REGAL-ARTE

189883_377566882331851_1478669295_n

REGAL-ARTE

Estoy viendo estos días -que se adivinan de consumo renacido- muchas recomendaciones encaminadas hacia un gasto racional en la compra y la coherencia en la elección del comercio apropiado. Esto es, el de realizar las compras fuera de los enormes espacios de las grandes superficies (con condiciones laborales injustas y abusivas para sus trabajadores) y apoyar con tus compras al pequeño comercio familiar y autónomo, que en mucho casos, puede ser pequeño en tamaño, pero muy útil y aconsejable en cuanto a originalidad, en atención y en precio. Por la cuenta que les trae.

Muchos son los mensajes -muchas las recomendaciones, insisto- que van dirigidas en ese sentido. Y yo, desde aquí, quiero defender esa opción para estas navidades que están  entrando. Nada hay, para mí, más agobiante que entrar en una de esas enormes cárceles -cuyas puertas de salida no se asoman apenas al exterior- con una atmosfera pesada y claustrofóbica  y mostrando un género que adolece de la más mínima originalidad, cuando no, de la dosis necesaria del buen gusto que se le supone. Al margen, de que los grandes centros comerciales y las franquicias de moda, solo ofrecen cosas que carecen de cualquier atisbo de particularidad y personalidad. Por supuesto de creatividad e imaginación. Cosas que son, en la mayoría de los casos, de la producción en cadena.

376634_342675772487629_1256605561_n

Así que ahora mismo os voy a hacer una recomendación que en realidad es un regalo; una recomendación muy original y a la vez interesante: Regálate arte. Regal-Arte

Ahí va:

Mi querido amigo Jose Luis “Tato” Zambrano, posee -ya lo he dicho alguna vez por aquí- un talento artístico innato. Es además -también lo he dicho- enormemente polifacético. Este año, está creando una serie de figuras en barro y piezas de cerámica -todo ello barnizado y cocido en horno- para solucionar a los amigos (con unos precios absolutamente asequibles) ese regalo navideño cuya elección y acierto imposible nos atormenta.

575100_374444979310708_1960252632_n

Piezas firmadas- a mi me encantan- que detentan unos precios muy económicos que son un descanso para unos bolsillos, tan sufridos y escasos, como los que vestimos desde hace algunos años por culpa de esta cruel y miserable crisis. Desde cuadros de temática Marroquí -él tiene casa en propiedad en la Medina de Tetuán- hasta vajillas de cerámica barnizadas y cocidas al horno, (yo le regalé una a mi hija) desde 10 euros la pieza (me atrevo y le pongo el precio) y que conformarán unas mesas tan preciosas como originales. Figuras… Las figuras de barro de Tato Zambrano (las adoro, le he dicho?) tan preciosas cómo exclusivas.

954880_461707873917751_1335702063_n

Andamos Tato y yo metidos en un proyecto común; en una próxima exposición, donde la plástica inimitable y originalísima correrá de su parte -como es natural- y mis textos le darán el abrigo y el soporte que él me pide, y que yo le proporciono con arrobo y con sonrojo; con orgullo y con un poco de insolente atrevimiento.

Mirad las fotos que vienen a continuación. Es una muestra de su trabajo. No creáis que le estoy haciendo publicidad para la venta -no la necesita- os estoy haciendo un favor a vosotros. Escribidle, decidle -si así lo queréis para romper el hielo- que vais de mi parte, y cuando os reciba en su casa -estudio con un té moruno inimitable, ahogado en hierbabuena de su propia cosecha, dejad que os enseñe las piezas que tiene reservadas. los cuadros… A él, no hay cosa que le guste más que enseñar su trabajo y que éste forme parte de vuestros hogares.

1469818_552181688203702_1526822296_n

Estos son los datos: Atreveros, os va a encantar esa visita. Ya me lo diréis!

CERÁMICAS DE LA CASA ABSTRACTA

lacasaabstracta@gmail.com

 Regalos para soñar. Regala estas navidades piezas originales. Regal-Arte.

 206732_390005104421362_1382306734_n 227956_110979042323971_3931461_n 294591_341735372581669_433706778_n 428395_455753654513173_1324019409_n 484629_374522292636310_814331295_n 527408_352444474844092_792121827_n 945427_459080910847114_77081620_n 1000301_559607327461138_1935489456_n 1011659_559190757502795_428095030_n 1014272_492814774140394_1179735326_n 1017501_493184370770101_1036478109_n 1441166_558209844267553_397619562_n 1450911_552181654870372_2131847376_n 1451483_546003332154871_2033641261_n 1455050_557523134336224_1182852530_n 1456734_548645405223997_2069974793_n 1470049_556870127734858_1191308526_n 1474457_558957344192803_931218657_n 1484185_559085864179951_653095885_n 1497742_558033890951815_172643674_n 1497803_558548647567006_131092250_n

EN CASA ZAMBRANO

DSCN0829

EN CASA ZAMBRANO.

 Entrar en el universo particular de Tato Zambrano siempre resulta un placer sorpresivo y atrayente. Un verdadero y absoluto deleite. No por los regalos, que también, sino por el delicioso trato recibido por el convidante.

 Pasar una velada en casa del artista plástico Jose Luis “Tato” Zambrano, es siempre también una atractiva  e imprevisible aventura. Una inmensa satisfacción que te proporciona la constante y magnifica atención que te dispensa como anfitrión.

 Surgió la visita a su casa de una manera tan inesperada como espontánea. Tanto fue así, que apenas un par de horas después de haber sido solicitada y requerida nuestra presencia,  Father, mi andaráz amigo Kuky de Todos los Santos, y nuestras correspondientes y amadas secuaces, Santa di Gorgonzola y la juris-prudente (sic) Morazo, nos hallábamos -amparados por la arboleda- sentados ante una preciosa mesa (entre bonsáis, velas y sándalos) dispuesta y engalanada con una vajilla fabricada por el propio artista. En Casa Zambrano.

 DSCN0815

Entrar en el santuario de mi antiguo amigo Tato -cuarenta años de amistad nos contemplan desde estas alturas- es tan ameno y agradable cómo singular y diferente. Tato es una mezcla extraña y nada proporcionada de fobias. Me explico, no se me malentienda. Debe de tener un tanto por ciento importante y notable de Kenofobia: miedo al vacío. A esa propensión y querencia, le añadiremos el resto del porcentaje dividido a partes iguales entre la Misofobia y la Ataxofobia; que son la aversión a la suciedad y al desorden respectivamente. No son manías que resulten extravagantes, pues no llegan al punto de la obsesión y la obcecación; es más, son muy de agradecer para el visitante.

DSCN0834

 Afortunadamente y gracias a estos miedos, para el resto de los mortales, el pasear por su casa, resulta ser una fantástica y placentera -ya lo he dicho antes- aventura.

 Me encanta descubrir rincones nuevos; y créanme Uds. que siempre los hallo. Puesto que la casa de Tato y de Victoria, su hogar, es una continua, viva y dinámica exposición de obras de arte -propias y ajenas- que siempre sorprenden, ilusionan y encandilan.  Cualquier lugar en el que descansa la vista, está ocupado, en un feliz y aparente caos organizado -y se me perdone el oxímoron- por algo bello. Y se me perdone ahora la mariconada.

 DSCN0821

Subir las escaleras de acceso a su casa, es contemplar  -cómo refrigerio y tentempié visual- una exposición primera que no es sino un adelanto de lo que va a llegar. En cada escalón, una de sus figuras te mira a modo de bienvenida; como avisándote de que estás entrando en Wonderland. Ya sabéis, allí donde flipaba Alicia.

 La terraza delantera, está plagada de plantas; y en sus maceteros, se dan cobijo los personajes (semiescondidos entre el verde) realizados en barro cocido por el artista; lo que le confiere al lugar, ya te digo, un atractivo aspecto de bosque mágico y lisérgico. Misterioso y fascinante. En Casa Zambrano, ya te digo, otra vez.

 DSCN0833

 Las paredes de la casa de mi amigo Tato, cuentan -a través de sus objetos- mil y una experiencias. Mil y una historias y anécdotas ; y cuando ellas -las paredes- atribuladas por la presencia intrusa de las visitas, callan, toma el relevo el artista que nos sigue comentando, incansablemente, las experiencias y los sucesos acaecidos en sus viajes. En su periplo vital.

 Mi amigo, tiene una apasionada historia de amor con Marruecos (y con Egipto…y con Tailandia…y con Bali… y con…) de todos esos sitios, siempre viene con las alforjas llenas de objetos de indudable belleza estética y -casi siempre, también- de  botines gastronómicos (especias, aceitunas, frutas y verduras, aceites…) productos de calidades inusuales por estos pagos, que después, sus amigos, disfrutamos suculentamente en sus guisos.

 DSCN0828

Pero, también os digo, que no siempre el botín es tangible. Porque también se trae la mirada y la cabeza llena de imágenes y de ideas. De luces y de colores. De proyectos e inspiración. Y, que lo sepa todo el mundo, que con esos réditos que se procura, también -no les quepa a Uds. la menor duda-  también su amigos, nos deleitamos y regocijamos.

 DSCN0836

En Casa Zambrano; como es natural y evidente. Como es natural y evidente.

…///…

DSCN0830

JOSE LUÍS ZAMBRANO. TEXTURAS DE LA MEDINA

 

JOSE LUIS ZAMBRANO

“TEXTURAS DE LA MEDINA”

  Me llama mi muy querido amigo el artista plástico Jose Luis “Tato” Zambrano con la sana pero inusual intención de tan sólo saludarme.

En estos tiempo de teclas, píxeles y el consiguiente desapego físico, el que alguien te llame por teléfono para intercambiar voz y afectos en una especie de tête a tête no presencial, es muy de agradecer .Y es más extraño que raro. Lo que yo te diga… Inusual.

Conversamos pues, un buen rato de nuestros últimos encuentros en su casa- museo. De su inversión (“Plan B” llama a esta) y terminamos hablando de su ultima producción artística y de su casa (que alquila) en la ciudad de Tetuán.

Tiene Tato una preciosa casa  para quien desee sumergirse en un Marruecos alejado en lo temporal -pero cercano en la distancia- en la misma medina de Tetuán. Ahora, con esta crisis remisa a desaparecer de nuestras vidas, La Casa Abstracta (que así se llama) es una opción magnífica para pasar algún fin de semana apartado de los dimes y diretes de esta sociedad de consumo que cada día es menos sociedad y también menos consumo.

Me pasa como a Elvira Lindo (Ahora estoy paseando con ella por esos lugares que no quiere compartir con nadie en Nueva York…) que en mi fuero interno, no me gusta que la gente sepa de este alojamiento en la Medina para que sea algo como exclusivo mío. Pero como a la escritora y a su marido el escritor Antonio Muñoz Molina, no puedo resistirme a hacer público mis propios lugares para que la gente, los amigos, disfruten de la estancia en un lugar privilegiado.

Este es el link del alojamiento por si os interesa echadle un vistazo:

https://www.facebook.com/lacasaabstracta

Yo, ya te digo, lo pongo a regañadientes porque no es plato de buen gusto descubrir  al mundo un espacio que solo quisiera para mi.

Bueno, a lo que vamos. Tato Zambrano ha sacado un enorme provecho a sus estancias en el país vecino. Un rédito que consiste en un valioso y enorme cargamento estético que se le ha enquistado en el corazón y en los pinceles. Libera mi amigo este enorme caudal de sensaciones en unos trabajos que, para el que conozca medianamente Marruecos, son perfectamente reconocibles. Para el que no, un precioso descubrimiento.

Con unas sencillas líneas te descubre el paseo marítimo de Asilah y también sus playas nocturnas. Su bulevar de entrada, ese que te lleva a la Torre Portuguesa. Transforma las aglomeraciones ordenadas de edificaciones en descansos visuales de Chefchaouen y Essaouira. Te hace pasear por la Medina de Tetuán para hacerte una idea de lo que te espera cuando vayas allí. Jemaa –el-fna de Marrakech, Fez y el Valle del Draa. Aïn Bennhadu y Casablanca, Tánger y Rabat; los repelentes e inolvidables olores de las tenerías.

Esta colección de pinturas que ahora vais a tener la oportunidad de contemplar, serán colgadas en un próxima exposición el 26 de Octubre a las 20.30 horas en el Castillo del Bil- Bil de Benalmadena Costa. Un lugar precioso y apropiadísimo para sus trabajos.

Deleitaros con sus pinturas, tienen una belleza insólita y espléndida.

Si queréis bajaros esta presentación, podéis hacerlo desde aquí; Dadle a “Accciones de Carpeta” y “Descargar carpeta:

https://skydrive.live.com/?cid=9B5AD4B7DBD9E872&id=9B5AD4B7DBD9E872%212449

Que la disfrutéis.

JOSE LUIS ZAMBRANO

 

JOSE LUIS ZAMBRANO

Algunas personas, están tocadas -en lo estético- por la mano de Dios. Pues lo mismo pintan que dibujan, diseñan o esculpen.

Lo mismo manufacturan  preciosas formas en un horno a temperaturas inverosímiles, que realizan joyas o increíbles abalorios; o, también -para no quedarse atrás- se acogen a los nuevos medios y hace fantásticos trabajos pictóricos con ayuda de programas como PhotoShop. Tocar todos los palos, que se llama.

No ha sido difícil hacer esta nómina de cualidades y de especialidades artísticas, pues todas se dan en mi amigo Tato, y tan solo he tenido que recorrer mentalmente sus trabajos para citarlas aquí detalladamente.

Conozco a Tato desde finales de los setenta… Hace tanto tiempo ya, que me resulta difícil pensar en mi vida si que el haya asistido, como figurante, en alguna de las etapas que han constituido ese periplo vital.

Pongamos que hablo de  treinta y tres años, que no es otra cosa que la edad de Cristo. El hijo de Aquel que le tocó con la mano que decíamos antes.

Así que, sin temor a equivocarme, podría decir que llevo con Tato toda una vida. Una vida compartida de amistad, de aprecio y de apego; de viajes, de música y de fiestas. De  un sin par número de agradables circunstancias comunes. Menos cuando se enfada, que entonces… Entonces se transforma en un cabrón malhumorado con pintas. Como todos.

Tato, en realidad es Jose Luis Zambrano; un artista completísimo que- como he dicho antes- se maneja con una innegable maestría en todas estas disciplinas.

De algunas de ellas tengo representación física -por su generosidad- en mi casa. Un pastel sobre papel que me regaló una noche eterna e inacabable en su casa de Torremolinos. Esa noche que decidimos saludar al sol -con la boca ya seca- a fuerza de charlas infinitas. Con los hermanos Cereal, por cierto.

También, ya hace un millón de lunas, me hizo una caricatura en barro- que desgraciadamente se rompió, pues tenía como columna vertebral una cuchara de café y además, no estaba cocida.

Volvió a realizarla hace unos meses y me la regaló no hace mucho una noche que vino a mi casa a cenar con su espléndida costilla. Guapísima Victoria.

Dos regalos que atesoro en mi casa y en el lado derecho de mi corazón. Ese que está mas dentro aún si cabe, porque guarda las cosas valiosas.

Tato domina -ya lo he dicho- muchas habilidades artísticas.

Tiene además unas series -a pinturas nos referimos- que poseen, innegablemente, una formidable esencia.

Ha realizado una que a mi, especialmente, me fascina. Una serie de trabajos realizados con Photoshop y que tienen como principal protagonista a Marruecos. A nuestro Marruecos.

 MARRUECOS VISION, se llama.

Y a mi, me conmueve. Porque, como soy un enamorado de esa tierra, reconozco en  estas imágenes, muchas cosas: la luz por ejemplo. Las distintas y siempre seductoras luces de Marruecos.

Porque sus trabajos, tienen la luz añil y turquesa de Chefchaouen. La cálida y ocre de la Kasbah, de las dunas y del desierto. La luz verde, blanca y luminosa de Asilah. La de la espuma que se rompe a los pies del cementerio muyahidin junto al espigón de la medina de esta ciudad de artistas. Otra vez mi querida y ensoñadora Asilah.

También reconoces en su trabajo, si sabes hacerlo, las geometrías coloristas de las alfombras. Visitas de nuevo las medinas llenas de colores y, extrañamente, vacías de gente. La de Tetuán, la de Marrakech o la de Tánger.  

Reconoces Marruecos a borbotones de té azucarado hasta el almíbar; con el regalo añadido de mil avispas no invitadas. Chuparquías de miel, almendra y sésamo.

Hay Palacios y playas. Tenerías y azulejos. Oyes, otra vez, cantar al Muecín llamando a la oración.

Se huele la canela, el comino y el jengibre; el pan recién hecho. Saboreas el azafrán, la cúrcuma y la menta. Esa mantequilla vendida en la calle sobre hojas de moreras… El cus-cús y la harira. Y el tajine de verduras sin pollo (como él sabe que a mi me gusta).

Esos mismos platos que  a veces me prepara -en un horno de carbón- en su mirador reservado entre montañas, como si estuviésemos arriba en el minarete de la plaza Uta al-Hammam de Chaouen.

Todo esto nos  muestra Jose Luis Zambrano, Tato, en esta serie que ahora presento y que me ha permitido elaborar para él en Power Point.

 Aunque -el lo sabe- que en realidad lo he elaborado para mi.

Una paleta de colores y de sabores. De olores y de miradas hacia un país que tanto él como yo amamos. Un país que Alá sabrá cuanto le queda para perder esa esencia que tanto nos gusta.

Si queréis bajaros este trabajo de Jose Luis Zambrano, podéis hacerlo desde aquí:

http://cid-9b5ad4b7dbd9e872.office.live.com/self.aspx/JOSE%20LUIS%20ZAMBRANO/JOSE%20LUIS%20ZAMBRANO.pps

Seguro que lo disfrutaréis.

Mientras se baja, distraeros con esto

A %d blogueros les gusta esto: