y por lo no presencial, soy bastante tímido tirando a lo retraído y timorato. Así que cuando me sorprendí paseando; yo sólo por la playa con la cabeza gacha, levantando esas piedras que me parecían apropiadas para haber servido de lienzo al artista; rebuscando entre montoncitos que a mí, me daban la impresión de que estaban colocados de una forma un poco forzada; metiéndome en la cabeza del artista poniéndome –en su malévola y retorcida mente– para descubrir por qué criterios se guiaba para esconder el botín. Me,  sentía, ya te digo, un poco ridículo tirando a bobo. Más aún cuando se me venía a la cabeza…” Joder… Si me viese el Almirante!!”

IMG-20151126-WA0013
Cuando ya desesperaba de encontrar algo, desestimando lugares obvios, pasando de cajas de gusanas vacías, escudriñando entre montones de algas en su punto perfecto de putrefacción, o fisgando en los rincones excavados por el agua en las rocas, cuando ya me afligía por no encontrar el colofón perfecto para esta entrada, voy, levanto la cabeza, y me veo –¡Oh afrenta! Odiosa abyección y deshonra!!!– al Maestro Mérida, “meao” de risa arriba en el poyete del Paseo Marítimo, observando al éste –ahora avergonzado– Father Gorgonzola en plena faena de enajenación buscadora.

IMG-20151126-WA0008
Espera!!! Ahora bajo!! me gritó. Y bajó.

Bajó y nos saludamos cómo mandan las ordenanzas, a la marcial manera; téngase en cuenta que él es Almirante de la Armada y yo, tan sólo, un probo Coronel del Arma de Intendencia. Nos abrazamos fuera ya de todo protocolo, y empecé a darle toda clase de justificaciones acerca de mi presencia en la playa (cómo si lo que yo estuviese haciendo, fuera ilegal y no fuese lo previsto y provocado por él).

IMG-20151126-WA0011

Me dijo que ya no debían de quedar piezas por encontrar pues ya se había acabado la época de caza y captura. Me contó la técnica de camuflaje de sus obras y me contó, también, las características que debían de reunir las piedras para ser elegidas y ser pintadas.

IMG-20151126-WA0012
Por contarme, me contó, como le vino al magín esta idea –que a mí me parece magnífica y generosa– y cómo quería desarrollarla: Hablando con amigos artistas de otras latitudes (de Francia, de Portugal…) para instaurar un día de “HidingArt”; para que ellos – al igual que él– realizasen estas pequeñas ofrendas a sus admiradores; en cualquier formato en el que trabajen, en el material que les dé la gana y que las escondan en playas, en parques, en plazas, en donde sea. Para que podamos –el resto de los mortales– jugar un día a descubrir tesoros y tener la enorme ilusión de llevarnos un trozo de arte escondido (y libre de impuestos) a nuestras casas. “HidingArt” ya lo saben Uds.

IMG-20151126-WA0014

***

elemento-grafico-retro-de-diseno-de-lineas-finas-simples_23-2147486743

LA PORTADA DEL NUEVO TRABAJO DE TABLETOM

LA PORTADA DEL NUEVO TRABAJO DE

TABLETOM

El pasado viernes, antes de la gran tormenta, asistí gloriosa y felizmente –en calidad de intermediario y auxiliar de afectos– a una nueva reunión en las nubes entre una dignísima representación del grupo Tabletom (Perico Ramírez, Salva Marina y Gloria González) y el Maestro Pintor, mi también querido amigo, Andrés Mérida.

12195948_10206229617753259_9080600049361845411_n
El motivo de dicha reunión, era el intercambio de pareceres sobre la nueva portada del grupo y que –por mor del destino, y por la inmensa generosidad del susodicho Pintor– fui yo el propiciador.
La portada es una nueva genialidad de Mérida: Una visión de la alegría y el regocijo (el alza de la guitarra-jamón hacia el firmamento) que produce el estar –este nuevo trabajo– rulando por la calle. También, un somero homenaje a un Rockberto reposado, que duerme el sueño de los inmortales, más plácidamente que nunca; y cuyo espíritu –al igual que en nuestras conversaciones en dicha reunión– sobrevuela por encima de nuestros pensamientos y por el de todos los que le quisieron.

Cá Mérida

Vienen ya. Ya se acercan… Los espíritus libres de los componentes del grupo Tabletom abriéndose paso de nuevo, bajo la Luna de Mayo, con su música; amparados por la belleza singular e inimitable de la palabra del Poeta Juan Miguel González del Pino; con la espléndida compañía de la pincelada oportuna de Andrés Mérida. Todos ellos, en plácida connivencia, para deleitarnos otra vez con sus nuevos temas. Para seducirnos de nuevo, con ésta, su muy anhelada décima entrega.

Esta es la portada: Observadla; descubrid cada rincón. Cada idea del pintor asomada, sugerida y plasmada en los trazos. Descubridlas.

Tabletom 14_001

***

diseno-floral-retro_23-2147486730

LOS SIETE PECADOS CAPITALES Y EL PINTOR ANTONIO AYUSO

 

pieter_bruegel_the_elder-_the_seven_deadly_sins_or_the_seven_vices_-_avarice

“Siempre me han inventado cualidades que no poseía, de lo cual no me quejo; porque esto me ha servido, para que la gente no se diera cuenta, de las que efectivamente tenía.”
Diego Rivera (Variación)

Introito:

Mi querido amigo Salvi Laporte me contaba, que en sus años de cumplimiento con los deberes patrios (hizo la mili en la marina) cuando llegaban a los puertos americanos y antes de desembarcar, los oficiales colgaban listados en el buque escuela para apercibir a la marinería sobre los locales que debían evitar en la ciudad. Mi amigo Salvi los copiaba todos y cada uno de ellos; y allá que se iba agradeciéndole a la superioridad la molestia que se tomaba para elaborarle un perfecto itinerario de visitas a locales interesantes y fuera del circuito turístico.

Con los Pecados Capitales pasa un poco lo mismo…

LOS SIETE PECADOS CAPITALES
Y EL PINTOR ANTONIO AYUSO

los-7-pecados-capitales-2f68d256-c7c5-4048-8a17-9566c39bd3fa

Y va este Papa moderno que ahora tenemos (tiene buenas intenciones, parece ser, este sucesor de Pedro) y trata de volvernos locos a todos con eso de que Adán y Eva fueron un cuento chino… que el infierno no existe… y lo que es peor de todo: que los Pecados capitales ya no son los que eran!!!

Total, que todos los que éramos devotos y entusiastas partidarios de reivindicar y faltar a cada uno de los Siete Pecados Capitales, estamos desolados y cariacontecidos. Pues no va ahora el Papa Paco –Vicario de Cristo que es en la Delegación Tierra– y nos dice que –entre otros– los nuevos pecados capitales son pagar en negro, los chismorreos del Vaticano y/o pegarle un guantazo con la mano abierta a un niño que porculea demasiado en clase… Amoavé: No es que estén bonitas esas cosas; para nada, pero de ahí a considerarlas pecados capitales… Nusé!

La lista de los pecados capitales era cómo la lista de la oficialidad del Juan Sebastián Elcano: una recomendación de actitudes. Y ahora, con la nueva hornada de maldades preconizada por el Santo Pontifiché me pregunto…

Jacques_Callot,_The_Seven_Deadly_Sins_-_Lechery

¿Do quedaron aquellas conculcaciones – sal y pimienta de la existencia– contra la lujuria? ¿Aquellas batallas frenéticas (siempre ganadas) contra la templanza, la moderación y la continencia a base de empalmes, tocamientos y penetraciones?

¿Do aquellos sentimientos de avaricia?  Yo me reconozco tremendamente tacaño y cicatero en cuanto a arañar y guardar tiempo para estar con mis amigos; para sacar momentos para escribir en este blog. Para ver el ocaso tras la duna de Bolonia… Siguiendo con la retahíla, la gula me domina cada día, puntualmente cuando me dan las cuatro y veinte de la tarde y resién llego a casa, que diría el Pastor Universal, y me puedo comer una vaquita asada tal cual hacía el ínclito Goliath; tragaldabas putativo que era del Capitán Trueno.

Jacques_Callot,_The_Seven_Deadly_Sins_-_Sloth

Me reconozco perversamente dominado por la pereza cuando llega el momento de levantarme de la cama y el sol (el mismo que se oculta en Bolonia) está aún acostado. ¿Porque él se puede permitir el remoloneo y yo no? La ira me interviene cuando algunos miserables –que la vida te da como compañeros de viaje– se muestran en todo su mezquino y ruin esplendor. Y la envidia me acompaña cuando veo a determinados servidores públicos amigos que disponen de momentos libres para sus recadillos; de jornadas enteras para sus asuntos propios y de “Moscosos” varios porque yo me lo merezco. Y que además, para más INRI, cuando llegan sus preceptivas vacaciones anuales, aún les quedan cuarenta y tres días por disfrutar y para jactarse ante el resto de los bobos, desconcertados y pringados mortales.

0015550002MM

Pero la soberbia; fíjense Uds… La soberbia –a la que siempre combatí porque nada me inclinaba hacia ella– nunca la usé. Y me parece mentira que ahora, a estas alturas, me esté acompañando con sus primas hermanas la vanidad y la inmodestia; la altivez y el orgullo; la arrogancia y el engreimiento; con la más fatua y petulante suficiencia.

Y se preguntarán Uds… ¿Y porqué, y a qué, viene esto?

???????????????

Pues viene porque acabo de recibir un regalo que ha superado todas mis expectativas y pretensiones: Un magnífico y sublime retrato realizado (y firmado) por el inestimable pintor malagueño Antonio Ayuso. Compañero de armas, socio y compinche que es, en el Centro de Estudios del Talento.

Verán Uds… Tengo en mi poder algunos retratos realizados por amigos artistas. Eduardo Guille, Ángel Idígoras, Andrés Mérida y, ahora, Ayuso. Pongo a Dios por testigo –como la señorita Escarlata O’Hara con eso de la canina– que jamás se me hubiera ocurrido pedir tal cosa a cada uno de ellos. Eso, me hubiese resultado –y me repito– de lo más arrogante y engreído. Pero es que ellos así lo han hecho; “motu proprio”. El Guille se presentó inesperadamente con su regalo en mi casa; el Mérida me lo hizo y me lo proporcionó sin tener yo ni la más remota idea; Idígoras, rizó el rizo y – si bien yo le había pedido el inestimable honor de la caricatura para mi blog y mi perfil de Twitter– me regaló el retrato, porque él así lo quiso y él así lo hizo. Y ahora viene Antonio Ayuso y vuelve a hacerlo. Sin derecho a réplica.

Jacques_Callot,_The_Seven_Deadly_Sins)_-_Anger

No quiero hablar de Antonio ahora; ni de él ni de su obra. Porque eso vendrá más adelante en un post personal y transferible; pero no quiero dejar de poner aquí su regalo, porque la soberbia y sus primas –esas de las que hemos hablado antes, y que ahora me acompañan– me dominan y me obliga a ello. Y además, no se lo digan Uds. a nadie… … … A mí me encanta.

Gracias Ayuso. Antonio. Gracias.

Este es el retrato…

***

IMG-20150309-WA0008

***

retro-floral-decorative-text-divider-design_23-2147486735

EL OJO DE CURRI

ojo

EL OJO DE CURRI

Muy en consideración debo de tener yo a unos amigos para permitir que me “obliguen” a salir, con estos terrales inclementes y despiadados, a la hoguera de la calle. Mucho debo de quererlos para arriesgarme al síncope por calor. Pero acudir a la exposición de mi admirado y querido amigo Andrés Mérida y cumplir con la cita concertada -al día siguiente- con mi entrañable Curri Guille, ambos artistas de la brocha y el pincel, merecía la pena. A pesar del suplicio térmico, y la amenaza del golpe de calor, me merecía muy mucho la pena.

Lo de Curri, tenía un fin benéfico. Benéfico para mí, pues ésta había prometido regalarme una acuarela que a mí me encantaba. Como quiera que la benefactora había bajado desde Unter-Stammheim, Schaffhausen (pronúnciese con una castaña pilonga bajo la lengua) allá por las tierras planas de Helvecia para pasar unas cortas vacaciones, aquí en Málaga -en el Reino de Conde Ureña- quedamos citados para la entrega de la donación a las trece horas en punto del maldito e infausto terral en la Cafetería Bar Samoa que tantos recuerdos nos traía a ambos. Y así fue y allí quedamos.

Puntual cómo suelo ser cuando me dejan -y en bajada de Mérida- me presenté en Samoa con los “suóres de la muette” para recibir las dos dádivas: la presencia de Curry -y en menor medida- la acuarela prometida. Un ojo, para más señas.

samoa 2
Llegó Curri acompañada de una delicia de ojos cristalinos y boca culopollo que no estaba por regalar risas así como así, dado que su madre le había dado la mañana leyéndole la cartilla en un perfecto alemán victoriano. Danielle; una preciosidad no apta para diabéticos.

Cocacolas y aguas para empezar. Charlamos amistosamente y esperamos la apreciada presencia de Eduardo Guille y de su Santa Taillefer (una debilidad que tengo que reconocerme) para que se unieran al comité.

Rememorar tiempos pasados del Reino de Conde Ureña, siempre es un placer para mí. Por los recuerdos inolvidables que mantengo; por las amistades que todavía perduran a pesar del tiempo transcurrido. Por las anécdotas que no pierden vigencia. Esta reseña -sin ninguna significación ni transcendencia para el resto de los mortales ajenos a los que estuvimos- no tiene ninguna intención ni alcance que no sea el de certificar mi agradecimiento a Curri por su regalo; a Edu y a Bea por su comparecencia y a Danielle, por su mirada transparente y su nariz manchada de pecas, que fue la que realizó las fotos que ahora estáis viendo.

samoa 1

Gracias a todos ellos. La amistad bien conservada y mantenida, bien vale un Terral. Aunque sea un Terral inclemente y terriblemente despiadado.

***

81

MÉRIDA DIGITAL

foto merida primera

MÉRIDA DIGITAL

Suelo tener -no siempre, aclaro- una cierta reticencia, un mucho de recelo, a cambiar algo (por otra cosa nueva) si ese algo funciona bien. No obstante, reconozco, que es una manera anticuada y obsoleta de pensar. Contra la razonable pretensión de la mejora, del perfeccionamiento, y  por simplificar, del cambio de aires.

También, vuelvo a reconocerlo, es en cierta medida una postura acomodaticia y si se me apura y se me permite, un poco cobarde y un mucho pusilánime.

Vayamos al grano; y el grano en cuestión, es mi admirado y querido amigo el pintor Andrés Mérida. Sabrá perdonarme lo de grano. Tómeselo como meollo o núcleo.

Gitanito. Pintura Digital. MLG. 2013

Soy un impenitente seguidor de la obra del Almirante Mérida; un absoluto admirador e incondicional desde los primeros tiempos en que cayeron –por los alrededores de mis retinas- las obras de este pintor. En aquellos tiempos, ocupaban en gran parte su producción pictórica el mundo de la tauromaquia y del flamenco; la insania de los lunáticos. Las monteras contenedoras de cuadros. Ya se sabe ” Paintings whitin a paintings”. Málaga y Nueva York. Playas y abrazos. Y besos. Y vino. Todo ello, pensado, pasado y realizado por esa impronta especial y cautivadora que es el inconfundible estilo “Mérida”

Pero Andrés, fíjense Uds., no se aviene a conformarse; ni se acomoda ni se resigna. Ni falta que le hace.

No se consiente en la complacencia de un estilo asentado y reconocido. Los tiempos, corren que es una barbaridad. Y yo -desde mi ignorancia y mi torpeza- observo  un poco asustado, cómo cambia Andrés de esquema estilístico sin tener en cuenta (y hablo de mí) aquello de lo de evolución, transformación y progreso. Porque él se decanta por un ir hacia adelante con un desarrollo estético propio y el  consiguiente crecimiento artístico y personal. Un desarrollo estético, que le lleva, porque así son las cosas, a investigar y a estudiar nuevas técnicas y registros.

Hombre Verde

Nuevos conocimiento y habilidades que le impelen a experimentar otros soportes; otros materiales, con herramientas más actuales y sofisticadas. Todo ello tamizado y acompañado por su personal e imperecedera capacidad y pericia artística y –cómo es natural- manteniendo ese su sello tan particular y reconocible. Ya te digo.

Ahora, lleva el maestro un tiempo experimentando con lo digital; pero se sigue paseando a lomos de píxeles por los cosos taurinos abriendo capotes; sigue arrancando quejíos del alma a sus flamencos. Desencaja rostros e incita a la reflexión con esa pintura –cuando él así lo quiere- tan atroz, tan apenada, real y profunda.

Mérida sigue poniéndose, de una forma insolentemente respetuosa, frente a frente a sus Cristos;   y sigue –menos mal, es su impronta- alargando las figuras que crea. Sigue regalándonos lluvias de luces; locas del Tinte descaradas. Garabatos que cobran vida con un último trazo. Con un último paso de baile.

Abriendo El Capote. Pintura Digital. MLG. 2013

Algún día os hablaré de ese admirable trazo definitivo; ese que da la vida pretendida (en un instante) a sus obras; yo queridos míos lo he presenciado in situ. Y es absolutamente alucinante.

 Andrés Mérida imprescindible. Intratablemente bueno. Y además,… Mi amigo.

Alvaro Souviron

Aquí están: Vedlas, admiradlas; despacio.

Mérida Digital

Disfrutadlas!!!!

 

LAS IMPERTINENTES

1075860_10201064397586109_826003896_nlas impertinentes.

 

Hace ya  algún tiempo, escribí en este blog un articulo que hacía referencia a un carácter aborrecible y endemoniado que se da en ciertas personas.  No es esa característica sino la mal llamada cualidad de “La Mala Pipa”.

 “La Sieso Manío”, se titulaba aquella entrada.  

 https://fathergorgonzola.com/2009/07/08/809/

 El carácter que hoy nos ocupa  -y aunque lo parezca- nada tiene que ver con ésta;  a pesar de su similitud y la de compartir ciertas características detestables comunes. Hoy queridos amigos en fraternidad, hoy hablaremos de esas personas tan peculiares como desagradables; tan irritantes como odiosas; tan repelentes como antipáticas: Las Impertinentes. Esas mismas.

AMOP67543212258 

Al igual que las “Sieso Manio”, las impertinentes, suelen pertenecer -en la mayoría de casos- al sexo femenino. O será, puede ser- que yo solo conozca a impertinentes de este género. Si alguna miembra, fémina cercana o amiga desposada, se sintiese denostada, atacada  y/o aludida por este texto, pido perdón de antemano, porque nunca fue mi intención el llegar al vituperio ni a la personalización. Tampoco a señalar. Aunque  -si se diese el caso- sí a la reprimenda y al reproche. Por ser tan joías por culo, dañinas y taimadas. A las impertinentes me refiero, claro.

 Y digo esto, me explico, porque los hombres, podemos pecar de rudos o de groseros. De bruscos, ordinarios e incluso zafios. Pelín merdellones si se me apura, pero nunca de impertinentes. Podemos ser molestos, pesados e insolentes. Pero nunca impertinentes. Detestables y odiosos en el trato. Unos mamones, pero nunca impertinentes. Lo que yo te diga.

4dac737833737 

La extremada crueldad  y sutileza de la impertinencia -como arte sublime y divino del insulto- sólo está reservado a determinadas féminas que -tras larguísimos periodos de ensayo, preparación y formación- llegan a las mas altas cotas, a la más alta excelencia, en el difícil arte del insulto encubierto, escondido y solapado.  

 “Que mona estás hoy… y ese vestiditooo? De Zara? A mi me regalaron uno igual pero no me lo pongo nunca”  

Toma!! La primera en la frente!

 Verán, como decía antes, nada tienen que ver las “Sieso Manio” con las impertinentes. Puesto que las primeras, detentan esa falaz característica -la antipatía-, de forma natural e innata. También involuntaria.  Sin embargo, las impertinentes, tienen la capacidad de, libre y espontáneamente, joder finamente con el comentario artero; dardo envenenado de curare que lanzan para debilitar y minar la moral de inmediato. Jodiéndole la noche  a su presa de una manera tan insensible como efectiva.  

 “Te has dado cuenta como te mira la mujer de Paquitoooo?” Buenoo… Muujeeerrr…. La novia… O  lo que sea!!

398877_3690298930074_72557711_n 

Siempre está lista y preparada para derramar su  mordacidad sobre el incauto (que suele ser el más modoso) que se le pone a tiro de su desagrado; de su insuperable animadversión y mala leche.

 Mala leche. La muy mala leche es otra de las características de la impertinente.

 La impertinente suele estar debidamente preparada e informada. Posee titulo medio o superior universitario. Por lo que sus ráfagas de impertinencia, suelen ser a propósito y con la finalidad especifica de dar por el culo muy mucho al receptor.

 Las impertinentes pueden ser  -como todo el mundo- de alta y de baja cuna- Las de alta cuna, expelen impertinencias por los poros, casi siempre, como método de defensa para sus propias debilidades y defectos. Las de baja cuna, tratan de ocultar sus orígenes humildes, interpretando un papel que le viene grande, y que por tanto, se le nota muy desde lejos. A pesar de sus pesares.

“ Camarera!!! Me pasa más elentrecós? Questá muy crudos”

AMOP67543212237 

Suelen tener una circunstancia especialmente fastidiosa las impertinentes: unos maridos buenísimas personas que además, casi siempre, suelen ser íntimos amigos de los atacados y/o atacadas por el espécimen de referencia- Se trata, esta circunstancia, de una treta premeditada. Perfecta y deliberadamente tramada. Pues así, se procuran la callada por respuesta del ofendido. Por mor de la amistad conyugal y el “No vayamos a liarla”.

 El cónyuge de la impertinente -jovial y alegre; participativo y líder de grupo normalmente, en presencia del bicho se suele encontrar ciertamente capitidisminuido por la amenaza de acción de la alimaña. Pues siempre está temeroso del irracional y sorpresivo ataque del caimán desorejado que le pondrá en evidencia delante de todo el mundo.

 Cuando, pongamos de ejemplo, en una acto entre amigos, alguien ha cantado, recitado, hablado, o contado un chascarrillo, cuando ha finalizado, y ya se retiras entra palmadas en la espalda y felicitaciones. La impertinente le espeta:

“Oins… Pues aquí no se ha oído nada de nada! Nadie se ha enterado!!. Lo puedes repetir?”

 Miras, si es tu caso, al marido, que baja la cara avergonzado -o sale al quite, inmediatamente, cambiando de conversación-  y sonríes a la íalagranputa con cara de “Quetedén”

 Suelen llegar las arpías a las reuniones, normalmente con dos caras: o con cara de espátula y cuellopavo colgando. O con cara sonriente e insolente, pero avizora, buscando el objetivo de sus crueldades.

 Suelen hacerse las tontas. Te abordan con una sonrisa clavada  en el rostro, y  con una voz un poco tontina adrede  y -de improviso- te sueltan la necedad.

“Oyeeee…fulanitaaa…. Que le paaasaaadooo a tus pelooosss que pareces una leonaaaa?”

532851_3865968561705_401382018_n 

La interpelada se queda de piedra y no le contesta -amparada por su propia prudencia- aunque podría preguntarle a la interpelante como le va con su nueva cara de comepollas después del implante labial. O que tal con esas tetas desproporcionadas al ancho de su infame careto.

 En fin, que son unas magníficas busca problemas. Terminaré, como en el articulo de “La Sieso Manío”:

 “Si tienes la desdicha de conocer a una impertinente, mantenla de tu vida lo mas lejos posible. Son insoportables.”

28243_1474038804956_5386509_n 

 

Nota:

Todas las ilustraciones son de

mi admirado y querido amigo

Andrés Mérida!!!

…///…

BAILANDO CON TOROS

IMG-20130720-WA0005

BAILANDO CON TOROS.

“Tengo la enfermedad del Arte.

La transmito, pero no la padezco.”

(Andrés Mérida, padre.)

 

La cosa surgió súbitamente; con una inesperada y gloriosa llamada a filas de mi amigo el Almirante Mérida. Con el requerimiento -siempre ilusionante para mí-  de que me presentase, en las dependencias de su estudio, con la alentadora promesa de la prebenda solicitada.

 -Vente para acá que tengo ganas de estar contigo; me dijo. Que hoy estoy pletórico de inspiración  y te vas a llevar un regalo.

 Yo, que soy tan rápido como el alado dios Hermes -también protector de las mujeres menstruantes (No sé si me habrán cogido Uds. el chiste)- respondí con un lacónico…

 -Voy pallá!

 Iba yo, por consiguiente,  raudo y veloz, contento y feliz, hacia el estudio de mi querido y admirado Andrés Mérida. Prestigioso pintor que es.

 SAMSUNG

Un inciso:

 Esto tenía su propia génesis. Un primigenio comienzo: Durante mis caminatas por la Ruta del Dianbén, suelo cruzarme con el amigo Mérida. Como quiera que los profesionales del paso ligero, aborrecemos pararnos -por lo que conlleva de pérdida de ritmo- cuando llega el momento (justo en el tiempo y exacto en el lugar) compartimos saludo militar al grito de ¡Almirante! Y nos damos, ambos dos, por cumplimentados. Cómo mandan las ordenanzas.

 El Lunes pasado, rompí la regla de los caminantes; pa que vean; lo paré y -comunicándole mi intención de realizar nueva entrega en mi blog de su trabajo- le pedí algún cosita suya, firmada y dedicada,  para que encabezase (y ya de camino, figurase en la página de inicio de este blog) la entrada que ahora mismo estáis leyendo.

 SAMSUNG

Se acabó el inciso. Sigo con lo anterior…

Así de ilusionado pues, iba yo en el coche; encantado de la vida; dado que mi familia de “Méridas” iba a ser incrementada con un nuevo tesoro. Pero al destino -que a veces es cruel y veleidoso, pero esta vez estaría cansado- le dio por ser indulgente conmigo; y lo que iba a ser un regalo, se transformaron por arte de la generosidad, en tres fantásticas  y preciosas piezas. Y cada una de ellas, tienen su historia. Las que ahora os cuento.

Para no alargar mucho el relato -ya se sabe como es de rígido esto de Internet- voy a resumir mucho los dos primeros regalos; de hecho, ya he relatado el primero. El segundo, una lámina firmada  y numerada 29/100, que por poco, hace que mi Santa se desmaye de la emoción producida. Y, por fin, vamos por el tercero y que da título a esta entrada:

 IMG-20130720-WA0004

BAILANDO CON TOROS.

Entrar en el Templo, siempre acarrea un abanico de emociones. Reacciones físicopsicológicas dicen que son, que me producen el escalofrío del Síndrome de Stendhal al verme rodeado de tanta belleza. El amigo Mérida, tiene a bien el cambiar periódicamente el muestrario que cuelga en sus paredes; de modo y manera que el visitante queda en cada visita sorprendido y fascinado. Como si cada vez,  fuese la primera.

 SAMSUNG

Nada más llegar, tras el abrazo cordial que siempre nos dispensamos, amablemente y como acostumbra, me ofrece cervezas que yo rechazo pero canjeo inmediatamente por dos chupitos de whisky que me proporcionan el golpe de calor imprevisto y fastidioso.

 En mitad del estudio -como es acostumbrado y  habitual- está instalado el enorme caballete donde se fraguan las ideas, los impulsos artísticos del Maestro. Este, el caballete, extrañamente despejado de color estaba solamente ocupado por una enorme cartulina porosa de tono verde pálido. Con una ausencia de trazo y de color que llamaba la atención. Cómo esperando ser utilizada.

 SAMSUNG

La velada trascurría entre comentarios de pintura, los toros…siempre los toros. De la plaza Monumental de México D.F. y la corrida que allí presenció con el Juli de espada entre otros. Hablamos acerca del traje que le habían regalado del cantante mexicano Alejandro Fernández; orgullosamente me lo mostró y se lo probó para que quedase inmortalizado en las fotos que ahora estáis viendo. Seguíamos hablando de los pasodobles, de la pintura de Saura y, también, sobre la evolución en su pintura y la huida del encasillamiento artístico que tanto le horripila. Ante mi preocupado comentario sobre si pensaba abandonar su vertiente taurina, me tranquilizó con la negativa. El toro y el torero, forman parte indeleble de su universo particular.

 SAMSUNG

También me descubrió al músico italiano Mario Biondi una suerte de moderno Barry White y, por fin, me confesó, que por las mañanas da gracias a las alturas por haberlo dotado de un don que le permite ganarse la vida con lo que ama.

 Así pasaba la velada cuando de pronto, ocurrió el milagro. El maravilloso e inesperado milagro: se puso delante del lienzo -algo así como una enormidad de un metro de alto y setenta centímetros de ancho- y me dijo:

 -Este, lo voy a pintar en directo y, además, te lo voy a regalar!!!

 El corazón me dio un vuelco. Casi me mareo. No me lo podía creer.

 -Además, porque eres mi amigo. Ya somos amigos, elige tu mismo el tema!

 Otro vuelco. Le sugerí -como era de esperar- un torero. No hubo duda alguna en la elección.

 Se quedó pensando. Un minuto escaso pensando.

 -Ya lo tengo!! En la cabeza ya lo tengo!! Pero para esto hay que cambiar de música.

 Se acercó a su ordenador, buscó tema adecuado, y empezó a sonar la música.

 -Éste!!  Me dijo, es el pasodoble que inicia siempre las corridas en la Malagueta.

 Y así, de esa manera mágica, con Pan y Toros, empezó el festejo. Se bajó al redondel, y así acompañado, empezó la lidia. Bailando con Toros.

 SAMSUNG

La primera mancha desconcierta. Andrés pinta con figura de torería. Presencia y apariencia. Los lances pictóricos quedan reflejados a pinceladas imposibles en la cartulina, abocados a lo imperecedero; tras la primera mancha, dos líneas definen no se sabe por ahora el qué; hasta que otra línea curva rapidísima y genial, configura y descubre el cuerpo del torero aportándole la postura, y el gesto. Situándolo en la arena frente al toro. Genio y figura.

 SAMSUNG

Joder! Exclamo rompiendo el silencio que me he autoimpuesto. El Maestro ríe.

 De vez en cuando -y sin perder de vista al lienzo- se dirige a barrera para cargar el pincel. Cambio de trastos.

SAMSUNG

Mezcla magistralmente rojo y el blanco y le proporciona los rosas a la chaquetilla. Y sigue toreando; bailando con el toro. Al ritmo cadente y pausado del pasodoble. No creáis que son licencias que me permito; Andrés Mérida utiliza poses taurinas mientras pinta; y en cada lance gráfico, perpetúa manchas que poco a poco van ganando la batalla al papel.

 SAMSUNG

Las ceras ahora, delimitan los espacios dotándolos de  cuerpo: El oro se instala en  las mangas y en el pantalón del torero. Más rosas para las manos, separados los dedos a golpes de blanco; rojo para el capote. Un capote dotado de hechura propia; de vida y de movimiento. Torería. La maestría del baile en la plaza del lienzo.

 SAMSUNG

El resultado, fue este que podéis ver. Una maravilla que dispone de la inesperada e imprevisible particularidad de que fue creada  para mí. Sólo para mí y en mi presencia. Un regalo imborrable e inolvidable.  Cuadro y momento. Un obsequio lleno de apego, amistad y deferencia.

 SAMSUNG

Gracias amigo y Maestro. Te estoy, por siempre, emocionadamente agradecido.

 Ahora, aquí, podéis ver una presentación con los últimos trabajos del Maestro. Ya sabéis… Opciones de Carpeta> Descargar Carpeta.

Andrés Mérida. Bailando con Toros

 Disfrutadlos.

 SAMSUNG

A %d blogueros les gusta esto: